La lista del PSOE y las carreras de camellos

Carlos Navarro Antolín | 16 de febrero de 2012 a las 21:47

Aquella era una atracción estupenda de las ferias de los finales de los años ochenta. De la muñeca chochona a las carreras de camellos. Menudos eran aquellos camellos que avanzaban en función del agujero en el que el participante metiera la bola. El tío del micrófono, estruendoso speaker como todos en la Calle del Infierno, jaleaba los camellos según avanzaran estirando las cabezas como en una eterna foto finish. De pronto el camello número tres cogía una gran ventaja sobre el resto de camellos y se quedaba solo sobre el fondo de desierto y palmeritas, el número cuatro se quedaba estancando y el nueve se colocaba repentinamente el séptimo. Los paseantes del parque de atracciones se paraban a contemplar aquellas carreras de camellos que perdimos y que eran realmente entretenidas. La lista del PSOE a las autonómicas por Sevilla ha sido como una de esas carreras de camellos de aquellas ferias ochenteras de jinetes descamisados y superpoblación de enganches, una carrera en la que Celis ha pasado del noveno al séptimo puesto por un golpe de bola de última hora. Y cuando el tío del micrófono ha cantado su matraca y ha retransmitido el avance de Celis, a alguno en el palomar de la Plaza Nueva le han chirriado los oídos. Se le ha quedado cara de eso. ¿De camello? No, no. De muñeca chochona. Si está visto que la política recuerda a la Feria. No por los descamisados, que también, sino por la noria.

Los comentarios están cerrados.