Suben las chuches, sube el barril

Carlos Navarro Antolín | 25 de noviembre de 2015 a las 5:00

RAJOY VISITA FABRICA DE HEINEKEN
NOVIEMBRE tiene el sonido de una esquila, la estética antigua de funeral de la Caridad, la ampulosidad de una casulla de negro y oro, la brisa de los primeros fríos, la opacidad de los primeros vahos y la tinta de las esquelas que deja el primer luto en las yemas de los dedos. En noviembre se tiende a preferir las calorías de los taninos del vino a los fríos del fermentado. Quizás por eso la Cruzcampo, una de esas marcas blancas (y de oro) de la ciudad, apuesta ahora por revisar al alza el precio de sus productos. El tabernero suda en noviembre como un pavo cuando del altillo baja el árbol de plástico de la Navidad. Hay dos precios en Sevilla que ya pueden dispararse que no bajará la demanda:las tarifas de las sillas de la carrera oficial y el precio del barril de la Cruzcampo.
El barril de 50 litros de la rubia sevillana por excelencia se ha encarecido este noviembre un 3,22%. Ha pasado de 117,67 a 121,58 euros. Y no ha sido de las subidas más caras. En 2013 se encareció un 3,7%, de 110,24 a 114,42 euros. ¿Qué hace el tabernero además de sudar? Repercutir la subida en el precio de la caña. Opasarse al botellín. Pero no es lo mismo el tirador de la silla de la Campana que la chapa de ver las cofradías en el callejón de Rivero.
Rajoy desembarca en Heineken en noviembre. Suben las chuches y sube el barril. El verdadero IPC en clave hispalense es el Índice del Precio de la Cruzcampo. El año que el Consejo subió por encima del 10% los precios de la quidiello de la carrera oficial, hubo demanda para duplicar el aforo. El personal tiene dinero y tiempo para lo que quiere. Yhay doctores de la iglesia local que aseguran que el año de la misericordia consiste en quedarse en un bar donde sólo hay tirador de Mahou. En Sevilla se han hecho fotos libando Cruzcampo el Rey y el cardenal.
Noviembre trae a Rajoy a la Heineken, al Tomares de José Luis Sanz y al restaurante Rafael Ruiz de Amador de los Ríos, de donde el presidente se fue a Santa Justa a subirse al AVE de las 15:45. En Sevilla se quedan los barriles. Y las barrilas de la Madrugada.
No hay SE-35, ni conexión ferroviaria del aeropuerto a la estación. No tenemos sombra en la Avenida, ni vuelos internacionales a los principales aeropuertos de Europa. La línea uno del Metro es sencillamente la línea (pero sin la Concepción), porque pasarán varias generaciones para que haya otra. Pero tenemos autobuses nocturnos los fines de semana que permiten beber para olvidar, tenemos un eje Sevilla-Málaga del que no se para se hablar en todas las tertulias (tururú) y cerveza bien fresquita. Tómese otra, presidente, que por mucho que suba este IPC jamás nos pondrá al borde del rescate.

  • Una de aquí

    Por eso cada vez más bares sirven Estrella Galicia…

  • Una de aquí

    Por eso cada vez más los bares sirven Estella Galicia

  • Fernando

    El maltrato que Cruzcampo da a la hostelería de Sevilla es impresentable. Mientras tanto en provincias limítrofes es bastante más barato. Pues, señores,poco a poco se les va acabando el “chollo”.La clientela se va dando cuenta que hay otras cervezas, como Estrella de Galicia, Alhambra, etc. que estan tan buenas o mejor que Cruzcampo. Enhorabuena por ir matando la gallina de los huevos de oro.