Las verdaderas amenazas para la Catedral

Carlos Navarro Antolín | 27 de agosto de 2013 a las 12:08

Fotos de la contaminación visual de tiendas y restaurantes en la calle Alemanes, entorno de la Catedral
De qué sirve preocuparse por las farolas del centro histórico si un buen día llega un tío y te monta enfrente de la Catedral de Sevilla un comedero de kebabs con rótulos fluorescentes y el correspondiente pestazo. Para qué un cuerpo de técnicos que inspeccionan hasta la mínima obra de sustitución de un pináculo o de un pretil si el estruendo visual de camisetas y el despliegue de la chabacanería de souvenirs al uso se encargará con toda eficacia de romper el encanto del gótico, su sentido ascendente y la penumbra misteriosa de la montaña más hueca de la ciudad. Para qué tanto arremeter contra los bancos de Ikea (microdenuncia) o la Torre Pelli (macrodenuncia) si los alrededores de la Catedral en agosto son una versión de Benidorm con adoquines en lugar de playa. Ningún gobierno local ha querido realmente regular la estética del espacio de la ciudad al que rimbobantemente se denomina como patrimonio de la humanidad (Catedral, Alcázar y Archivo de Indias). Lo único meritorio que se ha hecho fue la supresión del aparcamiento de autobuses turísticos delante de la Puerta del León. Porque la peatonalización de la Avenida ha sido una de las mejores ideas peor ejecutadas que ha habido en la ciudad en la última década. Monteseirín nos dejó una Avenida inhóspita para el peatón, sin sombra y en la que los nuevos y mañarianos amos y señores de la ciudad, los ciclistas, campan a sus anchas sin que tampoco Zoido sepa ni pueda enseñarles a muchos de ellos la educación que no han mamado en sus casas. La instalación de losas de pizarra en el entorno del templo fue una chapuza palmaria que, además, originó todo tipo de leyendas sobre supuestas mangoletas y traslados del antiguo material de losas de Tarifa a chalés de afamados constructores. Quizás el entorno de la Catedral no sea más que ese mar de mal gusto donde desemboca el río estrecho de Mateos Gago donde navegan sillas, camareros marineando de mesa en mesa, letreros con pizarras de colores que anuncian los noveleros rulos de queso de cabra, coches particulares, paradas de taxis y puestos de camisetas, todo lo cual con sus correspondientes afluentes de callejuelas con más comercios-cochambre donde pocas son las excepciones de buen gusto. El Ayuntamiento siempre ha tenido una posición acomplejada a la hora de cuidar este entorno, muy distante del celo con el que el Vaticano cuida la Plaza de San Pedro y sus alrededores (donde a los turistas no se les permite sentarse en el suelo) o del que las autoridades municipales romanas ponen para velar por la estética y el comercio de la Piazza Navonna. Y mucho más próximo tenemos el ejemplo religioso de la Romería del Rocío, en la que el bando del alcalde establece cada año las normas que velan por el ambiente tradicional de la cita y la armonía estética de la aldea, y el ejemplo laico de la Feria, con unas ordenanzas que fijan los cánones estéticos hasta de las pañoletas siguiendo la escuela de Bacarisas. Censuran la Torre Pelli quienes son incapaces de cuidar por el decoro apropiado de los alrededores de un monumento que hasta julio de este año ha recibido 755.000 visitas. Lo escribía en este periódico el arquitecto Juan Ruesga: “A veces tengo la sensación de que nos perdemos en el detalle de una farola sin darnos cuenta que son los servicios los que conforman en gran medida la imagen de la ciudad”. Un paseo por los alrededores de la Catedral, con la vista predispuesta a evaluar esos servicios que constituyen en buena parte la arquitectura del concepto de estética de una ciudad, termina en depresión…o en rulo de queso. Cualquier cosa antes que el kebab.
Fotos de la contaminación visual de tiendas y restaurantes en la calle Alemanes, entorno de la Catedral

  • Sevillanísimo

    Si,si y dentro una vallas muy estéticas…
    Si quieren hacer un museo, que lo hagan bien, y que expongan bien parte de lo que tienen y expongan bien el tesoro y sus piezas y de la seguridad del mismo ni hablamos….
    Así que más vale empezar por dentro y no por fuera ¡ Y lo mismo digo de los bienes que no cuidan y se están cayendo a trozos: Santa Catalina, San Leandro, Magdalena, Terceros, Santiago y no digo nada de la multa de 180000… esos de los que la Sevilla cofrade no habla…

  • Loko

    Que yo sepa hay un carril bici por lo que, supongo, las bicicletas pueden circular por la avenida de la Constitución. Eso sí, esquivando a los peatones, que no respetan el carril bici.

