Archivos para el tag ‘Anselma’

La barrila de las elecciones al Ateneo

Carlos Navarro Antolín | 16 de enero de 2014 a las 11:36

Ateneo
Hicieron todo lo posible para que entrara en la agenda de temas entre Rajoy y Obama. Y casi lo consiguieron. Vamos, que yo creo que Rajoy no es que haya presumido de que nadie le ha preguntado en la Casa Blanca por Cataluña, es que lo que verdaderamente ha dicho es lo que sigue: “Nadie me ha preguntado por las elecciones del Ateneo de Sevilla”. Porque hay que ver la vara (del rey) que están dando con las elecciones del Ateneo de Sevilla. En Sevilla está la Anselma, a la que la derecha le ha cerrado el tablao dejando desorientados a los madrileños y a los guiris de rebujito en vaso de tubo, y está también Anselmo, que quiere ser presidente del Ateneo desde aquellos sucesos oscuros de melchores caídos del trono, que ya se sabe que todo español tiene derecho a la presunción de inocencia excepto si es elegido para ser rey Melchor del Ateneo de Sevilla. Anselmo está metiéndole presión al actual presidente, que tiene nombre de centurión romano de Astérix y Obélix: Alberto Máximo. Y entre los dos tienen a media Sevilla buscando ateneístas por debajo de las piedras, de los veladores y hasta por debajo de la nueva cruz del Baratillo.

Que no quiero verla, que no quiero verla… La cruz del Baratillo que no quiero verla

El censo del Ateneo tiene poco más de mil votantes. Se vota el día 29. Las peticiones y recomendaciones se han disparado y han alcanzado el disparate en algunos casos. Algunas no son ya de primer o segundo grado, sino del yerno que no es ateneísta que pide el voto para su suegro que va en la lista en el puesto noveno. Esto debe ser culpa de las cofradías, como casi todo en la ciudad. El cofraderío de las tardes libres con sus estrategias electorales ha llegado al Ateneo como el tapicero a su ciudad, señora. ¡Y cómo se dan leña los pretendientes de la Docta Casa! Lo curioso es que para votar hay que estar al día en el pago de las cuotas. Y ya hay una relación de ilustres nombres de la ciudad con una deuda que si la pilla la delegada de Hacienda del Ayuntamiento, Asunción Fley, te mete un embargo preventivo que te deja mirando… a la cruz del Baratillo.

-Qué cosa.

Hay un personaje muy conocido en las fotografías del colorín local que debe 19 mensualidades. Y otro que mandó muchísimo en la ciudad que no paga desde hace más de dos años. La presión para pedir los votos está provocando que salgan morosidades sonrojantes. Y, cómo no, todo tipo de teorías sobre las verdaderas motivaciones de ambas candidaturas. Tenga usted claro que si nadie le ha pedido todavía el voto para las elecciones del Ateneo y no le han ventilado al oído ningún marrón de cualquiera de ambas listas, es que no es usted absolutamente nadie en Sevilla. Dese por perdido o hágaselo mirar en la consulta del terapeuta. Porque el acoso es ya de tal intensidad que algunos deberíamos lucir en la solapa una chapa: “No soy del Ateneo”. Y espantar a los agentes electorales de ambas listas que dan más la barrila que los testigos aquellos que iban por parejas tocando los timbres de las casas a mediodía. Más pesados que los quesos de rulo en las listas de tapa. Qué aliviado se quedó Rajoy. O no.

A Anselma la buscan en el BOP

Carlos Navarro Antolín | 14 de enero de 2014 a las 13:10

anselma
Hubo un alcalde socialista de Sevilla al que no le podían notificar los tributos municipales impagados y mandaron localizarle a través de las páginas del Boletín Oficial de la Provincia. Por ahí nos enteramos de que su nombre de pila era compuesto: Alfredo Luis. Hubo también un secretario general del PP al que no lo localizaban para reclamarle los sellos impagados de una antigua moto y hubo que localizarle a través del BOP. Por ahí nos enteramos de que Javié había sido un chico con moto en sus tiempos de político prometedor. La lectura del BOP es altamente recomendable en una ciudad como Sevilla que lleva a gala lo de la presencia o ausencia según conveniencia. Es tremenda la de gente que hay en Sevilla a la que no es posible hacerle llegar una mera notificación. Gente que está todo el día de viaje, como todo el día reunido. Gente que que sólo acude a su casa a pernoctar, gente ocupadísima, gente ilocalizable hasta por el teléfono móvil. Gente que maneja con toda soltura el código que dicta cuál es la llamada a la que hay que responder, cuál es el recibí que no hay que firmar y a quien no se debe abrir la puerta bajo ningún concepto. Gente como el que aparcaba el coche en lo alto de la acera y respondió con desahogo a la advertencia del amigo: “Ya la grúa lo recoge y me lo aparca”. Pues esto igual, ya el BOP me avisará. Mucho más glamour que estar imputado es ya estar requerido en el BOP, donde hay media Avenida de la Palmera debiendo el IBI, lo cual se entiende por lo carísimo que tiene ser la contribución urbana en la Palmera, oiga. Gente desahogada como el famoso egipcio de la calle Mateos Gago que negó el otro día la entrada de los inspectores de Urbanismo para revisar las obras de la finca colindante. Ahora sabemos por el BOP, esa fuente de información tan indiscreta como aquellas célebres porteras de Alfonso Guerra, que el Ayuntamiento no localiza a Anselma para notificarle la orden de clausura de su conocido establecimiento de la calle Pagés del Corro, número 49 (ver página 17 del BOP de 9 de enero de 2014). Pues claro, si no lo localizaban en su día ni a Alfredo Luis ni a Javié, a pesar de que estaban todos los días en los periódicos y en las televisiones, ¿a cuento de qué iba a trincar ahora la todopoderosa maquinaria municipal a la mismísima Anselma para darle carta en mano, multazo de mil euros y cerrojazo en la puerta? ¿Acaso Anselma es menos importante que aquellos dos barandas? Pues ahora le cierran el bar por carecer de licencia para tener actuaciones. Dicen que todo viene a cuento de un cruce de denuncias por competencia desleal entre bares y tablaos. A Zoido no le se le pone flamenca ni Anselma. A ver dónde metemos ahora a tanto guiri de autobús deseando consumir Triana por un tubo. A ver a dónde llevamos a los ministros para el ‘typical’ Sevilla. Porque en el BOP ya hay demasiada gente. ¿En Anselma ponían melva?
Fotos de Casa Anselma, cerrado por orden del Ayto. c/ Pagés del Corro, 49.