Restaurantes libres de pelambreras

Carlos Navarro Antolín | 14 de julio de 2014 a las 17:55

14.08.00 antilla
Han tenido que pasar veintidós años para que Renfe se decida a habilitar vagones donde pueda viajar esa minoría selecta y pisoteada que sabe hablar en voz baja con el acompañante y que responde al teléfono sin elevar el tono como si estuviera explicándole a un turista en la calle Adriano el camino más corto hasta la Catedral. Renfe prohíbe en positivo, que es políticamente mucho más correcto que prohibir en negativo. No es lo mismo inaugurar el vagón silencioso del AVE que el vagón donde se prohíbe hacer el ganso. Renfe apuesta por esa sutileza transversal que todo lo embadurna hoy con tal de no molestar a esa gran mayoría desahogada. Como el AVE es casi siempre un modelo de buen funcionamiento y encima es junto al fútbol el otro gran elemento vertebrador de España, bien harían otras empresas en tomar nota de su gestión. Si existe un vagón de AVE exento de carracas, la hostelería española, sobre todo la de la costa, podría implantar comederos libres de pelambreras. Si los charlatanes del AVE son verdaderas vuvuzelas para los sufridos acompañantes, piensen qué es un tío sin camiseta en un restaurante de playa, de piscina o de los lagos de las serranías. Un verdadero asco. Seguro que alguna vez le ha pasado. Pide una paella mirando al mar cuando de pronto se sienta en la mesa de al lado un individuo sin camiseta que le planta su oronda y desnuda espalda en su ángulo de visión.

¿Para cuándo un cartelito de advertencia a la entrada de los mil y un comederos en los que nada más abrir la puerta está el tío con el pecho al aire provocando un verdadero episodio de eso que hoy se llama contaminación paisajística? Habría que facilitar camisetas en préstamo a la entrada de ciertos negocios hosteleros para los velludos comensales, al igual que en los años ochenta había un tío que prestaba pantalones para que ningún veraneante de Matalascañas se quedara sin visitar a la Virgen del Rocío por ir en pantalón corto.

Tal vez la mente preclara que quería suprimir los chiringuitos de las costas españolas buscaba acabar con el martirio de comer junto a pobladas pelambreras, abundantes verrugas y otras excrecencias cutáneas. Hasta en restaurantes de cierto nivel con vistas al mar y cubertería de la que no se dobla se pueden ver tipos que se sientan a mesa y mantel con las cadenas de oro asomando entre los pelos, incluida una exhibición de axilas cada vez que abordan la fuente de gambas. Está por estudiar el misterioso origen del placer de comer semidesnudo, seguro que algún antropólogo de guardia puede encontrar antecedentes en alguna primitiva tribu. Tal vez hay que llegar a la conclusión de que el mórbido despechugado consumidor de paella es una especie a proteger en los catálogos de la Junta de Andalucía por ser la reminiscencia de un modelo de vida casi extinguido.

Si quitarse la camiseta es tarjeta amarilla en el fútbol, sentarse a comer sin ella debe ser motivo de roja directa por una mera cuestión de consideración al prójimo, ese gran olvidado que sufre los horrores visuales y los olores terrenales. Salgan a contar pelambreras en los bares de la capital y de las playas, verán que no hay exageración alguna, como se pueden contar y no parar el número de tíos que utilizan las sillas de los veladores para descansar los pinreles. Echan los pies por alto como el toro manso echa las manos, sin reparar en que luego alguien tendrá que tomar ese mismo asiento donde han estado reposando los sudorosos pies. Mucho aspersor para quitarle la sensación de salmonetes fritos a los guiris, pero ningún comedor advierte junto a la lista de los precios de que se trata de un local libre de pelambreras. Lo que sí prohíben es la entrada de perros, cuando hay canes más considerados a la hora de comer y de beber que muchos individuos de dos patas. Y otro ejemplo. ¿Imaginan una Catedral libre de pantalones piratas? Qué sólito se iba a quedar el Lagarto. Y que vacía la caja.

  • pier

    Las chanclas o sandalias, que en ocasiones dejan a la vista un repertorio de descuidadas uñas como mejillones y un muestrario de piel reseca y muerta (vulgo dureza), también deben de ser reguladas por Ley.

