Amargura y Silencio » semana santa balance

Archivos para el tag ‘semana santa balance’

Semana Santa para elites

Fernando Ollero | 28 de marzo de 2016 a las 9:00

placentines

 

Antes de que se tire nadie a mi cuello. La otra fiesta de la ciudad, la Feria, es totalmente elitista, y para elites. O se tiene mucho arte, mucha cara, o las dos cosas, o hay que acudir al Real con una cartera generosa, y con caseta, o posibilidad de entrar en alguna. La Semana Santa va camino de convertirse en algo por el estilo: fiesta para elites, y quién sabe si también elitista.

Este año está en boca de todo el mundo el plan Aníbal González, preparado por la delegación del gobierno y el ayuntamiento de Sevilla. Hay que reconocer que el despliegue de medios ha sido impresionante, y que hay ideas que correctamente desarrolladas tienen largo recorrido. Hemos sufrido menos niñateo, menos voces en muchos sitios, y en general la percepción que se transmite es un éxito total. Es un éxito, o un fracaso de las cofradías, y de los cofrades veamos.

Para varias docenas de miles de personas el que  se vallen, aforen y siembren de policías nacionales y locales, y miembros de protección civil las calles les hace la vida más cómoda.  Los abonados de la carrera oficial, y los que disfrutan de balcones están siempre en su salsa. Para el pueblo llano puede ser una faena. Una cofradía cualquiera está ochenta y cinco minutos en la Carrera oficial, si a eso le añadimos que la calle Trajano ha estado aforada, así como todo lo que va de plaza Virgen de los Reyes a la plaza del Salvador. Ya me dirá donde se pueden ver cofradías como el Silencio, o los Panaderos, por poner solo dos ejemplos de cofradías de corto recorrido. No todo ha estado cortado, y desde luego quien conoce el callejero del centro de Sevilla, y sabe orientarse con la situación de las cofradías ha podido ingeniárselas para poder entrar en el triangulo de las bermudas- esa zona donde las cofradías desaparecen para el común de los mortales-.

A una parte del público hay que ponerle un gran suspenso. No ya solo porque lo ponga todo perdido, no se calle ni debajo del agua, use los carritos de niño chico como ariete de combate, sino que además seguimos con la costumbre de taponar las esquinas mientras el resto de la calle esta vacía. Esto es especialmente sangrante en la calle Trajano, y en la puerta del Arenal. Al fondo siempre hay sitio, las bandas están continuamente tocando, y resulta hermoso ver aparecer un paso y verlo marcharse. Pues nada el respetable pegado al respiradero en la esquina de turno.

Para formar parte de alguna de las elites que saborean toda la magia que desprende una cofradía al pasar hay que tener un estado físico muy aceptable, dados los pateos a realizar para esquivar las medidas de seguridad, como ya he comentado un conocimiento sobresaliente de callejero, y del programa de mano. Pero también saber colocarse para poder salir a buscar la siguiente cofradía.

Determinadas calles, desde plaza Virgen de los Reyes hasta la del Salvador parecen condenadas a ser refugio de los campamentos de sillitas. Hay quien habla de la ampliación de la carrera oficial-¡socorro!- pero de forma oficiosa el pueblo la amplió por su cuenta rescatando la configuración que tenía hasta los años veinte del pasado siglo .De muestra un botón: se llenó de improviso el pasado lunes santo la Cuesta del Bacalao tras saberse que las últimas del día salían. Caras desencajadas al comprobar que ninguna de las que salió pasaba por allí. Eso sí, nadie se atreve a cuestionar que haya cofradías que pasen por autenticas ratoneras, como la parte estrecha de Placentines, o  Córdoba, o la Alcaicería.

