Sevilla, ciudad de tanatorios

Carlos Navarro Antolín | 29 de enero de 2015 a las 5:00

CALLE SANTANDER
SEVILLA es la ciudad donde sale más barato destrozar el caserío centenario y levantar mamotretos en el conjunto histórico declarado. El delito de prevaricación no existe cuando la Comisión Provincial de Patrimonio emite dictámenes que avalan la construcción de edificaciones como tanatorios a cincuenta metros de la Torre de la Plata y de las Atarazanas. Aquí se talan árboles porque no dejan contemplar la Torre del Oro, pero se permiten edificaciones de nuevo rico sin que nadie, absolutamente nadie, se plantee si incurren en un excesivo vuelo de la fachada, en una alteración de la trama urbana o si, simplemente, atentan contra la concepción estética de un casco antiguo que se supone vital para la captación del sacrosanto turismo, una actividad que genera el 12% del Producto Interior Bruto de la ciudad. Brutos, brutísimos, tienen que ser los miembros de la Comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura que han bendecido una nueva construcción tipo tanatorio o parroquia pos-conciliar en la calle Santander, donde dan ganas de preguntar por las salas de velatorio o por la próxima reunión del movimiento neocatecumenal.

La susodicha comisión tiene la obligación de tutelar la conservación del conjunto histórico declarado (risas en off), pero a la hora de la verdad sólo derrocha valor para impedir que el Ayuntamiento traslade la histórica fuente de la Plaza de la Encarnación a un lugar más digno como la Plaza de la Contratación. Tiene cuarto y mitad de cinismo bien despachado que la misma comisión que avala el Metropol Parasol se preocupe luego de que la fuente de la plaza continúe en su lugar original para no sacarla de contexto. Hablar de cambios de contexto en la Encarnación es invocar a María Luisa… qué risa.

En esta ciudad se revientan las sacristías de tres siglos de antigüedad con paneles de pladur, se derriban casas del XVII y del XVIII con la coartada de mantener las fachadas-pastiche, que nos hemos hartado de practicar la política de mantenimiento de fachada y primera crujía como placebo; se protege la arquitectura de la desubicadora calle Imagen, que lo mismo podría estar en Avilés, Getafe o Sabadell; se levantan las losas de Tarifa y los adoquines para colocar pavimentos resbaladizos o que se resquebrajan con el simple paso de los coches de caballo (qué olores). En Sevilla sale muy barato destrozar el patrimonio porque las órdenes de restitución tienen menos fuerza que un montadito de negocio franquiciado.

Nunca una ciudad que vive tanto del casco antiguo, del turismo y de la hostelería, cuidó tan mal sus monumentos, destrozó su conjunto histórico declarado y tragó tanto con bares de paelladores y pizarras de colores que poco o nada tienen que ver con la leyenda de la ciudad de las tapas. Esta ciudad protege la calle Imagen y ahoga la Torre de la Plata. Levanta las setas e impide el traslado de una fuente. Y por contaminación paisajística debe entender el humo de las chimeneas, porque los alrededores de la Catedral están más próximos a Benidorm que a la estética de Mercadante. Sevilla, ciudad de tanatorios. El duelo despide en el tanatorio de la Torre de la Plata.

  • Daniel Pascual

    Tienes toda la razón del mundo, valiente despropósito han dejado construir, es una verguenza este edificio en el lugar donde está, no es si por el edificio, que si estuviera a las afueras del centro histórico no tendría problemas si no por donde lo han permitido edificar. quien se va a responsabilizar de esta barbarie que vamos a tener que soportar viendo durante toda nuestra vida???, el politiquito de turno que cada 4 años cambia y si te he visto no me acuerdo???, ( y me da igual quien gobierne ) los responsable del máximo nivel deberían avalar con sus vienes decisiones tan importantes como esta, ya veríamos como entonces no se les daba licencia….

