El teatro de la unidad

Carlos Navarro Antolín | 3 de octubre de 2018 a las 22:00

Foto: José Ángel García

El teatro de la política nunca cierra, no conoce crisis, ni necesita de ayudas públicas para salir adelante. El teatro de la política es un negocio de larga proyección. Hay teatro donde hay política. Las sesiones son continuas y las tramas infinitas. La ciudad de Sevilla, siempre ensimismada con su pasado más glorioso, tantas veces vinculado a la Exposición del 29, recupera con frecuencia el espíritu de aquellos teatros que marcaron la vida del centro en las horas de ocio de una sociedad que no sabía de televisiones, Netflix y otras plataformas. Teatro del Duque, teatro Imperial, teatro Llorens, teatro Cervantes… Los teatros que perdimos. Ayer, décadas después de que algunos de estos teatros echaran el telón para siempre, algunos destruidos, otros reconvertidos en cine durante algún tiempo, pero todos cerrados, hubo función de teatro en la Plaza del Duque, una comedia que bien pudo llevar por título ‘La exaltación de la ojana’. A la representación de la unidad por la vía del teatro. No es mala solución. Zoido, aquel alcalde de los 20 concejales que lo perdió todo en la primer taberna del poder, volvió a un acto público en la ciudad que lo aupó al estrellato en 2011.

Zoido acudió a apoyar la recaudación del movimiento Pro Vida. La causa noble, como de costumbre, fue la gran coartada para envolver la causa verdadera: el reencuentro en público de las dos facciones del PP de Sevilla, la escenificación de la concordia. Zoido y el actual aparato provincial. Zoido y los Pérez: la presidenta provincial, Virginia Pérez, y el candidato a la Alcaldía, Beltrán Pérez. Zoido volvió a dejarse ver por Sevilla tras el congreso extraordinario de Madrid del pasado julio, del que salió Pablo Casado como nuevo líder del centro-derecha español. El tam-tam electoral suena y es la hora de la ojana. El brazo de Zoido aparece, otra vez, por encima del hombro derecho de Beltrán. La presidenta provincial sonríe. El ex alcalde y ex ministro proclama: “Yo estoy para ayudar”. Los fotógrafos captan una escena que evoca al feliz 2011. La gente mira y se detiene ante cierto revuelo. “¿Es un artista?”, pregunta un viandante despistado. “Sí, sí, arte tiene…”, le responden con guasa. “¿Zoido? Pero si ya no es nada, ¿no?”, tercia otro con esa crueldad infantil que es marca de la ciudad. La función continúa en el Duque. Jijií, jajajá. Una grúa aparatosa eleva hasta un ventanal los nuevos colchones del hotel América. Dos hermanas de la Cruz pasan por delante. “El Partido Popular es el único partido que apoya a la familia, que defiende la vida y la educación pública, concertada y privada. Somos el único partido, ¿eh?”, exclama Zoido ante las señoras que están al frente de la mesa petitoria. “El único partido, ¿eh?”, se oye como un eco.

Beltrán y Zoido, Zoido y Beltrán. Se miran y se abrazan con la presidenta provincial de testigo. Algunos concejales se mueven con la hucha en mano para colaborar con la causa, otros miran el cogollo de la felicidad impostada y hasta alguno se evade mientras enciende un pitillo. Pocos ciudadanos se paran, muy pocos. Los asesores son los apuntadores a pie del escenario. El corrillo de Zoido y Beltrán se ha cerrado de forma espontánea, una disposición que no permite tomar nuevas fotografías de tan felicísimo (jajajá) reencuentro. Alguien les insta a abrirse. Los colchones siguen su escalada. Beltrán Pérez invita a Zoido a sumarse a nuevos actos. “Si tú quieres y puedes… Si tú puedes y quieres”. Predominan las chaquetas azules. La de Zoido es de O´Kean, la célebre sastrería de la Plaza Nueva, una prenda sevillana para los maitines de los lunes en la sede de Génova. Todos sonríen. A sonreír, ¿eh? Vienen los meses más duros, el rosario de las elecciones y sus correspondientes períodos de formación de las listas electorales. La derecha sevillana interpreta su particular himno. Agrupémonos todos en la lucha final, ¿eh?. ¡Sorayista el último! Y todos a correr mientras se miran unos a otros como los conductores de cuadrigas de Benhur.

La lucha final es una carrera por parecer más casadistas que nadie, cuando en realidad ninguno lo fue de origen, salvo el alcalde de Vejer y secretario del Grupo Popular en el Senado, que ayer participó en la función de este repentino teatro del Duque desde su cuenta personal de Twitter. Debe ser cosa del mundo globalizado y de las nueva tecnologías eso de que el alcalde de Vejer, localidad a 160 kilómetros de Sevilla, publique un mensaje sobre la función teatral de Sevilla. El PP andaluz se divide ahora en dos, dicho sea a lo Fernando Villalón: Sevilla, Málaga… y Vejer de la Frontera, ¿eh?. La ojana es universal, no entiende de barreras. Teatro, la política es puro teatro. Qué suerte que ayer hubiera tantos colchones tan cerca del escenario. Siempre hay artistas que pueden tropezarse y conviene caer en alguna superficie mullida. Los colchones siempre amortiguan. El caso es que el mayor artista de todos no estaba. Dicen que andaba por Madrid. El que los enseñó a todos estaba en el Senado. La Cámara Alta es otro teatro. Arenas los cría… y ellos se juntan, se pelean y se vuelven a juntar. Que siga la función. Agrupémonos todos que el viernes viene Casado. Y tengan cuidado al subir los colchones, ¿eh?

PP2

  • ciudadano libre

    Entre los peperos hay más distancias, que entre Heliópolis y Nervión, fútbolisticamente hablando. Salud y Libertad

  • Josefa Perez Beltran

    Cada vez se nota más el giro a la izquierda de Diario de Sevilla, lo que hace que muchos de sus lectores, entre los que me encuentro, pierda la credibilidad que tenia . No entiendo, por ejemplo, como el editorial ” El teatro de la unidad ” lo lleve a encabezar las noticias . Luego cuando algún otro medio le acusa de estar recibiendo ayudas de la Junta de Andalucia, se molestan . No habrá algo de verdad ? .
    Creo que este comentario no se va a publicar, me dá igual, me basta que lo lean parte de los responsables del medio .

  • 1barquero

    Veo que el señor Zoido no es Santo de su devocion….y el PP menos,…

  • ciudadano libre

    Es curioso, los peperos salen a la palestra, cuando se habla o escribe de ellos, si el artículo fuese sobre el PSOE, ni lo leen. Después hablan de aborregamiento en Andalucía. Pues nada, a leer el imparcial medio de las tres letras o el que razona, que ahí si que escriben bien y generosamente del incorrupto PP. Salud y Libertad

  • Observador del ecosistema

    Doña Josefa Pérez:
    El día que la llave de la supervivencia no la tenga el Régimen socialista, lo van a pasar muy mal. Tienen todos los huevos en ese cesto. Al menos en Sevilla.
    Una lástima porque tiene algunos periodistas buenos y los ERE no saben de letras (lección sevillana que podían haber aprendido)