Archivos para el tag ‘cartel’

Criticando a los críticos que critican el cartel

Fernando Ollero | 22 de enero de 2017 a las 9:00

Repasando las opiniones tuiteras sobre el cartel de consejo de cofradías de la Semana Santa 2017, obra de José María Jiménez Pérez-Cerezal, hubo una que me hizo gracia especialmente “¿Ya habéis acabado con el hojaneo? ¡Que quiero comer croquetas!” Tal vez una muestra de ironía, tal vez de desdén ante las opiniones muy favorables que ha despertado la obra. Hay quien piensa que un plano cenital del Santísimo Cristo de la Expiración, El Cachorro, está muy visto, la realidad es que es un valor seguro.

Cartel-consejo-2017(2)

El cartel de José Cerezal es valiente, vista la tónica general para anunciar nuestra Semana Santa. Para las Glorias si hemos visto obras con toques modernos. Hay quien opina que se debería volver al cartel fotográfico; en realidad pasaría lo de costumbre: si la obra elegida es convencional se tacharía de más de lo mismo; si fuese algo rompedor, el personal se tiraría de los pelos. ¿Se imaginan algo parecido a las imponentes fotos de Josef Koudelka de los años setenta del pasado siglo anunciando la Semana Santa de Sevilla?

Nunca lloverá a gusto de todos. Ya paso en 1984 con el cartel de Semana Santa editado por el ayuntamiento de Sevilla obra de Rolando Campos.

Rolando Campos 1984

Estuvo rodeado de una fuerte polémica. Los concejales del grupo Popular pidieron que fuese retirado por violar los derechos de propiedad intelectual, ya que el autor utilizó en el collage fotos de Luis Arenas sacadas del libro Semana Santa de Sevilla, publicado en 1947. Hubo quien señalo que el cartel hería los sentimientos de los sevillanos, al ser una obra de vanguardia que se apartaba del cartel clásico de Semana Santa.

Por no hablar del cartel del consejo para la Semana Santa de 1999 obra de Antonio Agudo, del que se llegó a decir que era como pintar el caballo de Jesús Gil para Jerez, o un Cristo de Zamora para Sevilla. El propio autor cuando fue designado declaró que sin estar ninguna representada, estarían todas.

cartel_1999(2)

Cuando se presente el cartel de la Semana Santa de 2018 volveremos a las andadas, y a la critica velada si el pintor, o pintora, elegido no es de la cuerda. Eso si, lo que hace falta de verdad es que se abran puertas y ventanas y se deje entrar aire fresco. Así es el cartel de José Cerezal, un soplo de aire fresco.

Críticos de arte

Fernando Ollero | 1 de febrero de 2016 a las 10:04

Quien más y quien menos ha leído media docena de criticas escritas del cartel de Semana Santa del consejo de cofradías obra de Cesar Ramírez.

A veces parece que hay quien olvida que en una pintura además de la mano del artista puede verse el gusto del que lo encarga, no se escuchan en la calle San Gregorio voces que apuesten por la vanguardia en relación al cartel de Semana Santa, todo lo contrario que en el cartel de las glorias en los que hemos podido ver propuestas muy interesantes como la de José María Méndez en 2013.

Siempre podemos mirar al pasado. Tal vez dejaban a los artistas ser más atrevidos.

cartel1965

Etiquetas: , ,

Carteles

Fernando Ollero | 14 de enero de 2015 a las 16:00

Vistas algunas opiniones sobre el cartel anunciador del 450 aniversario de la aprobación de las primeras reglas de la hermandad de la Hiniesta, obra de Manuel Cuervo, solo cabe decir que no hay nada nuevo bajo el sol.

El cartel de la Semana Santa de 1984 editado por el ayuntamiento de Sevilla, obra de Rolando Campos, también estuvo rodeado de una fuerte polémica. Los concejales del grupo popular llegaron a pedir su retirada por violar los derechos de propiedad intelectual, al utilizarse en el collage fotos de Luis Arenas sacadas del libro Semana Santa de Sevilla, publicado en 1947. En aquel entonces ya hubo quien señalo que el cartel hería los sentimientos de los sevillanos por ser una obra de vanguardia que se apartaba del cartel clásico de Semana Santa.

