La caja negra » Archivo » La lucha contra la preferia

La lucha contra la preferia

Carlos Navarro Antolín | 22 de abril de 2013 a las 20:42


EL Ayuntamiento realiza un llamamiento oficial para que el próximo año se eviten las recepciones en la preferia, unos actos revestidos en muchos casos de una desaconsejable apariencia de oficialidad. Gregorio Serrano, mandamás de las Fiestas Mayores y otras parcelas municipales, ha empleado los términos “semioficiales” y “semi-institucionales” para aludir a una serie de reuniones que el Ayuntamiento entiende, con buen criterio, que deberían celebrarse de martes a domingo, período oficial de la Feria de Abril. Serrano fundamenta su ley de lonas echadas en las vísperas del alumbrao en que ese fin de semana hay un 90% de ocupación hotelera. Y, claro, los turistas se pueden llevar una imagen “equivocada” de la fiesta, cuando en el recinto se combinan las primeras copitas con la música de los martillazos y una estética dominada por las furgonetas de reparto, según expresión literal del delegado. Imposible rebatir la exposición del señor teniente de alcalde de Fiestas Mayores. Ocurre que si uno repasa las páginas de los periódicos de ese fin de semana en que se alternan las chaquetas de rayas de heladeros del 29 con los monos de trabajo, el primero de los que aparece disfrutando de la llamada preferia es el mismísimo alcalde. Y conste que ¡viva la libertad!, que dijeron una vez en Cádiz. Y aquí le hacemos gratis al Ayuntamiento, en plan chivatos del colegio, la lista de cargos que se han retratado en el real antes del alumbrao: presidente de la Cámara de Comercio, presidente de la Confederación Empresarial Sevillana, presidente de la Fundación Cajasol, general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil de Andalucía, presidente de la Fundación Cruzcampo… Y etcétera, etcétera. Un baranderío al que hay que sumar algunos rostros tan conocidos como los de Los del Río, Carlos Herrera, Jesús Quintero… Que no parezca que la culpa de la mala imagen que se llevan los turistas la tienen los ciudadanos anónimos, la gente de los barrios o los jóvenes de la botellona. La ex concejal socialista de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro, también quiso acabar con la preferia. Y le dijeron tururú. Luchar contra el amplio concepto de vísperas de esta ciudad conduce a la frustración. Esta preferia es a la Feria lo que las sillitas de los chinos a la Semana Santa, el tormento de Sísifo de todos los gobiernos, empeñados en que no se les vaya vivo al corral el toro del fin de semana de verdadera Feria, que cada vez tiene menos adeptos, lo que permite disfrutar de una Feria que dicen que se parece a la del Prado en número de gente y carruajes, pero con el ratón vacilón, jarras de rebujito y botellonas en Ignacio Sánchez Mejías. Si Serrano está dispuesto a coger la vuvuzela y clamar contra los actos paraoficiales de las vísperas, ya sabe a quien tiene su gabinete que ir mandando oficios para que se abstengan de ir al real antes de la noche del lunes. Seguro que tiene todas las direcciones de la cofradía de la preferia que aquí hemos montado en dos minutos con sólo repasar las fotos de 2013. De lo contrario siempre cabe pedir al personal que haga lo que hacía Javier Arenas durante muchos años: convocar la recepción oficial fuera de la Feria, sacándola a los medios del restaurante La Raza para mosqueo de quienes después tenían que desplazarse al real por narices. Aunque allí también debía haber furgonetas de las que no deben ver los turistas: la furgoneta que usaba Arenas para recorrerse Andalucía de Pulpí a Ayamonte. De feria en feria. Hasta que llegaron los fuegos de las encuestas. Y se acabó esa feria como el domingo se acabó la que ya dura como la de Jerez de la Frontera, donde ya sabemos qué ocurre con las papas. A comérselas enteras. Como la preferia.

  • Rafa Lorenzo

    Me parece un absurdo, que dias que no son feria como viernes, sabado y domingo previos, la feria esté a reventar y el sábado y domingo de feria el ambiente sea realmente penoso. Habría que regular de alguna forma ese ansia de fiesta y dosificarlo adecuadamenete. La imagen para el foráneo es nefasta en los dias de preferia con furgonetas y martillazos, y el fin de semana de feria con un paseo de caballos deprimente y casetas vacias.

  • jose

    de acuerdo con usted en todo. somos la ciudad mas novelera del mundo. con que ansias cogemos las visperas para despues no disfrutar la fiesta en su plenitud. ya ocurre con la Semana Santa y con la feria tres cuartos de lo mismo. ya se ven hasta flamencas un domingo preferia al igual que visten a los niños de nazarenos en los colegios la semana de pasion. prohibiria totalmente que cualquier caseta estuviese abierta un sabado preferia. se esta perdiento completamente la vision de las fiestas y sus ritos.

  • Arturo

    Deberían también no permitir en la preferia otras cuestiones,como que la caseta de Lipasam esté abierta 10 días antes haciendo negocio a costa de los trabajadores de la Feria. No he escuchado a los hosteleros quejarse este año como lo hacían antes.

  • luki

    Pues mire que sencillo resultaría si al que se monte la juerga, aunque sea a puerta cerrada, le impongan una sanción, y a la segunda se quedaría sin caseta, problema resuelto y medios existen de sobra para llevarlo a cabo.

  • Aqui no pasa na

    Ya Luki, eso es lo que se haría en cualquier otra ciudad, una multa y punto, pero aquí ya estaríamos con un “ya está el ayuntamiento recaudando”. Es penoso, una ciudad donde la desobediencia de las normas se alaba por la mayoría y encima se recrimina al que las hace cumplir.