Las canonjías de la Cartuja

Carlos Navarro Antolín | 11 de diciembre de 2016 a las 5:00

Centro cívico La Ranilla.
CUESTA trabajo creer que los sindicatos levanten la voz para protestar en un organismo donde el sueldo mínimo ronda los 30.000 euros anuales y el máximo supera los 100.000. Así ocurre en la Gerencia de Urbanismo, antiguo cuerno de la abundancia del Ayuntamiento de Sevilla, donde los sindicatos se han decidido a publicar las tablas salariales (pura conveniencia) al objeto de que cada empleado compare la evolución de su salario en los últimos años. Comisiones Obreras calienta motores y pretende soliviantar a los trabajadores de la Gerencia, obviando las condiciones de trabajo de la mayoría de los trabajadores del Ayuntamiento, que ven a los empleados del organismo autonómo como los nuevos canónigos de la Cartuja. El objetivo del sindicato es denunciar que “los sueldos han disminuido, a lo que se suma el aumento del coste de la vida: ganamos menos que en 2008 y el IPC ha subido un 8,6%”. Por fortuna para la transparencia, los sueldos de la Gerencia de Urbanismo y el lujazo del convenio colectivo están publicados por este periódico desde hace tiempo. Nadie discute que se trata de los mejores salarios de todo el Ayuntamiento, muy por encima de la inmensa mayoría de los cinco mil trabajadores de la administración local. Hay casos en los que un trabajador de la Gerencia, organismo autónomo municipal, gana un 60% más que uno del Ayuntamiento propiamente dicho. Casi la mitad de los trabajadores de la Gerencia disfrutan de una jefatura, lo que supone el acceso a determinados complementos. El convenio de los trabajadores de la Gerencia es uno de los mejores de España, según se admite en las valoraciones oficiales, y en sus preceptos se contemplan numerosas ventajas.

Es cierto que las sucesivas corporaciones municipales han dejado de cumplir con las transferencias aprobadas cada año por el Pleno municipal con destino a la Gerencia de Urbanismo, lo que ha lastrado las arcas de este organismo. Es cierto también que las contrataciones de eventuales han cesado, que los puestos por jubilación han quedado amortizados y que a la Gerencia ya no llega un euro de los convenios urbanísticos que perdimos, amén de que los ingresos por intereses financieros son ya un sueño celestial.

La Gerencia no ha estado bien tratada en ciertos aspectos fundamentales por el gobierno local en los últimos años. Monteseirín pasó de usar las reservas de este organismo autónomo para pagar la obra de las setas, a obligar a hacer las fotocopias por las dos caras, una brusca y dolorosa transición del Möet&Chandon al Dubois que refleja a las claras el talante de un gobierno que no tomó las precauciones debidas en tiempo de vacas gordas.

Zoido también siguió la senda de no cumplir con las transferencias en beneficio de la Gerencia. El dinero se reservaba para salvar Tussam y Lipasam, en un plan en favor de la política de infantería que es la que, ciertamente, percibe el ciudadano. El PP amagó con la negociación de un nuevo convenio colectivo con la finalidad de bajar sueldos hasta un 30% a cambio de hacer funcionarios a los trabajadores. Hasta el entonces líder de la oposición, Juan Espadas, estuvo de acuerdo en la necesidad de moderar los salarios, siempre y cuando se asegurara la existencia de la Gerencia como organismo autónomo, pues el PP dejó entrever que su deseo real era la disolución del organismo y la apuesta por su integración como servicio en una delegación. ¡Los dos grandes partidos fueron de la mano en un primer momento para rebajar los sueldos! Sí, pero como siempre ocurrió con Zoido: fuese y no hubo nada. El ordenanza que menos cobra en la Gerencia percibe 29.000 euros anuales, lo que supone la mitad que el actual alcalde, quien recuérdese que fijó el sueldo máximo de políticos y cargos de confianza en 60.000.

Juan Espadas, hoy alcalde, no quiere ni oír hablar de recortes de sueldos en la Gerencia. Sufrió para conseguir un gerente por 60.000 euros, un salario muy por debajo de la mayoría de los jefes de servicio. Alguno de ellos superan los 100.000 euros anuales si se tiene en cuenta que a todos los complementos hay que sumar el de antigüedad, que oscila entre un 10 y un 75% más de sueldo base en función de los años de desempeño en la empresa. La Gerencia de Urbanismo sigue concentrando las canonjías del Ayuntamiento, por mucho que esta afirmación soliviante a algunos representantes sindicales, y escueza a los altos cargos de Espadas que han sido víctimas del absurdo tope salarial impuesto por el alcalde. Los altos sueldos de la Gerencia de Urbanismo han sobrevivido a la crisis y todo indica que lo harán al gobierno de un alcalde que se mostró partidario de “adaptar” las tablas salariales del organismo autónomo cuando era líder de la oposición. Bastante tiene el delegado, Antonio Muñoz, con intentar sacar inspectores a la calle alguna tarde para luchar contra la invasión de veladores y mobiliario urbano en la vía pública, porque, pese a los elevados emolumentos, resulta un lujo contar con trabajadores de la Gerencia después de la hora de comer. Lean lo que reza la norma: “La jornada de trabajo es de 37,5 horas semanales, que se desarrollará de lunes a viernes entre las 07:45 y las 15:15, con horario flexible entre las 07:30 y las 09:00, y entre las 14:00 y las 16:00, y una jornada obligatoria de cinco horas comprendida entre las 09:00 y las 14:00”. Todo lo cual sin olvidar las ayudas médicas, los permisos retribuidos, el festivo del viernes de Feria por tradición, el tiempo de descanso ante el ordenador y, por supuesto, el compromiso del gobierno de ampliar la caseta de Feria. No faltaba más. Comisiones Obreras ha olido la pusilanimidad de Espadas y, al año y medio de gobierno, ha asomado la patita: “Nuestros sueldos han disminuido”. Y los veladores han aumentado. Y luego dicen que los canónigos ya no saben latín. En la Cartuja hay algunos canónigos en toda regla. Sancho, con la Gerencia hemos topado.

Los comentarios están cerrados.