  • Juan Vázquez

    Hace un mes que pasé por allí, y pensé algo similar.
    Magnífico artículo, años trabajando para el dulce mantenimiento de este parque de atracciones que es el centro, para que los nuevos crean que van a ser más visitados, cuando los que pueden entrar aún no tienen la altura idónea. Solo hay que tener título nobiliario para poder paralizar algo aprobado por la comisión y convertirlo en un nuevo trompe l’oeil copia de otras que ya existen.

  • Pablo Sevilla

    Completamente de acuerdo. Es un atropello y nos tienen que explicar el modo en que ese edificio cumple la normativa. Discrepo solo en que el delito de prevaricación no exista, porque cabe preguntarse si tal vez ese delito no lo ha cometido la propia Comisión al tolerar esto a sabiendas de que es ilegal. Es escandaloso

  • vaya tela

    Vaya tela, y yo que pensaba que se estaban construyendo oficinas, ¿pero de verdad es necesario un tanatorio ahí?, ¿no son suficientes los que hay de forma provisional en los hospitales, o los que directamente van al de la se-30 o San Jeronimo?, que yuyu le puede dar tanto al turista que revolotea por allí viendo la torre del oro, y que vaya hacia la catedral y se encuentre un coche fúnebre y sus familiares llorando a lagrima viva, y ni si quiera que sea turista, yo mismo, me deprimo ver la tristeza que hay en un duelo, en fin, dejare de pasar por esta calle y saludos a las mentes-pensantes que se le ocurrio poner allí este edificio, al que le dio los permisos, etc.

  • SILENCIO

    Zoido ha convertido a Sevilla en una mala taberna, una taberna barata. Sevilla, y se lo digo a los del ombligo que creen que es lo mejor del mundo y se sienten extranjeros extramuros…, no es Florencia, ni Venecia, allí no se ven estas cosas ni en una mala pesadilla ¡

  • Torquemada

    Si señor, el arquitecto del medio estadio del final de la Avenida de la Palmera. Ya sabemos que como llegue un proyecto de un arquitecto de la cuerda se le pone bandeja de plata para que haga los desmanes que le plazcan. Ahí lo tienen, para mayor gloria del señor arquitecto redactor, de los señores de la “comisión” de Patrimonio y de los señores arquitectos de la GMU que le dan su bendición. Así nos va. Enhorabuena Sr. Navarro

  • Rosa

    Ayer precisamente pasé por allí, y me quedé estupefacta. Cosa más fea y más inadecuada, al lado nada menos que de la Casa de la Moneda y del antiguo cine Coliseo. Sólo comparable con esa otra abominación del edificio del seguro frente a la Torre del Oro. Si yo tuviera poder, pediría explicaciones, porque ahora todas estas arbitrariedades, nos hacen pensar muy mal.

  • Harto de Fantasmas

    SILENCIO, usted como siempre, sacando los pies del tiesto. Pues da la casualidad que la comisión de Patrimonio está bajo el control de sus amigos del PSOE, igual que estaba el PSOE gobernando cuando se aprobó este proyecto. Pregúntele a sus amigos y le explicaran a que otro amiguete han beneficiado, que de eso saben ustedes lo que no está escrito.
    Habrá que pedir explicaciones a los funcionarios que lo han autorizado, ya está bien de siempre echar la culpa al político, los responsables finales firman lo que quieren, y de esos no habla nadie. Bueno, si, la jueza Alaya que es la única que tiene narices de meter a los corruptos en vereda.

  • Juan

    Todas la razón, es de verguënza que los que se digan amantes de esta ciudad, permitan esta barbaridad, junto con el parking que va a continuación, junto a la histórica Casa de la Moneda, totalmente abandonada, y continuando hasta el río, con la bochornosa imagen del “Abades” y el desastroso muelle contiguo, desde los años 50, en Sevilla no se ha hecho nada reseñable arquitectonicamente, al contrario, despropósito tras despropósito, y todo gracias a una modernidad mal entendida y a unos arquitectos que lo mas que saben hacer, son cubos. A Zamora volví después de 20 años y se habían cargado también la ciudad, con cubos y mas cubos…

  • Francisco Javier

    Cuando vuelvo del centro a los remedios pasaba por la calle santander para evitar la barriobajera zona del cristina, ahora con el mamarracho ese y las cosas tristes que se van a ver voy a tener que volver por el prado, Que agobio!!!