Cartelsemanasanta

El cartel de Rolando Campos.

Un vistazo a los carteles de Semana Santa de los años 60 del pasado siglo puede llevarnos a preguntar, oiga ¿y eso de cartel clásico que es? ¿Quien mide el canon de lo clásico? Y sobre todo ¿Nos damos cuenta que todo lo relacionado con las cofradías evoluciona?. Otra cosa es que nos guste, o no, lo que veamos.

Un gran cartel

Fernando Ollero | 14 de abril de 2013 a las 9:00

Este es el cartel de las Glorias del consejo de cofradías, obra de José María Méndez Rodríguez, Jarén.

Es probable que a estas alturas muchos lectores ya lo hayan visto, y hasta leído la descripción que del cartel hace su autor. Como en otras ocasiones hay opiniones para todos los gustos, algunas de las que he podido leer resultan cuando menos curiosas. Para un servidor evoca al domingo en que tiene lugar la procesión la Virgen del Amparo, motivo principal del cartel, que esta rodeada de melancolía y cierta tristeza, recordar que sale en noviembre, mes de los difuntos. Llama la atención el marco que recorre el lienzo, una girnalda en la que aparecen muchas de las advocaciones de las glorias, y en las esquinas aparecen San José Obrero, Sagrado Corazón de Jesús, San Antonio de Padua, y Santa Lucía.

El autor define su obra como una apoteosis de la Fe de la Iglesia. A mí me parece que representa el triunfo de la Vida, casi un homenaje a tu hermano fallecido en tristes y desagradables circunstancias hace ya más de 14 años.

Quede claro que mi opinión, suele pasar, no es objetiva. Un gran cartel, de un gran pintor. Enhorabuena.

Este es el texto completo de la intervención de José María Méndez presentando su cartel

Agradezco la presencia de las distinguidas autoridades y de todos ustedes, señoras, señores y amigos que nos acompañan, particularmente me satisface el esfuerzo de mi hermana y la presencia de mi querida madre.

Agradezco vivamente la distinción que se me ha concedido. Primero para intentar hacer llegar a los que vean la obra: mi fe, mi forma de pensar y concebir la vida, poder expresar públicamente lo que mis padres me han inculcado. Porque en mi obra, una vez cumplidos los requisitos del cliente intento que haya mucha simbología, mucha psicología, y un mensaje que nos lleve a la meditación de cosas más profundas. En segundo lugar me alegra la oportunidad de poder plasmar los rostros de gente querida y hacer que perviva su existencia.

La premisa que debía cumplir la obra era la de incluir algo referente a las hermandades de Gloria adscritas al Consejo y tuve claro, desde el primer momento, la escena que tenía que aparecer: Una imagen rodeada de personas que imploran consuelo y ayuda, con la Fe como hilo conductor en este año dedicada a ella. Pensé primero en San José, cosa que muchos imaginaban por mi devoción al Bendito Patriarca, pero al final me decidí por la Virgen, la primera Creyente, la primera en depositar su confianza en Dios con una Fe profunda en sus designios.

La imagen no tuvo duda: la Stma. Virgen del Amparo por sus connotaciones personales, devocionales y teológicas.
Personales porque es una devoción inculcada por los amigos; porque mi bisabuela era Amparo y mi tía, la hermana Sagrados Corazones de las hermanas de la Cruz, también se llamaba Amparo; y porque mi abuelo paterno, uno de los fundadores de la hermandad de los Javieres puso ese segundo nombre a su imagen titular, el nombre de su hija y que tanto significado tenía para él.
Devocionales porque la oración que aparece en el nimbo de la Virgen contiene una de las invocaciones marianas más antiguas del cristianismo: “BAJO TU AMPARO NOS ACOGEMOS”, el “SUB TUUM PRAESIDIUM” que rezaban los cristianos del siglo primero cuando iban a ser martirizados y que veintiún siglos después se sigue rezando como ejemplo continuo de Fe.
Teológicas porque María no sólo es Maestra en la Fe sino que ampara la nuestra, y bajo su cuidado la vida se hace más llevadera.

