Amargura y Silencio » hermandad de la Resurreccion

Archivos para el tag ‘hermandad de la Resurreccion’

Sabia decisión

Fernando Ollero | 11 de enero de 2017 a las 8:00

Resurreccion-2015

El cabildo general de la hermandad de la Resurrección aprobó la propuesta de su junta de gobierno para retrasar los horarios de su estación de penitencia para los años 2017 a 2019. A buen seguro la cofradía de Santa Marina saldrá ganando.

Tal vez pueda llamar la atención que ahora vayan a luchar para que la carrera oficial presente el mismo aspecto que durante la Semana Santa; me causa pavor la idea del recorrido oficial perfectamente vallado la mañana del Domingo de Resurrección, con las sillas dispuestas con menos de un tercio de entrada- como ocurre muchas veces al paso de otras cofradías-, y el acceso a la Catedral restringido.

La experiencia dará y quitará razones, pero uno de los encantos que tiene la estación de penitencia de la Resurrección es verla de una forma diferente al resto de las cofradías, pudiendo acompañarla a lo largo de la carrera oficial, interior de la Catedral incluido, con la salvedad de la plaza de San Francisco.

Santa Marina: ¿la historia se repite?

Fernando Ollero | 6 de enero de 2014 a las 9:00

Ayer una de las comidillas en los mentideros cofradieros fue el fuego intencionado de la puerta principal de la iglesia de Santa Marina que la lleno de humo. Por fortuna parece que los daños no son graves, estando pendiente aún la evaluación de los mismos por parte de la hermandad de la Resurrección que con celeridad ha encargado una revisión de las imágenes;  durante los próximos días se acometerán trabajos de limpieza en el templo.

Podría decirse que la iglesia de Santa Marina tiene mala suerte. En 1864 los daños producidos por un incendio fortuito, obligan a su cierre durante cinco años; la Junta Revolucionaria señalo su demolición en 1868, derribo que no llego a llevarse a cabo. Pierde su condición de parroquia, pasando a depender primero de la parroquia de San Marcos, y desde principios del siglo XX de la parroquia de San Julián.

El 18 de julio de 1936 sufre un violento incendio intencionado, que destruye el templo corriendo desigual suerte las hermandades allí radicadas. La Piedad de Santa Marina, hoy más conocida como la Mortaja, se traslada al ex-convento de la Paz. La hermandad de la Divina Pastora tras muchas vicisitudes y pasar por la iglesia de San Fernando (anexa al hospital de los Venerables), el ex-convento de la Paz, San Martín y el convento de las Esclavas de la calle Cervantes, establece su sede canónica en la capilla del antiguo hospital de San Bernardo conocido como “los viejos” en 1992, al serle cedida dicha capilla por el arzobispado.

En la década de los años cuarenta del pasado siglo se intento realizar obras de restauración, llegándose  a señalar el año 1948 para su reapertura, no siendo así, y sufriendo un total abandono. A finales de los sesenta se acometen nuevas obras para su rehabilitación, pero a la finalización de las mismas, bien entrada la década de los 70, no se reabre al culto, sufriendo numerosos actos vandálicos, y un continuo expolio, merced a un boquete practicado en uno de los muros, que facilitaba la entrada a “visitantes nocturnos”. Durante mucho tiempo este boquete era reabierto al poco de ser cerrado.

El 15 de octubre de 1981 el cardenal Bueno Monreal firma la cesión del templo a la hermandad de la Resurrección. Un incendio ocurrido el 7 de diciembre de 1981, se reavivo al día siguiente, hace que las cubiertas se derrumben, obligando a redactar un nuevo anteproyecto de restauración; la estimación del coste de las primeras obras fue de 31,5 millones de pesetas de la época. Estas obras de restauración se vieron retrasadas por el traspaso de competencias del gobierno central a la junta de Andalucía, que se hizo cargo de las mismas, toda vez que los esfuerzos de la hermandad de la Resurrección no llegaban a cubrir el presupuesto necesario. La primera fase termina en 1987, dándose por concluida la segunda en 1991.

Video de youtube del canal de Juanma Rull. La cofradía de la Resurrección entrando en Santa Marina hace unos cuantos años, cuando aún no habían terminado las obras de restauración que permitieron su reapertura al culto. Al martillo el recordado capataz Manolo Santiago, el acompañamiento musical a cargo de la banda de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras.