Los Cristos de las Cigarreras

Fernando Ollero | 3 de diciembre de 2016 a las 8:00

El pasado viernes 2 de diciembre fue presentado en nuestro Ayuntamiento el Cristo de la Púrpura obra de José Antonio Navarro Arteaga para las Cigarreras. Rescata una antigua devoción de la hermandad, cotitular de la misma y que procesionó hasta 1874.

Casi de forma automática hay quien ya ha realizado algún montaje fotográfico con la nueva imagen en el paso en el que actualmente vemos cada Jueves Santo al Señor atado a la columna obra de Francisco Buiza en 1973.

Vamos a dar un salto en el tiempo, y vamos a ver el devenir de las imágenes titulares Cristíferas que ha tenido la hermandad de las Cigarreras, tomando como referencia la imagen realizada por Joaquín Bilbao Martínez.

Cigarreras

Foto de Serrano, cortesía de David Barcaíztegui, el Cristo del Dolor saliendo de la capilla de la fabrica de tabacos, hoy rectorado de la universidad de Sevilla.

Idea del Canónigo Juan Francisco Muñoz y Pabón, nombrado en 1915 teniente mayor honorario de la hermandad,  fue bendecida el  9 de abril de 1916, Domingo de Pasión para más señas, siendo titular de las Cigarreras hasta 1939. El contrato de ejecución de Nuestro Padre Jesús del Dolor ascendió a 9.000 pesetas de la época. Sustituyó a la imagen atribuida a Benito Hita del Castillo  cedida 1892 por el arzobispo de Sevilla, D. Benito Sanz y Forés y que procedía del convento del Populo. El Cardenal D,  Enrique Almaraz Santos por mediación precisamente de Muñoz y Pabón ordena que sea trasladada a la parroquia de Santiago el Mayor de Hinojos, siendo en la actualidad titular de la hermandad sacramental de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna y María santísima de los Ángeles.

La imagen del Cristo del Dolor fue objeto de controversia y de cierta guasa, conocida es la saeta que dice:

“Mare mía de la Victoria

ya comprendo tu dolor

que te han quitao a tu hijo

y te han puesto al pagaor”

Se refiere la saeta a Ramón Anido, cajero por aquellos años de la fábrica de tabacos, persona de corpulencia similar a la imagen. La imagen del Señor fue sola en 1918, al prescindirse de las imágenes secundarias debido a la desproporción que presentaban respecto al Cristo. Y la cofradía no salió ni en 1919 ni 1920, cuentan que por la situación política de aquel entonces.

Prueba de que la imagen nunca convenció son las gestiones con Antonio Castillo Lastrucci en 1926 para la realización de una nueva. El año siguiente un hermano en cabildo general señala la conveniencia de recuperar la anterior imagen atribuida a Benito Hita del Castillo, titular de la hermandad entre 1892 y 1916. Finalmente en 1939 fue sustituido por el Cristo atado a la Columna de Amaro Vázquez de 1602.

Hay constancia de al menos dos imágenes anteriores a la de Amaro Vázquez  que fueron titulares de la cofradía, una de ellas fue tallada en 1565 por Juan Giralte, a la que le dieron culto entre 1577 y 1588, esta imagen se queda donde estaba, en el Beaterio de la Santísima Trinidad, cuando en 1589 la hermandad de las Cigarreras se une a la de la Virgen de la Antigua, y se traslada a la iglesia de San Pablo.

En 1972 volvió a salir el Jueves Santo el Cristo del Dolor en solitario sobre el paso actual obra de Antonio Martín que se estrenaba tallado, sin dorar y sin las cartelas. Curiosamente durante la estación de penitencia de aquel año camino de la catedral atravesó el puente de Triana.  El itinerario de ida trianero fue empleado por las Cigarreras entre 1971 y 1974, 1978 y 1980 y entre 1990 y 1997.

Al igual que el Cristo de Amaro Vázquez, las Cigarreras conserva la imagen de Joaquín Bilbao, que fue restaurada por Enrique Gutíerrez Carrasquilla en 2014.

Volviendo a la foto de Serrano que ilustra esta entrada. Ver a un fotógrafo en acción antaño era todo un acontecimiento y despertaba mucha curiosidad; no lo parece, están posando.

Los comentarios están cerrados.