Archivos para el tag ‘Antonio Rodrigo Torrijos’

El ‘resistiré’ de Torrijos

Carlos Navarro Antolín | 8 de abril de 2011 a las 12:24

torrijos_rueda

Dice que no tiene notificación oficial del auto que le imputa, pero que por “actitud democrática” se sentía obligado a comparecer ante la prensa hoy mismo para dar explicaciones en función de la información difundida por los medios. Vaya, vaya. Con la de veces que nuestros políticos (todos) se agarran a la ausencia de información oficial para no dar la cara, resulta que este Torrijos, perifrástico, esdrújulo y astuto, es un dirigente público verdaderamente ejemplar, que se abre la chaquetilla y se arrima al pitón con riesgo serio de voltereta. Pues va a ser que no. Lo de dar la cara ha sido la coartada burda para no tener que comparecer en Madrid y firmar el acuerdo ético de IU que impide (risas en off) que no se presenten candidatos imputados. Poquita gracia le habría hecho a los camaradas capitalinos la llegada de Torrijos con la imputación calentita en las portadas. Hoy Torrijos molestaba en Madrid. Su presencia habría despedido un olor nada recomendable cuando el tam-tam electoral suena cada vez con más intensidad. Mejor no coger el AVE y hacer de la necesidad virtud.

Que no nos desvirtúen la realidad. Ni la derecha carpetovetónica, ni los cornetines del apocalipsis, ni los intereses ocultos de los empresarios, ni otras monsergas. Cuando menos, eso de presentarse nada menos que a alcalde estando imputado resulta feo, antiestético y poco decoroso. Nadie niega la posibilidad de que el camarada Torrijos salga limpio de este proceso, pero los tiempos son los tiempos. Y al primer teniente de alcalde de la ciudad le ha tocado estar imputado a un mes de las elecciones. Los argumentos empleados a la desesperada por Torrijos son insostenibles. Lo de que su imputación no entra dentro de los supuestos recogidos por el código ético de IU es una maniobra que resulta de la mezcla entre el funambulismo y la ingeniería política.

Torrijos ha acertado en muchas cosas. Basten dos ejemplos. Vaticinó que las setas no estarían hasta primavera cuando el gobierno local jugaba a marear la perdiz instando a los medios a jugar al siempre odioso periodismo de las fechas. Dio en la diana. Y habla con claridad cuando denuncia que la obra del Metro no estará en muchos años por mucho que los dos grandes partidos (PSOE y PP) emitan cantos de sirena al electorado. También da en la diana.

Pero lo de hoy suena mal. Un imputado no es un condenado. Ni mucho menos. Pero un imputado no debe ser cabeza de lista de nada. Es de manual.

El dardo de Antonio Silva

Carlos Navarro Antolín | 16 de diciembre de 2010 a las 21:39

silva

Ocurrió en el grisaceo salón de las grandes celebraciones de San Telmo, que ha perdido aquella suntuosidad de las paredes para convertirse en un parador minimalista de nuevo cuño. Antonio Silva de Pablos, director de la televisión municipal de Sevilla, recibió  de manos del presidente Griñán  unos de los XXV Premios Andalucía de Periodismo por un reportaje de cuatro horas de duración sobre el A400M. El veterano periodista tomó la palabra sin papeles por delante. Fue breve, pero no perdió la oportunidad para soltar un dardo al interpretar generosamente el reconocimiento a su cadena como un premio a todos los trabajadores de las televisones públicas, a los que califició de “cuestionados y vigilados” por quienes “no se aplican” los criterios de libertad que “tanto dicen defender”. A nadie escapa que Silva anda especialmente molesto por la labor de fiscalización, legítima y lógica, que realiza el PP municipal de los informativos de la cadena. El Consejo Audiovisual de Andalucía no para de emitir informes al respecto como consecuencia de las denuncias por la reducida atención que recibiría el candidato Zoido en comparación con los gobernantes socialistas. Silva presume de haber sido avalado siempre por este organismo. La tensión ha llegado a tal extremo entre Silva y el PP que ya hay anuncios  de querellas de por medio.  Ambas partes, que se llevaban muy bien en otros tiempos, se han retirado los embajadores. En San Telmo, en el salón de los oros que perdimos, Silva lanzó su dardo a la derecha. Al final del acto, el portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, le felicitó por sus palabras. Querellas, denuncias, premios y parabienes. Silva prueba la miel y la hiel. Del oro al gris y vuelta a empezar. La vida misma.