  • Obdulia

    la cuestión es universal. El paisaje urbano se ha banalizado y toca límites estrambóticos en los entornos monumentales, pero a fin de cuentas tan denigrante resultan ciertas presencias en sitios emblemáticos como en algunos otros donde la previsión no era acoger franquicias de cafés, kebabs, burguers o pizzerías… Al menos en muchos entornos residenciales del casco histórico de Sevilla no estarían dispuestos a su acogida. A buen seguro, cada uso merece el respeto y la dignidad para el que se han creado. Como otras tantas cosas, la ciudad sufre el signo de los tiempos.

  • estadodesevilla

    El centro parece guirilandia, los bares típicos de Sevilla han desaparecidos por culpa de las franquicias. Cuando no sale una cofradía por la luvia el perjudicado es el hostelero pero la hermandad y los nazarenos no deben de sufrir. Si cortan la calles por la maratón el sufrido corredor es el culpable y los bares son los perjudicados al no poder poner todas las mesas. Las luces de la Navidad hay que adelantarla para que consuma pero los sufridos parados que no pueden llegar a fin de mes para comprar unos reyes nos da igual.

  • Ciudadano 19

    Pues, bien mirado, el aroma del kebab queda muy bien para un monumento como la Giralda, que es en sus dos tercios musulmán… Si de lo que se trata es de ir a las esencias, más esencia que esa…

  • Jan

    No creo que a los ciclistas (así en plural total) les falte ninguna educación que tenga que darles un personaje como Zoido. Habrá cafres sobre dos ruedas igual que los hay sobre cuatro, pero el problema es que en algunos sitios no hay el más mínimo ordenamiento de la circulación. En la Avd. Constitución, por ejemplo, hay un carril bici imposible de respetar para un peatón por el diseño de su trazado (y porque además en un cartel deja claro que el peatón tiene prioridad…¿carril bici?)En ese caos, salvo el tranvía que tiene su camino marcado y los veladores que tienen la mayor de las prioridades en esta ciudad, peatones y ciclistas se reparten el resto. No es una cuestión de educación sino de desorganización. Gracias, un saludo.

  • lucas

    Nuestro Ayuntamiento no quiere saber nada de todo lo que afea nuestra ciudad. Veladores, veladores y más veladores, suciedad y más suciedad…
    Y par terminar “el mundo gitano”, vendiendo romero, la buenaventura y engañando a todo el mundo en la puerta de la Catedral y desgraciado o desgraciada el que le dé menos de cinco euros por el engaño al que someten ,es perseguido e incluso insultado para que suelte el dinero . y a todo esto nuestra policía local de paseo verbenero , eso sí a poner multas y acobrar a final de mes. Fui uno que votó al señor Zoido. La próxima vez que se olvide de mi voto , lo esta haciendo peor que su antecesor. Saludos desagradables señor alcalde

  • Carlos

    ¿Que los ciclistas son los dueños de la ciudad y no tienen educación? Ah, claro, que los coches no ocupan ningún espacio y sus conductores son la mar de educados. Que empeño hay en la Sevilla más rancia de demonizar al ciclista… En la Avda. de la Constitución es un problema de diseño, que no de educación. Debería estar mucho más claro por donde va el carril bici. Recuerdo, por si a alguien se le había olvidado, que la bici es buena para TODOS: menor déficit comercial por la reducción del consumo de combustibles fósiles, independencia energética, menor gasto en salud (que pagamos todos) de sus usuarios por tener este hábito saludable, menor contaminación del aire de la ciudad (lo que se traduce en menor impacto de enfermedades respiratorias y menor deterioro de nuestros monumentos), no contribución al cambio climático… ¿debo seguir la lista? ¿o debo recordar los problemas que causan los vehículos motorizados? No hay ni un sólo argumento para ir contra el uso de la bicicleta en las ciudades. No seamos más catetos, ni la ciudadanía ni los periodistas. Todo es una cuestión de organización del espacio.

  • jorgebs

    no hay pero ciego que el que no quiere ver. No hay peor alcalde que el que invierte en cambiar farolas porque le preocupa la estética y el cumplimiento de su oferta electoral y en cambio, como en su programa electoral no constaba la prohibición para el deterioro de los espacios públicos, ni la ocupación con puestos de comida al pie de la giralda ni el compromiso para eliminar los olores a excrementos de caballo en la Plaza del Triunfo….

  • Desde Sevilla

    Yo creo que deberían quitar los veladores de la avenida de la Constitución para que los peatones pudieran tener más espacio para caminar. También quitaría la preferencia peatonal en el carril bici, para que quedase claro por dónde tienen que ir los peatones y por dónde las bicicletas. Saludos.

