Cayo Lara, el atún rojo y las contradicciones

Carlos Navarro Antolín | 26 de junio de 2015 a las 5:00

Foto CAYO LARA
La política es el mundo de las contradicciones. Es lo que pasa con las etiquetas, que duran menos que las del bañador comprado en julio. Toda la vida trabajando una línea hasta que el dependiente de textiles responde sin acritud: “No señora, nos está entrando ahora el cuadro, pero no nos queda género de lunares”. Y si entra el cuadro, ya se sabe: a lucir cuadros. Al PSOE le ha entrado ahora la bandera de España, que pareciera que Pedro Sánchez se ha escapado de la magnífica serie La Transición, de Victoria Prego, con Santiago Carrillo agarrado al atril con tripleta de enseñas nacionales de fondo y el humo ascendente de tabaco negro. Y ahora todos con convulsiones porque Pedro saca la rojigualda sin que haya partido de la selección. ¡Qué contradicciones!

En Sevilla vivimos nuestras propias contradicciones. En Becerrita, santuario del atún rojo, Cayo Lara toma asiento sin segundas. Ni por lo de rojo, ni mucho menos por lo de atún, bonito. En Becerrita no hay precisamente tapas a un euro, ni cerveza en plástico mitinero de domingo por la mañana para arañar segundos de telediario. Uno entra en Becerrita con la esperanza de recibir un saludo de Arenas o de Moreno Bonilla (Llamadme Juanma, por favor), pero se encuentra con el líder rojo, el tuitero infatigable, el busto parlante de IU en la carrera de San Jerónimo, ese señor serio y espartano que a la hora del yantar ya se sabe: a yantar, a yantar que la cocina del Becerrita la van a cerrar. Sevilla se nos va, se nos está yendo por del desagüe de las contradicciones. Cualquier día está don Cayo desayunando picatostes una mañana de 15 de agosto en el Aero, junto al canónigo Pedro Ybarra, o remojándose en la piscina social del Labradores, que el hombre con lo de “social” y lo del “labradores” se puede creer que allí se bañan Cañamero y sus mariachis.

Si ya lo advirtió un mensaje de móvil el día de la constitución del nuevo Parlamento de Andalucía: “Todo siguel igual. El de Ciudadanos, Juan Marín, acaba de entrar en Becerrita en sus primeras horas como diputado”. ¡Ole, Marín! Con el comer no se juega. El atún rojo une. El atún rojo vertebra la clase política. Blas Infante es al cabo una parada de Metro.

Y no se vayan todavía, porque aún hay más. El consejero delegado de Emasesa, Jesús Maza, hombre de confianza de Zoido en las empresas municipales, se arrima esta semana a Juan Espadas más que un maniguetero al paso. Lo canta la foto, que aquí nada nos inventamos. Qué mirada de afecto, que lección de convivencia, qué ejemplo de normalidad institucional en el traspaso de competencias. Cualquiera diría que han reservado mesa… en Becerrita. Maza es pez que navega con habilidad en todas las aguas. Como Cayo Lara, que con una mano coge el megáfono y con la otra la servilleta de hilo. A Dios rogando y con Maza charlando. ¿Y los del PP de Sevilla? Como Armada. Ni están, ni se les espera. Eso explicaba la mar de bien Victoria Prego en La Transición de rojos. Y de atunes. Lo dicho: esto se nos va.
Entrega de premios del Concurso de Emprendedores Universitarios de Grupo Joly. En la sede de la EOI en la Cartuja

  • mario

    NO comparto su comentario. Mwe considero votante de izquierdas y soy de Labradores. ¿Algún problema Sr. Navarro Antolín?

  • Azabache

    Pues muy bien. Pero para atún rojo, el de La Sal, no la de Atlanterra; la de la calle Las Doncellas.