  • Fernando

    Estimado Carlos, yo me pregunto: Si el mantel es de plástico ¿que le vamos a pedir al comensal?

  • Finito

    No solo que sea el mantel de plástico, sino que además viene el camarero y te lo limpia con una bayeta húmeda que tiene más pases que el capote de Paula.
    Y me conformo con que el prenda que come sin camiseta no deje el respaldo de la silla mas mojado que el mantel después del repaso bayetero del camarero.

  • Felipe Delgado

    Es sólo cuestión de educación, pero claro, hoy la sociedad anda mayormente poco dotada de esta.

  • argoantonio

    La entrada de animales en restaurantes y hoteles, lentamente, pero va cambiendo.Sevilla ya tiene muchos locales, en la guia Bayer, que indican que admiten animales. Desde hace muchos años tanto mis amigos como yo no entramos en locales en los que a la puerta se encuentre el cartelito del perro cruzado con una franja roja. Viajen por el resto de Europa y veal la atención que se da en hoteles y restaurantes a los animales. Yo he estado en el Hiltos de Viena con un pastor alemán que paseaba conmigo por el vestíbulo del hotel. El torse desnudo es una marranada,incluso paseando por la calle.

  • Jaime

    Pienso que debe de diferenciar el termino chiringuito de restaurante.El chiringuito es un kiosco bar al aire libre y el restaurante suele estar cerrado y dispensan exclusivamente comidas y bebidas. En el restaurante no veo mal que se obligue a llevar camisas o camisetas , pero en el chiringuito que a 3 metros vas a ver al todo el mundo tirado en la playa tomando el sol sin camiseta, no creo que te de un espanto. Aquí o no llegamos o nos pasamos.

  • mario lopez garcia

    A mantel de plastico y servicio (2,00 euros) por unos picos malo, y un pan chicle, que esperas?. Que empiecen por un buen servicio.

  • julio

    Diga usted que SÍ, D. Carlos, ¿para cuando la prohibición en positivo de que niños/as de 3-4… añitos jueguen desnudos en la orilla de la playa? con lo que chillan; y la prohibición “en positivo”??? del top-less, o la de llevar bikini???,o no poder llevar la tortilla y la sombrilla solo si han sido adquiridas en la sección “GURMÉ” de un hipermercado. Los bañadores deben cubrir desde el tobillo hasta la garganta, así se disimularía un poco algunos cuerpos…
    En fin, “hay quien le da pellizcos a los cristales…”

  • julio

    Totalmente de acuerdo con Jaime

  • Buenos modales

    Si quieres estar en la playa en top less que lo hagan, que quiere ponerse la gente en pelotas en una playa nudista, que lo hagan, pero en la mesa…., aunque sea un mantel de plástico con esa bayeta -que me he hartado de reir-, y que no deje el respaldo mas mojao que la bayeta -que ya me he caído hasta de la silla de reirme-, se pide por lo menos un minimo de respeto y educación, que con una camiseta no vas a sudar mas, que por media hora no te vas a deshidratar, fundir, disolver, ni nada, terminas tus sardinas, y para el agua si quieres, pero en la mesa, mas decoro, y por la calle, es que tampoco lo aguanto, yo tengo las famosas tabletas en el abdomen y no se me ocurre para fardar ir con el torso desnudo por la calle, en la playa, todo, que para eso me lo he currao. Saludos.

  • losmierdas

    mapunto a las opiniones de jaime y julio… en un chiringuito playero con los piés en la arena y aún más, con el paisano debajo de la mesa durmiendo la mona con la raspa de sardina encima del ombligo, que la gente coma en bañador es lo normal… y que las chicas lo hagan en topless, más normal todavía

  • Rafael

    No hay que mezclar el toplees con el insoportable cani del pantalón pirata y sin camiseta.Es que debería estar prohibido.Yo si voy a la playa,pues es lo que hay,pero comiendo no tengo porqué soportar que un analfabeto tatuado con sus asquerosos hijos raperos(tatuados también)griten,escupan,llamen a la Vane y al Johnny gritando desgañitados y encima tener que contemplar sus decorativos pelos en la barriga cruzcampera y en la espalda.¿Y de los niñatos en moto sin camiseta?¿Porqué no los multan?Esa gente es gentuza repugnante.Dan asco por donde van

  • Alberto

    “Sus asquerosos hijos raperos”, que bueno… Por lo demas, cuando se esta comiendo hay que tener un poco de educacion, pero de ahi al derecho de admision con media etiqueta para comerte dos sardinas y tomarte una cerveza, en fin… Que estamos en la playa, segnores !!! Alegria !!!

