Las conexiones andaluzas con Pablo Casado

Carlos Navarro Antolín | 24 de julio de 2018 a las 5:00

B450802E-253F-4E2E-9A51-9FAECD7F1E7C

AVE de regreso a Sevilla en la tarde del sábado. El tren va cargado de militantes andaluces del PP, todos sorayistas. Han perdido. Entre ellos hay sevillanos. También hay compromisarios del Puerto de Santa María, San Fernando y Valverde del Camino. Hablan o, mejor dicho, largan sin saber que el periodista escucha. Conversan entre ellos y también por el teléfono móvil. “¡Yo he votado a Soraya, pues claro! Pero Casado ya es mi presidente. Y que venga rápido a Valverde a por unos botos, ¡porque sin botos de Valverde no se puede ser presidente del Gobierno!”. Huele a destilado combinado con refresco de naranja.  Los de Cádiz están apesadumbrados, lucen pulseras del partido. “Al final han hecho lo que critican, un pacto de perdedores para que no gobierne la ganadora”.

Tarde noche de ese mismo sábado. Arranca la Velá de Santa Ana de Triana. El equipo de Casado, con inteligencia, hace llegar al PP de  Sevilla mensajes de tranquilidad. Van dirigidos a la estructura provincial. Se reciben con agrado porque los rumores sobre un posible intento de derribar la candidatura de Beltrán Pérez habían comenzado. Todo indica que eran fruto de euforias mal digeridas. Ninguna candidatura peligra. 

Mañana del lunes. Pablo Casado es entrevistado por Carlos Herrera. El nuevo presidente confirma la candidatura de Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente regional del partido, para las próximas autonómicas. Moreno ha estado claramente a favor de la candidatura de Sáenz de Santamaría, pero también conoce a Casado desde hace años. Ambos estuvieron en sus respectivas bodas. En la misma entrevista radiofónica, el nuevo líder nacional del PP añade ya su cuota al aludir a la necesidad de contar con dirigentes que hasta no hace mucho tiempo han sabido ganar elecciones y han gobernado con eficacia. Tanto el PP regional como los aparatos provinciales entienden el mensaje con rapidez. Con Soraya de presidenta hubieran tenido libertad absoluta para confeccionar las listas electorales, pero ahora toca aceptar las inclusiones que vengan sugeridas (impuestas)  del nuevo aparato de la calle Génova. El caso más llamativo en clave andaluza es el de Juan Ignacio Zoido, que ya cuenta, como mínimo, con un asiento en el comité ejecutivo nacional. Zoido ha sido la cuota cospedaliana andaluza en el equipo de Casado. El ex alcalde de Sevilla bien puede ser ese perfil de dirigente al que alude Casado: ha ganado elecciones con contundencia hasta no hace mucho tiempo. 

Con Zoido habrá que contar para las listas electorales, eso se da por hecho en el aparato regional y provincial. Él se ha asegurado su puesto al Congreso de los Diputados, distinto es que su influencia pueda ir más allá de garantizarse la continuidad de propio escaño en Madrid.

Y no hay que olvidar que Casado también se refiere a la ex alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, que sonó muchas veces, más por fuera que dentro del partido, como posible candidata a la Junta. Todo se prepará por si Moreno se da el trastazo en las autonómicas. Y ojo al ex ministro Margallo, ya en el comité de Casado, que el domingo ya proclamaba en televisión que no se podía prescindir de perfiles como el de la andaluza Fátima Báñez. 

Soraya no ha ganado. Pero lo peor para el PP regional y para el PP de Sevilla hubiera sido la victoria de María Dolores de Cospedal, que ni siquiera pisó la capital durante los días de campaña de las primarias, ni en el período de la segunda vuelta. El PP andaluz, el sevillano y el de varias provincias más han apoyado a Sáenz de Santamaría, pero no han mostrado animadversión contra Casado. 

Un compromisario sevillano se lamentaba en la tarde del sábado, mientras el AVE se detenía en Ciudad Real: “No hemos ganado porque, sencillamente, la guerra nos cogió en un bando y no en otro. Somos de Sevilla. Y Sevilla apoyó oficialmente a Soraya”.

En Sevilla hay calma tras unos primeros momentos de zozobra que provocaron espantás repentinas sin esperar a la lectura oficial del resultado. Hay muy buena relación con Javier Maroto, uno de los grandes casadianos de Génova. Sevilla fue la primera provincia en acoger su Ruta Social. El jefe de gabinete del político vasco, Rafael Laza, es el gurú de Beltrán Pérez, su asesor electoral, el creador de sus lemas de pre-campaña, el conocido como Panoramix del ‘palomar’. La presidenta provincial, Virginia Pérez, fue personalmente a recoger a Casado a la estación del AVE cuando el hoy presidente vino a hacer campaña en un acto en la sede regional. Ambos se comunican directamente por teléfono. Se respetan. Y en la provincia de Sevilla, por cierto, hay un pueblo que en las primarias apostó con claridad por Casado: Mairena del Alcor. A título particular hay un sevillano del centro y militante por el distrito de Los Remedios que está muy bien colocado con respecto a Pablo Casado. Se trata de David Antequera, del equipo de Adolfo Suárez Illana cuando el hijo del gigante de la Transición se presentó a las elecciones de Castilla La Mancha en 2003. Antequera entró en el plenario del congreso junto a Casado en la tarde del viernes. No era por casualidad. 

Tampoco hay que olvidar al concejal sevillano Alberto Díaz, mano derecha de Zoido y con hilo directo con Cospedal, que ha logrado sitio en la Junta Directiva Nacional de Casado. 

La noche de las vísperas de las votaciones, el PP sevillano convocó una cena en la Taberna O’donnell a la que acudieron miembros de todas las corrientes. Estuvo Ricardo Sánchez, alcalde casadiano de Mairena del Alcor; el compromisario de Los Palacios, también de Casado, y el de Utrera, que apoyaba a Cospedal y viró a Casado. La presidenta, al término de la cena, brindó para que saliese quien saliese elegido el sábado, ganara “el PP de España” y prometió que el PP de Sevilla “cerraría filas” con el elegido. 

Es cierto que hubo ausencias (ni Arenas ni Zoido acudieron) pero también fue una nueva demostración de que la formación en Sevilla ya hizo los deberes de integración tras el polémico congreso provincial de hace ya más de un año. Es esta circunstancia la que hace que Sevilla genere respeto. Ahora mismo es una provincia que, pese a las fuertes divisiones exhibidas en su congreso, se ha comportado como un bloque compacto en las primarias. 

 

  • FedeGravina

    ¿Y si toda esta gente se pusiera a trabajar en la calle, en vez de pegarse viajes que no sirven para nada y hacerse fotitos?

  • Javier

    Pues yo creo que han salido absolutamente empitonados del congreso.El cirujano de la plaza de toros debe de estar suturando la tremenda cornada que se han llevado.

  • Ricardo S.

    D. Carlos, se le hoy más condescendiente con el Sr. Zoido que en sus últimos artículos. Las vueltas que da la vida.

  • juan

    Pues yo a Zoido lo recuerdo no por su victoria y su eficacia sino por su escandalosa derrota(no lo votó ni mi madre, que ya es decir). Yo mas bien lo encuentro adecuado-si se pone a régimen-para juez de paz en Valverde del Membrillo.