Tócala otra vez, Juan Ignacio

Carlos Navarro Antolín | 9 de febrero de 2013 a las 5:00


Zoido ha escapado la mar de bien después de once días de huelga de limpieza. Es el alcalde que ha sacado más concejales y el que ha soportado la huelga más larga. Estuvo hábil al delegar en Jesús Maza gran parte del peso de las negociaciones en detrimento del gerente de la empresa, Francisco José Juan, achicharrado en el frente cotidiano. Los sindicatos deberían entrar ahora en fase de meditación junto al Tíbet, porque no han jugado bien determinadas cartas. Parece que en ningún momento calcularon sus puntos débiles: la paga de 1.400 euros por no faltar al trabajo y una plantilla en la que entre fijos y eventuales, entre padres, hijos y otros parientes, hay más coincidencia de apellidos que en la Real Maestranza. El Ayuntamiento ha sacado lo que pretendía: la reducción del 5% en coste de personal. Aunque ha cedido en parte en la forma de hacerlo, pues las dos horas y media de más que ahora hay que trabajar no se aplicarán en días de descanso, sino en las jornadas ya laborables.
La eliminación de la denominada bolsa de absentismo, que se nutría del dinero sobrante del plus que premia la asistencia al trabajo, es una primera medida obligada con efecto en las retribuciones, pero que a la larga mejora la imagen de los trabajadores. Lo de cobrar por no faltar al trabajo erosiona mucho más esa imagen que tanto preocupa ahora a los sindicatos que la difusión de la cuantía de sueldos pagados con dinero público. En la inminente negociación de un nuevo convenio laboral en Lipasam habrá que sopesar la supresión total de tan sonrojante incentivo. Y no se pierdan la guinda de la huelga. Que en veinticuatro horas cambie tan radicalmente el resultado de una votación sobre un mismo acuerdo por el mero hecho de que pase de votarse a mano alzada a hacerlo en secreto es como para que los sindicatos evalúen bien su verdadero grado de implantación entre el colectivo de trabajadores. Con el antifaz puesto, ya no había tantas ganas de huelga. Casi ninguna.
A Zoido habría que aplicarle ahora la máxima de los abogados: olvida tan pronto tanto tu victoria como tu derrota. Ahora tiene ante sí las reivindicaciones de la Policía Local, cuyo sindicato mayoritario anuncia sin reparo alguno que puede haber acciones de protesta en el vía crucis de la Fe o en la maratón. La lista de alcaldes que en España han tropezado con los cuerpos de la Policía Local es larga. Basta preguntarle ahora a Monteseirín en privado por su experiencia con este cuerpo, que no se olvide que vela por la seguridad. La percepción inequívoca es que o se pasa por taquilla con la Policía Local, o problemas asegurados. Y el caso es que al sindicato no le falta razón cuando recuerdan todo lo que les prometió el alcalde bajo las lonas de una caseta. La política tiene esa evocación del mito de Sísifo. Cuando Zoido eleva la piedra de Lipasam hasta la cima, se cae la piedra de la Policía Local hasta la sima. Y la banda municipal se mete ahora en el circo cual abuela fumadora. Tócala otra vez, Juan Ignacio.

  • Quitacaretas

    Vamos por partes: Zoido apostó fuerte para quitar unilateralmente un 5% directo en nóminas y aplicar la jornada de 37,5 horas quitando descansos: NO LO HA CONSEGUIDO. Los trabajadores han bajado el recorte al 3,7%, aplican la jornada como querían y recuperan la pérdida de salario por la huelga con las horas extras del zafarrancho de recogida: ¿HAN PERDIDO?. Los sevillanos nos hemos tragado miles de toneladas de basura durante dos semanas, nos va a costar la broma un millón de euros y hemos sido utilizados. No tenemos que agradecerle nada a Zoido… Y tranquilo, Sr. Navarro, que el Alcalde sabrá tratar a la policía local… ya se le ocurrirá una productividad extra

  • CIUDADANO

    Me parece un avance posiblemente hacia una buena gestión, aunque todavia le faltaria lo que a tantas empresas publicas… una ley de transparencia total y absoluta, y controlada por terceros, para que cualquier ciudadano de sevilla, el cual paga religiosamente sus impuestos y su recogida de basura, tenga la opción como cualquier otro de optar a un puesto de trabajo en estas empresas, a sabiendas que no hay sevillanos de 1º o de 2º…

  • PP

    Los diputados cobran por no faltar a las votaciones y no pasa nada. A lo mejor hasta les cae un sobrecito de camino en Génova.

  • harto de chantaje

    Sr Zoido, esto no es nada más que el inicio, el sindicalismo politizado del ayuntamiento y la pandilla de privilegiados te van a complicar la existencia hagas lo que hagas. Por lo tanto, aproveche la situación para limpiar el ayuntamiento y todas las empresas municipales. Todo lo que sea deficitario a privatizarlo y el que no cumpla con su trabajo a la calle. Sr Zoido le hemos votado para que haga este trabajo, no para fotografiarse de evento en evento.