La caja negra » Archivo » Cuando falla el oráculo del ‘palomar’

Cuando falla el oráculo del ‘palomar’

Carlos Navarro Antolín | 10 de enero de 2013 a las 20:05


El 26 de mayo de 2011 era jueves en el calendario. Y un desangelado Juan Espadas, que venía de registrar los peores resultados de un partido que ganaba en Sevilla poniendo a una cabra de cabeza de lista (el impagable Guerra dixit), mordió la esclavina de su capote hecho jirones por las cornadas del PP de Zoido, salió al ruedo y proclamó sobre sus concejales: “La candidatura está absolutamente comprometida con el proyecto, ya sea en el gobierno y en la oposición. Me lo han ratificado todos los miembros. Aquí no hay huidas ni proyectos personales, sino un equipo político”. Espadas se revistió así de pitonisa con un oráculo que pretendía acallar los rumores de decenas de militantes doblemente descontentos esos días, tanto por una lista electoral que excluyó a los secretarios generales de las once agrupaciones como por el posterior batacazo electoral. Nueves meses después se marchó Eugenio Suárez Palomares, número tres de la lista, magistrado y abogado que no necesitaba de la política ni para vivir ni para tener coche con chófer, harto quizás de un grupo municipal mortecino, con concejales con los pies pesados como el ejército de Napoleón en la nieve rusa y con un portavoz obligado a estar ausente dos días a la semana por su responsabilidad como senador. Ahora se marcha la número dos, Mercedes de Pablos, símbolo de la elogiada apuesta por los independientes que hizo Juan Espadas. Hagan las cuentas: no están ya ni la dos, ni la tres. Dos dimisiones previsibles una vez que en las elecciones municipales no sólo perdió el PSOE un ayuntamiento más, sino el mayor bastión del poder municipal en el sur de España. Los concejales de la oposición socialista abandonan el palomar como en su día se fueron los del PP en 1999 cuando Rojas-Marcos entregó la Alcaldía a Monteseirín en un despacho de la calle Castelar. Nada nuevo bajo el sol. La oposición quema, el sueldo es de 30.000 euros (frente a los 50.000 del gobierno) y los codazos internos por arañar titulares en la prensa y copar los buenos temas están a la orden del día. El que se lo puede permitir ni siquiera cobra del Ayuntamiento, sino de su trabajo particular para no perder poder adquisitivo, y en cuanto puede coge carretera y manta. Ya ni siquiera hay dietas por la asistencia a los consejos de administración, que contribuían a pequeñas alegrías en una nómina paupérrima, y los periodistas están más pendientes de las acciones de gobierno que de lo que se cuece en la oposición. El oráculo falló. A Espadas ya se le han ido dos concejales, como también se le han ido dos asesores. Habrá que tirarse al campo y recuperar a la cabra.

  • tequieiarcarajoguan

    ¿30.000 euros al año es un sueldo pauperrimo?, vente a trabajar a la junta mi arma

  • JAVIER

    Independiente??es de risa. Una periodista como puede ser independiente y acabar trabajando a sueldo de un partido politico?? esta señora es una impresentable que se ha vendido por un plato caliente

  • Anabel

    Así se hace carrera política miarma y no yo que empecé pegando carteles y poniendo sillas para los mitines desde que tená 15 años, pero vete tranquila, el palomar se queda con una representación formidable, no saben ni hablar.