Amargura y Silencio » costaleros

Archivos para el tag ‘costaleros’

Moda

Fernando Ollero | 16 de diciembre de 2015 a las 9:00

Antes de que nadie se tire a mi yugular. Cada cual que comercialice los productos que estime conveniente. No se quien ha enseñado al personal a que debajo de los pasos se va vestido igual que para coger coquinas. Eso es algo que debería entrar dentro de la autocrítica, al igual que los costales de colores, etc.

A quien le duela que solo se hable de los costaleros por temas como este… supongo que es un triste consuelo, con los nazarenos pasa lo mismo, se habla de los mete patas, y no de los que hacen de forma ejemplar su estación de penitencia, al igual que en las bandas se habla muchas veces de las composiciones de la nueva era, y de temas más o menos secundarios, y no de las horas de ensayo, y el esfuerzo que realizan miles de personas.

Si no les gustan cosas como esta, por favor miren debajo de los pasos, y no a los mensajeros.

maniqui

costal2

costal1

Etiquetas:

De un guindo

Fernando Ollero | 29 de noviembre de 2015 a las 9:00

Andan algunos algo alborotados por los últimos acontecimientos. Tal vez el desconocimiento, o simplemente hay que rellenar paginas con noticias todo el año, o las dos cosas a la vez.

Quienes me conocen dicen entre risas que cualquier tema lo derivo hacia mi hermandad de la Amargura. Quizás lo mejor es hablar de lo que se conoce de primera mano. Tal vez es que mi hermandad ha sido una adelantada en muchas cosas.

Al grano. En mis manos tengo un ejemplar de las reglas y reglamento de mi hermandad, refrendadas las primeras por la autoridad eclesiástica en 1988. En el reglamento de régimen interno ya hay un apartado referente al funcionamiento de las cuadrillas de costaleros de la hermandad. Además del reglamento las distintas juntas de gobierno fueron aprobando en cabildo de oficiales directrices para el correcto funcionamiento de las cuadrillas de costaleros de la hermandad, y uno de los oficiales además es elegido como delegado de costaleros, encargado de la logística necesaria para los ensayos, etc.

No sé de qué clase de guindos se caen algunos, ya les digo lo que para algunos es moda, resulta que es costumbre, lógica y normal por otra parte, para otros. Igual resulta que lo próximo es darle bombo y platillo a las normas para los nazarenos, quien sabe.

Pensaba meter más el dedo en la llaga, pero para qué. He conocido un poco de todo: costaleros que son unos verdaderos papa fritas, y COSTALEROS, si con mayúsculas, que hacen suya la hermandad cuyos pasos sacan, aunque no estén en la nomina, de los que abren su oficio a los demás, de los que se preocupan no solo de los kilos que le están cayendo al que tiene al lado en el palo, sino de cómo están su mujer e hijos.

Alguien preguntaba estos días, como chiste fácil, que pasaba con los oficiales negligentes, si se les iba a poner una normativa especifica. aquí dejo una muestra de ello igualito que hoy en día Ah y pregunten en palacio, por que yo he vivido como la autoridad expedientaba a algún oficial de junta de gobierno

Olvidados…

Fernando Ollero | 18 de marzo de 2015 a las 9:00

amargura-nazarenos

No se trata de comentar qué es más importante en nuestras cofradías, todos tienen su papel. No se trata de discutir si es oportuno el monumento, a fin de cuentas uno de los promotores es el capataz que más pasos saca en Sevilla. Al final pasa lo de costumbre, por h o por b los nazarenos, los capillitas, los capiroteros, los innominados, copyright del recordado Antonio Hermosilla Molina, terminan siendo los grandes olvidados.

Hace años, de la mano de unos buenos amigos, vi in situ el monumento a los nazarenos en Cáceres, y no es el único sitio donde hay uno, y leyendo la noticia sobre el monumento a los costaleros uno se pregunta por qué demonios no se le ha ocurrido a nadie poner un monumento al nazareno en nuestra ciudad.

Da la sensación que en el fondo somos un estorbo, responsables de descuadrar horarios. Parece que nadie cae en la cuenta de los encajes de bolillos que realizan muchos, cuadrando obligaciones personales, familiares, laborales, para poder vestir la túnica nazarena. Eso sin contar con los hermanos que vienen de otros puntos de España, e incluso de otros países.

A este paso va a tener su monumento hasta el tío de la escalera –cuidado, su trabajo es de mérito– y a los nazarenos nos seguirán apretujando y contando como a las ovejas.

Ya el año pasado el Partido Andalucista intentó promover un monumento al costalero, que sería sufragado por suscripción popular; se llegó a presentar un boceto obra de Juan Manuel Miñarro. También hubo un intento en 2004: un grupo de costaleros profesionales se propuso levantar un monumento al costalero; el tema quedó en eso, en intento.

El efecto ventilador

Fernando Ollero | 12 de enero de 2015 a las 9:00

Todavía hay restos de caramelos de las cabalgatas de Reyes por el suelo cuando podemos leer algunas cosas sobre capataces y costaleros que van más allá del calendario de igualás y ensayos.

Quien más y quien menos ha vivido algún “divorcio” entre algún capataz y su segundo. Quien más y quien menos ha conocido como cuando se produce un cambio de capataz hay costaleros que continúan, y otros que dejan de pertenecer a la cuadrilla por motivos varios. Quien más y quien menos ha comentado que la delantera de tal o cual cuadrilla es demasiado alta, y que se ha pensado en contar con costaleros más bajos, y así hasta el infinito.

