Amargura y Silencio » nazarenos

Archivos para el tag ‘nazarenos’

Nazarenos

Fernando Ollero | 8 de febrero de 2017 a las 12:30

Escaparates

Fernando Ollero | 16 de marzo de 2016 a las 9:00

El que tiene más fama es el de la famosa confitería, dicen que en ese escaparate se puede ver a la cofradía que más tiempo esta en la Campana, pero a poco que seamos observadores se pueden ver cosas en otros establecimientos. Veamos

mantilla

Si, es un disfraz de mantilla.

escaparate3

A la izquierda naipes cofradieros. En las cajas trasparentes un click vestido de nazareno de la Esperanza de Triana, y otro como músico de la banda de las Cigarretas. Yo tengo el mio, de nazareno de la Amargura.

sangonzalo

galleta-lidia

Galleta recubierta de chocolate fondant

escaparate2

El enemigo está dentro

Fernando Ollero | 11 de junio de 2015 a las 13:03

Llegan las serpientes de verano, esos artículos de relleno- las líneas que está leyendo son una muestra- que hablan de cualquier cosa. Ahora toca de nuevo hablar de la desmesura, de la Semana Santa como producto de consumo masivo, del plan A- ¡Qué miedo!- para tal o cual jornada, de recuento de nazarenos (¿A estas alturas aun hay juntas de gobierno que no saben cuantos nazarenos salen a la calle en su cofradía?).
Como nos descuidemos saltará quien abogue por la supresión de las tubas en las agrupaciones musicales porqué este instrumento ocupa demasiado espacio.

Mis sufridos lectores saben que me repito más que el ajo, y a buen seguro ya habrán leído más de un artículo en el que haya comentado exactamente lo mismo que en este. El principal enemigo de las cofradías esta dentro de las mismas, muchas veces sentado en las mesas de oficiales.

Ni plan A, ni B, ni C. Lo principal es tener voluntad de buscar soluciones, y después ponerlas en marcha. Se habla de la obsesión por el reloj, de la Campana-Dakar, y de esas cosas, pero casi nunca de los sufridos riñones y pies de docenas de miles de nazarenos anónimos.

Como aquí hay para todo el mundo, también hay que dar un puñetazo en la mesa sobre los nazarenos. Mucho hablar de las hordas de capiroteros que parece que están en una fiesta de carnaval, en vez de haciendo estación de penitencia, eso sí ni una palabra sobre algunos personajes “notables” –se nota que el adjetivo rancio me da arcadas- con años de estación de penitencia, cuyo comportamiento es simplemente deleznable. ¡Cuidado! Generalizar, en uno y otro caso no deja peligroso, y sobre todo injusto. Por cierto, señoras y señores que visten túnica, dejen sus móviles en el bolsillo ese día, o mejor metido en un cajón.

P.D. Tras el #radioblog de ayer, igual un día de estos me meto otra vez en un bonito charco hablando sobre bandas, y música procesional. Quien sabe…

Olvidados…

Fernando Ollero | 18 de marzo de 2015 a las 9:00

amargura-nazarenos

No se trata de comentar qué es más importante en nuestras cofradías, todos tienen su papel. No se trata de discutir si es oportuno el monumento, a fin de cuentas uno de los promotores es el capataz que más pasos saca en Sevilla. Al final pasa lo de costumbre, por h o por b los nazarenos, los capillitas, los capiroteros, los innominados, copyright del recordado Antonio Hermosilla Molina, terminan siendo los grandes olvidados.

Hace años, de la mano de unos buenos amigos, vi in situ el monumento a los nazarenos en Cáceres, y no es el único sitio donde hay uno, y leyendo la noticia sobre el monumento a los costaleros uno se pregunta por qué demonios no se le ha ocurrido a nadie poner un monumento al nazareno en nuestra ciudad.

Da la sensación que en el fondo somos un estorbo, responsables de descuadrar horarios. Parece que nadie cae en la cuenta de los encajes de bolillos que realizan muchos, cuadrando obligaciones personales, familiares, laborales, para poder vestir la túnica nazarena. Eso sin contar con los hermanos que vienen de otros puntos de España, e incluso de otros países.

A este paso va a tener su monumento hasta el tío de la escalera –cuidado, su trabajo es de mérito– y a los nazarenos nos seguirán apretujando y contando como a las ovejas.

