Archivos para el tag ‘Ayuntamiento de Sevilla’

Y honrarás a Felipe…¿a la cuarta?

Carlos Navarro Antolín | 21 de abril de 2012 a las 5:00

Una suerte de neofelipismo ha germinado repentinamente en la Plaza Nueva. Todos intentan capitalizar la figura del político socialista ahora que el tiempo ha suavizado las aristas de 14 años de gestión en La Moncloa (1982-1996) y que el vigésimo aniversario de la Exposición Universal saca a relucir los perfiles más eficaces y amables de su figura. A González le dedicó el Ayuntamiento una biblioteca sin libros cuando Alfredo Sánchez Monteseirín estaba casi recogiendo ya sus objetos personales tras 12 años en la Alcaldía. La verdad es que Monteseirín intentó honrarle hasta en tres ocasiones, pero en ninguna obtuvo la unanimidad exigida por Felipe González para aceptar el título de Hijo Predilecto como sevillano que ha presidido el Gobierno en unos años de incuestionable prosperidad para la ciudad. A falta de título, la biblioteca. Dirigentes socialistas comentaban en privado el pasado otoño que ya no habría más oportunidades:”No seremos nosotros quienes ayudemos a que un alcalde del PP le entregue ese título al principal símbolo de nuestro partido, después de que hemos tenido un alcalde socialista durante res mandatos seguidos”.

Pero un discurso de Zoido especialmente elogioso con la gestión de González ha provocado un cambio de estrategia en las filas socialistas, cuyo grupo municipal ha jugado a anticiparse para anotarse el tanto de una posible concesión de la distinción el próximo 30 de mayo. El actual alcalde ya citó a FG en su discurso de investidura como referencia de peso en la historia reciente de la ciudad. Y anteanoche, en el acto de homenaje organizado por Radio Sevilla, se deshizo en elogios para con el ex presidente. Zoido se basó en citas de Thomas Jefferson (“Felipe transformó España, y a Sevilla, gracias a sus sueños de futuro, los mimos que llevaron a Jefferson a fundar Estados Unidos”), Gregorio Marañón (“El hombre es el que hace la historia. Y no hay duda de parte de la historia de Sevilla de finales del siglo XX la hizo y la escribió Felipe con letras de oro”) y Donoso Cortés (“Si nos miramos en el espejo del legado de la Expo 92 y en el talento de Felipe, nuestros sueños de futuro harán realidad aquello que nos propongamos alcanzar”). Y antes del comienzo del acto, en un reservado para las autoridades, el alcalde tuvo un guiño (digámoslo así) para con el ex presidente. Testigos hubo de una escena de la que se podía deducir una próxima conversación o encuentro.

Varios socialistas destacaron la generosidad del discurso del alcalde del PP, incluso en las redes sociales. Entre ellos, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ex delegado de Urbanismo, interventor por la candidatura de Rubalcaba en el último congreso federal y actual diputado autonómico:”A Zoido le honra reconocer lo mucho que Felipe González hizo por Sevilla.A ver si ahora podemos hacerlo hijo predilecto”. Celis estaba aludiendo a los tres sonoros fracasos del anterior alcalde por lograr esa unanimidad requerida por FG.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Juan Espadas, reaccionó al eco del discurso de Zoido aludiendo directamente a la conveniencia de conceder al ex alto mandatario el título de “Hijo Predilecto o la medalla de la ciudad”. La propuesta –que chirría al ofrecer la opción de la medalla– se basa en la siguiente justificación: “Espadas entiende que se dan las circunstancias para que el PSOE tome la iniciativa de la distinción y el alcalde asuma el protagonismo de la propuesta para conseguir la unanimidad del Pleno sobre una figura de valor indiscutible para los sevillanos”. Como en política nada es casualidad, Espadas trata de impedir –al humo de las velas del sonoro acto de homenaje en la Fundación Cajasol– que Zoido aparezca como un alcalde con altura de miras y que, además, se lleve los aplausos y el reconocimiento de muchos socialistas. La alusión a la idoneidad de que “el PSOE tome la iniciativa” delata la jugada. Habilidad, para unos. Deslealtad, para otros. O simplemente política, para la mayoría. El caso es que al gobierno no le sentó ayer nada bien ese intento de apropiación de una iniciativa non nata que probablemente se estaba tejiendo con discreción. La reacción oficial fue el silencio. La oficiosa, el escozor. “Lo que ha hecho Espadas es simplemente una deslealtad. Trata de sacar cabeza cuando en el acto de homenaje a Felipe lo sentaron en la fila octava”.

Todo indica que el cuarto intento de que FG reciba el reconocimiento de su tierra está viciado de origen. Y el tercer grupo político en el Ayuntamiento, Izquierda Unida, ni se pronunció ayer.

La primera vez que Monteseirín intentó honrar a Felipe González fue en 2006, pero los dos grupos de la oposición, PP y PA, se negaron en rotundo. Los portavoces de ambas formaciones, Jaime Raynaud y Agustín Villar, reconocieron que en la figura del ex presidente concurrían los méritos suficientes para recibir el título, pero arguyeron que “en ningún caso” debía entregársele la distinción a un año de las elecciones municipales.