De premio honorifico son las declaraciones que afirman que sin vallas las procesiones son un desastre. Las vallas, y el que estuviese el tiempo chungo han obligado a las diputaciones mayores de gobierno a espabilar. Dile tu a algún cabeza pensante que con un cortejo con los nazarenos bien juntos es más complicado que el publico los arrolle. Y que las hordas cangrejeras están formadas en muchas ocasiones por gente de la propia cofradía. El plan de seguridad medio tapa algo que no es fácil que se reconozca: la organización de algunas cofradías es un verdadero desastre.

Para el siguiente capítulo dejaremos la no memoria histórica imperante. Es normal que haya dos generaciones que no hayan conocido más que vallas por todas partes, y sillas de la carrera oficial hasta en lo alto de algún naranjo. Parece que los veteranos no quieren enseñar a los jóvenes que hay otra forma de ver cofradías en la que no hace falta abrirse paso a empujones; y que parte del problema es que cada vez hay menos sitio para ver cofradías. Desde que se aforó la primera vez la calle Cerrajería, al paso de la Cofradía del Valle, y Alcaicería para el Cristo de Burgos hace más de dos décadas las vallas no han parado de multiplicarse.

sillitas-2016

Calle El Silencio el Jueves Santo a las nueve menos veinte de la noche, Ya hay gente esperando la salida del Silencio.

Siempre son otros

Fernando Ollero | 6 de abril de 2015 a las 9:00

Vamos a dejar de lado, al menos de momento, las estampidas vividas durante la Madrugá de este año, para intentar centrar la atención en nuestro comportamiento durante la Semana Santa recién finalizada.

Un vistazo superficial a la masa que devora cofradías, a la misma velocidad que come pipas, nos puede llevar a la conclusión que algunos de los males que acosan a nuestras cofradías en la calle son producto de foráneos que no saben de esto, canis que lo mismo podrían estar de botellón en un polígono industrial que grabando las evoluciones de tal o cual banda tocando marchitas taco wapas, de aquellos que simplemente van donde va Vicente, o peor aún que hemos convertido la Semana Santa en un producto de consumo masivo.  Creo que esto son verdades a medias.

Tendemos a echar la culpa a los demás, nosotros nos comportamos de forma cívica y ejemplar- risas en off-no nos hace falta hacer el más mínimo examen de conciencia. Sin ver que bebiendo cubatas mientras pasa una cofradía cualquiera se puede observar todo tipo de personas, unos muy cofrades, y otros a los que las cofradías les traen al pairo. Dando empujones sin ton ni son podemos ver a autodenominados rancios. He escuchado chascarrillos sobre los palos para selfies, y otros inventos, cuando en realidad a construir el bosque de móviles que rodean a muchos pasos en la calle contribuimos todos. Se larga fiesta de los abonados de la carrera oficial, cuando en realidad cualquier calle tras el paso de una cofradía queda convertida en un estercolero.

Aquí resulta que las sillitas de los chinos las utilizan los demás, los que no conocen el callejero,  los que no tienen ni idea de esto, cuando en realidad, como en tantas otras cosas se puede ver de todo.

Se habla de decadencia, pero a muy pocos he leído, o escuchado, comentar que la decadencia va de la mano de la falta de educación que muestra cada vez más gente. Y no solo es cuestión de los más jóvenes, por que los hay ya entraditos en años a los que da pavor ver llegar. ¿Usted sufre la mala educación en su día a día? En Semana Santa ocurre lo mismo.

A veces parecemos nuevos.  Desgraciadamente  no es nada nuevo que las cofradías sufran los desmanes de hordas faltas del más mínimo civismo, pero cabe recordar que en tiempos las hubo que se las ingeniaron para no pasar por tal, o cual enclave. El inmovilismo no conduce a ninguna parte, y aunque parezca mentira se pueden hacer cosas. No dejemos que el CECOP tenga que dar otro puñetazo en la mesa. Ya sufrimos vallas y aforamientos, como para que nos dejemos comer más terreno.

