Amargura y Silencio » Archivo » Con música

Con música

Fernando Ollero | 28 de febrero de 2017 a las 8:00

sanjuanevangelista

Foto: Beni La banda de San Juan Evangelista tras el Santísimo Cristo de las Tres Caídas en el traslado de vuelta a la capilla de los Marineros.

Algún día todos, cofrades de a pie incluidos, reflexionaremos sobre esa especie de alergia que en ocasiones despierta la música procesional, sobre todo cuando hace acto de presencia en algunos traslados.

Resulta que nos estamos volviendo más papistas que la autoridad eclesiástica; esto es de traca y de las gordas, toda vez que las cofradías han mantenido siempre sus tiras y aflojas con Palacio, luchando siempre por mantener sus señas de identidad. Es cierto que hay que reflexionar sobre el tipo de publico que arrastran algunas bandas, sobre todo las cristeras, y especialmente la actitud de muchos más pendientes de lo que pasa detrás, que de contemplar lo que va delante. Ahora, de ahí a demonizar las marchas procesionales hay un mundo.

Muchas cosas son cuestión de filias y fobias, se aplaude lo que hacen unos, pero cuando otros hacen lo mismo llueven palos por todas partes. El colmo es lo de las marchas “flamenkitas”: se escupe sobre algunos repertorios, pero sobre otros no se dice ni mú. Será que hacen mucho ruido los que tienen manía a los tricornios, o vaya usted a saber.

Unos de los problemas puede ser que hay quien se esta apuntando a la moda de lo “rancio”. Eso de autodefinirse como alguien anticuado, o graso, pasado de fecha con olor fuerte, humm no se yo… cuando lo que abundan son cofrades protestones y otros especímenes.

Los comentarios están cerrados.