El cartel taurino es un plagio

Carlos Navarro Antolín | 20 de enero de 2013 a las 12:26



Saben los taurinos que el pase robado lo pega el torero que aprovecha la querencia del burel para colocar la franela con ventaja y parecer que manda sobre la res, cuando la res simplemente es que iba por allí. Ese toreo no es que sea de mentira, es que simplemente no es toreo. Ocurre que a veces la perspectiva hace que el tendido par crea que el pase es de verdad, mientras que el impar se percata y protesta el oportunismo del matador. El pase robado se castiga como al pescador que recoge el anzuelo y se lleva un pez por delante por pura casualidad. Al toro hay que ahormarle la embestida y someterlo. Y al pez se le pesca por la boca. Lo demás son trucos. Cuando se encarga un cartel se busca la originalidad, el compromiso y una obra acorde con el estilo propio. Si se repite justo lo que ya hicieron otros sólo hay dos explicaciones para el entuerto: o se ignoraba la temática ya realizada, por lo que cabría invocar la pura casualidad, o se ha apostado por una faena de aliño porque el encargo no merecería mayor empeño.
Hernán Cortés, glosado como el pintor del poder por sus muchos retratos de importantes dirigentes políticos de distintas ideologías, nos ha metido un pase robado en los lienzos con el cartel oficial de la temporada taurina de 2013. Intencionado o no, doctores tienen las Artes y la Tauromaquia, pero pase robado en tanto que no es original. Se trata de una idea ya ejecutada en 1934 con ocasión del cartel anunciador de la inauguración de la madrileña plaza de toros de Las Ventas. Como aquí no damos pases robados, hay que decir alto y claro que Gloria Sánchez lo ha revelado en su blog tras hallar en un cortijo un ejemplar del cartel de hace casi 80 años. En plena República ya hubo quien uso el rostro de Belmonte en primerísimo plano para anunciar nada menos que el festejo inaugural del coso venteño.
Quién sabe si la honda crisis económica agota las ideas de los artistas, un gremio que en otras coyunturas históricas de fuertes depresiones ha apostado por el escapismo y la denuncia, tratando de subir el ánimo de los corazones o de reivindicar justicia. Esta crisis parece traer consigo el ERE de las musas. Hace unos días se presentó el cartel de las Fiestas de Primavera de 2013, de Chema Rodríguez, presidido por una bella dama de rostro melancólico y ataviada con un mantón, el mismo motivo que ya empleó Félix de Cárdenas en 1999. Y otro ejemplo: el cartel de la Semana Santa de 2005, de Francisco Cárceles, repetía el primer plano de la cabeza de la Buena Muerte dentro de una composición rectangular que ya usó una década antes Ricardo Suárez para el pregón universitario.
El mundo es de los que tienen ideas. Quien pintó a Felipe González en actitud desenfadada en la Moncloa, sacándolo de la habitual querencia del poder hacia la ortodoxia y la estética plana, ha usado ahora el calco para salir de un compromiso que merecía asumir más riesgo y un estudio previo más pausado y riguroso, como hicieron Francesco Clemente, Botero o Pérez Villalta cuando recibieron el mismo en cargo de la Real Maestranza. El tendido par elogió un “cartelazo”. El impar se ha dado cuenta del fiasco. Pañuelo verde.



  • indigNODO

    La ética y la estética de la imagen sevillana, en entredicho. Todo ello dentro de unos parámetros creativos que no salen de sota, caballo y rey, desde hace ya décadas. Mientras, los autores de carteles valientes y novedosos, arriesgados pero coherentes, como el muy famoso en la Red, el “alternativo” a las Fiestas de Primavera de Sevilla del año pasado de Rafael Iglesias, se pierden en el limbo del ninguneo y el mirar a otro lado. La Maestranza dio un pionero paso adelante con su apuesta por autores contemporáneos. El recular y volver a las antiguas fuentes, de estancadas aguas, será un mal trago y un retroceso en ese camino emprendido. No aprenden, no.

  • RosaMar Prieto-Castro

    Estoy totalmente de acuerdo. Desde la presentación. Del cartel hay mucha gente “mosca”.
    Muy bien escrito y se nota que Navarro Antolin sabe de toros.

  • Manuel

    No es raro que aparezcan carteles muy parecidos ya que los autores no salen del realismo. En los noventa se hicieron carteles muy innovadores para nuestra latitud, sobre todo coincidiendo con las olimpiadas y la expo. Parece que de un tiempo a esta parte se han olvidado aquellas experiencias estéticas y se ha vuelto a lo de siempre, la foto de la duquesa de turno, la foto de la mujer con peineta, etc. Si no se innova usando otras corrientes artísticas al final se agotarán los modelos.