Tras el antifaz

Fernando Ollero | 24 de abril de 2014 a las 10:55

Este año fueron muy comentadas las advertencias a las cofradías desde el propio consejo, matizadas después ante el revuelo generado. Hay quien comenta que hemos transformado la Semana Santa en una etapa contrarreloj del Tour de Francia, y cosas por el estilo. Las cofradías que hacen estación de penitencia a la Catedral tienen algo más de un kilometro de recorrido en común, y lo que no es de recibo es que los tiempos asignados a cada cofradía no se correspondan en demasiadas ocasiones con sus necesidades reales.
Vemos en ocasiones como los nazarenos son apelotonados, y algunos pasos siguen haciendo más o menos lo mismo de costumbre. Para el año que viene seguiremos en las mismas, con y sin GPS. Las soluciones para los puntos conflictivos, sobre todo en la Madrugada, se van demorando en el tiempo. Se echa de menos que de cuando en cuando se menee un poco el baculo; ¿recuerdan el modelo magefesa que solía utilizar fray Carlos Amigo Vallejo?

Conviene no olvidar una cosa, como menos se cansa un nazareno es andando, siempre andando.

Una de las cosas de las que menos he leído en los balances de esta Semana Santa 2014, es la total falta de respeto que muestra parte del público hacia los nazarenos. Todos sabemos que cada uno tiene su particular forma de vez cofradías, y que los hay que remontan nazarenos a toda costa para cangrejear un rato. De ahí a dar empujones a diestro y siniestro, y llegar a amenazar a los nazarenos si no se apartan hay un trecho.

Este año he escuchado expresiones tales como “esté está pidiendo guerra” “apártate, déjame pasar” “esté se cree muy listo” y cosas por el estilo. No, no me las han contado, me las han escupido haciendo estación de penitencia con mi túnica, por tener la osadía, tremenda osadía, de intentar andar en línea recta, cuando mi cofradía va camino de la Catedral, y que sean los pesaos de siempre los que se aparten. En los denostados foros, y en las maléficas redes sociales si se han podido leer quejas de sufridos nazarenos, que han padecido empujones o les han apartado el cirio o la cruz esas personas tan educadas y consideradas. Mención especial del jurado para aquellos que cuando atraviesan un cortejo, que tire la primera piedra quien no lo haya hecho nunca, se abren paso como si estuviesen desbrozando la selva del Amazonas.

Hay parte de la fauna, no se les puede llamar de otra forma, que combinan el cangrejeo con la sillita china, van remontando la cofradía y en un descuido…. Zás enganchan el mango de la sillita bastón de las narices con la cola de la túnica. Si, nosotros llevamos la cola de la túnica al brazo por fuera del cinturón. Tras una serie de tirones- ¿oiga no pretenderá arrancar la cola?- y algún improperio les tienes que ayudar a desenganchar el puñetero mango, dedicándote a cambio una mirada perdona vidas.

Si es cierto que buena parte del publico no trata así a los nazarenos, pero creo los desconsiderados y mal educados van aumentando en numero a marchas forzadas.

La ciudad en Semana Santa

Fernando Ollero | 22 de abril de 2014 a las 13:12

moto-2014

Para unos fechas señaladas, para otros un infierno lleno de pasos y capirotes por todas partes. Unos intentan esquivar los posibles atascos, y otros serpentean por el centro. Este año afortunadamente no hemos llegado a ver coches aterrizando en la mismísima carrera oficial.

Se habla mucho del cronometro, de las prisas, la falta de lluvia ha hecho que el CECOP no haya tenido que intervenir a la hora de planificar un regreso al templo fuera de fecha. Pero también debemos tener en cuenta que los retrasos en la carrera oficial, dada la longitud de algunos cortejos, pueden llegar a afectar a personas a las que no le gustan las cofradías en absoluto, y que quieren o tienen que hacer otras cosas.

Nos quejamos cuando coches, y motos invaden nuestro espacio, pero no calibramos situaciones en las que nosotros somos los que invadimos el espacio de los demás. Ya comentaremos el tema de la Campana-Dakar y las comparaciones que se hacen con las pruebas ciclistas contrareloj.

