Las Atarazanas tienen ego

Carlos Navarro Antolín | 20 de noviembre de 2012 a las 5:00


El cajonazo del Caixaforum en las Atarazanas, valga la redundancia, ha generado muchas opiniones porque sin duda se trata de un asunto digno de ser analizado desde muchas perspectivas. Poliédrico, que dirían los militantes de la cursilería y la petulancia. El alcalde ha hecho de político, lanzando el balón lejos del área de sus riesgos y echándole el muerto a la Junta. Sus palos se ha llevado. Y hasta ha dado alguna vuelta al ruedo. La entidad promotora ha hecho de sociedad privada, buscando, como mínimo, no perder dinero y haciendo eso que los técnicos llaman la optimización de los recursos ya disponibles. La oposición política se ha abonado al discurso tan legítimo como previsible de culpar al gobierno de lentitud en los trámites de concesión de la licencia. Y el arquitecto autor del proyecto, cómo no, ha dado su opinión sobre el carpetazo al Caixaforum en el Arenal. Guillermo Vázquez Consuegra dice que la mudanza del proyecto a la Torre Pelli es un “fracaso” para la ciudad. Sólo el tiempo confirmará o desmentirá una afirmación tan categórica. El arquitecto ha recordado los orígenes de la operación, un concurso en el que La Caixa “invitó a diez de los arquitectos más prestigiosos del país”. Lo escribe él mismo en un ejemplo de cómo cultivar el género de la petalada y el paso al frente para que te caigan sobre las sienes tus mismas flores. No precisa de abuela. Explica para los iletrados, que a sus ojos debemos ser una legión, en qué consiste una maqueta: “No es la realidad, sino un sistema de representación de la realidad”. Cáspita, no habíamos caído hasta ahora. Dice Vázquez Consuegra que el carpetazo al Caixaforum “conlleva gravísimas pérdidas para los actores que han intervenido en el proceso”: las Atarazanas, la ciudad y el tejido productivo. Extrañamente en este caso no se cita a sí mismo, pese a que no cobrará por un trabajo que tenía encargado, como le ocurre a cualquier proveedor al que le dicen eso tan cotidiano de “¡Suspendan pedidos!” Lógicamente, su discurso ganaría en credibilidad si el arquitecto hubiera trabajado gratis total, como, por ejemplo, trabajaba don Antonio Delgado-Roig para muchas instituciones. A don Antonio jamás lo vimos subido en el pedestal del engreimiento. Resulta curioso, cuando menos, eso de ni siquiera molestarse en ocultar el ego tras alguna fórmula de cortesía para no autoincluirse en la lista de los diez arquitectos de mayor prestigio del país, eso de enseñarnos lo obvio (el significado del concepto maqueta) en un didactismo revelador de quien lo ejerce y eso de pasar por alto el pequeño detalle de que a trabajo no realizado, honorarios perdidos. “Recuerda que eres mortal (y no un dios)”. La frase tiene su origen en una peculiar costumbre de la Roma antigua. Cuando un general desfilaba victorioso por las calles de Roma, un siervo se encargaba de recordarle las limitaciones de la naturaleza humana. Y sin ir tan lejos en la Historia, baste recordar que Míchel se reivindicó a lo bestia tras marcarle tres goles a Corea: “¡Me lo merezco!” Tampoco precisó de abuela. Debe ser que el fútbol es eminentemente emocional. Como la arquitectura.

  • Manuel Cruz

    No estoy de acuerdo con su percepción del asunto. Estoy cansado de la modestia y el altruismo, que se utiliza casi siempre para eludir posibles responsabilidades y errores futuros. La postura de Vazquez Consuegra es la correcta como profesional, que habla sin complejos y desde la autoridad que se ha ganado. Quizás en Sevilla no estamos acostumbrados a hablar claro.

  • sobre egos

    Y algunos periodistas también tendrán ego… Y además afrontarán la noticia con todo el que les quepa. Y seguramente no recibirán honorarios por ello. Y, por cierto, a partir de ahora, para aproximarse a cualquier tema que se suscite, valdrá la nueva máxima “Sólo el tiempo confirmará o desmentirá una afirmación tan categórica”

  • Francisco Lorenzo

    Apunten al culpable, Zoido y no distraigan la atención cuestionando a un profesional. Cualquiera que haya visto a Vázquez Consuegra por Sevilla, ve en su actitud que la arquitectura para él es un sacerdocio. Tiene una entrega absoluta a su profesión y ciudad.

  • killbill

    cornudo y apaleado… qué manía persecutoria tiene esta ciudad con los arquitectos, macho… debe ser el complejo de letras…

  • Hispalense

    Tengo una duda, aunque más bien es una certeza. Me da en la pituitaria que los dos anteriores intervinientes: el señor Cruz y el señor sobre egos no sé por qué me da la impresión de que son arquitectos.
    Mi opinión personal es que no hacer el proyecto de este señor salva a las Atarazanas de ser desfiguradas. Bien es verdad que ahora queda el problema de si al no hacerse este proyecto no caerán en la más absoluta de las ruinas. Pero al menos ya se han salvado de la mano de los “arquitectos estrella”. Habrá que luchar para evitar la ruina del edificio.

  • vlasov

    Análogamente al ejemplo de la maqueta, un macroproyecto no es la realidad, sino la representación mas inconfesable de los intereses de los que pueden llevarse algo calentito. Al desvarío de la torre Pelli me remito. Bienvenidos los Caixafórums, pero no a costa de un probable destrozo de tan venerable y abandonado monumento.

  • Salvador Talavera

    El arquitecto Vázquez Consuegra es un profesional reconocido dentro y fuera de Sevilla, con muy buenos trabajos, aunque a no todos gusta (como es por otro lado lógico. Su escrito est´acargado de razones y pasarán años hasta encontrar un proyecto tan interesante y tan económico para los sevillanos en las Reales Atarazanas, por lo tanto si es una oportunidad perdida. Por otro lado el arquitecto ha realizado gran parte del trabajo y seguro que cobrará por lo hecho.

  • Manuel Cruz para Hispalense

    Se equivoca usted, no soy arquitecto.
    No entiendo su construcción “arquitecto estrella”, expresión entiendo derivada del mundo del espectáculo y que se aplica con sentido peyorativo por su parte. Una estrella es elemento que brilla con luz propia, algo o alguien destacado. Si nos libramos de las estrellas nos quedamos en la mediocridad.

  • andalusito

    Se le pueden dar todas las vueltas que se quiera, pero a mi me parece claro que la calve está en La Caixa, que habrá dicho que con comerse el marrón de Cajasol, torre Mordor-Pelli incluida, ya aporta bastante a la ciudad. Ni con plan especial ni sin san plan especial. Los catalanes han dicho que hasta aquí hemos llegado. Es normal que el alcalde, dentro de lo que cabe, ponga buena cara a la solución. Salva los muebles al mantenerse el compromiso del Caixaforum en la ciudad y se ahorra el riesgo de que le saquen definitivamente tarjeta roja en la UNESCO. Quien más pierde es la Junta, que es quien tiene que mover ficha para dar solución al edificio de su titularidad. Y el arquitecto, por supuesto. En cuanto a la ciudad, como usted bien dice, sólo el tiempo dirá qué perdió y qué gano. Por lo menos, nada irremediable como otros proyectos estrella que se han ejecutado aquí en los últimos tiempos.