Ya el año pasado el Partido Andalucista intentó promover un monumento al costalero, que sería sufragado por suscripción popular; se llegó a presentar un boceto obra de Juan Manuel Miñarro. También hubo un intento en 2004: un grupo de costaleros profesionales se propuso levantar un monumento al costalero; el tema quedó en eso, en intento.

Tras el antifaz

Fernando Ollero | 24 de abril de 2014 a las 10:55

Este año fueron muy comentadas las advertencias a las cofradías desde el propio consejo, matizadas después ante el revuelo generado. Hay quien comenta que hemos transformado la Semana Santa en una etapa contrarreloj del Tour de Francia, y cosas por el estilo. Las cofradías que hacen estación de penitencia a la Catedral tienen algo más de un kilometro de recorrido en común, y lo que no es de recibo es que los tiempos asignados a cada cofradía no se correspondan en demasiadas ocasiones con sus necesidades reales.
Vemos en ocasiones como los nazarenos son apelotonados, y algunos pasos siguen haciendo más o menos lo mismo de costumbre. Para el año que viene seguiremos en las mismas, con y sin GPS. Las soluciones para los puntos conflictivos, sobre todo en la Madrugada, se van demorando en el tiempo. Se echa de menos que de cuando en cuando se menee un poco el baculo; ¿recuerdan el modelo magefesa que solía utilizar fray Carlos Amigo Vallejo?

Conviene no olvidar una cosa, como menos se cansa un nazareno es andando, siempre andando.

Una de las cosas de las que menos he leído en los balances de esta Semana Santa 2014, es la total falta de respeto que muestra parte del público hacia los nazarenos. Todos sabemos que cada uno tiene su particular forma de vez cofradías, y que los hay que remontan nazarenos a toda costa para cangrejear un rato. De ahí a dar empujones a diestro y siniestro, y llegar a amenazar a los nazarenos si no se apartan hay un trecho.

Este año he escuchado expresiones tales como “esté está pidiendo guerra” “apártate, déjame pasar” “esté se cree muy listo” y cosas por el estilo. No, no me las han contado, me las han escupido haciendo estación de penitencia con mi túnica, por tener la osadía, tremenda osadía, de intentar andar en línea recta, cuando mi cofradía va camino de la Catedral, y que sean los pesaos de siempre los que se aparten. En los denostados foros, y en las maléficas redes sociales si se han podido leer quejas de sufridos nazarenos, que han padecido empujones o les han apartado el cirio o la cruz esas personas tan educadas y consideradas. Mención especial del jurado para aquellos que cuando atraviesan un cortejo, que tire la primera piedra quien no lo haya hecho nunca, se abren paso como si estuviesen desbrozando la selva del Amazonas.

Hay parte de la fauna, no se les puede llamar de otra forma, que combinan el cangrejeo con la sillita china, van remontando la cofradía y en un descuido…. Zás enganchan el mango de la sillita bastón de las narices con la cola de la túnica. Si, nosotros llevamos la cola de la túnica al brazo por fuera del cinturón. Tras una serie de tirones- ¿oiga no pretenderá arrancar la cola?- y algún improperio les tienes que ayudar a desenganchar el puñetero mango, dedicándote a cambio una mirada perdona vidas.

Si es cierto que buena parte del publico no trata así a los nazarenos, pero creo los desconsiderados y mal educados van aumentando en numero a marchas forzadas.

Contando ovejas….

Fernando Ollero | 17 de marzo de 2014 a las 11:41

Aunque parezca mentira, en nuestras cofradías la pólvora está inventada desde hace mucho tiempo. Cualquiera ha escuchado, aunque sea de refilón, historias del presente y del pasado sobre plantones, retrasos y disputas sobre los tiempos y preferencias de paso por la carrera oficial, y pescadillas que se muerden la cola. En más de una jornada se ha experimentado con cambios de recorrido, de orden de paso de las cofradías, se impuso que los penitentes fuesen de a tres al menos en la carrera oficial, etc. Resulta curioso que se habla poco de los cambios de jornada que algunas cofradías hicieron en el pasado, tema que parece que en la actualidad es como mentar la bicha.

Repasando libros y hemerotecas se puede sacar en claro que una de las cuestiones más peliagudas, y a la que no es fácil meterle mano, es el tiempo que consumen algunos pasos en ciertos puntos dentro y fuera de la carrera oficial. La abundancia actual de costaleros, y músicos, hacen que el lucimiento, a veces excesivo, surja ya casi en cualquier sitio.