Nos quejamos de la suciedad en las calles… que cosas eso mismo comentaba mi abuela , salmantina ella, que en paz descanse, hace muchos años de nuestra ciudad, un día cualquiera a una hora cualquiera una ciudad sucia, a pesar de los esfuerzos por limpiarla.

Echando la vista atrás

Fernando Ollero | 21 de abril de 2014 a las 10:21

Reconozcámoslo, muchos somos unos criticones porque esto de la Semana Santa nos duele, saludos para los primeros que salten diciendo que hay cosas más importantes, y si, tienen toda la razón. También tienen razón aquellos que comentan que algunos, un servidor entre ellos, nos paramos mucho en lo negativo, y a veces pasamos de puntillas sobre el rio de emociones que se viven desde que aparecen los primeros nazarenos, hasta que las puertas de Santa Marina se cierran, tras la entrada de la cofradía del Resucitado. Tengo alma de polemista, muchas veces mis argumentos no son compartidos, pienso que si las cofradías son lo que son hoy en día es porque en su momento hubo personas inconformistas, a los que no le gustaban, cuando menos no le terminaban de convencer, algunas cosas que veían y se pusieron manos a la obra para cambiarlas.

Este año empiezo el balance de la Semana Santa, rozamos el pleno, el balón dio en el larguero de la lluvia el Domingo de Resurrección, echando la vista atrás, viendo de nuevo cómo eran nuestras cofradías cuando nuestros abuelos no eran aun novios. Vean el vídeo con detenimiento, al lado de lo que se puede ver en éel la cofradía de la Macarena parece hoy en día una cofradía de ruan.

cachorro (2)

Vídeo de youtube de VILLALBAFILMS

En muchas ocasiones no reparamos en imágenes que hemos visto hasta la saciedad. Hay quien menciona  a los autores clásicos de la literatura cofrade; dado el nivel que se palpa en las calles, creo que es más fácil acercar la realidad que rodeaba a nuestras cofradías a través de vídeos y fotos, y enseñar cómo era la Semana Santa de hace años. Podemos ver reflejados muchas de las cosas que siguen sucediendo hoy en día. ¿Es un triste consuelo? No, simple constatacion de la realidad.

Ni siquiera las famosas sillitas, ni sentarse en los bordillos de las aceras es un invento nuevo.

sillitas

Foto: Juan José Serrano

Resulta obvio que esta foto no se puede comparar con los campamentos que podemos ver hoy en día, todo es cuestión de educación. De música, costaleros, flores, pasos cangrejeros y todo eso hablaremos más adelante.

Reflexión

Fernando Ollero | 16 de abril de 2012 a las 9:00

Sería fácil comentar el famoso video que circula por internet de la procesión del Resucitado de Alhama de Murcia, con una curiosa coreografía acompañada de una versión del tema Ai Se Eu Te Pego para agrupación musical. Hay comentarios de cofrades sevillanos para todos los gustos.  A más de uno habría que recordarle los curiosos movimientos que le dan a algunos los pasos en nuestra ciudad, acompañado de un poco de historia de música procesional, más de uno pasa por alto el origen de muchas marchas procesionales. Es más fácil hacer chistes sobre lo que se hace en otros lugares.

Más difícil es que reflexionemos sobre lo vivido esta pasada Semana Santa, con momentos memorables, darle una vuelta a ver qué hacemos con esas hordas que parece que se disfrazan de nazarenos, a más de uno hay que recordarle que no estábamos en carnaval, reflexionar sobre la evolución de la música procesional, en especial de la que acompaña a los pasos de Cristo. Pensar que el experimento Veracruz puede ser una posible solución cuando  hay riesgo de agua, pero que no es una vuelta a los orígenes. Oiga es que es la primera vez que en siglos se ve una estación de penitencia sin pasos, los libros de historia (cofradiera) hablan de alguna sin túnicas nazarenas, cuidado también lejanas en el tiempo

Pensar  sobre hasta que punto somos responsables todos de lo que hemos visto y oido. Unos por acción y otros por omisión. Parece que es más fácil no señalarse vertiendo una opinión que pueda herir  susceptibilidades, y/o apartarnos de un más que apetecible puesto con supuesto privilegio en nuestra cofradía.