El profeta Torrijos

Carlos Navarro Antolín | 1 de diciembre de 2010 a las 12:08

torrijos2Dicta el sentido figurado del término que profeta es aquel que por señales o cálculos hechos previamente, conjetura y predice acontecimientos futuros. El pasado 28 de julio, el líder municipal de IU convocó a la prensa para presentar sus alegaciones a las nuevas líneas del Metro. Pero, claro, el personal aprovechó para disparar una buena batería de preguntas sobre la faraónica obra de la Encarnación. El pueblo quiere hablar de las setas, hablemos de las setas, porque la sed del pueblo hay que saciarla. Aquellos días eran justamente los de la resaca tras la segunda modificación presupuestaria del proyecto censurada por el Consejo Consultivo de Andalucía y que elevaba a 89,6 millones de euros el coste total de una obra que ya registra un desvío presupuestario de más del 50,17%. Y Torrijos habló aquel 28 de julio: “Como muy pronto, la obra estaría acabada en la primavera  de 2011. Tengan muy claro que me encantaría equivocarme, pero me debo atener al sentido de la realidad, de la responsabilidad y del conocimiento”. Aseguró aquella tórrida mañana disponer de la información necesaria para sostener su profecía, unos datos que no quiso revelar por cuestiones deontológicas. “Si me equivoco, brindaremos el 1 de enero con champán, cerveza o café, con lo que ustedes quieran, y eso que no me gusta ser agorero”. Y no se ha equivocado, no. Tomaron por loco a aquel profeta en camisa de mangas cortas a punto de irse de vacaciones. Y tenía más razón que un santo en la tierra de los santos. Al César lo que es del César. Y a Torrijos una copa de champán, cerveza o café. Lo que pida el profeta. Llena ahí.

Ruedas peligrosas

Carlos Navarro Antolín | 8 de noviembre de 2010 a las 19:00

torrijos_mariscada

Las ruedas de prensa son cada vez más largas y tediosas. En la Facultad de Periodismo enseñaban que la duración idónea son diez minutos. Más tiempo supone jugar en el área chica de los bostezos con alto riesgo de penati. Los políticos no aplican la suprema regla del más es menos. Se abonan al bla, bla, bla. Y en el Ayuntamiento no anida actualmente precisamente el mejor espíritu del parlamentarismo español. Castelar se ha quedado en la esquina con la Plaza de Molviedro. Lo de menos es que el político trate de darte el titular. El tiempo de las sugerencias y la sutileza ha muerto. Del fast food a los titulares ya congelados, entregados en mano y que necesitan sólo dos minutos de cocción. Pero lo peor, lo más triste y verdaderamente humillante, es que una rueda de prensa sea convocada por un dirigente político para arremeter machaconamente contra un medio de comunicación y su representante en la sala. Ocurrió el otro día en el edificio del antiguo Laredo (lo de ahora ni es Laredo ni ná) con la comparecencia de urgencia del portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, un político que nos merece todo el respeto y que resulta verdaderamente cordial en el terreno corto. Ese día se disculpó por la foto de la mariscada y acto seguido se hartó de repartir mandobles una y otra vez contra un profesional de la información y su empresa. Dedicó el ochenta por ciento de su intervención a ese objetivo. Eso es sencillamente inadmisible, además de poco inteligente. La inercia es peligrosa: ruedas largas, tediosas y con los cuchillos afilados. ¡Y eso que el socialista Manuel del Valle demandaba en una entrevista el perfil humano que hace tiempo perdió una política cada vez más crispada y previsible! Y aún quedan siete meses para las elecciones.