  • Juan

    Estoy de acuerdo con el comentario de Jan. Lo de los ciclistas (a los que me incluyo) no es tanto cuestión de educación, si no de organización….que en el tramo de la Avenida es un caos.

  • edubomba

    Resulta que ahora los ciclistas no tienen educación… esa que sí parecen tener los peatones que invaden el carril bici, los que pasean girándose y parándose en mitad de la acera como si no hubiese nadie más transitando por ella… los que durante semana santa pagan un asiento y creen tener derecho a no permitir que nadie más pase por la avenida, etc… como siempre, esa sevilla clasista que tanto gusta a muchos. Les recomiendo que viajen, que vean mundo, observen la sociedad de otros países y aprendan lo que significan las palabras civismo y respeto, cosas que en esta ciudad brillan por su ausencia.

  • Dioni

    Estoy totalmente de acuerdo con el señor Navarro, aqui en Sevilla todavia no nos hemos enterado de lo que significa el cuidar la buena imagen de nuestra ciudad, y luego queremos potenciar el turismo, y aprovecho para comentar que los Jardines de Murillo se podian mejorar en cuanto a flora y limpieza.

  • fm

    Diga usted que sí, que vuelvan otra vez los autobuses pegaso de gasoil para poner el color sevillano a la Catedral. Como dijo Malcom X, “Lo negro es bonito”

  • Jose Pedro Martínez

    ¿Una buena idea mal ejecutada? Claro….los autobuses y coches pasando por delante de la Catedral y esos microaceras eran geniales y muy acordes a la zona. Monteseirín ha sido el alcalde más valiente y que más ha hecho por esta ciudad desde Manuel del Valle. Zoido es un rehén de las fuerzas rancias de esta ciudad…

  • Trianerito

    Por supuesto, de acuerdo con esta denuncia y con la inoperancia de los Ayuntamientos (PP o PSOE). Al igual que esa proliferación de veladores, de los que Robles es uno de los más beneficiados ¿por qué?. Por cierto, en Roma podrán regir bien, pero en Florencia es parecido a Sevilla.

  • Natalia

    El centro de Sevilla, es un centro vivo, donde convergen tanto viviendas, como comercios y bares de tapas y cada uno de esos defenderá siempre su posición, yo vivo en el centro y tengo que aparcar muchas veces en Mateos Gago (si tengo suerte). Lo que si es cierto que es una des-organización total, el del Kebab pone sus carteles grandes porque quiere resaltar de los demás, y vendrá otro que lo colocará más grande, porque no hay una idea de como tiene que ser el entorno y mucho menos una reglamentación.

  • mapo

    Loko, te recuerdo que el carril bici desde la calle San Fernando es no preferente, es decir, la prioridad la tienen los peatones.
    Que ya estamos hasta las narices de los malos usos de los ciclistas, como ir por las aceras, creerse que tienen preferencia en la zona mencionada, exceso de velocidad, no respeto del los pasos de peatones, etc.

  • Marría

    Bueno, después de echar un vistazo a las opiniones de la gente y de estar de acuerdo con muchas de ellas, voy a dar mi punto de vista.

    Al margen de ideologias, que también parece que la gente no sabe evitar su contaminación y opina de las cosas según quien las propone o dispone, creo que es obvio que el Ayuntamiento de Sevilla, igual que cuida otros detalles, como la vestimenta o atuendos de caballistas y caballos en la feria, se remangara y tomara la iniciativa de vestir al centro de Sevilla con las mejores galas que puede aportar, es decir, buenos restaurantes de comida tipica andaluza, pescadito frito en locales estéticamente adaptados., etc, etc
    NO A LAS FRANQUICIAS SI NO REPRESENTAN A NUESTRA CIUDAD. Hay que hacer una reforma de esto y tomarselo en serio porque a todos nos gusta pasear por el centro y tener el entorno más bonito posible.

  • Pedro

    Se pueden comer Kebabs en los centros de cualquier ciudad del mundo: Nueva York, Londres, París, Berlin, Roma(en el Trastevere), Sidney o Buenos Aires. En Sevilla, no. Aquí, pescaíto frito, pescado de nuestras costas del Parque Alcosa. Arsa. Un gran ejemplo estético es el que dejan los rocieros en forma de basuras en el Coto de Doñana. Digooo. Y el mantra de los ciclistas… La patrulla del alcanfor es hilarante. Kebabs frente a un alminar almohade, ¿donde vamos a llegar?