Es el año de la Fe, había que hacerlo patente, hay que propagarla para recordar que existe ese don y que la promesa de la Salvación sigue vigente. La frase que lo anuncia en el cartel será de menor tamaño, pero no por ello menos legible que el resto.

De esta forma la idea va tomando cuerpo y el anuncio del tiempo de hermandades de Gloria se va convirtiendo en la representación de las Glorias que Sevilla ofrece a la Virgen. Unas Glorias de Sevilla que son ejemplos de la Fe de sus gentes, una Fe que se transforma en experiencia vital, porque la Fe no es algo etéreo sino el planteamiento de una vida que está llena de virtudes:
Amor y Transmisión de Valores en la Familia, representada en esa niña que se agarra al manto de la Virgen y que sostiene su madre con dulzura mientras su abuela, detrás, las tiene en mente en sus ruegos a María.
Lealtad y Felicidad en los Amigos, ese joven matrimonio que sabe que todo irá bien bajo su Amparo, dos convertidos en un solo ser al servicio de María.

Confianza en la fuerza de la Oración en esa señora de la derecha que deja su vida en manos de la Divina Providencia y en la intersección de los santos.

Trabajo y Constancia de Andex en esa lucha constante por dar alegría y salud a los niños con cáncer y a sus familias y cuyo emblema aparece en el vestido de mi sobrina Carla.

Caridad y la Lucha por la Vida en las Filipensas Hijas de María Dolorosa con el cariño a la juventud y a las jóvenes madres excluidas socialmente, con su fundadora Madre Dolores Márquez a la cabeza, ejemplo que fue de santidad y cuyo retrato aparece en el pliego desplegado.

Entrega en las Hermanas de la Cruz, de espaldas, discreta, en el ángulo inferior, con esa labor y oración constantes de la que puede dar testimonio en profundidad el Vicepostulador de la causa de Madre Mª de la Purísima, el padre D. Alfonso Ramírez.

Y Esperanza en el cirio Lágrimas de Vida, que porta Pablo, en su intento de convertirnos a todos en donantes de órganos, dando vida porque la muerte no es el final.

Llegar a esta representación no fue fácil y la conexión, el hilo conductor no fue rápido. La clave estuvo en dos madres, dos madres llenas de Fe y de Esperanza, que supieron tragarse sus lágrimas y seguir luchando por los demás, cuyos últimos testimonios públicos me sacudieron y me hicieron recordar el sentido final de nuestras acciones: Dña. Susana Herrera, autora del libro “Lágrimas de Vida” y Dña. Mª Luisa Guardiola, presidenta de Andex, a las que agradezco el ejemplo que nos dan.

Hay una frase que se me ha quedado de mi abuelo: “sólo hay que inclinarse ante la santidad y la sabiduría”, y todas estas Glorias que tiene Sevilla son ejemplos de santidad y sabiduría, de una Fe que mueve montañas y de un saber hacer que construye el Reino de Dios entre nosotros, por lo cual debo rendirme ante ellas y ensalzarlas.
Pero las virtudes que describía no son particulares, todos participan de todo en todos, es la Comunión de los Santos, y esas figuras representan momentos claros y diferentes de la vida personal y social, siempre buscando el Amparo de María.

¿Qué ocurre entonces? Pues que el cartel se convierte en una Apoteosis de la Fe de la Iglesia, donde la Virgen María es miembro principal, esas Glorias de Sevilla conforman la Iglesia Militante y los angelitos la Iglesia Triunfante (veinticuatro por mi devoción salesiana a Mª Auxiliadora).
Potencian la Fe las oraciones de los resplandores de las imágenes. En la Virgen: “BAJO TU AMPARO NOS ACOGEMOS, SANTA MADRE DE DIOS. En el Niño la frase de santo Tomás: “SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO” “EN VOS CONFÍO”. En el Corazón Alado, símbolo de la prontitud de su Amparo: “AVE MARÍA”.