No voy a entrar en el fondo de quien tiene razón, y quien la quiere tener a toda costa. Ni si es correcto que costaleros que se ven fuera realicen las consultas que estimen convenientes a su junta de gobierno. El peligro, como de costumbre, es el uso del ventilador, aireando detalles que al cofrade de a pie ni nos va ni nos viene. Que si, que todos hemos tropezado en eso alguna vez.

Hay quien se queja de los medios de comunicación, la llamada prensa morada, y después desayunamos leyendo algún blog amateur  una crónica de una igualá, con pelos y señales, o en algún perfil de las redes sociales.

Exprimir a fondo las posibilidades que nos brinda internet puede tener graves efectos secundarios, dejar al descubierto la tramoya cofradiera, a veces algo fea, y que puede ser usada en nuestra contra por los anticofrades, cada vez más numerosos, y que las formas nos dejen en mal lugar, tengamos o no razón

Lo de recurrir a la justicia ordinaria, lo dejaremos para otro día, aun estoy en estado de shock.

Túnica lisa

Fernando Ollero | 18 de septiembre de 2014 a las 13:22

Desprecio de Herodes

El paso de Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes en el interior de la Catedral a mediados de la década de los 70 de pasado siglo. En esta ocasión la curiosidad viene por la túnica que viste el titular de la hermandad de la Amargura, lisa de merino confeccionada por José Cerezal, dado que en casi todas las fotos que hay en el paso, este y en los anteriores, aparece con una bordada en oro. Volvió a ser vestido con la túnica persa en 1980 tras ser restaurados los bordados y pasados a nuevo tisú en el convento de Santa Isabel.

Otra curiosidad es el color de la capa de uno de los acusadores, era de color marrón, sustituida por una de color verde poco después.

Para que algunos vean como no hay nada nuevo bajo el sol, en el libro Amargura: la hermandad de San Juan de la Palma se recoge el parecer del mayordomo y acuerdos de cabildo de oficiales para intentar atajar algunos problemas que había con las cuadrillas de costaleros en aquella época. Hay quien dice que el tema capataces y costaleros es secundario, dependiendo de las circunstancias parece que no es tan secundario.

¿Cuestión de modas?

Fernando Ollero | 30 de septiembre de 2013 a las 9:00

Generalizar no es bueno, al contrario resultaría muy injusto, pero hay que reconocer que hay cosas que llaman la atención.

La indumentaria de los costaleros ¿es un tema personal?, ¿es cuestión de cada hermandad?, ¿los capataces deben dejar hacer, o pueden dar algún tipo de recomendación?, ¿los costales tapando los ojos ayudan a llevar mejor los kilos?, ¿los pantalones remangados tienen algún tipo de utilidad desconocida para los cofrades de a píe?.

pantalonremangado

Etiquetas:

De temporada

Fernando Ollero | 13 de marzo de 2012 a las 9:00

No es raro ver en estas fechas artículos relacionados, de una u otra forma, con nuestras hermandades y cofradías en todo tipo de establecimientos en Cuaresma. Hasta en las farmacias y ortopedias. Fajas para nazarenos y costaleros.

Solo un nazareno

Fernando Ollero | 29 de marzo de 2011 a las 13:00

amargura-nazarenos

Para los que saltan a las primeras de cambio, con esta entrada no pretendo, ni de lejos, generalizar solo ilustrar lo que piensan algunos amantes del deporte de levantar pasos, lo de costaleros les viene un poco grande.

Ocurrió hace algún tiempo en el cumpleaños de una amiga de mi mujer. Como quiera que algunos de los que nos reunimos no nos conocíamos la anfitriona al hacer las presentaciones intento sacar algún tema de conversación, y salio la Semana Santa (¡que raro!).
Empezamos a hablar sobre cofradías y uno de los presentes mostró mucho interés al saber que yo era hermano de la Amargura, preguntándome sobre cuantos años llevaba saliendo en mi cofradía y si conocía a fulanito y menganito.
Para desesperación de mi esposa, la tertulia fue animándose hasta que me di cuenta de que mi interlocutor había dado por sentado que yo era costalero. Al comentar que yo nunca me había metido debajo de un paso exclamo: ¡ahhh, tú solo eres un nazareno!, eso no tiene ningún merito. Dando por finalizada de forma brusca la conversación y dándome la espalda.

Como decía al principio sirva esta anécdota para observar como esta una parte del patio cofradiero últimamente. Ojo conozco a muchos costaleros que dan su valor a aquellos que hacemos estación de penitencia bajo el antifaz sin el más mínimo afán de protagonismo, y con los que he compartido muy buenos momentos de tertulia, comentando muchas cosas sobre cofradías.

Etiquetas: ,

¿Uniformidad de los costaleros?

Fernando Ollero | 27 de febrero de 2009 a las 15:00

Creo que es la primera vez que voy a hablar en el blog sobre los costaleros.
Desde el principio me propuse pasar comentar poco o nada al respecto y seguirá siendo así, al menos durante una temporada.

El tema que traigo hoy va deliberadamente en forma de pregunta. Por lo poco que se, hay hermandades donde los costaleros van poco menos que uniformados, con sudadera con el escudo de la cofradía correspondiente y en otras cada costalero va vestido según le parece. Desconozco si en aquellas hermandades en los que van todos uniformados es cosa de la junta de gobierno, de los capataces, o es de motu proprio.

Dicho esto no deja de llamar la atención en algunas cuadrillas, la proliferación de costales con todo tipo de motivos y colores, calzado de diverso tipo y pantalones remangados entre otras cosas. ¿Esto debe ser así? ¿Es legitimo que la indumentaria del costalero sea de libre elección, mientras que la del resto de los que componen la cofradía esta sujeta a normas?

Etiquetas:

Ajustándose la ropa

Fernando Ollero | 10 de noviembre de 2008 a las 19:00

Etiquetas: