Archivos para el tag ‘Alfredo Sánchez Monteseirín’

Golpes de maza

Carlos Navarro Antolín | 13 de octubre de 2011 a las 11:51

  • UGT aprieta para colocar al ex vicealcalde Emilio Carrillo (PSOE) como presidente del Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS), un cargo sin remuneración pero que tiene verdaderos adeptos, como Luis Ángel Hierro, que seguiría como tal si lo dejaran. La opción de la profesora universitaria María de Pablo-Romero se ha desinflado finalmente. Era la apuesta personal del delegado de Relaciones Institucionales, Javier Landa, pero no ha sido posible.
  • Curioso encuentro un mediodía de esta semana en el restaurante Puerto Delicias del presidente de la Federación Española de Tenis, José Luis Escañuela, con el ex concejal socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, alto cargo de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda. Comieron y rieron juntos en unas fechas en que la Copa Davis da mucho que hablar…
  • ¿Recuerdan que Zoido casó a Escañuela recientemente en el Salón Colón? La ceremonia la iba a presidir el todavía alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín, pero al final las gestiones al respecto fueron detenidas ‘en favor’ del entonces líder de la oposición y actual alcalde.
  • Oído en la calle San Fernando. “A José Luis Sanz le gusta mucho el Senado. Sólo te digo eso. Arenas tiene claro que Antonio Sanz es el único que tiene asegurado hoy un asiento en el consejo de gobierno si el PP llega a San Telmo. A su otro Sanz, el alcalde de Tomares, tiene que dejarlo bien colocado. El campeón es un amante de los equilibrios entre sus leales”.
  • Y más: “El sexto puesto en la lista al Congreso por Sevilla no era para Adolfo González. Ya verás cómo es para alguien de peso en la provincia. A Adolfo le hubieran ofrecido el séptimo en cualquier caso. Y es lógico que se haya ido. Para los dos obligados puestos de salida para féminas, apunta el nombre de cierta militante destacada en Bormujos”.
  • Coda: “En el PP andaluz ya se dice como en los toros se decía con Paco Ojeda. Unos vienen y otros van, Albendea siempre está”.

Reflexiones al teléfono

Carlos Navarro Antolín | 12 de octubre de 2011 a las 17:47

Estaba en su casa repasando la prensa como cada día, como desde hace años, con el mismo interés que en los tiempos en que recibía al alba en su teléfono el resumen con los principales titulares que afectaban a su enorme parcela de gestión. Tras la lectura de las cabeceras, pausada y exenta ya de las prisas y emociones de hasta hace tres meses, el protagonista cogió el teléfono, llamó al periodista y compartió con él su reflexión: “Ya he visto la cuarta resolución del alcalde sobre la estructura del gobierno. Veo que ahora se vuelve al modelo de Monteseirín, cuando los delegados llevaban las empresas municipales en función del sector asignado a cada uno. ¿Dónde está la revolución de un organigrama que está calcado del anterior? ¿Pero te estás dando cuenta? Para colmo, la ordenanza de licencias que venden como algo nuevo es la misma que nosotros llevábamos tramitando desde hace meses. Y si seguimos con más temas nuevos, ¿qué me dices de los dodotis de los caballos? Con Tussam se sigue viviendo de la venta ya materializada del edificio de Diego de Riaño. Y a Espadas lo veo exiliado en Madrid por pura comodidad y cuidando mucho su relación con la todopoderosa Susana Díaz, con quien por cierto anduvo de tapitas anoche por la calle Cano y Cueto. La verdad es que después de tantos años en la trinchera, todo lo que veo ahora me provoca una risa tremenda…Que tengas un feliz 12 de octubre”.

