Amargura y Silencio » Archivo » ¡Música maestro! ¿Nos estamos catetizando?

¡Música maestro! ¿Nos estamos catetizando?

Fernando Ollero | 1 de abril de 2016 a las 12:05

Jesús Despojado

Foto: Juan Carlos Vazquez/Diario de Sevilla.

Si lo sé, el titulo esta puesto para llamar la atención, para despertar la curiosidad, alimentar el debate. Esta tomado de una expresión de un amigo que afirma que estamos viviendo una etapa cateta en lo musical. Como en tantas ocasiones cabe preguntarse si cualquier tiempo pasado fue mejor.

Me comentaba hace algunos años un costalero de la Amargura que recordaba viendo el misterio del Prendimiento de los Panaderos haber escuchado una marcha que parecía un calco de la canción del amigo Félix, si esa que cantaban Enrique y Ana. Los músicos veteranos de la hoy agrupación musical Virgen de los Reyes han comentado en alguna ocasión que una de las primeras marchas que dedicaron a Jesús Despojado la llamaban el Potax.

Tras los pasos de palio el panorama no era mucho mejor, marchas mutiladas, cuando no con arreglos sin sentido, y bandas que tocaban menos que los cupones. Había quien le gustaba más la Municipal, pese a que había adquirido la costumbre de tocar las marchas con los pasos arriados, y quien le gustaba más la música de la División, pese al ritmo acelerado con el que interpretaba las marchas, y que quien fue su director durante parte de los 80, y 90 del pasado siglo abusaba en las crucetas de las marchas compuestas por el mismo.

Las cosas que gustan a unos son echadas por tierra por otros, mención especial a la era de campanas tubulares en algunas formaciones, y el regreso de los platos a la banda de las Cigarreras más de 30 años después. Manolo Ruiz, amigo y compañero en la blogósfera comentaba ayer en su cuenta de twitter que nuestras cofradías tienen distinto criterio a la hora de marcar los repertorios musicales, respecto a otras cuestiones: talla, bordado, orfebrería, etc. donde si buscan calidad. En mi opinión hay de todo, como en botica. Todo siempre es mejorable, y está en continua evolución. Siempre hubo modas, en su momento se interpretaron hasta el hartazgo marchas como Requiem, La Saeta, Alma de Dios, Encarnación de la Calzada, Hermanos Costaleros, solo por poner algunos ejemplos; hoy están de moda otras piezas. De instrumentación mejor no hablamos, hay quien critica las flautas dulces, pero le parecen magnifico que se use en ocasiones las sordinas en las bandas cristeras.

En realidad hemos mejorado. Habría que ver el careto de algunos si tras los pasocristos se rescatasen los toques de retreta, o los pasodobles tras los palios. Y no solo en repertorios también en interpretación las bandas de música, cornetas y tambores, y agrupaciones musicales tienen un excelente nivel.

Dicho esto, echo de menos las bandas de cornetas y tambores que son eso, y no lleven campanas tubulares, echo de menos la fuerza que tenían algunas agrupaciones musicales, hoy en día alguna parece que toca nanas en vez de marchas procesionales, echo de menos a la banda de Arahal-el Domingo de Ramos suelo estar en otros menesteres-. No me gusta la marcha Margot, me resulta indigesta por cuestiones que no vienen al caso.

Algunos se quejan del frente kani-trompetero-silbamarchas, pero lo que vende es lo que vende. Ha sido saltar la noticia que la banda del Rosario de Cádiz tocará tras el Cristo de la Sed y ha subido hasta el pan.

  • Antonio marin

    Que buen articulo.tu donde estudia o a estudiado.creo que tu tambien eresun kani-trompetero silbamarcha

  • mateo

    Se le ha olvidado poner de post data: firmado, un soplagaitas. Vayas chorradas!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • Fernando Ollero

    Lo dicho, es mentar algo relacionado con las bandas cristeras y sube el pan.

    Al del primer comentario, hasta donde sé la haber y su conjugación es siempre con h.

    Al del segundo ¿usted esta seguro?

  • Fernando Ollero

    Nota: La foto que acompaña a esta entrada, el paso de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras, tras él se ve la banda que lo acompaña la agrupación musical Virgen de los Reyes no es una critica a la citada banda, ni mucho menos a la hermandad.