Hacienda huele a pueblo

Carlos Navarro Antolín | 11 de abril de 2012 a las 5:00

Hace bien la delegada de Hacienda, Asunción Fley, en entenderse con la Diputación Provincial para ejecutar los embargos de cuentas y bienes de los morosos del Ayuntamiento sevillano que tienen el domicilio fiscal en alguno de los pueblos de la provincia. A Monteseirín le costó un lío gordo que se publicara en 2003 que la entonces denominada Agencia Municipal de Recaudación estuviera dictando embargos de forma masiva fuera de Sevilla, una práctica castigada en el Código Penal y por la que la concejal de Hacienda, Evangelina Naranjo, que acaba de llegar al cargo, tuvo que pedir disculpas, anunciar una investigación y reprobar semejantes prácticas. Un solo papel de embargo extraterritorial practicado sin la bendición de la administración competente (Diputación, Junta o Estado) le costaría un disgusto al gobierno de Zoido en tiempos de penuria donde el personal salta a la mínima y resulta evidente la voracidad recaudatoria de todas las entidades locales. Convendremos en que el presidente de la Diputación, el socialista Fernando Rodríguez Villalobos, no facilitará la labor recaudatoria a Doña Tijeras sin nada a cambio. Cabe pensar entonces que los morosos de los pueblos con domicilio fiscal en la capital también verán asomar la guadaña de los servicios de recaudación de la Diputación, un departamento que se escribe Opaef y se pronuncia Opaé. Esta concejal sí que han entendido a la perfección que hay que hacer la ruta de los pueblos, el gran flanco del PP andaluz. Doña Tijeras se nos va al acoso y derribo de los morosos en sierras y llanuras, en aldeas y pedanías. Ahora entendemos que Arenas se hubiera fijado en ella. Hacienda huele a pueblo, como la España de Manolo Escobar en letra de Benito Moreno.

  • juan

    Usted siempre que escribe a propósito de la que llama “cariñosamente” doña tijeras lo hace de forma adulatoria. No se a que se debe pero tendrá su explicación. Un Consejo, periodismo de investigación: esta Señora se la ha colado al amido del amigo de su alma, es el mayor ejemplo de nepotismo de la historia del Ayuntamiento de Sevilla y no conoce la tijera cuando se trata de recortar los gastos que afectan a su establisment.Su mèrito es que los otros 18 concejales son una nulidad absoluta y el Alcalde ni te cuento. Así que Carlos apartir de ahora investiga porque se te ve el plumero.Te lo dice alguien que conoce muy bien esta historia.