  • José María

    El carril bici de la Avenida es un caos. No se respeta, porque además, los veladores hacen imposible el paso por algunas zonas. Habría que pensar que quizá tanto tránsito de bicicletas por ahí son la consecuencia de que el centro ha quedado incomunicado por transporte público barato, rápido y que se pueda hacer transbordo con el metro, por ejemplo. Díganme por ejemplo cómo ir desde Puerta Jerez (parada de metro) hasta la plaza del Museo. ¿Pagando íntegramente el pique de metrocentro para que al cabo de un buen rato, le deje a uno en la Plaza Nueva, a quince minutos adicionales andando del destino? ¿Es necesaria la bicicleta o no? Es evidente que sí, pero no por gusto.

  • juanjo

    He aquí un nuevo manifiesto por la Sevilla Que Se nos Fue, ultramontano racista, que tiene algo contra el kebab: pestoso y extranjero pervirtiendo la compuesta y sin par belleza del espacio sevillano. Así el bar que los sirve le aparece al autor más grande de lo que es, de colores más chillones, abalanzando su vulgaridad sobre la Sta. Iglesia catedral. Visto de manera estricta es mucho más hortera una farola fernadina (de Fernado VII, el de viva mi dueño), por no hablar de la virgen del Rocío o las pañoletas de Bacarisas que tanto admira el autor. Ya podría haber escrito algo sobre la estatua del Papa, el monumento a la falsedad que nos puso Zoido el año pasado frente a la cara con agostidad y alevosía. En cuanto al kebab, la solución, por supuesto, pasa por los tíos de porra y gorra. Esperamos en un próximo artículo un llamamiento al alcalde para sacar los tanques a la calle.

  • Harto de fantasmas

    ¿Que Monteseirin ha sido el alcalde más valiente? ¿en donde, en su casa? ¿Valiente es derrochar el dinero a espuertas? ¿Valiente es dejar a la ciudad arruinada durante los próximos 30 años? ¿Valiente es arruinar una ciudad para que sus amigos se hayan llenado los bolsillos? ¿Valiente es dejar una ciudad sin gobierno y en manos de los pijopogres? ¿Valiente es robarle el dinero a los sevillanos para mandárselo al régimen dictatorial cubano? ¿Valiente es estar cobrando comisiones a diestro y siniestro cada vez que se movía un papel en el ayuntamiento? ¿Valiente es que todas las obras ejecutadas en su época supusieran SIEMPRE un sobrecoste de hasta el doble del valor incial? Podría seguir pero vamos a dejarlo ahí. Como Alcalde no queremos a Valientes, para eso están los bomberos, queremos a persons honradas y con capacidad de gestión. Si efectivamente alguien sigue considerando que este fue un valiente, ¡Valiente sinvergüenza!!!

  • Harto de fantasmas

    En cuanto a lo de los ciclistas, efectivamente hay ciclistas educados, pero hay una mayoría que son unos descerebrados, y lo serían igualmente si en vez de bicicleta llevaran una moto o un coche. Y eso no se pude permitir. No se puede permitir que porque exista un carril bici un tío de estos vaya a la velocidad que quiera, igual que no se permite que un coche vaya por ciudad a 120Km/h. No es un problema de organización, es de desvergüenza y falta de civismo de algunos ciclistas y de falta de sanciones por parte del Ayuntamiento. Y efectivamente, coincido en que fomentar el uso de la bicicleta es algo bueno, pero que no se convierta en un problema como ahora lo és. La bicicleta comparte el espacio con el peatón, mientras que los vehículos a motor tienen el suyo, y eso no se puede convertir en un avasallamiento continuo del más débil, en este caso el peatón. Y aunque no os guste a los ciclistas, para los peatones es un problema.

  • Jules

    Hoy hemos comentado este texto suyo en un curso sobre paisaje lingüístico de la Facultad de Filología, a propósito del precioso libro “El paisaje lingüístico de Sevilla” de Lola Pons donde se retratan los rótulos, pintadas y carteles que hay en Sevilla no escritos en español.

  • Borja Fdez

    Sinceramente somos ya muchos los que estamos cansado del Sevillanito clásico, de patilla y Patrico, que son el cancer de esta ciudad, que no la deja avanzar. Anclados en el siglo XVIII donde el señorito campaba a sus anchas…
    ¿Qué es eso de que los ciclistas son unos mal educados? ¿qué pasa si ponen un Kebab en la calle? ¿dónde debería estar? ¿qué debería haber en su lugar? ¿un bar de mesas metálicas, azulejos, cazón en adobo y cruzcampo? de eso está llena Sevilla también.
    Si queremos turismo señores, tenemos que darle al turista lo que reclama, y si no dejemos que los turistas se vayan a Málaga, Córdoba o Granada.

  • jose

    Pero no era el señor ZOIDO el nuevo mesia que venia salvar esta ciudad ? no veais como las marujas rancias lo aplaudian en cuanto salia a la “rue”a darse un baño de mediocrida .que es lo que destila ese personajete.Yo me siento libre yo no lo VOTE.