Desde luego es tiempo de desconexión. Afortunadamente la Semana Santa es solo una vez al año, llega la hora de la procesiones de gloria, pero antes ¡a la feria!.

Como hemos cambiado: las cofradías y la lluvia

Fernando Ollero | 11 de abril de 2012 a las 12:39

La Virgen de la Salud por la calle San Jacinto, el pasado Lunes Santo.

A raíz de todo lo leído y comentado sobre las decisiones de salir, o no, de algunas cofradías esta pasada Semana Santa, vamos a dar un pequeño salto hacia atrás en el tiempo. Situémonos en un Lunes Santo en el que pintan bastos en lo meteorológico, tras un Domingo de Ramos pasado por agua. Veamos, la cofradía del Tiro de Linea sale y se ha de refugiar el paso del Señor Cautivo primero en el palacio de San Telmo, después en el Arco del Postigo, terminan los dos pasos en la Catedral, y después en la Universidad, volviendo a su barrio esa misma tarde noche. El paso de misterio del Soberano Poder de San Gonzalo, sale y se ha de volver a su parroquia al empezar a llover cuando ha recorrido unos escasos metros en la calle. La del Beso de Judas se vuelve tras intentar meter su paso de misterio en la parroquia de San Pedro sin éxito. A la cofradía de Las Aguas le cae el diluvio a poco de empezar a salir, su paso de palio se quedó en el dintel de la puerta, su paso de misterio volvió desde la calle Gerona (salía desde Los Terceros). Las Penas de San Vicente sale y realiza su estación de penitencia rodeada de una gran multitud. Las demás cofradías del día suspenden sus estaciones de penitencia.

Esto puede parecer una historia de los años 5o del pasado siglo, pero no, es un breve resumen de lo que muchos pudimos ver el Lunes Santo de 1990, cofradieramente hablando antes de ayer. Justifica esto lo visto el pasado Lunes Santo, la respuesta es un rotundo no.  Pero no debemos olvidar que hay cofradías que han arriesgado, y arriesgan, y salen en cuanto hay la más mínima oportunidad, y otras que son más reservadas, prudentes, o como dicen algunos despectivamente más miedicas con las nubes.

¿Qué es lo que ha cambiado? Tal vez que ahora haya más medios, que las previsiones meteorológicas sean más precisas, que haya más gente dispuesta a echar un cable a las juntas de gobierno a la hora de tomar una decisión… pero sobre todo lo que ha cambiado es que hoy en día con el despliegue de los medios de comunicación y cientos de cofrades móvil en mano, cualquier cosa que suceda a una cofradía en la calle tiene gran repercusión. Hace 20 años no era fácil ver vídeos de pasos bajo el agua, y muchas fotos de aficionados no salían de sus álbumes. Ahora se ve todo en directo por televisión, a los pocos momentos hay en la red de redes cientos de fotos y muchos vídeos al alcance de cualquiera, no digamos  fotos antiguas que pueden encontrarse fácilmente por miles. Tal vez antes la Semana Santa era más espontanea, más natural, ahora aparecen cámaras y micrófonos por doquier, y hay hasta improvisadas ruedas de prensa.

Se comenta mucho que tal o cual cofradía ha buscado refugio en el Salvador, en la Magdalena, o en la Anunciación. No hace tanto tiempo era bastante habitual ver pasos en el Arquillo del Ayuntamiento, o en el Arco del Postigo. Buscando por ahí se pueden ver fotos de la cofradía de La O en los soportales del Mercado de Entradores, y cuentan que algún que otro paso se refugió en el Palacio Arzobispal. Y en cuanto se podía, de vuelta a casa.

