Archivo de autor

Todas las mujeres libres de violencia

Joaquina Murga | 27 de septiembre de 2012 a las 11:31

Propiciar en la ciudadanía andaluza una conciencia crítica en torno a las diversas formas de violencia contra las mujeres y las niñas y las respuestas que se generan desde los movimientos de mujeres para su erradicación, es el objetivo primordial de este nuevo proyecto

La violencia que se ejerce contra las mujeres es la manifestación más extrema de desigualdad que existe entre mujeres y hombres y constituye una de las violaciones de derechos humanos más graves, habituales, toleradas e impunes extendida a lo largo de todo el mundo.

Se trata de una violencia estructural y no coyuntural, cuya especifidad radica en que es sistemática y va dirigida intencionadamente a las mujeres por el hecho de ser mujeres y en que, a pesar de la atención cada vez mayor que se presta a los derechos de las mujeres, ha habido escasos progresos en su reducción.

Este tipo de violencia se ha convertido en un grave problema de salud pública tanto en el Sur como en el Norte  y es  fundamental  seguir trabajando en el respeto y promoción de los derechos humanos de las mujeres. En el Sur, dentro del marco de la atención primaria de la salud prestando especial atención a los programas de salud reproductiva y atención materno-infantil y en el Norte en programas de Educación para el Desarrollo con el propósito de generar conciencias críticas, sensibles y activas en la lucha de la violencia contra las mujeres.

Medicus Mundi Andalucía , como organización internacional especializada en salud que ha trabajado sobre la violencia ejercida hacia las mujeres y las niñas en sus diferentes manifestaciones, experiencia que nos ha servido de referente para profundizar sobre la violencia estructural, presenta el proyecto Todas las mujeres libres de  violencia, financiado por la Junta de Andalucía a través de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) y cuyo objetivo primordial es propiciar en la ciudadanía andaluza una conciencia crítica en torno a las diversas formas de violencia contra las mujeres y las niñas y las respuestas que se generan desde los movimientos de mujeres para su erradicación.

El proyecto consiste en una exposición itinerante  formada por trece paneles extensibles va sobre las siguientes  temáticas: la violencia contra la mujer como forma de discriminación y violación de los derechos  humanos; contexto, causas estructurales, formas y manifestaciones de la violencia contra la mujer;  Instrumentos Internacionales; el Movimiento Internacional de mujeres; las mujeres como potenciales agentes de incidencia política; acciones de organizaciones de mujeres y feministas en América Latina y África frente a la violencia. La exposición se acompaña de una pequeña guía de bolsillo en la que se amplían las temáticas expuestas.

Junto a este material se hará entrega de una publicación específicamente destinada al personal técnico de las entidades locales andaluzas que soliciten la exposición sobre las distintas violencias contra las mujeres para su erradicación.

Además de lo anterior, existe la posibilidad de organizar, en aquellas localidades que soliciten la exposición, una charla – coloquio sobre esta temática dirigida a la población general, la cual estaría dinamizada por alguna de las personas trabajan en la implementación del proyecto.

Las actividades de sensibilización de este proyecto van dirigidas a la ciudadanía de los municipios adheridos a la Red andaluza de municipios libres de Violencia contra las mujeres de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias y destinada  a la población en general, tanto  mujeres  como  hombres ya que las diversas formas de violencia contra mujeres y niñas no son solo un problema de sus principales víctimas, sino que los varones han de trabajar el problema desde el concepto de responsabilidad colectiva.

Reconstruir una sociedad basada en nuevas relaciones y valores precisa de un reconocimiento previo de las injusticias y  es necesario realizar procesos individuales y/o colectivos de identificación de  valores, prejuicios y conductas sexistas como los que este proyecto pretende incentivar con las acciones que llevará a cabo en  los ayuntamientos y asociaciones que lo así lo soliciten .

 

¿ FIRMARÍAS POR UN MUNDO MEJOR ?

Joaquina Murga | 13 de septiembre de 2012 a las 21:15

HEREDARAN SALUD El 13 de septiembre se ha celebrado, por segundo año , el Día Internacional del Legado Solidario y Medicus Mundi Andalucía   se ha querido unir a esta iniciativa para promover el apoyo a las organizaciones no lucrativas a través de un legado o testamento solidario .