  • Jose

    Ya estamos con el mito: los rojos no pueden comer bien. Si eres comunista tienes que comer de pobre. Da igual que te ganes tus lentejas honradamente y que no hayas pillado dinero público por la corrupción: Si eres de IU tienes que comer popular.
    Si Cayo Lara se lo paga de su bolsillo como si se quier poner ciego de ostras.
    Artículo clasista y rancio. No tiene gracia.

  • Miguel

    Profundamente defraudado con este intento del Sr. Navarro Antolin de devolvernos a situaciones clasistas y discriminatorias. Vuelve a decirnos aquello de que para defender los derechos de las negros no se puede ser blanco, o que para defender los derechos de las mujeres no se puede ser hombre. Pues bien, D. Carlos, para no compartir este atropello suyo a Cayo Lara no hace falta ser de IU. Yo de hecho, jamás lis he votado, ni pienso hacerlo en mi vida. Pero mi decisión se basa en razones más sólidas que la de estar en Sevilla y comer en Becerrita, cosa que por otra parte yo hago los Domingos de Ramos cuando voy a San Roque a ver los pasos en la Iglesia preparados para salir.

  • Decepcionado con usted

    Señores a IU se le llena la boca de decir i tan solidarios son estos de IU, en vez de ir a uno de los restaurantes más caros de la ciudad, podría haber ido a uno más baratito y haber invitado a alguno de esos millones de español

  • Harto de Hipócritas

    Señores, a IU se le llena la boca de decir que en este país hay miles de españoles muriéndose de hambre. Hay que ser honesto y consecuente con la ideología y los principios. Si uno piensa que hay esa cantidad de gente sin comer, uno no debería ir a uno de los restaurantes más caros de la ciudad, debería ir a uno de menús e invitar con los 60 pavos de Becerrita a una familia a comer. Eso es defender la igualdad de derechos. Uno que está atacando continuamente al capitalismo no debe caer en los mismos “vicios” del capitalismo y no ir a donde van los apestosos sangradores de la clase obrera. Eso es coherencia y honestidad. No ir predicando y luego dando un ejemplo nefasto, ¿a que Sánchez Gordillo no va a Becerrita? Porque lleva hasta el final su ideología, eso si es ejemplo (aunque no esté de acuerdo con sus planteamientos).
    Y a los que defienden que pueda ir a este tipo de restaurantes, les digo que salvando lo anterior, que está claro que de coherencia 0, si lo hace con su familia un domingo podría hasta admitirlo, pero entre semana y con su equipo de trabajo no es defendible. No se pueden gastar el dinero del partido en comilonas, hay militantes que pagan sus cuotas con mucho esfuerzo y sin poderse permitir ir a Becerrita ni los domingos de ramos. No se puede defender lo indefendible.
    Haber si somos menos hipócritas y más coherentes

  • Harto de Hipócritas

    Por cierto, y lo del señor Maza me parece vergonzoso. Que buenos amigos se buscó Zoido para formar su equipo, entre este y su amigo Alberto Díaz vaya ruina le han buscado, y ahora ambos haciendo la pelota a Espadas, uno peloteándole descaradamente y el otro con la bandera multicolor en la plaza nueva. Hay que ver lo que hace la gente por un sueldecito, ¿Dónde queda la honestidad y la lealtad?

  • Timopepero

    No sé de qué se sorprende usted.Son los de la hoz y el martini, Navarro, serán comunistas pero no tontos.Espérese unos meses a los del Kichi en Cádiz que se va a seguir sorprendiendo.Pero me asombra su asombro.Como con lo del Sr.Maza.Una muestra más de la lamentable selección de personal de Juaninasio Zoido, que en lugar de gente leal y trabajadora se rodeó de arribistas y pelotaris. Maza,Fley,Díaz,Vílchez…Son sólo algunos de una alineación que ni Monchi.Y el del Postureo, leía ayer en su periódico que sigue sonado, ni un atisbo de autocrítica. Eso sí, ataque de cuernos con De la Torre.Cuando a mí me parece que Sevilla y Málaga ¡deben ir juntas, no seamos catetos!Cada vez más convencido:los sevillanos tenemos lo que nos merecemos