¿Incómoda popularidad?

Carlos Navarro Antolín | 11 de abril de 2011 a las 19:03

rosamar_pregon1

Las listas de los partidos políticos están cargadas de nombres que dicen poco o nada a la ciudadanía. Por lo general, en política no entran los buenos, sino los regulares. Los buenos están en la empresa privada o disfrutando del puesto que han ganado en unas oposiciones. La política actual es el campo de cultivo idóneo de los regulares, una suerte de mediocracia que ofrece un pedestal a quien en otros ámbitos no pintaría absolutamente nada. Por eso llama la atención que un político sea despedido de su cargo con una atronadora ovación, como la que el público del Teatro de la Maestranza dedicó el domingo a la concejal de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro (PSOE), que no repetirá el próximo cuatrienio en el Ayutamiento. La cosa evocó mucho a la masiva cena de homenaje que la Sevilla cofradiera dedicó en 1999 a Manuel García García (PP), concejal del Casco Antiguo al que tampoco dejaron repetir en la lista electoral después de haber admitido que su pena era terminar su carrera política sin haber sido delegado de Fiestas Mayores. Tras aquellas elecciones, curiosamente, Soledad Becerril perdió la Alcaldía.

Los partidos no sólo están marcados por el perfil plano, que es el que parece asegurar el triunfo, entendiéndose el triunfo como la garantía de perpetuarse en el puestecillo, sino por la ausencia de perfiles populares como los de Rosamar Prieto-Castro o el de Manuel García. Estos perfiles populares suelen ser víctimas de los celillos de sus jefes de filas o de la desconfianza de los aparatos del partido. No terminan de gustar del todo porque en ciertos ámbitos y en muchas ocasiones son más conocidos que los primeros espadas (y no se entienda el símil taurino como no se debe entender, pues es mera casualidad).

La popularidad es incómoda y está mal vista. Aunque después siempre se acaba echando de menos.

Los comentarios están cerrados.