Y como marco a toda esta manifestación de Fe, las advocaciones de la Virgen en las cintas de las guirnaldas de flores, las pertenecientes al Consejo y alguna más; el Sagrado Corazón de Jesús y san José Obrero en las esquinas superiores haciendo patente a la Sagrada Familia; y san Antonio de Padua y Sta. Lucía en la parte inferior terminando el listado de titulares de hermandades de Gloria.

Agradeciendo de nuevo el honor que se me hace desde el consejo al designarme para realizar este cartel, aprovecho la ocasión para reivindicar el papel de los artistas, de su trabajo de realización y, sobre todo, de creación, de su poder de transmitir ideas. Se me vienen a la mente las palabras que decía mi querido padre: “del Cielo para abajo, cada uno de su trabajo”. Todo el mundo sabe que la Iglesia ha patrocinado el arte en cualquier momento y circunstancia porque quería tener lo mejor. Los artistas nos seguimos sintiendo honrados con estos nombramientos, pero es una pena que como profesionales no se nos trate a veces como al resto. Se nos exige más generosidad que a cualquier otra actividad, cuando la donación es una decisión personal y no debería vincular el encargo. Ojalá algún día logremos que se nos considere profesionales de pleno derecho.

Y para terminar… Que sigamos los pasos de esa niña que agarra el manto y que nos invita con su mirada a seguir su ejemplo, confiada e inocente, con la naturalidad con la que Cristo quiere que nos acerquemos a Él y a su Madre, la Stma. Virgen, que la mira sonriente.

Que la Virgen nos ampare. Muchas gracias.

Por cierto, creo que muchos han pasado por alto, las cosas de las notas de prensa, un detalle importante del cartel, que le aporta aún más carga simbolica.Ahí lo dejo.

Criticando el cartel

Fernando Ollero | 10 de febrero de 2013 a las 9:00

cartel semana santa 2013

Foto: web del consejo de cofradías

Ayer fue presentado el cartel de la Semana Santa de este año, obra de Nuria Barrera. Como de costumbre se pueden leer opiniones para todos los gustos.

De entrada no deja de ser curioso que haya gente que eche de menos que el cartel del consejo sea fotográfico; actualmente una de las cosas que distingue el cartel oficial de otros muchos que se editan para anunciar la Semana Santa, es precisamente que sea pintado. Después, para no perder la costumbre, en Sevilla es difícil contentar a todos, unos piensan que su cofradía no ha aparecido nunca en el cartel, a otros no les gustan las composiciones, y también podemos encontrar a quien pone pegas a todo, se haga como se haga.

Es probable que nos encontremos ante dos carteles en uno. Por una parte el motivo central, el palio de la Virgen de la Paz saliendo de la parroquia de San Sebastián, y por otro un bodegón con una corneta de la banda de la centuria macarena (la música), uno de los canastos que portan los diputados de sección de la cofradía de la Amargura (el orden en las filas nazarenas), el búcaro de una cuadrilla de costaleros (el sabor), el incienso de la cofradía de la Mortaja y una jarra del palio de la Virgen de la Concepción (el olor), la medalla de la hermandad de la Macarena, y un cirial de la cofradía del Cachorro (la Fe); todo ello sobre el canasto del paso de la Soledad de San Lorenzo.

Personalmente me ha gustado el cartel, distinto es que la propia Nuria Barrera había puesto muy alto el listón, con el cartel que pintó el año pasado para la hermandad del Cachorro, con motivo de la bendición de la basílica del Santísimo Cristo de la Expiración; es probable que si el cartel fuese exclusivamente el bodegón,  hubiese quien se tiraría de los pelos.

Para el año que viene a ver si el pintor, o pintora, designado por el consejo se anima a realizar un cartel de estilo moderno.

 

¿Críticos de arte?

Fernando Ollero | 15 de febrero de 2012 a las 9:00

Cuando se da a conocer el cartel de Semana Santa, una nueva marcha, se ve por primera vez una imagen, un estreno, suele haber opiniones para todos los gustos. Cofrades que argumentan sus opiniones, otros dicen que más de lo mismo, hay a quien le parece mal cualquier cosa.
Sucede a menudo que aquellos cuyas opiniones no cuadran con las corrientes “oficiales” son tachados de listillos, enterados, y cosas por el estilo.