  • Carmen

    desde muy pequeña me enseñaron que a la mesa hay que sentarse vestida. Da igual que estés en la playa, en tu casa o donde sea. No se habla de media etiqueta, se habla de un mínimo de educación. No se puede comer, ni siquiera en un chiringuito de playa, con el torso descubierto. Ni ellos, ni ellas, ni los pequeños. Ahora tengo dos hijos de dos y cuatro años e intento que aprendan también esto. En la mesa siempre con camiseta. Y digo camiseta no media etiqueta ni etiqueta entera. tampoco se trata de terner los abdominales marcados o barriga cervecera, es simplemente una norma básica de urbanidad.

  • Buenos modales

    Te doy la razón Carmen, eso mismo me enseñaron, y asi lo hago, y tengo abdominales para presumir, pero en la mesa es que no, una camiseta aunque sea de tirantas, yo uso de manga corta, asi que fíjate, estaré chapado a la antigua, tengo 25 años y a mis amigos a alguno se lo reprocho y se pone la camiseta sin rechistar. Salu2.

  • Manu

    No entiendo el problema. Cada cosa en su lugar correspondiente. En el chiringuito de la playa, no veo ningún tipo de problemas.

    Vamos a ver cada cosa en su lugar correspondiente.

  • Carmen Lafuente

    Alberto, lo de asquerosos hijos raperos está muy bien definido. ¿No está usted de acuerdo? Porque yo sí, desde luego. Un saludo Carmen Lafuente

  • Paco2

    De nuevo la Sevilla dicotómica: Son los mismos que sólo van a la carrera oficial o a la feria si es a los palcos o a casetas particulares porque las de los distritos les parecen populacheras y de ambiente chabacano y por lo tanto un chiriguito de playa les parece también lo mismo y que deberían servirles a ellos con pajarita y paño (escurrido) sobre el antebrazo. Vamos ya.

  • Rafael Cuesta

    Paco2.¿Es que acaso no son populacheras y de ambiente chabacano las casetas de los distritos?Por supuesto que lo son.Hay niñatos vestidos de eso,de niñatos.Hay padres que escupen,que visten como gitanos,o de los gitanos,que lucen sus tatuajes repulsivos y peleas canis propias del ambiente cani.Repugnante.Si a usted le gusta mezclarse con la gentuza,allá usted,pero ni se le ocurra criticar más a los que con buen criterio no quieren mezclarse con la gentuza.Sí con la gente,no con la gentuza.Y por supuesto queremos un camarero uniformado,que para eso lo pagamos con nuestro sudor y trabajo.Podría usted decirme qué tiene eso de malo,porque es obvio que ABSOLUTAMENTE NADA

  • Fernando

    Rafael, yo también estoy harto de esa Sevilla cani y básicamente de extraradio que se extiende peligrosamente como pasa siempre con el mal gusto. Pero no te voy a negar que también me repele esa Sevilla patética con resabios de señorito venido a menos, con gomina por fuera y materialismo y superficialidad por dentro. Esa Sevilla inculta que lo confía todo a la apariencia y en la que son multitud los malos pagadores porque en el fondo son unos tiesos la mayoría.

    Señores lo que hace falta en Sevilla es un poco mas de seriedad, formalidad y humildad y un poco menos de carpe diem. No es una mera cuestión estética.

  • Rafael Cuesta

    Entonces estamos de acuerdo. A mí tampoco me gustan los engominados que con su complejo se dedican a mirar a los demás por encima del hombro. Pero parece que el que nos repugnen los canis ya nos encuadra en el prototipo de patillas engominado, y eso no es cierto. No me gustan los patillas, pero lo cierto y verdad es que no molestan a nadie, como no sea con su presencia,ya que tienen educación,cultura y saben estar. Al contrario que los ordinarios del pantalón pirata y la camiseta de fútbol,que chillan,mastican con la boca abierta y lucen el torso desnudo como algo normal.Ufffff qué asco!!!!!