Dejar una herencia o legado solidario es la expresión máxima del compromiso y fidelidad a una causa más allá del tiempo, contribuyendo a dar esperanza a miles de personas y extender nuestra solidaridad a las próximas generaciones. Las herencias y legados constituyen una importante fuente de financiación que ayuda a las diferentes organizaciones a dar continuidad a su trabajo y multiplicar los resultados en beneficio de las comunidades más desfavorecidas. Gracias a estos fondos se pueden poner en funcionamiento programas de acción sostenibles a medio y largo plazo que favorecen un cambio estructural en las comunidades en las que se desarrollan, trabajando a nivel general por conseguir un mundo en el que cada vez más niños/as crezcan con salud, en un entorno seguro, con acceso a la escuela y una oportunidad para su futuro.

Un legado solidario a una entidad sin ánimo de lucro no supone en ningún caso perjudicar los derechos de los herederos si no que, al contrario, puede ser una forma muy beneficiosa de colaborar, al tiempo que se ordenan los bienes y puede contribuir a mejorar la vida de las próximas generaciones. Esta forma de donaciones no son comunes en nuestro país pero si está muy extendida en otros países europeos donde suponen una parte importante del sustento económico de los proyecto de muchas organizaciones no lucrativa y para muchas para organizaciones el para acabar con el hambre y la pobreza, llevar la atención sanitaria a todos los rincones, y destinar más medios para erradicar enfermedades como la malaria, la tuberculosis y el VIH/SIDA.

La información sobre este tema es fundamental por lo que asociaciones de nuestra región como medicusmundi Andalucía trabajan en la difusión y sensibilización de la población andaluza con respecto a estas cuestiones y desde el pasado año forma parte de la plataforma informativa LegadoSolidario.org junto otras entidades de carácter nacional. Si profesionales como abogados, asesores financieros y notarios prestan su colaboración en la difusión de este tipo de iniciativas y campañas entre sus clientes supondría una ayuda muy significativa para las entidades que pueden ser receptoras de donaciones y legados . De la misma manera es fundamental asegurarse de que el público en general está totalmente informado acerca de lo que es un legado solidario y de que éste no significa en absoluto dejar a la familia y allegados en riesgo y sí puede contribuir a marcar la diferencia para mejorar la vida de las próximas generaciones.

Todas aquellas personas de nuestra Comunidad Autónoma que en un momento determinado deseen solidariamente garantizar, más allá del tiempo, la mejora de las condiciones de salud y de vida de los más necesitados y contemplen la posibilidad de hacer beneficiaria a una ONG legando parte de sus bienes o haciendo la participe de su herencia deben pedir la información específica, adecuada y necesaria para tal fin a las instituciones y profesionales que lo asesoren para saber de primera mano y con toda fiabilidad qué, cuándo y de qué forma deben hacer constar esta voluntad en su testamento para que su aportación llegue a buen fín .

8 DE SEPTIEMBRE, DIA MUNDIAL DEL COOPERANTE

Joaquina Murga | 7 de septiembre de 2012 a las 17:15

El reconocimiento público de la labor de los profesionales de la cooperación  y la difusión de los valores que representan en la lucha por la erradicación de la pobreza, son los objetivos de la celebración, desde 2006, del Día del Cooperante cada 8 de septiembre.

 

La Política de Cooperación al Desarrollo: una Política de Estado demandada por la sociedad española y sancionada por su legislación. 

 

Reconocer públicamente la labor y el compromiso de las personas que han decidido dedicar su vida a la cooperación está bien, pero los conciertos y las actividades se quedan cortos ante un panorama en el que no se profundiza todo lo que debería en la mejora de las condiciones laborales de estas personasA todos los efectos el estatuto establece que “son cooperantes aquellas personas físicas que participen en la ejecución, sobre el terreno, de un determinado instrumento de cooperación internacional para el desarrollo o de ayuda humanitaria en cualquiera de sus fases, a realizar en un país o territorio beneficiario de la política de ayuda al desarrollo, parte de la acción exterior del Estado de acuerdo con el artículo 3 de la Ley 23/1998, de 7 de julio, y que tengan una relación jurídica con una persona o entidad promotora de la cooperación para el desarrollo o la acción humanitaria, en los términos que se señalan en el artículo 3 de este real decreto”.

