La caja negra » Archivo » Evangelina, siempre nos quedará Miraflores

Evangelina, siempre nos quedará Miraflores

Carlos Navarro Antolín | 14 de enero de 2011 a las 18:25

Se marcha a su casa. Hace poco le oyeron decir que no puede vivir en paz sin dar rienda suelta a su hiperactividad. Y en el Parlamento se siente tan arrinconada como infrautilizada. A la Naranjo hubo quienes no le perdonaron nunca que Chaves la ascendiera tan alto. Tan fue así que las pocas ocasiones en que el presidente y don Gaspar estaban fuera de Andalucía, ella era la número uno de facto en la región. Hasta le recordaron despectivamente su etapa de taxista, eclipsando interesadamente su condición de ingeniero técnico agrícola. Un día, desde la ventana de su despacho de la Consejería de Gobernación, presenció una protesta de taxistas en la Plaza Nueva bajo una fina lluvia. Con una mano abriendo la cortina y mirando fijamente a los manifestantes, se le escapó un comentario desde lo más hondo: “No sabes cómo los comprendo…” La Naranjo recibió a todos los alcaldes de Sevilla en aquellos cuatro años. A todos, es verdad, menos a uno: Juan Manuel Sánchez Gordillo (IU). Nunca le aceptó sus malas formas.

Cuando llegó a la Consejería de Justicia, su reino comenzó a no ser de este mundo. Comenzó la hiel tras los tiempos de miel. Y cuando Chaves dejó la Presidencia de la Junta, ni reino, ni mundo. Todo fue ya hiel. Aquel Domingo de Ramos estaba viendo la cofradía de la Paz por la calle Gamazo cuando recibió la noticia de que su padrino cogía el AVE para Madrid. Se vio fuera del gobierno y muy probablemente de más sitios. Siempre ha tenido y tiene el oasis de su cofradía amada del Tiro de Línea, a la que no ha dejado de acompañar ni en sus años de consejera como una madre más que lleva a su hija a cumplir con un rito. Y, por supuesto, le queda la agrupación socialista de Miraflores, cuya secretaría general retiene como la aldea de los irreductibles galos que resiste ahora y siempre al invasor. En sus pocas horas libres de consejera daba rienda suelta a sus tres pasiones: su hija como objetivo máximo y preferente, los cafelitos con las militantes de su agrupación para no perder el contacto con las bases y la compra de zapatos.

“Están locos estos romanos”, decía Obelix. “A este PSOE ya no lo conoce ni la madre que lo parió”, piensa alguna que yo me sé.

  • Andaluces levantaos que son la una...

    Se desmiembra en Psoe andaluz, o mejor dicho, cierto sector del PSOE andaluz como un submarino nuclear ruso tras el fin de la guerra fría.

  • Daniel

    Conozco a Evangelina desde sus inicios en politica , la he visto luchar por sacar a su familia adelante y sus estudios . Ha tomado una decisión valiente , va a dedicarse a fondo al partido en las bases , en conocer los problemas y las inquietudes del ciudadano , renunciando al parlamento.Ojala existieran más politicos como ella. No cambies nunca.

  • felix

    ¿También tiene la culpa de la dimisión de Evangelina los micros de Fibes? ¿O la tienen los funcionarios fascistas? ¿O los empleados públicos cercanos a Herri Batasuna? ¿O es que el diputado Rascón dice la verdad y ve venir el batacazo electoral y Evangelina dice con razón que este PSOE no es el suyo?

  • calle_Ancha

    Ay ! Miraflores
    si tus calles de vírgenes
    hablaran
    Hasta a Recaredo
    regaran.

  • pepe lope

    Si sr. Una Sra, Sra. Primero Sra y después política. Eva sabes cuales son tus valores y eso no se ve hoy en política.