Zoido renuncia a usar el coche de Monteseirín

Carlos Navarro Antolín | 16 de agosto de 2011 a las 19:10

Se acabó eso de ver al alcalde de Sevilla montado en el Renault Vel Satis, de gran confortabilidad y amplitud interior, con esos remates en madera, esa potencia, esos cristales ahumados como anchoas de Trifón… Zoido se ha negado definitivamente a usar el vehículo en el que Monteseirín se desplazó hasta por las calles de Barcelona en aquellos días de fútbol y rosas con motivo de la final de la Copa del Rey que jugó el Sevilla contra el Atlético de Madrid. Zoido no quiere el Vel Satis de Alfredo. Ha mandado que le echen el freno de mano en las cocheras de la Jefatura de Tráfico, en la Isla de la Cartuja. El alcalde ya ha confirmado a sus escoltas que se queda con el coche que usó en sus años de líder de la oposición, el Renault Laguna de color azul. El Vel Satis fue una cesión de la casa Renault al alcalde como deferencia por el contrato de renting que mantiene esta firma automovilística con el Ayuntamiento sevillano desde 2001. El Consistorio tiene gracias a este contrato 171 vehículos, casi el 30% de la flota actual. Zoido nos dijo que se había acabado la política en los reservados, lo que crispó a Enrique y Jesús Becerra. Lógico. Pero no dijo nada del adiós al Vel Satis, todo un símbolo de los años de feliz coalición entre PSOE e IU. La política del marketing no respeta ciertos símbolos. Qué falta de piedad. Si se mantiene al gerente de la televisión local, ¿a qué viene pasarle la guadaña al coche de Alfredo? Son ganas de seguir bajando la ventanilla a golpe de manivela, porque el Laguna de Zoido es de los tiempos de Pepe Gotera y Otilio. No tiene elevalunas eléctrico. Menos mal que para eso siempre está dispuesto el nunca bien ponderado jefe de gabinete: “¡Alberto, Alberto! Que bajes ya el cristal, hombre…Esta calor no la hace en Fregenal”. Con lo fácil que era darle al botoncito en el Vel Satis. Esta derecha crecida con los 20 concejales rehuye la modernidad. Menudos rancios. Hemos vuelto al Leopoldo, échame el toldo. Porça miseria.

El retorno de Mir a la Plaza Nueva

Carlos Navarro Antolín | 3 de agosto de 2011 a las 19:12

El ex concejal Alfonso Mir seguirá en la Plaza Nueva. Ya ha salido la resolución del correspondiente negociado del Ayuntamiento en la que este veterano funcionario municipal queda adscrito, tachín, tachín…al grupo municipal socialista. Fíjense ustedes qué cosas tiene el destino. El PSOE dejó fuera de la lista electoral a todos los secretarios generales de sus agrupaciones capitalinas por decreto de La que Manda. (¿Pero aún no saben ustedes quién es La que Manda?) La verdad es que Mir tuvo opciones de entrar en la candidatura hasta el último minuto. Pero al final La que Manda dijo que no, que ninguno. Y ahora, tras pasar el caballo de Atila por la hierba socialista el pasado 22-M, este secretario general de la Agrupación Sur estará en las mismas dependencias del grupo socialista, junto a la funcionaria Rosamar Prieto-Castro, que también se quedó fuera de la lista en el último minuto por decisión de La que Manda. Qué cosas.

Ahora vuelven al mismo corazón de la Plaza Nueva aquellos que fueron descartados hace muy poco tiempo. Lo dicho: lo de este PSOE suena raro. Muy raro. Y Monteseirín pulsando cada dos por tres la opción Me gusta en los comentarios de Espadas en el feisbú. Sic transit gloria mundi…

‘Fley power’

Carlos Navarro Antolín | 17 de junio de 2011 a las 8:41

Monteseirín repartió. Zoido concentra. El anterior gobierno tenía asignado un concejal para la AIE y Emasesa (Juan Antonio Martínez Troncoso), otro para Tussam (Francisco Fernández), otro para Lipasam (Alfonso Mir), otro para Emvisesa (Manuel Rey) y otro para la empresa de la televisión local (Maribel Montaño). Pero ahora toca la era del Fley power. La independiente se ha ganado ya la vitola de número dos del gobierno. Mujer fuerte en vez de tanto hombre fuerte. Nadie atesora tantas competencias como ella (incluso las del más allá, porque se ha llevado hasta el cementerio) ni tiene tantos directores generales a su cargo. Dicen que Zoido ve por sus ojos en muchas materias. Fley tiene ahora el reto de articular en la práctica todo el poder que detenta sobre el papel. Grandes apuestas han quedado diluidas con el paso del tiempo. No pocos llamados a ser figuras fuertes han acabado como la gaseosa.

