Amargura y Silencio » Archivo » Churras y merinas

Churras y merinas

Fernando Ollero | 13 de febrero de 2017 a las 11:47

Hace ya tiempo que vemos que en ocasiones se mezclan en blogs, webs y en las redes sociales noticias sobre hermandades y cofradías y otras acerca de las asociaciones civiles con imágenes y procesión. Está claro que segundas beben de las primeras, muchos de los miembros de las conocidas como piratas pertenecen a hermandades, y son una forma de emular la vida y actividades de estas.

Cada cual sigue la línea editorial que estima oportuno y sabrá que es lo que publica, pero meter en el mismo saco a unas y a otras me parece una vía muy peligrosa. Nos escandalizamos cuando vemos en algún medio de comunicación a nivel nacional noticias que banalizan nuestra Semana Santa, sin pararnos a pensar lo que nosotros mismos mostramos. Internet hace que la información fluya a la velocidad de la luz, buscando impacto, visitas, y en ocasiones ingresos por publicidad. Alguien de fuera ve que como se ha puesto a la venta imágenes y pasos en una conocida red social y lo primero que se le pasa por la cabeza es vaya tela con el mercadillo que tienen montados estos, cuando eso no es del todo cierto

La compra-venta de enseres, la cesión de imágenes devocionales es algo común desde hace mucho tiempo, unas veces de forma directa, y otras mediante intermediarios. Recordemos que Juan Manuel Rodríguez Ojeda aceptaba enseres como forma de pago de los que se realizaban en su taller, que después vendía, en ocasiones retocados y transformados.

Respiraderos que hoy forman parte de retablos, canastos que podemos ver como balaustrada en un coro, o que se han utilizado como gradas en altares de cultos, un cirial que pasó a ser el asta del banderín de la agrupación musical, bordados que antes formaban parte de un manto, palio, o túnica y que hoy vemos en otros enseres. Pasos que fueron vendidos a otras hermandades, etc.

Esto no hay quien lo pare y mucho me temo que seguiremos viendo noticias de hermandades y asociaciones pirata mezcladas, y lo que es peor analizadas mezclando churras con merinas.

Los comentarios están cerrados.