La perspectiva buenista en los veladores

Carlos Navarro Antolín | 26 de junio de 2016 a las 5:00

En los Reales Alcázares. Espadas mantiene una reunión con los organizadores del congreso ASTA agencias de viajes de EEUU
LOS veladores se reproducen. Como los manteros. Como los gorrillas en tiempos de Rojas-Marcos, el alcalde que creó aquellos vovis que eran parados con uniformes que ayudaban a aparcar a cambio de un donativo. Espadas debutó anunciando su intención de poner orden por medio de un plan de trabajo con los distritos para no recurrir al aparato coercitivo de la Gerencia de Urbanismo: “Queremos que se vea el tema desde otras perspectivas, no sólo de la que genera ingresos”. Tururú, señor alcalde. Primero, porque la teoría de la perspectiva suena a la equidistancia buenista que los políticos aplican a todo problema sensible. Un ejemplo: ¿La movida nocturna es molesta? El político de catálogo acude al manual de la corrección exenta de compromiso, que dicta en su lección primera: “Fórmese una mesa para ver el problema desde todas las perspectivas: jóvenes, empresarios de la noche, vecinos y fabricantes de destilados”. Y confundidos con tantas perspectivas ocurre como cuando uno se pierde en una bulla de Semana Santa, que te quitan la cartera… O te cogen el culo, ahora que se ven más culos que nunca en la Avenida de la Constitución. Pues al alcalde le han cogido lo que dijimos con los veladores. En un año se ha metido él solito en la bulla y nos quiere confundir con una notas de prensa que son un bacalao, un bacalao como el que Zoido inauguró en la cuesta del ídem, símbolo de la bacalá de gestión.

Segundo, porque al final Espadas ha tardado muy poquito en empezar a hacer lo que había que hacer, que es recurrir a los servicios de inspección de la Gerencia de Urbanismo, como revelan las campañas anti-veladores que periódicamente pregona el Ayuntamiento, pero el error está en que lo hace sin poner antes los medios adecuados. Sin hacer los deberes. Ha mandado a los inspectores a poner multas. Eso está muy bien, señor alcalde. ¡Adelante la infantería municipal contra unos abusos tan evidentes! Ocurre que las oleadas de multas suenan mucho, pero son estériles. Porque sólo hay un inspector por cada 1.800 veladores. La última batida anunciada esta semana proclama sesenta expedientes “en menos de un mes”, una cifra ridícula si se tiene en cuenta que Sevilla es una ciudad de 700.000 habitantes, más de 4.000 bares y más de 10.000 veladores legales (súmense los ilegales, que son legión). Todo resulta tan ridículo como aquel anuncio de atajar el problema por medio de bienintencionados planes a través de los distritos. Los distritos están muy bien para los talleres de aerobic, los cursos de cocina, la ventanilla para preguntar dónde se consigue un certificado del padrón y, sobre todo, para que un ramillete de concejales en tiempos de Zoido tuvieran la pedrea de un despacho oficial. Pero poco más.

Aquí la clave es meterle mano al organigrama de la Gerencia de Urbanismo para que haya una cantidad de inspectores suficiente y, sobre todo, para que haya personal de inspección por las tardes y las noches de los fines de semana. Vigilar los veladores a las diez de la mañana es como reordenar el trafico en la puerta de un colegio un diez de agosto. Para saber dónde están los abusos en asuntos de veladores no hay que recurrir a ningún distrito. Ni a planes especiales. Se trata de crear por fin el cuerpo de inspectores de la vía pública que debe tener una ciudad que vive tanto en la calle. Ha pasado un año de este gobierno y sólo hemos visto la calle Mateos Gago libre de obstáculos en Semana Santa o en tardes de vía crucis. Será que la Semana Santa es lo que mejor se le da a este alcalde que pone una vela en el altar de la derecha sociológica, en Roma rodeado de embajadores, curas y monjas, y otra en las carrozas del Orgullo Gay, jalonando la Avenida de fotos picaronas, que lo grave no es la carrera oficial de culos, tangas y correajes, que eso sí que es una mezcla de perspectivas. Todo muy edificante, señor Espadas. ¿Pero para cuándo la sombra en la Avenida? ¿Para cuándo las cláusulas sociales en los contratos públicos que impidan el uso de materiales duros y la obligación de tener en cuenta zonas de sombra para los peatones? Siga yendo a Roma y siga sembrando de culos la Avenida, pero coloque sombra, por favor. Por piedad.

Espadas le ha echado más valor a tirarle tierra al proyecto embrionario de la mezquita en Sevilla Este que a retirar los veladores en el centro o en la Buhaira. Será por la teoría sevillana de temer aquello que se conoce. Y el alcalde sabe que a esta ciudad le gusta estar sentada. El alcalde nos cuenta que la clave es tener pronto un jefe de la Policía Local, pero no nos dice que la otra clave pendiente (de Balbín) es triplicar los inspectores de la vía pública y hacer retenes de guardia los domingos y festivos, aunque para eso hay que fajarse con los sindicatos, negociar, trabajar, asumir riesgos, vivir tensiones, gestionar, gobernar en definitiva. A Rojas-Marcos le crecían los gorrillas y se inventó los vovis. A Espadas le crecen los veladores y se inventa unas batidas de multas de escaso valor, con pretendido eco, pero sin el efecto siquiera de un analgésico. Estamos igual que con Zoido. Hemos sustituido la melva por los culos. Ya lo avisó el alcalde. Había que cambiar la perspectiva.