No hace falta ser un experto para expresar una opinión. Se puede criticar un cartel, o el diseño de nuevos enseres, no hay que tener estudios superiores de conservatorio para decir si nos gusta una marcha. Es mucho más simple que todo eso. Eso si cuidando las formas.

Del cartel de la Semana Santa encargado por el consejo de cofradías a Antonio Dubé de Luque me quedo con la estampa de los nazarenos de la Macarena saliendo de la Catedral con el palio al fondo. ¿Quiere decir esto que el cartel es malo? ¿O que un servidor sea crítico de arte? Pues no, es solo el punto de vista de un cofrade de a pie.

La clave no es que Dube haya sido fiel a Dube, eso entra dentro de lo normal. Distinto es que haya cofrades que quieran otra cosa para el cartel de Semana Santa.

Etiquetas: , ,

Quinielas

Fernando Ollero | 17 de octubre de 2011 a las 9:00

Como nos recuerda Carlos Navarro Antolin en su página dominical, hoy empieza la ronda de elecciones para el año 2012 en la calle San Gregorio. Lo primero, el cartelista para la semana santa. Como es costumbre no faltan las quinielas, con rumores más o menos fundados.

En esta particular cuenta atrás, dentro de tres semanas se elegirá la imagen para presidir el Vía Crucis. Después de un vistazo a la lista de las que ya han sido elegidas, para el primer lunes de cuaresma podría ser un titular de alguna hermandad de vísperas -decisión un tanto arriesgada-, una segunda oportunidad para el Cristo Yacente del Santo Entierro, o alguna del Martes Santo. Pero como en tantas otras cosas, quien sabe.

Es una pena que haya que esperar toda una generación para que algunas de las imágenes con más devoción en nuestra ciudad vuelvan a presidir el Vía Crucis del consejo. Podrá sonar políticamente incorrecto, pero resulta sorprendente que pocos se planteen la posibilidad de que repitan imágenes como el Cachorro, Pasión, o el Gran Poder, aunque haya otras en lista de espera.

Con los tiempos que corren de vez en cuando vendría como anillo al dedo un buen baño de multitudes para el primer lunes de Cuaresma, pero parece que terminan primando más otros factores.

Glorias

Fernando Ollero | 7 de mayo de 2011 a las 9:00

Cartel de las Glorias de Sevilla de 2011, editado por el consejo de cofradías, obra de Carlos A. Peñuelas Jordan.

Etiquetas: , ,

Ya tenemos cartel

Fernando Ollero | 6 de febrero de 2011 a las 10:00

Cartel Semana Santa 2011

Ayer fue presentado el cartel de la Semana Santa 2011 del consejo de hermandades y cofradias, obra de Juan Manuel Calle Gonzalez.

Buen trabajo

Fernando Ollero | 6 de octubre de 2009 a las 8:00

Montesion

Cartel del 450 aniversario de la hermandad de Montesion, pintado por mi buen amigo Jose Maria Mendez.

actualizacion 07/10/2009 texto de la presentacion del cartel por su autor

Muchas ideas fugaces pasan por la mente cuando te piden que representes algo especialmente transcendente y das mil vueltas para satisfacer tanto al propio espíritu como los deseos de la otra parte. De todas esas nacientes ideas algunas tienen posibilidad de ser meditadas y sólo una de ser desarrollada con intensidad.

Intentos de deslumbrarme con luces ajenas hubo, pero no pudieron distraerme de una primera luz que impidió que cualquier otra se manifestara. Una directa pero a la que había que dar forma. Todos conocemos el famoso ejemplo de Miguel Ángel, quien a la pregunta del papa Julio II sobre cuando terminaría la Capilla Sixtina, respondía: “Cuando acabe”. O de cómo Leonardo se pasó meses ante su “Última Cena”, sin pintar, pensando, con la consiguiente inquietud, por una parte de los frailes porque acababa con la despensa, y por otra de los mecenas, que tampoco deben dejar de presionar. Y ello debido a que la realización material suele ser más ágil que la concreción de la idea.

