Por qué un contrato mercantil

Jesús de Sobrino | 3 de septiembre de 2014 a las 13:22

488894725

¿Sabes qué es un contrato mercantil y que ventajas obtienes con este tipo de contratos? ¿Tienes claro cuándo te conviene más realizar un contrato mercantil o uno laboral?

Descubre las características y tipos de contratos mercantiles con la guía gratuita “Las claves del contrato mercantil. Qué ventajas nos ofrece y qué errores evitar” y averigua cómo puede beneficiar este tipo de contratos a tu empresa.

Si estás pensando en emprender tu propio proyecto empresarial o tienes una empresa, independientemente de la forma jurídica en la que estés constituido, en ocasiones necesitarás los servicios de terceros para poder lograr tus objetivos empresariales.

Ante esta circunstancia, puedes optar por dos opciones diferentes,

  • contratar los servicios de una persona y que entre a formar parte de tu plantilla, con un contrato laboral.
  • contratar los servicios de una empresa independiente.

Ambos realizarán el trabajo para el que han sido contratados, sin embargo existen diferencias significativas en la modalidad de contrato.

Si seleccionas la primera opción, esto es, contratar a un trabajador dependiente, tendrás que seleccionar y realizar aquella modalidad de contrato laboral que más os beneficie a ambos. Desde contratos formativos, por obra y servicio o indefinido, son muchas y variadas las opciones que tienes.

La elección de este tipo de contratos implica una serie de derechos y obligaciones para con el trabajador, como el pago de una nómina mensual, de su Seguridad Social y el respeto y cumplimiento de sus derechos como trabajador.

Por otro lado, si decides contratar a una empresa externa, este acuerdo debe formalizarse con un contrato mercantil. Con este tipo de contratos tu empresa se exime de ciertas responsabilidades y puede ahorrar costes, en función del presupuesto y el rendimiento de la empresa. No obstante, puede no obtener el mismo nivel de compromiso que un trabajador dependiente.

Beneficios del contrato mercantil

Independientemente de cuál sea tu sector, en algún momento necesitarás realizar un contrato mercantil. Bien para ofrecer tus servicios, bien para que otros te ofrezcan los suyos. Realizar obras, transportar tu mercancía, gestionar tus finanzas, vender tus servicios o productos o contratar un seguro, son algunas de las situaciones más habituales en las que necesitarás formalizar un contrato mercantil.

Beneficios para la empresa contratante

Como empresa contratante, el contrato mercantil te ofrece una serie de beneficios, especialmente económicos, entre los que se encuentran:

  • Exonera de obligaciones laborales. Al contratar a una empresa independiente no tienes que hacerte cargo de las posibles bajas laborales, vacaciones o indemnizaciones y finiquitos al finalizar la actividad laboral.
  • Ahorro económico. Con este tipo de acuerdos tu empresa se evita una serie de gastos, como el IRPF o los gastos de Seguridad Social del trabajador. Tampoco tienes que hacerte cargo del pago de indemnizaciones  o finiquitos por cese de actividad. Además, la empresa contratada pone sus materiales, salvo que se pacte lo contrario, por lo que se evita gastos destinados a los recursos.
  • Contrata los servicios de una empresa especializada por un precio competitivo. En ocasiones, contratar a un trabajador especializado puede suponer un alto coste. En este caso, al contratar a una empresa que no depende únicamente de ti, que tiene más clientes, y que tiene que competir con otras empresas, facilita que su comisión sea más rentable.

Beneficios para la empresa contratada

Que la empresa contratante sea quien, en principio, más se beneficie de este tipo de acuerdos no supone que la empresa contratada no obtenga provecho.

Toda empresa necesita de este tipo de contratos para su supervivencia. Para poder vender tus productos o servicios has de pactar acuerdos mercantiles con otras empresas.

Sin este tipo de acuerdo, un alto porcentaje de empresas tendrían que cerrar sus puertas, pues se dedican única y exclusivamente a prestar sus servicios a otras empresas. La gestión financiera, el marketing empresarial, la publicidad o la distribución de mercancía, son algunos de las prestaciones que ofrecen estas empresas.

Existen empresas especializadas y consolidadas, con muy buena reputación,  que tienen una amplia cartera de clientes. Este es el objetivo que toda empresa debe perseguir.

Autor:  Blog de la pyme y la empresa familiar

Las_claves_del_contrato_mercantil

Etiquetas: ,

Los comentarios están cerrados.