  • conciudadano

    Las palabras son buenas intenciones pero sólo los hechos ayudan a construir una Sevilla de los ciudadanos, en este último año al que se refiere el artículo algunas zonas no sólo no han mejorado sino que han empeorado notablemente, como el entorno del mercado de la calle Feria donde algunos puestos son simples bares enmascarados sin licencia de veladores con la excusa de que pertenecen al mercado cuando están ocupando abusivamente la vía pública.

  • oba

    Poner el dedo en la llaga, se llama.

    enhorabuena

  • Filosofo hispalesis

    Sevilla , los sevillanos , somos rehenes de políticos miedosos y sindicatos de funcionarios privilegiados que nos exprimen a impuestos para mantener y aumentar sus escandalosos sueldos POR NO HACER NADA. Basta ya, en la gerencia hay cientos de esos inútiles, no se mandó al paro a ninguno cuando se desinfló la burbuja inmobiliaria y se quedaron sin trabajo, y ahora resulta que no hay inspectores. Y la Policía Local que en todas las ciudades civilizadas vigila este asunto de los veladores, aquí dice que eso no es cosa suya (salvo complemento salarial).
    Los sevillanos estamos hasta la coronilla de todo este ganado vago, chantajista e inútiles.

  • julio blanco escobar

    Este cronista podía haber puesto la misma inquina contra el alcalde Zoido que fue el que acostumbró a los dueños de bares a hacer lo que les dBA LA GANA.

  • Dolores Mosquera

    No tenemos remedio, enfrente de mi casa se han colocado en unas pistas deportivas del Ayuntamiento (Asociación el pueblo Sevilla )
    25 veladores con no se cuantas sillas, ya no se hace deporte ahora son pistas repletas de mesas y sillas . Hasta el mes pasado se jugaba a la petanca ahora han nacido por arte de mágia veladores donde se bebe, se tapea se ve la tv etc. desde la mañana hasta la madrugada y todo eso en un espacio deportivo a pie de la calle Tharsis infringiendo normas , horarios, permisos etc . No hace falta crear un cuerpo de inspectores sólo aplicar el sentido común.

  • Rosa

    Y no hay que ir muy lejos del Ayuntamiento. En pleno paseo de Colón, frente a la Real Maestranza de Caballería, hay un quiosco, ni siquiera un bar, que ha acotado con vallas,un buen trozo del acerado del Paseo,a ambos lados del quiosco, incluso ha puesto una alfombra de césped sintético, y como por arte de magia, ha aparecido allí un WC público, muy parecido a los municipales. Pienso que el dueño debe tener buenas amistades en el Ayuntamiento, si no, no se explica.

  • Otro indignado

    El asunto de los veladores es otro problema más que el Sr. Espadas heredó de la infame política del anterior Alcalde y que tampoco ha sabido solucionar.
    Hagamos memoria:
    La política de personal es indignante, sólo se convocan plazas de Policía Local, quizás quiera que estos funcionarios asuman las funciones de Inspectores de Urbanismo, Medio Ambiente (más de tres años y medio sin inspecciones nocturnas en discotecas, pubs, terrazas de verano y cualquier otra actividad que cause molestias a los vecinos) trabajadores del Zoosanitario y cualquier otro colectivo que tengan que trabajar con un calendario específico por las necesidades de los sevillanos,

  • Estefanía

    Como vecina del centro tenía puestas grandes esperanzas en Espada. Pero, como ya han dicho algunos de los presentes, no solo lo está dejando igual sino que lo está empeorando, respecto a la cuestión de los veladores como a otros aspectos, como la vigilancia policial: por ejemplo,resulta curioso (o no)que en los últimos meses aparezca en el zaguán de mi casa una cartera robada, de sevillanos o de extranjeros. Esto no ocurría desde 1993-1994, años en los que este barrio era un hervidero de carteristas y de maleantes al acecho.

  • Azabache

    Pienso de Espadas no puede con nada. No es un gestor mi tiene capacidad de imponer nada, es un político de laboratorio, de la facultad al comité. Su paso por la Junta, además de producirle pingues salarios, no le ha servido para nada. Otro bluf. Prefiero al peligroso Marchena que al inútil Espadas.

  • Otro indignado mas

    Al lado de mi casa, en la calle Aposentadores hay un bar que desde la mañana hasta la noche todos los días del año está abierto.Tiene unos veladores que aumentan en número cuando sacan del interior mesas y sillas,cambian todo de sitio ocupan todo el espacio. Allí se canta se chilla. No se puede dormir no se puede echar la siesta, todo el día con las ventanas cerradas. Esta es la situación en la que vivimos muchos sevillanos mientras bares como este cometen todo tipo de ilegalidades.

  • rosalia

    Lo peor de todo es el casco histórico. El barrio Santa Cruz ya es una ruina de mesas,sillas y turistas. Y todavía Espadas quiere mas turistas. Se ve que viaja poco.