En este caso, resumir 450 años de historia fue rápido: remontarme a los orígenes, pero no a los de la creación de la Hermandad, sino a los motivos de su fundación: la Fe, la devoción a la Stma. Virgen y la contemplación de Cristo meditando en el Misterio de la Oración en el Huerto.

¿En qué circunstancia confluye todo esto? En el bello momento imaginado que intento representar en mi obra: Tras la muerte del Señor, y antes de aparecerse resucitado a su Madre (porque creo que la tranquilizaría antes de ver a Mª Magdalena), un ángel presenta a la Virgen la Cruz Redentora y el Cáliz, símbolo anticipado e inequívoco de la primera Misa que tuvo lugar en el Cenáculo. Ya no hay tan solo meditación, ya hay adoración. No hay lugar para la tristeza, sólo para la Esperanza. De esta forma el ángel nos confirma la compañía maternal, espiritual y amorosa de María a su Hijo en la agonía del Huerto.

Dentro de la composición, por muchas joyas que lleve la Señora, no destacan más que su cara, segundo plano de una composición centrada en el Cáliz y en la Cruz, sostenidos con un paño de respeto que en la mano del ángel nos dice:“Rosarium Donum Virginis Est” (El Rosario es un Don de la Virgen), frase de la capilla sepulcral de Sto. Domingo de Guzmán, en la ciudad italiana de Bolonia. El Rosario es verdaderamente un regalo de la Virgen para afianzar en nuestras mentes y en nuestros corazones los símbolos, la Cruz, como cauce seguro de los dogmas de nuestra fe, símbolos y dogmas que se resumen en ese Cáliz que resplandece por ser Jesús Sacramentado.

Esta sería parte de la visión iconológica, del significado, de una imagen que vemos: un ángel ante la Virgen con dos figuras a su lado. Son dos nazarenos de la cofradía descubiertos que, siguiendo a Jesús por el ejemplo de María, representan dos épocas de la Hermandad. Una, la pasada en ese hermano de semblante apenado por el Dolor de Corazón, Dolor que hace sentir como propio el sufrimiento de la Pasión de Cristo. La insinuada mano del hombre en la espalda de la hermana nazarena es símbolo de la transmisión de la devoción común y de una tradición que se mantiene constante, independientemente de los avatares de la historia. A esta mujer, de la que los expertos dirán si es la primera en aparecer como nazarena en un cartel, y que representa el futuro de la corporación, las palabras que el ángel le dirige, le dan sosiego, tanto a ella como a todos nosotros, y ayudan a que la confiada esperanza de la Salvación supere la pesadumbre del alma pecadora. Siempre hay dolor, pero siempre hay Esperanza. Y Confianza…

Tras los elementos principales y secundarios, vienen las alusiones a la Institución en los motivos heráldicos que se repiten, continuando una tradición cultural comenzada en la Edad Media: Escudos en el antifaz al hombro, en la capa, en el damasco de fondo junto a los misterios dolorosos del Santo Rosario, cordones de las medallas al cuello…

Y todo por Ellos, por Jesús, María, y… también José, a quien no puedo dejar de nombrar. Por Ellos y por todos los que nos han precedido, que se ven reflejados, en licencia de artista en los Sagrados Corazones rodeados de rosas blancas en la parte azul del cíngulo. Unos Sagrados Corazones que una tía mía, hermana de la Cruz, asumió como nombre al entrar en la Compañía y que falleció dos días antes de entregar el cartel.

Para terminar, un rezo individual e íntimo en la orla de contorno para que, repitiéndolo tanto como podamos, en latín o en español, paliemos los continuos ataques a sus Santos Nombres y seamos cada día mejores cristianos y personas al reconocer el valor del Sacrificio del Hijo de Dios: “Quidam mihi Calix nuper expletur, miserere mei Christe. Sancta Dei Genitrix, ora pro me” – En verdad se llenó el Cáliz por mí, ten piedad de mí, oh Cristo. Santa Madre de Dios, ruega por mí”. Amén.

JARÉN

José Mª Méndez

Etiquetas: ,