El valor añadido de nuestras ratas

Carlos Navarro Antolín | 27 de diciembre de 2015 a las 5:00

ratas
SEVILLA tiene tal vocación en perpetuar lo efímero, en detener el tiempo para convertir el aire en piedra, y en hacer de lo prosaico una genial poesía de ocurrencia, que sólo aquí, y sólo aquí, ocurre que una rata sale de un bar ante la clientela asustada y el dueño, mientras pasa la bayeta por la barra con toda naturalidad, proclama: “¡No se alarmen por favor, que la tengo dada de alta!” Las ratas en Sevilla cotizan. Y los ratas se pasean con sus agendas bajo el brazo, de Tetuán a Velázquez y de Velázquez a Tetuán con toda tranquilidad. Bueno, con toda la tranquilidad que permiten los niños cazafirmas. Las ratas posan para el fotógrafo como meninas, con toda calma, sabedoras de que nada, ni nadie, las va a echar de un paraíso ganado a pulso. Ratas impunes, trepadoras cada una en su orden, sin madriguera fija. Están en el Paseo Juan Carlos I cada tarde de este invierno sin abrigos ni bufandas, de estos días que invitan más a la cerveza que al oloroso. Están como toros en la dehesa, dueñas de su jurisdicción, como tertulianas peleonas, presumiendo de territorio conquistado con el estandarte clavado de sus inmundicias. Las ratas son las muñidoras de la cochambre. El buitre carroñero aguarda con paciencia la muerte del mamífero. Y la asamblea de ratas anuncia la presencia de desperdicios, suciedad, agua estanca, lugar perdido por la civilización. No huyen ante la presencia de las cámaras, se quedan clavadas al terreno con la dignidad de un presidente abofeteado. Estas ratas han perdido el respeto a las personas. O será que están dadas de alta. No habitan callejones, sino la ribera del río. Y si antes salían disparadas, fugaces, asustadas ante la mera luz del día, ahora se han vuelto fijas, de plantilla, gracias a esa capacidad que tiene la ciudad de convertir el olor de la caca de caballo en fragancia asociada al gótico de la Catedral, patrimonio inmaterial lo llaman. Estas ratas son parte de un paisaje ligado a la caída de la tarde de la ciudad indolente, de belleza en retirada y casco histórico franquiciado. Unos tienen puestas de sol o cambios de guardia, norias gigantes o plazas mayores de ensueño, grandes almacenes de lujo o teatros de ópera de Sisí Emperatriz, nosotros tenemos ratas que se dejan fotografiar en la ciudad que tiene eje con Málaga, pero ningún hermanamiento a la vista con Hamelín. A falta de linces, tenemos ratas en horario laborable. Que para eso tienen hasta convenio colectivo.

espadas1
Las vacantes de Espadas
El alcalde tranquilo, el profesional moderado, el político plano y que no genera ruido. Juan Espadas mantiene vacante la perla del organigrama de las empresas municipales: la gerencia de Emasesa. La compañía metropolitana tira por ahora sin problemas gracias a Antonio Díaz, un profesional de la casa de reconocida solvencia y estilo exquisito al que se le han ampliado competencias para hacerle más cómoda la toma de decisiones. Pero no hay nadie que quiera ser gerente por 60.000 euros anuales, el tope fijado por error por el propio Espadas. También está vacante la gerencia del Instituto del Taxi. Y se encuentran pendientes de renovación los cargos de Defensor de la Ciudadanía, donde José Barranca sigue de forma interina al servicio de la ciudad, y el de director gerente de la Fundación Jiménez Becerril, donde Jesús de la Lama sigue acumulando trienios desde los tiempos de Monteseirín. Por cierto, en la web de la fundación sigue como presidente Juan Ignacio Zoido como alcalde de Sevilla.

En el Restaurante Abades Sevilla. Acto de presentación de la candidatura del PP de Sevilla a las elecciones generales, en el que participan el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno; el candidato número uno, Juan Ignacio Zoido, y el presidente del PP de
Sevilla, siempre falla Sevilla
El veterano militante cordobés Ricardo Rojas se levantó en el comité ejecutivo regional del lunes y puso el dedo en la llaga. El PSOE ha sacado al PP una ventaja de 120.000 votos en las elecciones generales, de los que 95.000 son de la circunscripción de Sevilla. El 80% de la diferencia que el PSOE saca al PP en la región se debe a la provincia de Sevilla, agujero negro del centro-derecha andaluz. Virginia Pérez, camarlenga del PP hispalense, le replicó que en Sevilla se ha crecido un 13% y en Málaga, por ejemplo, los apoyos al partido de la gaviota han bajado un 20%. ¿Será Moreno Bonilla el que va difundiendo por ahí que Sevilla siempre falla? Los datos objetivos le dan la razón. Y a todo esto, Zoido presumiendo de ser el ganador en la capital. Hey, no vayas presumiendo por ahí… Rojas detuvo el picú de la fiesta zoidiana.

  • paco

    Las ratas dan asco, y a veces miedo, pero habrá que recordar que en la ciudad más rica y cara de Europa, que es Londres, hay 15 millones de ratas, de ellas 10 millones viven en el metro, todo ello según datos del propio Ayuntamiento de Londres, y los ingleses, tan prácticos, no le dan mayor importancia. Por lo visto hasta cumplen una función positiva de eliminación de desechos. Lo grave no es que haya ratas, sino que haya gente que malvive y pueda ser víctima de mordidas de ratas. Por desgracia, eso en Sevilla sí ocurre.

  • jose garcia de la gu

    Desde que el PP de Zoido estuvo en Sevilla, han quedado muchos “ratas” por la ciudad…y también algunos venaos de dos patas.

  • Vecina

    Paco y José García, entérese, las ratas de Londres están controladas, hay información sobre ello, y no hagan política de todo.
    Yo paso de política y de justificaciones tontas, quiero una ciudad limpia y segura esté el que esté.
    Estas ratas son un gran peligro, ya han mordido a perros y casi a nuestros hijos sino estamos alerta, además de la cantidad de enfermedades que transmiten
    Paso de nuevo, con enlace a este gran blog, nota al ayto. de Sevilla, a ver si se les cae la cara de vergüenza y toman nota de una vez.

    Ahora saldrá algún perro – flauta defiendo a los “bichitos” como sabréis el animalito en cuestión, que me da repulsión hasta nombrarlo, se ha convertido en animal de compañía del progrerío, podéis verlos paseando con el bicho en cuestion en lo alto, hay
    vecinos a los que les han invadido su casa, todos sabemos como estos animales se reproducen y mueven, que asco

  • Sevilla sin ruidos

    VergÚenza ajena… Hace escasos días vinieron unos amigos de Málaga y las vimos en la zaplana del río. Las niñas subieron entre el miedo y el asco alucinadas de ver algo así en una ciudad de tanto renombre como la nuestra… es insalubre y peligroso y da muy mala imagen.Las plagas se controlan, pero es como todo en esta indolente ciudad, la foto y la silla, la mamandurria y avivir que son dos días.. No hay ningún honrado que se presente a gobernar para Sevilla y los sevillanos, sino para intereses de nos y los propios..Así nos va

  • Vecina

    Como os dije escribí al zoosanitario con este articulo y foto, hasta la fecha sin respuesta
    Seguiré informando