Del primer reparto de las siete áreas de poder (dado a conocer apresuradamente el sábado posterior a las elecciones) no se pudo deducir la aparición de un número dos, sobre todo porque alguien borró del programa electoral pepero la Delegación de Presidencia. Ahora, cuando ya se incluyen las empresas (entre ellas Emasesa, la joya de la corona), se colige que esta mujer no habrá de quitarle protagonismo mediático a Zoido –seguro que no– pero tendrá un papel parecido al de una vicealcaldesa en zona umbría.

Como las erratas las carga el diablo, ayer apareció en cierto escrito el nombramiento de director general del Régimen Anterior. Con tanto cambio tranquilo y tanta oposición leal, todo apuntaba a un cargo de nueva creación,una suerte de albacea de los doce años de Monteseirín. Efímera fue la ilusión. El pasado tiene forma de seta cara. Y el futuro es la era del Fley power.

Monteseirín y la importancia de saber ser un jarrón chino

Carlos Navarro Antolín | 9 de junio de 2011 a las 12:49

A los políticos se les llena la boca cuando refieren la lealtad institucional, el sentido de Estado, la mayoría de edad democrática o la altura de miras en sus mil y una cuitas cotidianas. Bla, bla, bla. Son argumentos manidos, empleados en la mayoría de la ocasiones en defensa propia más que por convencimiento. No se entiende que quien ha estado doce años en un cargo no acuda a la toma de posesión de su sucesor. Alfredo Sánchez Monteseirín debe estar en el Salón Colón en la tarde del sábado. Representa un período de la ciudad, con sus luces y sombras, pero lo representa. Es quien más años ha ostentado el bastón de alcalde. La democracia se nutre también de los gestos, las fotografías y los apretones de mano que simbolizan la continuidad, la naturalidad y el triunfo del sistema por encima de las personas. Los ciudadanos deben ver que detrás de un alcalde viene otro. Así, sin más. Se trata de una escenificación importante. Los votantes deben percibir que tan natural es llegar como irse, que el gobierno y la estabilidad están asegurados como valores supremos por encima de nombres y apellidos. No valen excusas hueras. Monteseirín no ha salido derrotado de las elecciones, no ha de temer ningun escarnio público o sordo. Argumenta que no tiene ningún papel que ejercer en el Pleno de constitución de la nueva corporación. Inexacto. Le corresponde una butaca en la primera fila, sentarse, mirar y escrutar para sus adentros.

Los ministros entrantes y salientes se hacen siempre la foto de entrega de carteras. Es un rito del que se beneficia el sistema. ¿Le parece poco al alcalde saliente? Monteseirín tiene que estar, simplemente estar. Por respeto a la ciudad y a sí mismo. Y debe ser tratado esa tarde con toda la dignidad que merece por los nuevos gobernantes. Ese sentido de la lealtad institucional que Monteseirín tantas veces le ha reclamado al PP en los últimos cuatro años, es precisamente el mismo que él se debe aplicar. No porque tenga que entregarle el bastón de alcalde a Zoido, función que corresponde al presidente del Pleno en contra de quienes han visto demasiados largometrajes americanos, sino porque la película de la ciudad se rueda en una sesión continua y no deben faltar los principales personajes. Dicen que el pasado es como un jarrón chino. Está para ser admirado, pero no se debe tocar porque se hace añicos. Pero el jarrón chino está. En su vitrina, con una capa fina de polvo, con sus dibujos de dragones con la lengua fuera. Pero está. Y el día que falta siempre hay más de uno que lo echa de menos.

