Los triunfitos: una ocurrencia con riesgos

Carlos Navarro Antolín | 9 de mayo de 2012 a las 21:37

No son momentos para triunfitos en la gestión política, ni para debutar en la defensa del concepto del talento con una apuesta por las jóvenes promesas… de la canción. Simplemente porque no procede. Eso no toca, habría que decir ahora como cierta clase política de Madrid tan aficionada a usar ese comentario cuando rehuye las alcachofas. Precisamente porque la imagen lo condiciona todo en una política encorsetada, precongelada y huérfana de espontaneidad es por lo que se interpretó como un acierto que el alcalde suprimiera las recepciones en la caseta municipal la pasada Feria. Un gesto, un detalle, un guiño con quienes ya no tienen más agujeros en el cinturón que apretarse. Aquellas lonas echadas resultaron una imagen adecuada, una foto que ligaba perfectamente con la realidad de la calle, más aún porque todos los indicadores de consumo han revelado que ha sido una Feria ‘low cost’. Y por eso chirría ahora que el Ayuntamiento promueva una suerte de Operación Triunfo por distritos con ‘castings’, galas, semifinales y gran final. Estas “acciones de gobierno” no contribuyen a una imagen sólida, a un discurso de fuste como el que ahora se demanda. Esta iniciativa podrá resultar barata en comparación con proyectos del área de Juventud de años anteriores, podrá estar amadrinada por autores y letristas reconocidos y hasta podrá generar (seguro) colas de aspirantes a la fama, pero genera guasa en un momento delicado en que se exigen de los responsables públicos proyectos muy distintos y en los que se espera muchísimo más de los gobernantes. Como mínimo, algo más que una apurada concejal de Cultura, Juventud y Deportes emulando a aquella profesora de baile de la serie Fama que repetía machacona una frase célebre en la televisión de los años ochenta: “La fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar con sudor”. Ea, todo el mundo a sudar al Teatro Alameda, escenario de la gran final.
Esta operación en pro del talento recuerda a aquello de los puentes con lunares que se vendieron en los tiempos del urbanismo feliz, cuando todo se admitía porque la mayoría del personal llegaba a fin de mes, las pólizas de los bancos se repartían por la calle como las octavillas de los menús de los restaurantes chinos y semejantes anuncios se atribuían a las ocurrencias habituales de una hornada de políticos rehenes de asesores oportunistas. Estos triunfitos merecen el pañuelo verde del toro cojo a riesgo de sembrar la Plaza Nueva de almohadillas en el primer aniversario de mandato. Urge dar la imagen de que se gestiona, porque por fortuna hay gente seria en el actual gobierno, y no de que se tienen ocurrencias, que también las está habiendo en el actual gobierno. Aunque sólo sea por una cuestión de imagen. Que por imagen (y Laraña) se cerró la caseta municipal.

  • juan

    El Alcalde más mediocre (junto con Monteserín) de la historia de Sevilla y su torpe equipo merovingio lleva anunciando desde el primer día que apostarían por el talento y ya se ve….pelotazo de IKEA y los amigos, fracaso en la suspensión de la Torre Pelli, Sevilla sucia como nunca, sobresueldos a la policia local para callarle la voca, 14 Directores Generales sin ideas políticas y 46 eventuales planos….Este es “el Talento de Mister ZOido”.
    PD. Anda, Carlos, publicame este comentario que esta vez no he nombrado a tu protegida Fley.

  • Norberto

    Magnífico artículo, Carlos. Esta propuesta roza lo ridículo, especialmente si vemos el ‘premio': la grabación de una maqueta. ¿En qué siglo viven los responsables de esta iniciativa? Una maqueta se la graba hoy día cualquiera que tenga un equipo medio decente. Acidiendo a un estudio profesional basta con unos 500 euros o incluso menos. ¿Y el resto de los 22.000 euros?

  • Amparo Lindes

    Puede que no suene muy seríe pero tampoco esta iniciativa pero también es una manera de incentivar a jovenes artistas. Es curioso, pero deberías saber que no todos tienen personas que les respalden, es difícil abrirse camino sobre todo con líneas editoriales en los periódicos que corren un túpido velo frente a lo evidente.

    Pd: Magnífico el pregón de las Glorias, estupenda la crítica vuestra del Domingo en el periódico.

  • manuel

    El Sr. Zoido podría ceder esos 20.000€ en promocionar grupos de todo tipo sin tener que mover un dedo en promoción. Se llevaría de calle a la escena musical sevillana y sería un dinero muy bien invertido.