No es raro ver cofradías haciendo encaje de bolillos para comprimir al máximo su cuerpo de nazarenos, no solo en la Madrugada. Recuerdo los tiempos en que mi cofradía de la Amargura volvía por la calle Tetuán, no hace tanto tiempo, y ya en aquel entonces algunos músicos de la banda de las Tres Caídas se reincorporaban tras el paso del Desprecio de Herodes una vez pasado el Banco de España, para que pudiésemos apurar unos metros más, esperando que la Virgen del Socorro pasase por la Avenida camino de la Catedral.

Como en ocasiones los datos que aparecen en los programas de mano no coinciden con lo que vemos en la calle, el consejo de cofradías empezó a contar nazarenos en la carrera oficial. Los sucesivos conteos dieron alguna que otra sorpresa, y dejaron claro que el tiempo de paso no debe ser en ningún caso un derecho adquirido, sino que tenía que ser algo a revisar de cuando en cuando.

Ahora toca contar músicos. Algunos se llevan las manos a la cabeza viendo las autenticas legiones que llevan detrás algunos pasos, y señalando este aspecto como uno de los causantes de los retrasos en la carrera oficial. Lo que quizás algunos no cuentan es que nos gusta escuchar muchas marchas con nuestras cofradías en la calle, y que las bandas tienen un calendario extenso a lo largo del año, que  no es fácil cubrir con pocos músicos. Eso por no mentar que si alguna cofradía contrata a alguna banda cristera y a ésta le diese por presentarse con 60 músicos, muchos de los que critican las cifras actuales dirían que ese atrevimiento es signo de declive.

Repasando mi discoteca, traigo la contraportada de dos LP’s grabados a principios de los años 80 por sendas bandas que tenían mucho renombre por aquel entonces, las del Maestro Patón y la de la Sagrada Lanzada. Seguro que algunos faltaron a la cita para hacerse la foto de familia, pero nos podemos hacer una idea del número de componentes que tenían muchas bandas cristeras por aquellos años.

Banda de Paton

Banda de la Lanzada

Sigamos contando ovejas. Cuidado, tiene su importancia para dejar claro la existencia de una burbuja morada. Y dejemos que en Campana, extensible en la actualidad a otros puntos, siga pasando lo mismo que hace lo menos 35 años. Creo que de mi primer plantón serio en la plaza del Duque como nazareno puede hacer 25 años perfectamente. Cuarenta minutos a pie parado, por aquellos años podría haber la mitad de nazarenos, y las bandas tener la tercera parte de músicos. Y ya por aquel entonces se hablada de las chicotás en Campana y eso de que pasaran tres cofradías seguidas por la calle Francos no era buena idea.

En tiempos más recientes el Domingo de Ramos acumuló cincuenta minutos de retraso, quiero recordar que en 2007. Las bandas ya tenían un considerable número de componentes. El origen del retraso de aquella ocasión me ahorro explicarlo, que después sube el pan…

¿Y con la tribu qué hacemos?

Fernando Ollero | 10 de abril de 2013 a las 9:00

nazareno

Vaya por delante que nazarenos que son ejemplo de cómo no debe hacerse una estación de penitencia los hubo siempre. Todos tenemos en nuestra memoria fotos antiguas de algunos de ellos desayunando en veladores, a cara descubierta fumando y comiendo churros. Por no hablar de las historias de siglos pretéritos que desembocaron primero en la obligación de hacer estación de penitencia a la Catedral, salvo las de Triana, y que fueron el origen de los actuales controles en la Carrera Oficial, en los que mucho tiempo atrás había presencia de alguaciles para garantizar la ausencia de incidentes. De un tiempo a esta parte hay que sumar además el uso de todo tipo de dispositivos, móviles, cámaras de fotos, reproductores de música y/o receptores de radio, actitudes que dejan mucho que desear, por no hablar del atrezzo impropio, como pulseritas, uñas pintadas, y otras lindezas.

No hace demasiados años parecía que algunas cosas eran más propias de cofradías de barrio, parece que algo más permisivas en cuanto a la compostura; últimamente hay cosas fuera de lugar que también pueden verse en algunas cofradías más serias… hasta algún acólito se ha podido ver masticando chicle, mal disimuladamente.