Unos vienen y otros van. Los maceros, siempre están. Son los únicos fijos.

El cambio tranquilo, tranquilísimo

Carlos Navarro Antolín | 8 de junio de 2011 a las 10:05

Y tanto. Hoy se ven las caras Monteseirín y Zoido, pero el encuentro no figura en la agenda de convocatorias del día. Todo sea por la tranquilidad. ¿Para qué molestar a los fotógrafos a las nueve de la mañana? El futuro alcalde ha sido visto en la tribuna de la final del Roland Garros, pero la oposición no ha sabido, no ha podido o no ha querido sacarle el jugo al periplo parisino. Todo por la tranquilidad. Los partidos negocian estos días la organización de la corporación para los próximos cuatro años. Como donde las dan las toman, los concejales del PSOE e IU se van a hartar de coger el ascensor. Todos castigados al palomar, al igual que ellos hicieron por dos ocasiones con el PP, hace cuatro y ocho años. No hay lugar a queja alguna. Todo sea por la tranquilidad. Los del PP quieren que la toma de posesión sea por la tarde, con la fresquita que suele hacer un 11 de junio en Sevilla. Todo sea por la tranquilidad y para que don Mariano tenga tiempo de llegar en el AVE. El PSOE no ha puesto reparo alguno. Aquí todo el mundo parece como Romario: “Estoy cansado, muy cansado…” Y desde todos los bandos se pide la hora y la llegada del verano. Unos ya no saben cómo atender los compromisos de Arenas para colocar gente en el organigrama municipal, ni cómo encajar la cantidad de contratos blindados con los que se están encontrando. Y otros no saben ni qué harán al día siguiente. A todos interesa el cambio tranquilo.

Concordias y discordias

Carlos Navarro Antolín | 31 de mayo de 2011 a las 5:00

La festividad del patrón en la Catedral registró una nueva victoria incontestable de la derecha. Once concejales del PP por tres del PSOE. El gobierno saliente estuvo representado por Alfredo Sánchez Monteseirín, Rosamar Prieto-Castro y Joaquín Díaz. Zoido llevó a diez de sus quince concejales, entre ellos a dos de los tres que no repiten. La misa coral comienza. Está en el templo metropolitano la corporación bajo mazas, pero está ausente la alta jerarquía eclesiástica. “Los del PP nos barren en todo. ¿Que cómo está la gente del partido? Hay días y días…” Zoido y Monteseirín se saludan con los heraldos de los reinos de la corona española del monumento a Colón como testigos. Debe ser un ejemplo del seguimiento de la tesis sobre la concordia expuesta en la pasada campaña por el ex alcalde socialista Manuel del Valle: “Los del PP no son nuestros enemigos, son nuestros rivales”.

Los sonidos de la flauta y el tamboril ambientan la entrada a la ceremonia en el Teatro Lope de Vega, segundo gran acto del día. Hay dos hermandades rocieras distinguidas en la ceremonia civil del denominado Día de la Ciudad. Ocurre que cierta procesión va por dentro, pues la autoridad eclesiástica ha hecho saber en tiempo y forma a quienes corresponde que no se le ha tenido en cuenta ni para pedir ni para aceptar la Medalla de la Ciudad. Una llamada al orden en toda regla. Un coscorrón. Un tened claro aquí quién es el que manda. El día se tornó agridulce para algunos. Las carretas, más que nunca, fueron por dentro.

La ceremonia en el teatro dio lugar a más imágenes para la concordia. Zoido y Espadas se saludaron en el patio de butacas. Al alcalde electo le dieron primera fila. Al senador socialista lo colocaron bastante más atrás, con la diputada socialista Carmen Hermosín como acompañante. La victoria tiene séquito. La derrota, aires de soledad. Por cierto, que nadie del PSOE municipal ha dicho aún ni mú sobre la composición del nuevo gobierno local. Debe ser cosa de la oposición “implacable”.