  • Gonzalo

    No estoy de acuerdo con el autor del artículo. No se puede devaluar el cartel de las fiestas de este año por el hecho de compartir mantón con el de 1999. El mantón es una prenda usual en la Feria. Sería como decir que todos los retratos de señoras con pendientes son plagio del primero que se realizó con este adorno corporal.

  • Juan

    Hombre, el de Belmonte es un claro ‘homenaje’, como se llama ahora a los plagios, pero los otros dos… un poco traído por los pelos.

  • Jan

    Hay miles de artistas disponibles con ideas novedosas y originales, lo que ocurre es que no están cercanos al poder casposo que elige estas cosas.

  • cochero

    LA ÚNICA DIFERENCIA APRECIABLE ES QUE EN EL CARTEL ANTIGUO BELMONTE TENÍA LA MONTERA MÁS CALADA.

  • Trianero añejo

    Hacer, intencionadamente o no, un cartel taurino que se parezca a otro ya ejecutado en 1934, o uno para las Fiestas de primavera de bella dama ataviada con mantón, motivo ya empleado en 1999; son “pases robados” porque no son originales. Bartolomé Esteban debió ser plusmarquista en dar “pases robados” ya que repitió la Inmaculada Concepción en una veintena de cuadros inspirados (¿copiados?) en otros anteriores de Pacheco, Zurbarán y hasta de Ribera.

  • paco

    Seguramente, tanto el de 1934 como el de 2013 son dibujos que reproducen alguna de las muchas fotos hecha a Belmonte en los años treinta.

  • Fernando Hugo

    Y digo yo, ¿no habrá pintores con buena trayectoria en la ciudad? ¿O es que son muy caros? Pero claro, lo caro sale barato. También el (buen) arte tiene su precio.

  • Juan

    No creo yo que Hernán Cortés Moreno sea lo que se dice, barato…

  • María

    Con todos los respetos, lo que está claro es que de toros sabéis mucho, pero no de conceptos pictóricos, historia de la pintura, ni tampoco podéis presumir de ser buenos observadores.
    Aparte de haber grandes diferencias entre los carteles propuestos, que son el punto de vista, la dirección de la mirada, el uso del color, los fondos y la composición; todo lo que conlleva diferentes significados, tampoco es verdad que el uso del realismo sea algo anticuado, mirad lo que se expone en la galería saatchi de Londres, por ejemplo. Lo que es un error es valorar más un efecto sorprendente o difícil de entender. Estos carteles que muestran una expresión de un rostro de una forma cercana invitan a la introspección y a la reflexión, no está de más detenerse un poco y mirar hacia dentro, y recrearse en la belleza.

  • Rafael

    No estoy de acuerdo con el articulo, puesto que la imagen del cartel está sacada de una foto, lógicamente es un retrato de una persona que solo podrá parecerse a el mismo, Sevilla es así de natural, otras tendran que forzarse para llegar a algo.

  • Woolf

    Realmente de arte ni pintura hay conocimiento en los comentarios que hacéis, excepto lo que expresa María. Antes de hablar hay que ser conocedor de lo que y de los que han tomado como referencia a otros artistas y sus obras para realizar las propias, Picasso, considerado como genio era muy dado a utilizar la obra de otros, el arte POP hace lo propio, con sólo teclear un poco podréis observar que la Hª del Arte se ha nutrido de lo que ya existía para crear otra cosa.

  • José

    Santiago Ydañez, reconocido internacionalmente, tiene un retrato del mismo torero ha utilizado una foto conocida. Es otro ejemplo de lo que a lo largo de todos los tiempos han practicado los artistas, e incluso calcaban: Velázquez, Da Vinci con lo q se conoce como Cámara Oscura y un largo etc. Y quien de ustedes se atreve a cuestionar las prácticas artísticas de estos grandes?

  • sevilla_me_mata

    Señor Antolín, ¿cómo que un plagio? Belmonte tenía la misma cara en el 34 que en 2013 (digo la fotografía de su rostro, claro). El cartel del 34 no tiene nada que ver con el de este año. Y por suerte para la Maestranza la ejecución tampoco. ¿La idea es similar? Pues sí. Los carteles temáticos tienden a repetirse una y otra vez. Pero de ahí a acusar a los autores de plagio… Es lo mismo que si yo le digo a usted que esta manera de acusar es, por su parte, un plagio a Larra.