Amargura y Silencio » bandas de cornetas y tambores

Archivos para el tag ‘bandas de cornetas y tambores’

Flaco favor

Fernando Ollero | 28 de octubre de 2014 a las 10:38

Esta época del año es realmente curiosa. Parte del personal, yo el primero, anda enredado debatiendo si jalogüin, jalogüin no. Vemos como ya se está poniendo el alumbrado para la campaña de Navidad en los centros comerciales, y en las estanterías de los supermercados ya podemos encontrar polvorones. Como no podía ser de otra forma en nuestra ciudad apenas hemos cambiado las chanclas por los zapatos. Cofradieramente hablando nuestras hermandades ya han alcanzado velocidad de crucero en cuanto a cultos y actos varios, y no pocas bandas, especialmente las cristeras andarán ya preparando los estrenos y novedades cara a grabaciones discográficas y los conciertos en honor a Santa Cecilia.

Sobre estas últimas, nuestras queridas bandas hay cosas que llaman la atención. Una es que vuelven a afirmar que no pueden hacer nada sobre el desbocado fenómeno que fans que las rodea y jalea, no solo en los conciertos y certámenes, sino en las procesiones. Para un servidor está claro que si las direcciones de las bandas de cornetas y tambores y agrupaciones musicales no hacen nada al respecto, llegará el día en que serán las propias hermandades las que tendrán que tomar cartas en el asunto. Conocido es que hace varias décadas ya hubo recortes en instrumentación y repertorios sugeridos, o impuestos según se mire, desde el consejo de cofradías.

Con todo, parte del problema parece estar más dentro de las propias bandas que fuera de ellas. No hay más que ver lo que comentan algunos componentes en las redes sociales, tanto sobre las marchitas wappas, como del trabajo de sus compañeros de otras bandas. Eso de los piques viene de lejos, pero el tono que están tomando algunas cosas que se pueden leer por ahí está pasando de castaño a oscuro.

No sé si seré un bicho raro, pero las cuitas internas de las bandas me traen al fresco. Me interesa más el nivel que mantienen muchas de ellas, y las marchas de nuevo cuño que aportan cosas interesantes, que las hay; cansa tener que huir de esos comentarios tipo sálvame de luxe, compartidos hasta la saciedad por internet.

Al final como sucede en demasiadas ocasiones en nuestras hermandades, las bandas tienen al enemigo en casa.

Otras opciones

Fernando Ollero | 6 de octubre de 2014 a las 12:00

Uno de los temas habituales tras cada Semana Santa es el de los repertorios que han interpretado, o guardado en los cajones según los casos, las bandas de cornetas y tambores y agrupaciones musicales. La instrumentación empleada, cada vez más variada, queda escondida tras comentarios tipo “somos los que más respetamos el clásico”, “es para darle profundidad a las marchas” y cosas por el estilo.

Durante una buena temporada, solo hay que darse una vuelta por Google, se afirmó por activa y por pasiva que las únicas bandas de cornetas y tambores que existían a finales de los 70 eran la del Maestro Patón, y la Centuria Macarena . Lo cual da que pensar toda vez que el 1979 acompaño al paso de Jesús Despojado la banda de ccytt de la Cruz Roja, y la Amargura había contratado para acompañar a su paso de misterio a la de Virgen de los Reyes, nada que ver con la agrupación musical del mismo nombre. Otra cosa es el nivel que había en aquella época, y que eran tiempos en que las agrupaciones musicales copaban el mercado. De un tiempo a esta parte hay otras opciones, desaparecida hace más de dos décadas la banda del Maestro Patón, tanto en cornetas y tambores, como en agrupaciones musicales, que recuerdan a sones de antaño, la bandas Esencia, y Veterana de Sevilla.

Es muy posible que solo sea añoranza de unos cuantos cuarentones por los sonidos cofradieros que nos acompañaron en nuestra infancia y adolescencia, pero lo que tengo cada vez más claro es que si escuchamos algunas cosas tras nuestros pasos de Cristo es responsabilidad exclusiva de las juntas de gobierno, en unos casos por no recortar los repertorios, en otros por no preguntar para que necesita una banda cristera una trompa; recordando que hay otras opciones.

Es muy complicado, yo diría imposible, que algunas cosas de antaño vuelvan. Habría que escuchar a algunos si las gaitas regresasen, no de forma testimonial como en 2010, tras muchos pasos de misterio, y no hay más que leer lo que piensan algunos jóvenes, y no tan jóvenes, sobre bandas que no basan sus repertorios en la exclusividad, esto lo toco yo, y solo yo.

No sé si existe un cierto miedo a los dimes y diretes que se puedan verter en las redes sociales, o que en realidad a muchos mayordomos les da igual que es lo que suene tras su paso de Cristo, siempre que la banda cobre poco, mejor si viene gratis total. Lo que sí es cierto es que volvemos a tener otras opciones, además de las eternas Centuria y Arahal, y las coartadas se empiezan a caer por si solas.

Ahora lo fácil es decir que todo evoluciona, lo hacemos con mucha ilusión, no se puede echar por tierra el trabajo de todo un año, etc. cuando parece que en ocasiones da igual lo que va delante y hay bandas que parece que van a lo suyo.

Cuidado, el rescatar algunas cosas está muy bien, pero hay otras que quizás deberían seguir en los cajones, y en la memoria. Lo de las melódicas es un bonito homenaje recordando viejos tiempos empleadas de cuando en cuando, pero nada más.

Para terminar, el número de componentes de las bandas no es el origen del problema de los retrasos en la carrera oficial, pero que alguien explique, de una vez por todas, para que sirve que vayan 160 personas pitando detrás de un paso, salvo para poder planificar con más tranquilidad un agotador calendario de actuaciones.

Tirándose de los pelos

Fernando Ollero | 20 de mayo de 2014 a las 12:14

Así andan algunos estos días tirándose, otra vez de los pelos, a cuenta de los enfervorecidos grupos de fans que rodean a algunas bandas cristeras, más pendientes del solo de turno, que lo que realmente importa. Esta vez el “escándalo” salta por una foto distribuida vía redes sociales en las que se puede ver a un grupo de personas grabando con sus móviles a la banda, sin hacer ni caso al paso que va justo delante, durante una procesión extraordinaria celebrada en Baza (Granada). En cualquier caso escenas parecidas se pueden ver en nuestra ciudad desde hace años.

Como me recordaban ayer por twitter, hay que ver la parte de responsabilidad que tienen las hermandades cuando contratan a tal o cual banda. Hoy en día es muy fácil saber el tipo de marchas que suelen interpretar, toda vez que la mayoría de las formaciones musicales tienen publicado en su web el repertorio actualizado, y además no es difícil encontrar videos y audios de las marchas.

Este año hemos visto una gran moderación en la mayoría de los repertorios escogidos para los pasos de palio en nuestra Semana Santa, En los pasos de Cristo se puede ver de todo, desde cofradías que siguiendo su línea habitual solicitan que se interpreten marchas clásicas, a otras donde se prefiere lo más moderno.

En cualquier caso escandalizarse en las redes sociales no sirve de nada. Las reclamaciones en los cabildos generales. Lo que si debe ser preocupante es que últimamente las marchas tiendan a parecerse a alguna canción escuchada en el último festival de Eurovisión. Hace años que se adaptan temas de diversa procedencia a marcha procesional, pero eso de que las marchas de nueva composición suenen a rap….

Y respecto al fenómeno del frente trompetero no se preocupen que llegará el día que en las procesiones estorbe el cortejo y hasta los pasos. Al tiempo.