Es una lástima que esa tribu de nazarenos, salidos de una fiesta de carnaval, ensombrezca la fe y devoción que muestran otros miles. Cada cofradía tiene su particular forma de hacer estación de penitencia, eso es una cosa, y otra muy distinta la franca decadencia que aumenta año a año.

La solución es complicada, primero porque es cuestión de educar al nazareno, cosa que no es fácil, y después que en caso de sanción a algún nazareno se debe estar “siempre atento al espíritu de los Evangelios, anteponiendo el perdón en todo caso, y teniendo en cuenta que el precepto del amor cristiano va más lejos y es más eficaz que todas las leyes humanas”; –el entrecomillado aparece en las reglas de la hermandad de la Amargura, textos parecidos se pueden encontrar en las de casi todas–. Distinto es que el arzobispado debería tomar nota, esa es otra, de lo que muchos podemos ver un día cualquiera de Semana Santa, y determinar qué pueden hacer al respecto nuestras cofradías.

De temporada

Fernando Ollero | 13 de marzo de 2012 a las 9:00

No es raro ver en estas fechas artículos relacionados, de una u otra forma, con nuestras hermandades y cofradías en todo tipo de establecimientos en Cuaresma. Hasta en las farmacias y ortopedias. Fajas para nazarenos y costaleros.

En la estación de penitencia

Fernando Ollero | 4 de diciembre de 2011 a las 8:56

Ayer se dió a conocer el nuevo recorrido que realizarán las cofradías por el interior de la catedral , cambio en el que se utiliza como pretexto la restauración del altar mayor de la misma.
Es cierto que no es la primera vez que este itinerario se modifica, no ya por otras en el primer templo de la diócesis. Lo que si da que pensar son otras cuestiones como la ubicación elegida para el monumento al Santísimo, en la capilla de la virgen de la Antigua. Conocido es que durante muchos años se instaló en el trascoro, en el que hay sitio de sobra, y que además no hay problema alguno para que las hermandades pasen por allí, bastaría con retirar las sillas.

Da la impresión que el cambio del recorrido tiene más que ver con el uso de los servicios por parte de los nazarenos. Ya el año pasado el arzobispado intento que aquellos que tuviesen que acudir a los urinarios se saliesen de la fila al alcanzar el altar del jubileo, cosa que es del todo inviable. Para arreglarlo hacen pasar a las cofradías por la nave contraria, con lo que las carreras de los nazarenos en aquellas cofradías que autorizan el uso de ese punto de avituallamiento -y sala al aire libre para fumadores en no pocos casos- podrían llegar a ser espectaculares, ya que el espacio por el que pasan las cofradías en la catedral suele estar vallado, no sea que se forme una bulla delante de un paso.

La Campana-Dakar

Fernando Ollero | 12 de julio de 2011 a las 9:20

Seguimos dándole vueltas a los conteos de los nazarenos de nuestras cofradías en la carrera oficial.
De entrada es algo que en teoría no hace falta, dado que en muchas cofradías los diputados pasan lista antes de salir, (o se puede comprobar el numero de cirios, cruces, varas e insignias repartidos) y es fácil comparar el número de papeletas de sitio expedidas con la cantidad nazarenos que empiezan la estación de penitencia.

Otra cosa es que haya nazarenos que abandonen la fila de forma momentánea o definitiva durante la estación de penitencia, cosa que también contemplan varias cofradías en las que sus diputados comprueban en varios puntos el numero de nazarenos de su tramo.

Lo que parece que está claro es que en el consejo de cofradías hay una falta de criterio a la hora de asignar los tiempos de paso, a lo que podemos sumar que hay cofradías que ven poco a poco mermado su cuerpo de nazarenos y se resisten a reconocerlo.

Es cierto que las cofradías pueden variar de número de nazarenos de un año para otro, por lo que la colaboración de las propias hermandades resulta imprescindible a la hora de hacer público el número de nazarenos real.

No todo puede consistir en alargar la jornada 5 minutos por el principio y 5 por el final, este tipo de parches tiene un límite.

Estos son los datos de los conteos de los nazarenos realizados a las cofradías del Domingo de Ramos:

Año                         1995     2009     2011
Borriquita             406       489        632
Jesús Despojado 354       312        372
Paz                            1058     1049    1211
Cena                         483        498      525
Hiniesta                  1287     1051    1038
San Roque              782       560      588
Estrella                    1538    1345     1429
Amargura               707      799      813
Amor                        879       772     1003

Etiquetas: , ,