Zoido no quiso este año sentarse en el escenario. Tenía asiento en una esquina de la segunda fila como portavoz del grupo popular. Su lugar lo ocupó el portavoz adjunto, Curro Pérez. Alguien debió hacer valer que esa esquina no era el sitio más adecuado para un ganador con veinte concejales. Y encima con Torrijos como compañero de todas las fotografías. El alcalde entrante saludó a decenas de personas antes del comienzo del acto. Se dejó ver y se dejó querer, sabedor de que la gente quiere seguir viendo al mismo Zoido de los últimos cinco años. Resultan curiosas las maniobras de algunos (y algunas) para ir colocándose en puesto de saludo. Hay verdaderos ingenieros en la materia.

Los vídeos sobre los homenajeados tuvieron gazapos. Cuando tocaba el turno de agasajar a las hermandades rocieras del Cerro y de Sevilla Sur, la gran pantalla proyectó una imagen de la salida de la hermandad de Sevilla del Salvador. La cosa recordó a los telediarios que se hacen en Madrid los Viernes Santos, cuando confunden a las Esperanzas.

Monteseirín se refirió al antiguo convento de Los Remedios, actual museo de carruajes, como el pabellón de Cuba de 1929, cuando éste realmente se encuentra en la Avenida de la Palmera, hoy sede de la Delegación de Gobernación de la Junta de Andalucía. El alcalde prometió no hacer un balance de su gestión, pero a la hora de la verdad se hartó. Y se llevó un aplauso especialmente prolongado que tuvo que agradecer con un gesto de abrazo hacia todos los asistentes. A Monteseirín le ocurre como al cardenal. Comienza a recoger el cariño de ciertos sevillanos en el túnel de salida, con el pontificado a punto de esfumarse. Así es esta ciudad. Te perdona cuando te vas. Dicen que es un perdón egoísta, porque complace más a quien lo otorga que a quien lo recibe.

La intervención de la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, no pasará a la historia. El presidente del Senado cerró el acto con un discurso inocuo con un final patriótico sobre lo que España nos une más que nos desune. Javier Rojo acudió a arropar a su amigo Monteseirín. Cumplió. A la salida, la crisis dejó a los asistentes sin canapé oficial por tercer año consecutivo. “Y eso que esta vez teníamos la esperanza de que Robles se estirara al haber recibido una medalla”. Torrijos se quita la americana, enciende la pipa y se va por los Jardines de Murillo. La derrota y sus aires de soledad.

Alfredo y la luz de la verdad

Carlos Navarro Antolín | 16 de mayo de 2011 a las 13:49

Decíamos que Monteseirín está decidido a volver a su puesto de trabajo a falta de otras propuestas. Tampoco es que le puedan ofrecer mucho, que este PSOE no está para hornear muchos bollos. Ni vienas. Así que no tiene más remedio que regresar al tajo de donde vino. Al menos tiene tajo al que retornar, que no todos los que vivaquean por la política tienen un agujero donde refugiarse. Y no nos referimos únicamente al PSOE. También nos tiramos al ruedo aseverando que el alcalde esbozaría una sonrisita si se confirman las encuestas de la euforia pepera (ojo, cuidado con las encuestas, que son como el tinto malo…). Sí, esa fue nuestra apuesta. Y en firme. Después de él, la derecha, la peor derecha. Y todo por no hacer caso de su plan sucesorio con el delfín Celis al frente, reciclado ahora en tareas del puerta a puerta y con su equipo de leales ayudando en el frente de Tomares. [Lo bien que da Cristina Pérez en las cámaras de La Nuestra, mucho mejor que en el feisbú]

Todo eso manteníamos cuando de pronto se hizo la luz, una luz cegadora que pretende hacernos entrar en razón, una suerte de Gran Hermano que se apiada del plumilla desorientado y lo reconduce hacia la senda correcta, un alma caritativa que mantiene la fe en los mejores valores de la condición humana. Porque otra política es posible. (Como con el Laredo, que otro tipo de Laredo hubiese sido posible, ¿no, alcalde?) Y tras la luz, se hizo una voz. La voz.

