Y el séptimo la enterró

Carlos Navarro Antolín | 7 de mayo de 2012 a las 18:53

Ha tenido que llegar el séptimo consejero para tener el valor de quien señala la desnudez del rey y enterrar el proyecto de Ciudad de la Justicia porque en la caja se empadronan las arañas hace tiempo. De Llera ha macheteado este incómodo toro en su primer día como consejero de Justicia e Interior, le ha cortado las embestidas en un canutazo con periodistas tras tomar posesión de su cargo y lo ha mandado al desolladero. Lo de la Ciudad de la Justicia le ha durado a De Llera lo que uno de sus cafés en el Nuria: cinco minutos. Y ahora, a gobernar. Para oír la verdad del barquero han tenido que pasar seis consejeros, seis. De Carmen Hermosín a Emilio de Llera no hemos hecho más que tragar humo, ventear titulares huecos y construir castillos de tinta. La Ciudad de la Justicia es el nuevo túnel sin salida, como aquellos carteles del Metro. De Llera ha escrito un capítulo más de la historia de una ciudad a la que le cuesta un mundo que cuajen esos grandes proyectos que de verdad promueven el crecimiento de una urbe (El Metropolitano, Fibes, las grandes rondas…) Y, por supuesto, ha oficiado un entierro que es una muestra más del pim-pam-púm al que estamos condenado entre la Junta y el Ayuntamiento en los próximos tres años de mandato municipal.

Los comentarios están cerrados.