  • Azabache

    Todo lo que señala tiene una explicación sencillamente lógica, a mi modesto entender: los miembros de la Comisión de Patrimonio entienden de patrimonio un pimiento, y lo son por mor de su supuesta adscripción al partido de turno. No se acuerdan del inefable Bernardo Bueno, que enterró las tumbas del tranvía en un pis-pas?. Pues así todos.

  • Azabache

    Pero hombre de Dios, en otro orden de cosas, ¿sabe Ud cuántos bares, vinotecas, alacenas y chiringuitos de franquicia caben en ese edificio?. ¿Y cuántos veladores en su despejado entorno?. ¿Y cuántos rumanos con acordeón?

  • Lprevuelta@gmail.com

    la verdad es que no hizo falta un bombardeo tipo II guerra mundial para acabar con la ciudad como en muchas ciudades alemanas (esto es un homenaje a Jürgen Mayer). Nosotros mismos la hemos destrozado sin ayuda de nadie.

  • Juan R.Contreras

    Buen artículo

  • K

    Todos estáis confundidos…Sevilla es ciudad de sepulcros blanqueados, no de tanatorios…

  • Daniel Lebrato

    LA PIRÁMIDE DEL LOUVRE
    Sin yo defender los adefesios, díganme los conservacionistas: las ciudades, ¿quién las para? Sevilla, ¿romana, mora, regionalista?
    Quien opina “Las Setas, sí, pero en otro sitio”, no está respondiendo a la pregunta. A la perplejidad buscada, intencionada, que provocan Las Setas no puede responderse con: las setas en un descampado o como gasolinera vanguardista. En la provocación está el juego, de modernidad o posmodernidad, y de eso se trata.
    Y con la estética va unida la especulación con todo lo que cabe en: ¿de quién es el suelo, el aire, las vistas, la vida, en fin, de las ciudades en sociedades clasistas? Quién se beneficia, quién decide y quién las disfruta.
    Se admiten ideas.

  • jorge benavides solis

    Tienen la palabra: 1) el arquitecto autor 2)la delegación de cultura de Sevilla 3) los expertos y especialistas que son de la Comisión de Patrimonio 4)El Alcalde Zoido, el Gerente de Urbanismo, 5) la Dirección general de bienes culturales 6)Bernardo Bueno, ilustre defensor del Patrimonio
    Y como no puedo imaginar sus argumentos culturales, pueda ser que hayan intereses económicos (generación de puestos de trabajo) tal como se dijo para justificar la faloarquitectura Caixasol dirigida por Pulido (¿estará detrás?)

  • juanjo

    Ya estoy imaginando a las palomas en esos huecos.
    Los arquitectos deben tener más sentido común. No sólo buscar la estética, que es al gusto de cada uno, y la utilidad sino también el coste material, la accesibilidad a ciertos elementos arquitectónicos para llevar a cabo un mantenimiento de bajo coste,la facilidad en conseguir materiales de sustitución, etc…. y por supuesto, la resistencia al clima donde está ubicado así como los animales e insectos que pueden hacer uso de la construcción (PALOMAS, RATAS, ETC-
    BUEN PALOMAR SEÑOR LICENCIADO/A

  • NiPSOEniPP

    La comisión de patrimonio de la Junta lo hace muy mal pero los permisos de construcción los de al Ayuntamiento de Zoido.

  • Chaneco

    ¡¡¡ a quién hemos votado, por Dios??!!

  • Sigillum

    La Comisión Provincial de Patrimonio tiene competencia sobre aquellas áreas que no tengan aprobado su correspondiente Plan de Protección Especial. Si un área tiene el Plan Especial aprobado entra dentro de la competencia de la Comisión de Patrimonio municipal. Para mas INRI parece que esto se hace casi lindero con algún BIC, o sea en su entorno inmediato. Es de traca!!!