La caja negra » Archivo » Parlamento: fin del trayecto

Parlamento: fin del trayecto

Carlos Navarro Antolín | 6 de julio de 2014 a las 5:00

Zoido debate sobre la Davis en el pleno del parlamento.
El Parlamento ya no es lo que era para sus intereses. Ya no necesita esa proyección extra que requería en los años de líder de la oposición en el Ayuntamiento (2007-2011), cuando utilizaba el escaño como altavoz de una serie de reivindicaciones para la ciudad ante la Junta de Andalucía y conseguía unos titulares difíciles de conseguir cuando no se gestiona un presupuesto. Juan Ignacio Zoido no está ya a gusto en el salón de plenos de las Cinco Llagas. Se ha quedado en blanco y negro en el pos-arenismo que gestiona de forma plana Juan Manuel Moreno Bonilla. Así lo confirman varios de sus colaboradores, que aseguran que si quedaran tres años para las elecciones autonómicas, el alcalde de Sevilla no dudaría en irse ya del Parlamento, pero que en la coyuntura actual –en la que se da por hecho un adelantado electoral– prefiere no dar una espantá ni generar debates de corto alcance, pero debates al fin y al cabo, sobre la falta de conexión con el cada día más discutido presidente del PP andaluz. Que hay un cambio de etapa se percibe en algunas directrices del aparato autonómico, como que se haya prescindido de los abogados que han llevado el asunto de Invercaria. La corrupción ha dejado ser el primer argumento de la oposición contra el gobierno de PSOE e IU, cuando Zoido cree con firmeza que es un asunto del máximo interés para los ciudadanos. De hecho, su equipo usó los desmanes de Monteseirín y Torrijos como el ariete más eficaz para alzarse con una mayoría absoluta sin precedentes.
Hay quien apunta a que otro de los cambios de Moreno Bonilla sería establecer como criterio que los alcaldes deben dedicarse a sus ciudades. Precedentes hay ya. Zoido no será el primer alcalde andaluz en abandonar un segundo cargo institucional. Francisco de la Torre acaba de dejar su escaño en el Senado para dedicarse por completo a Málaga, donde se da por hecho que el PP no tiene garantizada la Alcaldía. Poco a poco se irán dejando huecos libres para futuras listas electorales, sobre todo de cara a unas autonómicas en las que el PP andaluz no sacaría ahora mismo los 50 escaños que logró Arenas hace dos años.Eso tiene una repercusión indudable en todos los escalafones del partido. Figurar en un puesto de salida por el PP andaluz estará mucho más cotizado. Una de las diputadas que quiere huir del Parlamento y retornar al Ayuntamiento es Alicia Martínez.
Demasiadas inquietudes como para perder más tiempo en un Parlamento donde 50 almas peperas vivaquean con un futuro incierto que puede dejar al partido con menos diputados que en los tiempos de Téofila. Zoido no tiene más que aplicar la cláusula rebus sic stantibus para salirse del ruedo autonómico. Para echar unos minutos de asueto en El Tremendo, taberna próxima al Parlamento, no le hace falta seguir siendo diputado y sentirse como gallina en corral ajeno. Puede centrarse exclusivamente en Sevilla y esperar sentado el previsible hundimiento de la marca regional del PP. Porque en la sede provincial del partido no se duda un minuto de un nuevo batacazo.

  • El Devorador de Reptiles

    Zoido no ha movido un solo dedo en la corrupción socialista, no ha denunciado nada, ha estado calladiiiitoooooo ssshshshshshshsh … y en la comisión parlamentaria de los EREs tan solo sonreía y sonreía, como si no supiera nada. Ha dejado que se desmembrene la Junta de Andalucía permitiendo la creación de una administración paralela compartida entre el PSOE+IU+UGT+CCOO+PP para amigos, amigotes y demás presbotes, mercenarios y paniaguados de estómagos agradecidos. Un partido que lleva más de 30 años en la oposición en Andalucía y que no haya elevado la voz en la continuada corrupción, ni ante la opinión pública ni ante los juzgados, es imperdonable, es una traición a sus votantes y simpatizantes.

  • pepero

    Zoido no ha hecho nada en 4 años, ni en el ayto. ni en el parlamento ni en la famp ni en ninguna parte. Moreno Bonilla ha impuesto un nuevo ritmo, mas politico, frente a un “campechano” que hace el ridiculo en los debates y esta mas tiempo en misas o bares que en sus escaños. Los del pp de la epoca de Reynaud hemos sufrido a este personaje, hemos tenido que aguantar como psoe e IU (sobre todo IU) se “meaban encima” cada vez que debatian, hemos aguantado risas e insultos por su mala cabeza, sus “amistades” de juzgados y una mala planificacion. Por favor, que se vaya y no vuelva, tenemos banquillo para mucho, para volver a ganar.