Asfixia en la UPO

Carlos Navarro Antolín | 24 de octubre de 2011 a las 11:56

Juan Jiménez no sólo estaba dispuesto a dimitir por fracasar dos veces en el intento de conseguir un sello de excelencia para la Universidad que se asienta en la antigua Laboral. Mucho nos tememos que el rector de la Olavide pertenece a esa creciente legión de descontentos con el presidente Griñán, de la que cada vez hay más miembros fuera del armario. ¿Qué decisiones tomó en su momento el todavía presidente de la Junta que han supuesto chinas en el camino de la gobernanza de la Universidad? ¿A quién teme Jiménez más que una vara verde? Con la falta del reconocimiento oficial de la excelencia se puede combatir, pero contra los adeptos a la causa de Griñán colocados en puestos clave resulta ya mucho más difícil, pues la que está en jaque es la labor cotidiana de gobierno… Jiménez no soporta la griñanización de cierto organigrama de la UPO. Se agobia, se asfixia. Pero ya se sabe que en España los que a la hora de la verdad dimiten caben en un taxi.

  • The revenge of Pepe

    Pues Jiménez lo ha visto pasar de largo. El taxi, me refiero. Y eso que levantó la mano y le silbó. Pero solo fue eso, un intento. Y ya se sabe que coger un taxi en Sevilla es complicado, y más ese taxi. Nadie lo quiere.

    salud

  • Fermín Robles

    Ahhhh pequeño. Que fácil es envolverse en la bandera de la sacrosanta autonomía universitaria cuando conviene y echar la culpa a la Junta de Andalucía cuando los vientos vienen racheados. El organigrama de la UPO lo decide la UPO, de la U a la O, al igual que el resto de sus decisiones. Otra cosa es cómo se organice la política universitaria autónomica, y ahí, evidentemente, el presidente de la Junta de Andalucía tendrá algo que decir, como lo tuvo anteriormente su sucesor y lo tienen sus homólogos en el resto de comunidades, donde, por cierto, las universidades sí que están axfisiadas.

  • Antolín García

    El fracaso de este rector no es la no consecución del campo de excelecia. Su fracaso es la atonía en que ha sumido a la Universidad. Las discordias en el seno del equipo de dirección y la falta de ideas más allá de mantenerse, ese es su gran fracaso. Por cierto, ¿no hay oposición en la UPO?