El defensor Barranca, el concejal número 12 del PSOE

Carlos Navarro Antolín | 3 de abril de 2013 a las 5:00


EL PP logró la Alcaldía de Sevilla a base de acentuar el desgaste del gobierno de coalición de PSOE e IU, ya de por sí tocado como cualquier gobierno por el mero paso de los años, difundiendo escándalos de todo tipo y consagrando la figura de su candidato a la micropolítica, una opción inteligente cuando las arcas públicas no están para grandes proyectos ni para megalomanías con las que pasar a la historia en los gerundios de las placas. Las farolas, los bancos, los baches, el tráfico, la limpieza, las fiestas mayores, las velás de los barrios… Zoido ligado a la imagen de la ciudad idónea para vivir, Sevilla como estandarte de la ciudad que funciona como un reloj, una urbe paradisíaca en la que los reyes magos pasan fresquitos el verano. El alcalde apostó por un militar para ejercer de defensor del ciudadano, un hombre honrado que se confiesa de derechas (delito aún no tipificado en el Código Penal) al que cierta izquierda que se cree poseedora de la supremacía moral ha tratado de estigmatizar como golpista, de orillar como canalizador de las cuitas vecinales y de marginar del funcionamiento democrático.
Resulta que José Barranca, el peligroso tipo al que Zoido puso al frente de la denominada comisión de quejas, sugerencias y reclamaciones, ha presentado un informe de la gestión de 2012 que debería ser la hoja de ruta del gobierno y de la oposición en la gestión municipal. Una memoria que es el espejo de la calle, que recoge las verdaderas preocupaciones de los ciudadanos en su vida cotidiana, que es una guía práctica de la ciudad y que pone en jaque, precisamente, la micropolítica que llevó al PP a arrasar en las urnas desde el momento en que cuestiona la formación de los policías locales, denuncia el matonismo de los taxistas del aeropuerto, el desahogo y la chulería de muchos ciclistas, el abuso de los hosteleros que invaden las aceras con mesas y sillas, el incivismo de los amos de perros que dejan sueltos a los animales y el vandalismo que deja inútiles los parques y los convierte en lugares inhóspitos. Esto no es fascismo, señores de la oposición; esto en todo caso es barranquismo, de Barranca.
La torpeza de la oposición no ha estado ni en dejar los asientos vacíos cuando tocaba a hablar ante el Pleno al Defensor del Ciudadano, ni en obsesionarse con alimentar la mentira del supuesto perfil progolpista de este militar de Caballería. La torpeza ha estado en no sacarle partido al informe de Barranca, cuya lectura deja en evidencia la micropolítica que ha llevado al PP a su mayor cota de éxito electoral en Sevilla. La naranja tenía zumo para ser exprimida, pero los prejuicios han jugado en contra de la oposición. Ni se molestaron en pelar la fruta para evaluar su calidad.
El Defensor del Ciudadano elegido por Zoido y mantenido por Zoido frente al viento de IU y la marea del PSOE ha cuestionado la propia base del éxito de Zoido al exhibir las lagunas del funcionamiento ordinario de la ciudad. Barranca parece el concejal número 12 del PSOE como la afición sevillana era el jugador número 12 de la selección española. Al PSOE y a IU se las pusieron como a Fernando VII. Pero sólo vieron fascistas donde había molinos. Torpeza o miopía.

  • SARGENTO POYATO

    EL CONSEJAL Nº12 NADA.PEPE BARRANCA ES UN TIO RESPONSABLE Y DEMOCRATA,PERO A ESTA OPOSICIO DE JUGETE ESTO NO LE GUSTA,PUÉS QUE SE FIJEN BIÉN EN EL QUE TIENEN MUCHO QUE APRENDER.