    Sr. Zoido: en vez de cerrar salas como Malandar ofrezca a esas futuras promesas estas salas para dar conciertos y promocionar lo que YA es una realidad.

    por cierto, un concierto se organiza con menos de 300€, una maqueta cuesta menos de 500€, 20.000€…. hummm esto huele mal.

  • Ignacio Luengo Pérez

    Con este acto veo que en realidad no hemos cambiado de Alcalde.
    Esto es populismo del PP.

  • Antonio

    Desde luego la forma de gobernar y de dirigir la ciudad es más negativa que positiva, despues de casi un año de gobierno, el bagaje es muy pobre, aumento del tráfico en el centro, cambio en el nombre de una calle y destrozar lo único bueno o de lo poco que hicieron en el mandato anterior, hacer del centro un lugar ideal para pasear y disfrutar de la ciudad, o espabila Zoido o los suyos o pasarán a la historia como uno de los gobiernos más mediocres que ha tenido Sevilla, por que lo de la operación triunfo es de cachondeo con lo que está cayendo.

  • Aliosha

    Qué torpeza y qué pena. Creo que llegados a este punto convendría sacar de la hemeroteca las fotos de nuestro insigne alcalde en la malograda Sala Q. No se preocupen los alérgicos al polvo, que no son tan viejas como para haberlo acumulado.

    Siendo Sevilla la cuarta ciudad de España en términos poblacionales y la única que sólo cuenta con dos salas dos de conciertos en su casco histórico (cortas una de aforo y ambas de medios técnicos, dicho sea de paso). ¿Tan torpes son que, en unos tiempos en los que la cultura deambula perdiendo sangre a borbotones y pidiendo a gritos que le den la puntilla, ni siquiera llegan a ver que tal vez habría sido el momento de coger al toro por los cuernos y, con la dotación económica de este nuevo invento, haber invertido en un bien tangible que ayudara a reactivar a la mortecina escena musical local? Y digo mortecina no por la ausencia de valores en ella que, haberlos haylos y muchos, sino por la nula e irrisoria capacidad logística, de infraestructuras y de oportunidades que aquí se les brinda con obejto de desarrollar digna y frecuentemente sus actuaciones en directo.

    Es triste y curioso ver cómo en un momento de especial auge musical en la ciudad, auge que por otra parte ya ha sido reconocido en medios especialistas de fuera de nuestra comunidad, aquí se vuelve a errar el tiro y nuestros responsables políticos se agarran fuerte a las asideras del tópico de género casposo-musical convenientemente envuelto en papel de ‘reality’ para gloria de vecinos y vecinas a los que el hijo o hija les ha soltado alguna vez eso de “Mamá, quiero ser artista”. Perdone que lo diga así, pero es que esto suena a chiste berlanguiano. Así se nos pone la cara colorada cuando vamos a una ciudad normal (como sinónimo de bien gestionada en materia de cultura) y nos enteramos de que lo que se respaldan son salas de conciertos bien hechas y acondicionadas (vamos, de las que suenan bien, que tampoco es tan difícil), de propiedad municipal y eficientemente gestionadas como por ejemplo la BilboRock en Bilbao (http://www.bilbao.net/cs/Satellite?c=Page&cid=1279117614447&language=es&pageid=1279117614447&pagename=Bilbaonet%2FPage%2FBIO_contenidoFinal).

    ¿En serio es tan difícil de ver?¿Tal es la cortedad de miras de los manejan el cotarro?¿Este es el nivelito que se gastan nuestros gestores políticos/culturales?¿Acaso saben cuánto cuesta grabar una “maqueta” estos señores (aunque ya el hecho de que el premio sea ese ya da bastantes pistas de la poca idea del tema que tienen)?¿Seguirá estando proscrita la música en directo en nuestra ciudad como lleva siendo desde hace años?

    Mira que lo tenían fácil, porque nada es más sencillo que sembrar y arar en la tierra que es ya fértil de por sí. Pues nada, que ni así. Y cuando alguien de fuera venga, les explicaremos que no, que tenemos 2 salas en el centro, algunas otras en los polígonos industriales, y un Auditorio muerto de risa a la orilla del río, mientras observamos con asombro cómo se invierte en una versión municipal de ese programa ‘santo y seña’ de la cultural musical española que es, ha sido y será Operación Triunfo.

    Vamos, que ni en “Amanece que no es poco”.