El hombre que quiso presidir el PP

Carlos Navarro Antolín | 17 de diciembre de 2013 a las 5:00

Ayuntamiento.  Pleno municipal
Con unas cuentas escuálidas y atado de manos ante los bancos por efecto del Plan de Ajuste, la mejor baza del alcalde a año y medio de las elecciones es la de su figura como apaciguador del rebaño municipal tras las corruptelas de telediario con los gobiernos dePSOE e IU, sin olvidar los del urbanismo bajo sospecha del PA. No hay grandes proyectos, pero tampoco grandes escándalos, reza la entrada al cuartel de las tropas de Zoido. Pero al tercer año ha tenido que quitarse de la vista a su primer alto cargo. Y lo ha hecho de forma fulminante. La mera sospecha de corrupción en el equipo de gobierno quema especialmente las manos de un alcalde que tiene poco más que ofrecer. La bandera blanca del castillo (desmontable) de los 20 concejales no se puede permitir un solo jirón. Zoido arrancó la semana con el terremoto marroquí que se notó en Sevilla y Huelva y con el suyo particular que afectaba nada menos que a uno de esos funcionarios en los que confió la sala de máquinas del gobierno. Joaquín Peña Blanco, inspector de Trabajo de profesión, no es además un funcionario cualquiera. En su currículum hay más de una década de experiencia como concejal antes de ser incluido en la élite municipal de los directores generales. Hombre introvertido y de formas exquisitas, ya demostró ambición cuando quiso disputarle la presidencia provincial del partido a José Luis Sanz en el congreso de 2008. Se pasó todo un verano pulsando las opiniones y recabando apoyos de la militancia. La verdad es que su paso al frente generó apoyos en un partido acostumbrado a seguir las directrices con disciplina lanar. Pero no logró el objetivo. Se produjeron hasta siete dimisiones en la estructura del partido en el Distrito Norte cuando sus partidarios se enojaron por la “falta de democracia interna” que impidió a Peña concurrir al congreso como alternativa a la lista oficial. Todo hacía presagiar que la rebeldía de Peña sería castigada por el partido, más aún cuando Zoido no lo había dejado tirado en la lista de 2007 como sí hizo con otros concejales de la etapa de SoledadBecerril y Jaime Raynaud. Ya no renovó como concejal en 2011, pero el alcalde aceptó su petición de ser director general, un goloso caramelo en su currículum como funcionario, una vez que su carrera como político tenía ya el cerrojo echado. Zoido sufrió ayer los ecos del terremoto con epicentro en Marruecos y el primer terremoto político que pone en jaque la honorabilidad de su gobierno. La huelga de Lipasam y la mañana de ayer son ya dos hitos claves. Del primero salió airoso al mantener el pulso firme. Y de la de ayer sólo podía salir con celeridad de reflejos. A mediodía pidió al secretario que convocara de urgencia una junta de gobierno con un único punto en el orden del día: “Cese de personal directivo”. La reunión fue a las 13:15: A las 14:02 estaba ya en las Naves del Barranco para inaugurar la obra del mercado gourmet, de donde el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente salió en el coche oficial poco antes de las 14:30 para comunicarle personalmente su cese a Joaquín Peña en una charla en el restaurante Los Monos. A Peña no lo han echado las quejas de vecinos y empresarios por una ordenanza de veladores que no contenta a nadie, ni siquiera lo han cuestionado algunos precintos de bares cuyos dueños han recurrido a la Justicia. En otras épocas, un imputado seguía en el despacho. Pero Zoido no está para esos lujos. Ymenos con el mapping a punto de estreno.

  • Sergio

    “No hay grandes proyectos, pero tampoco grandes escándalos”
    Cada uno tiene sus principios, pero como sevillano me parece un “gran escándalo” que este señor mintiera a diestro, siniestro y centristas para llegar a ser alcalde prometiendo “grandes proyectos”.
    Un Metro a la altura de una gran ciudad, el Pompidou, un mercado de flores en Plaza de Armas, Puerta de Sevilla en Santa Justa, pista de esquí en los Bermejales… hasta iba a ser el “alcalde del empleo”. Al final NADA de NADA. Eso es un escándalo. Creo yo.

  • Rafaeliz

    Este senor deberia haber dimitido antes por la nueva ordenanza de ruidos que ha instigado en defensa de los hosteleros y en contra del derecho al descanso de los vecinos. Barra libre para los veladores, ruido indiscriminado y saltarse a la torera el derecho a la intimidad recogido en la constitucion prohibiendo incluso que se midan con sonometros los ruidos que emiten los veladores. En pago de los favores del presidente de la raza por levantar el caso mercasevilla? Huele mal en todo caso y suena peor.

  • juanjose ramirez

    Un desatre de Alcalde y de Ayuntamiento. Mi voto será para otro partido con ideas, proyectos y seriedad, y no para un alcalde pregonero y velador de gourmet y pamplinas. Zoido me has defraudado, a mi, y a Sevilla, que es lo peor, y lo dice uno que te voto.

  • Harto de fantasmas

    Igual su imputación viene dada por no haber sido consciente del mangoneo que tenían montado los funcionario tras el paso del PSOE por el Ayuntameinto y los consabidos mangazos de los asesores de Monteseirin, o quizás por no haber sido capaz de atajarlos. No lo justifico en ninguno de los dos casos, para eso le pagabamos un sueldo. Si le hubieran pillado con las manos en el cajón, como a los otros 5, hubiera sido detenido también.

    Por mucho que les duela a los de siempre, lo único que está aflorando es el tinglao de robo de dinero público que tenían montado los de IU y PSOE en el Ayuntamiento (en Mercasevilla, Parques y Jardines, Fundación deSevilla, Sevilla Global, Caso Macarena, Setas y una larga lista pendiente de aflorar).

    Vergüenza deberían darles, si la tuvieran, a todos los que han gobernado en esta etapa negra para la ciudad. Esos si que tienen que dimitir, esos si que tendrían que pasar por las rejas….

    Y repito, no defiendo a este señor, pero me parece que es poco espabilao hasta para robar.

  • Catilina

    Como católico me asquea que el Ayuntaminetio de Sevilla convierta el dia de la Inmaculada Concepción en un dia laborable y comercial. No tiene este derechista huevos de hacer lo mismo con el día de la Constitución. Zoido, como todos los peperos, es un sepulcro blanqueado, una beata derechona, pija y cobarde.