Es tiempo de reflexión, de autocrítica en las cofradías que no salieron, y en las que realizaron su estación de penitencia. Y sobre todo tiempo de saber lo que queremos: ¿Semana Santa sin pasos cuando hay riesgo de agua? ¿Cofradías que salen cuando pintan bastos, o las preferimos más prudentes? ¿En qué quedamos?

 

Nazarenos

Fernando Ollero | 10 de abril de 2012 a las 11:24

Visto el pasado Miércoles Santo

Yo diría que son de la cofradía de la Sed.

En ese momento estaba la cofradía del Baratillo saliendo de la Catedral.

Fallaron las quinielas

Fernando Ollero | 9 de abril de 2012 a las 16:36

Dejamos atrás otra Semana Santa marcada por la lluvia. No podemos decir que no estábamos avisados, desde días antes los modelos de predicción meteorológica nos dibujaban un panorama gris oscuro, casi negro. Hubo quien apunto, como Antonio Delgado, que sería una semana para estar atentos a la evolución de los frentes y que había que vigilar el radar, y no se equivocaron.

Uno de los días que podía estar pasado por agua era el Domingo de Ramos, con posibilidad de una clara mejoría en la tarde-noche, que bien podía ser aprovechada por las ultimas cofradías del día. El Sábado de Pasión se pudieron escuchar rumores que apuntaban a que la Borriquita podría salir junto a los otros dos pasos de la cofradía del Amor, como finalmente ocurrió.

amargura

Aun cuando al principio de la calle Feria había cierto optimismo, lo cierto y verdad es que muchos daban por segura la suspensión de la estación de penitencia de la Amargura, dado que en la cofradía de San Juan de la Palma no gusta correr demasiados riesgos en caso de duda con la meteorología.
Fallaron en esta ocasión las quinielas, la Amargura realizó su estación de penitencia, saliendo de San Juan de la Palma veinte minutos más tarde del horario marcado, dado el retraso que había en la carrera oficial a cuenta de las prórrogas y demoras.

Resulta poco conocido lo que recoge el reglamento de régimen interno de la hermandad de la Amargura para el caso que llegado el momento del inicio de la estación de penitencia esta hubiese de ser suspendida por cualquier causa de fuerza mayor (y la lluvia lo es), la decisión es tomada por el hermano mayor, el mayordomo y el diputado mayor de gobierno.

Dignas de mención son las predicciones especiales de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) publicadas durante la Semana Santa, y que muchos pudieron seguir en twitter. Esta captura de pantalla corresponde al perfil oficial de la citada agencia, con las previsiones que fueron facilitando el mismo Domingo de Ramos.

Debate abierto

Fernando Ollero | 8 de abril de 2012 a las 11:46

Foto: José Angel Garcia /Diario de Sevilla.

El pasado Lunes Santo la cofradía de la Veracruz puso en marcha el experimento propuesto por la junta de gobierno de Pasión hace algún tiempo, en caso de riesgo de lluvia, realizar la estación de penitencia a la Catedral sin los pasos.

Hasta el momento en caso de lluvia, la estación de penitencia se suspendía, y según los casos, o no se hacia nada especial, o era sustituida por un acto piadoso o el ejercicio del Vía Crucis, e incluso se han podido ver procesiones indoor, con chicotas con un buen puñado de marchas.

Que duda cabe que la experiencia del pasado Lunes Santo abre nuevas posibilidades, y sin duda será tema de debate entre los capillitas.

Ahora bien, visto la acogida favorable del experimento, desde el palacio arzobispal se debería otorgar una dispensa general para todas aquellas hermandades en cuyas reglas se especifica que la estación de penitencia se realizará con las imágenes titulares. Y sobre todo no despistar al personal, esta muy bien aplaudir la iniciativa de la cofradía de Veracruz, pero ¿En que quedamos? ¿Con pasos a Madrid, pero sin ellos a la Catedral?