Amargura y Silencio » Archivo » Crónica bajo el agua

Crónica bajo el agua

Fernando Ollero | 23 de marzo de 2016 a las 12:54

Ayer se pudo comprobar que cada cofradía tiene un carácter diferente, y reacciones diferentes cuando pintan bastos en lo meteorológico. También se demuestra que cuando se quiere se pueden improvisar planes alternativos, lejos de las rigideces imperantes cuando luce el sol. Tiempo habrá de analizar los rumores sobre si la junta de gobierno de los Javieres cambio su decisión, cuentan que primero fue que no, y luego que si,y que inclusó se le sugirió que pasase tras San Esteban, y los comentarios sobre el ofrecimiento a esta ultima para reanudar su estación de penitencia tras refugiarse en la Anunciación.

Es lógico y comprensible que la cofradía del Cerro juegue sus cartas e intente pisar los mármoles de la Catedral. Que haya cero riesgo de lluvia un día de primavera en Sevilla durante quince horas puede llegar a ser muy complicado. Lo ridículo del caso es que los vayan a obligar a volver sin música. Los excesos de unos los pagan los demás. En vez de aplicar medidas ejemplarizantes a los díscolos se castiga a todos. Nivel cero patatero en el Consejo de Cofradías y en el arzobispado en este aspecto.
La cofradía de San Esteban también estuvo en su papel, tal vez lo único reprobable es que vayan como si nada con riesgo de lluvia, tanto a la ida, como a la vuelta desde la Anunciación.

Santa Cruz y Estudiantes cumplieron con lo que se puede esperar de ellas. Hace unos años la primera sufrió un chaparrón estando entre el postigo y la plaza de la Alianza.

La cofradía de la Candelaria demostró ayer que en muchas ocasiones hay preparado un plan B, y que paradojicamente puede funcionar mejor que el plan A, jugaron sus cartas, retraso de la salida incluido, y ganaron.

Una delicia la entrada de la cofradía de la Bofetá, pese a que algunos vayan más a un recital de la banda de las Cigarreras, leves protestas de algunos cuando la cuadrilla dió algunos pasos a tambor, el kani trompetero se frustra cuando sus expectativas no se cumplen. Para terminar… algunos deberían soltar el móvil y ver con sus propios ojos lo que esta pasando. Me da igual si salto el rain alarm, o cualquier app meteorológica. Fueron anecdóticas pero al igual que le paso a la Amargura el Domingo, anoche a la Bofetá le cayeron unas gotas, tanto mirar al móvil, y no sabemos que esta pasando delante de nuestras propias narices.

costaleros-dolores

Costaleros de la Virgen de los Dolores del Cerro del Águila tras el manto de su titular en el trayecto Universidad a la Catedral.

policia-candelaria

Policía abriendo paso ante la cruz de guía de la Candelaría en la Cuesta del Rosario

sillitas-sentada

Esperando cofradías, y vaya si esperaron

sillas-sierpes

Abonados de las sillas esperando bajo el agua

San Esteban setas

Cristo de la Salud y Buen Viaje bajo las Setas de vuelta a San Esteban.

Los comentarios están cerrados.