  • Conde Moore

    Si es crítico con el gobierno lo critico porque Zoido ha puesto a alguien que es del partido mayoritario oponente PSOEIU pero si resulta que es complaciente con el gobierno también lo critico pero por lo contrario.
    Sinceramente porque no esté de acuerdo con políticas del gobierno que lo puso ahí da fe de la objetividad de su trabajo y no por ello es que sea parte del PSOE o de IU.
    Aquí todo es Izquierda o Derecha en un engaño permanente al ciudadano de la casta política queriendo convencer que son como un equipo de fútbol pero se han olvidado de los que cada vez somos más, los de “arriba”, los ciudadanos que nos quitamos las máscaras, banderas y pines de colores rojo, azul, verde o amarillo y que sabemos que los políticos son nuestros trabajadores a sueldo, los que sabemos que nos engañan con promesas de “progreso”, “igualdad”, “trabajo”, etc. a cambio de sueldos millonarios, retiros de “oro”, influencias de “platino” y a cambio sólo maquillan un poco las promesas antes de las elecciones y vuelven a hacer más promesas de cambio que al final no se produce.
    Creo que en la política actual hay gente buena pero muchos estan corruptos porque el sistema se lo permite y prometen cambiarlo pero al acarician el poder y se olvidan de lo prometido. Quizá sea porque cuando llegan ahí arriba lo que ven sea tan descorazonador que no les interesa desestabilizar la comunidad o el país o a lo mejor porque cuando unos está cómodo y calentito porque ha engañado a los votantes se cree el “rey del mundo” todopoderoso y los aires de grandeza lo echan a perder.
    Creo que en la política española hacen falta un poco más de gestos como los del papa Paco…

  • SENSATO

    No conozco a este señor Barranco, pero me parece estupendo que sea políticamente incorrecto y denuncie lo que dice la gente de la calle. Ya está bien de quedar bien, de buenismos y de mirar para otro lado. Este hombre se mete con los municipales, los taxistas, los ciclistas incívicos y con quien haga falta. . . Vamos, lo que uno oye cuando va en el autobús.

  • antonio garcia de la fuente

    No conozco a José Barranca, pero si se, por mis vivencias en Sevilla, que ha realizado un extraordinario trabajo acertando TOTALMENTE.
    La izquierda, que en 2.000 años de historia NO ha creado riqueza en ningún lugar del mundo donde ha gobernado, sigue ciega como es natural en ella.

  • Antonio 62278

    Si hay falta de formación, que la hay, deben arbitrar los medios para que la tengan y depurar responsabilidades en aquellos que dan “el pase de la firma” a esos profesionales.
    Si hay comportamientos incorrectos e incumplimientos de las normas, deben hacerlas cumplir y sancionar sobre la marcha lo que proceda.
    Aparte, cualquier miembro de una Corporación pertenece, al menos en ideología, a una línea política. No existen los independientes, todos tenemos una idea de cómo hacer las cosas. Lo importante, como recordó Felipe González, es que “los gatos cacen ratones” con independencia de su color.
    Pero, con independencia de lo anterior, lo que esperamos los de a pié de aquellos que deben velar por nosotros (y que cobran de nosotros) es, precisamente, éso: que velen por nosotros. El problema está en que no lo hacen. Sólo se dedican a permanecer en sus puestos y a exigirles a los contrarios un comportamiento que ellos ni siguen ni, creo, tienen claro en qué consiste.

  • Vaya numerito dieron

    Oléeee señor Barranca, ya era hora que entraran en el ámbito político personas mal llamadas “políticamente incorrectas”. Ya está bien de tanto político fariseo y empecemos a llamar a las cosas por su nombre. Zoido, este es un ejemplo claro de lo que queremos los que hemos confiado en ti. No solo es un sentir de los sevillanos, es un gran problema para una ciudad que quiere vivir del turismo el tener una ciudad sucia, con policias mal educados, con taxistas piratas, vandalismo hacia el equipamiento urbano, etc.. Esto debería ser una prioridad por lo que conlleva, no otro tipo de chorradas donde se vuelcan esfuerzos y dinero. Si usted quiere dejar huella en esta ciudad por su buena gestión lo tiene fácil, al menos claro, centrese en lo que el ciudadano le demanda, en paralelo, arreglar las cuentas de verdad y mejorar las gestión municipal en general, que falta hace. No hay mal que por bien no venga, como no hay dinero para grandes proyecto, por primera vez en la historia de la democracia los políticos se van a ganar su reputación (y valia) por su aportación a la mejora en la gestión de las ciudades. Eso si, para eso se necesitan gestores experimentados, no políticos cuya única experiencia es mover banderas y estar metidos 20 años en la sede de un partido. Eso es lo que opinamos los ciudadanos y lo que pedimos a los políticos, EFICIENCIA