El cambio tranquilo, tranquilísimo

Carlos Navarro Antolín | 8 de junio de 2011 a las 10:05

Y tanto. Hoy se ven las caras Monteseirín y Zoido, pero el encuentro no figura en la agenda de convocatorias del día. Todo sea por la tranquilidad. ¿Para qué molestar a los fotógrafos a las nueve de la mañana? El futuro alcalde ha sido visto en la tribuna de la final del Roland Garros, pero la oposición no ha sabido, no ha podido o no ha querido sacarle el jugo al periplo parisino. Todo por la tranquilidad. Los partidos negocian estos días la organización de la corporación para los próximos cuatro años. Como donde las dan las toman, los concejales del PSOE e IU se van a hartar de coger el ascensor. Todos castigados al palomar, al igual que ellos hicieron por dos ocasiones con el PP, hace cuatro y ocho años. No hay lugar a queja alguna. Todo sea por la tranquilidad. Los del PP quieren que la toma de posesión sea por la tarde, con la fresquita que suele hacer un 11 de junio en Sevilla. Todo sea por la tranquilidad y para que don Mariano tenga tiempo de llegar en el AVE. El PSOE no ha puesto reparo alguno. Aquí todo el mundo parece como Romario: “Estoy cansado, muy cansado…” Y desde todos los bandos se pide la hora y la llegada del verano. Unos ya no saben cómo atender los compromisos de Arenas para colocar gente en el organigrama municipal, ni cómo encajar la cantidad de contratos blindados con los que se están encontrando. Y otros no saben ni qué harán al día siguiente. A todos interesa el cambio tranquilo.

Los comentarios están cerrados.