“Te aseguro que el alcalde está hoy más preocupado del futuro político de la ciudad que de su futuro político personal, porque su futuro profesional lo tiene asegurado. Al alcalde de Sevilla durante doce años le interesa más que nada la continuidad y la renovación del proyecto político que ha venido desarrollando y por ese objetivo viene trabajando desde el mismo día que anunció al secretario general de su partido, hace más de dos años, que no iba a ser candidato en 2011, cosa que se reveló mucho después por un teletipo. Monteseirín es el primer interesado, y con su actitud y con los hechos lo demuestra todos los días, en que Espadas sea alcalde. Parafraseándote, te diría que después de Monteseirín, un correligionario que continúe y renueve el modelo de ciudad que ha impulsado. Siempre lo ha reconocido: el mayor gusto para él será presenciar cómodamente en una silla el desfile de un alcalde socialista bajo los toldos de la Plaza de San Francisco el día del Corpus de 2011. Alfredo sabe que si Espadas es alcalde, mucha de su obra no se destruirá. Y si llegan los otros… Quienes conocen de verdad a Alfredo saben que esto es verdad. Estuvo en el arranque de campaña con Juan, la noche del jueves de Feria, estará en el mitin con Zapatero el lunes e incluso en el que se prepara el miércoles en el Polígono de San Pablo. Éstos son los verdaderos mensajes de Alfredo”.

La luz se fue. La voz se apagó. Volvieron las tinieblas. ¿Pero era o no era posible otro Laredo? Oh luz, vuelve.

Las meditaciones de Alfredo

Carlos Navarro Antolín | 12 de mayo de 2011 a las 19:03

EL alcalde ha dicho hoy en un acto público que después de las elecciones volverá a su plaza de inspector médico del SAS, pero que si le llega una oferta política se lo pensará. Y tanto que se lo pensará. Conclusión repentina sin necesidad de haber hecho un máster en San Telmo: no tiene nada. Al alcalde de Sevilla durante doce años lo mandan a paseo. Tal vez por eso el día que lo largaron mediante un teletipo tuvo que haber aplicado el ya estoy yo en mi casa. Pero puestos a especular sobre qué le podrían haber ofrecido, el abanico de opciones tenía y tiene muchas varillas rotas. Cualquer sillón hubiera sido por… un año como mucho. Más vale esperar en casa y después pedir un escaño en el Congreso. O en la Cámara Alta. La ex alcaldesa de Sevilla, Soledad Becerril, fue senadora y le encantaba viajar a Madrid en asiento individual del AVE. Pero Soledad tenía hilo directo con el entonces alto mando de la calle Génova. Y Monteseirín, como tantos, topa con el susanismo imperante.

También ha dicho el aún alcalde que los resultados de las elecciones serán el mejor balance de gobierno que se puede hacer. Vaya, vaya. Ahí la cosa tiene guasa. Monteseirín juega al equívoco. O no, que diría Rajoy. Todo el mundo sabe que el candidato más votado será el de la derecha carpetovetónica (Torrijos dixit). Monteseirín es el primer interesado en que Zoido sea alcalde. Cuestión elemental, miserias del ego. Después de mí, el tío de las farolas y las papeleras. Nunca lo va a reconocer, pero qué gusto le daría presenciar en el mullido sofá del salón un recuento de votos que le diera 17 concejales al PP.

Monteseirín regresa al SAS. El mayor peligro serán las tardes libres. Y Alfredo es hiperactivo en el mejor de los sentidos. No puede ni sabe quedarse quieto. Le hierve la sangre roja por muy bético que se tenga. Ojo.