Esta definición limita la posibilidad de aplicación del  término cooperante  a un universo no más amplio que el de aquellas personas con contrato laboral suscrito con entidades promotoras de la cooperación y  excluye , por ejemplo,  a los cooperantes españoles que trabajan en organismos internacionales y a los ligados con sus contratantes a través de una relación mercantil, entre los que se encuentran muchos propia AECID.  Igualmente son excluidos  los llamados “becarios” de la AECID (jóvenes cooperantes) y de otras entidades españolas.

A partir de las limitaciones en la propia definición y concepto de cooperante que recoge este restrictivo estuto no podemos saber cuántos cooperantes españoles hay trabajando realmente en el exterior. Aunque la cuestión puede parece sencilla, responderla es en realidad extraordinariamente difícil dada la imprecisión de la propia definición de cooperante que se presta a diversas interpretaciones. Además, se trata de un segmento profesional con una alta rotación y movilidad laboral y con periodos irregulares de inactividad en función de los tiempos de incorporación a los países de destino. Además la dispersión geográfica de los cooperantes dificulta reunir los datos.

Pero lo que si conocemos con precisión es que un total de 55 españoles han sido secuestrados en los últimos 15 años mientras participaban en labores humanitarias,  lo que pone de manifiesto las circunstancias de inseguridad  en la que realizan su labor estos  profesionales de la cooperación que son muy  conscientes de los peligros  y  que los asumen con total consciencia, sin buscar el riesgo pero sabiendo que su profesión de desarrolla en lugares  y situaciones humanitarias complicadas. Su compromiso de trabajo  por la justicia social, el respeto a los derechos humanos y porque todas las personas tengan acceso a cubrir sus necesidades básicas de salud, educación…, estén donde estén y hayan nacido donde hayan nacido hace que los cooperantes se revelen ante la repatriación en situaciones no claramente probadas de alto riesgo ya que no pueden dejar abandonadas a sus suerte a decenas de miles de personas cuyas vidas, en muchos casos como el de los refugiados, dependen totalmente de la presencia y el sacrificado trabajo de los cooperantes.

En una organización como Medicus Mundi Andalucía, las personas juegan un papel central, porque son las que alimentan el compromiso ético y la voluntad de cambio que inspira toda nuestra acción. No se puede entender el trabajo en una ONGD sin identificarse personalmente y comprometerse con la filosofía y los objetivos de la misma. En este sentido nuestros  cooperantes juegan un papel fundamental  ya que son la correa de transmisión que ayuda a impulsar los cambios que queremos conseguir en nuestro mundo a favor de mayores niveles de justicia social y de lucha por la igualdad de los derechos de las personas  sin olvidar que nuestro fin es hacer que las personas y los pueblos sean dueños de su propio  futuro y que cada pueblo  debe ser el protagonista de su propio proceso de cambio.

No tratamos de crear nuevos héroes humanitarios ni de sobrevalorar una determinada profesión sino de reconocer la labor humanitaria  y la lucha tenaz contra la pobreza y el hambre que padecen amplios sectores de la humanidad y que llevan a cabo día a día tanto el colectivo profesional de los y las cooperantes expatriados así como el de los siempre olvidados cooperantes autóctonos.

Por último manifestar que desde nuestra Asociación vemos con  estupefacción  que se  están desmantelando los esfuerzos y avances de más de una década en  Política de Cooperación al Desarrollo y denunciamos  que, como con otros muchos avances sociales,  se está procediendo a una “tercermundialización” de la sociedad española que va mucho más allá de los requerimientos de una crisis económica y aprovechar este día para realizar un llamamiento pidiendo  que se respete la Política de Cooperación al Desarrollo como lo que es: una Política de Estado demandada por la sociedad española y sancionada por su legislación.