Monteseirín esperó y volvió a la carga. Aquellos comicios de 2007 barrieron a los andalucistas del mapa político de la Plaza Nueva. El alcalde sólo tuvo que negociar con sus socios de IU-CA, que no pusieron problemas, y con el PP, liderado ya por Juan Ignacio Zoido. Pero los populares se desentendieron del compromiso adquirido por su anterior portavoz y expusieron que el insulto de González a Rajoy en un mitin celebrado en Málaga le invalidaba como Hijo Predilecto de Sevilla. El ex presidente llamó “imbécil” al líder nacional del PP, lo que provocó una fuerte polémica política. González dijo textualmente que presentarse como una persona “más moderada y razonable” que el presidente Zapatero –como había asegurado Rajoy en una entrevista– “sólo se le ocurre a un imbécil”. El PSOE reaccionó con contundencia y se negó a pactar con el PP en asuntos de interés general.

El tercer intento se produjo en 2009, pero Monteseirín chocó esta vez contra su propio socio de gobierno, pues la cúpula del Partido Comunista de Andalucía amenazó con hacer público su desacuerdo con la distinción al ex presidente si finalmente era aprobada dicha distinción por unanimidad de los grupos políticos con representación en el Consistorio. Esta advertencia interna fue clave para que el portavoz municipal de IU, Rodrigo Torrijos, se quedara mudo.

Ricos de catamarán, tiesos de puente

Carlos Navarro Antolín | 16 de abril de 2012 a las 22:30

Como no hay dinero en la caja, Zoido permite la publicidad en cuatro puentes de la ciudad durante la Feria. A dos mil euros al día. Sólo se salva el de Triana, que ya sabemos que el bonito no se vende y sólo está para que le coloquen las banderitas de la Velá. Lo de ofrecer los puentes como soporte publicitario debe ser el recurso a la imaginación a falta de perras gordas. Una empresa ya tiene cogido un puente, pero se ha prorrogado el plazo hasta el viernes, porque aún hay tres pasarelas libres. El personal anda tieso y el gobierno busca titulares de farolillos: la supresión de los canapés en la caseta municipal y el uso de las barandas de los puentes en la ciudad de los barandas para colgar anuncios.

Acciones de gobierno, dicen los teóricos que se llaman. Ay, aquellos tiempos de vacas gordas en que se vendía un transporte fluvial hacia la Feria que nunca llegó. ¿Recuerdan cuando Monteseirín anunció un Domingo de Feria que al año siguiente se podría ir al real en catamarán? Llegaban los cohetes y el tiempo de balances y el alcalde y su cuadrilla de concejales se sacaban del sombrero de ala ancha el titular de turno, ora de la amplicación (conecten aquí las risas en off), ora de llegar en barco hasta la puerta de la caseta. De aquellos ricos de catamarán a los tiesos de hoy sin canapés.

Zoido arreglará ahora los baches de cuatro calles gracias a los eurillos que nos darán los puentes, que más vale sobrevivir con ellos que vivir debajo. Ea, hagamos de Sevilla un enorme puente y pasemos la gorra. La próxima película patrocinada por la Sevilla Film Office ya tiene título: Los puentes de Zoido.

Al son de la campana, el puente que no cae hoy, caerá mañana. Y soñemos con aquel catamarán de Alfredo, que se hace pequeño cuando se aleja en el mar…

Con Serrano se acabó el jamón

Carlos Navarro Antolín | 11 de abril de 2012 a las 18:01

Se acabó la fiesta en la Caseta Municipal. No habrá recepciones ningún día. Llegó Serrano (Gregorio) y se terminó el jamón. Hay luto en los colectivos que daban rienda suelta al pescuezo en las invitaciones de mediodía y de noche. No habrá esas fotos de vecinos corriendo hacia las mesas en cuanto los ordenanzas del Ayuntamiento abrían las lonas, que aquello parecía el primer día de las rebajas o la semana fantástica en Ecovol. Ni aspirantes a prebendas culebreando en torno a los gerentes de las empresas municipales. Ni habrá colas en la calle Matienzo para rogar el tarjetón que daba derecho a tres horas de estiramiento de brazos al estilo del inspector Gadget para trincar la chacina y la fritura. “Carretero, cólocame en una recepción, en la que sea. Ponme en la de los artistas mismamente. O en la de las cofradías, que ahí se trinca más”. Después de una Semana Santa sin, una Feria también sin. El concurso del cáterin estaba adjudicado por 50.000 euros a la firma Medinaceli, la misma que hace un par de años acabó con el régimen ininterrumpido de Juliá desde 1993 y apostó por recuperar el jamón. Ahora tocará indemnizar a esta empresa sevillana por el lucro cesante. La derecha convierte la Caseta Municipal en un centro de trabajo, en un plató para la televisión local. Zoido echa las lonas. Y todo ha sido por decisión de última hora. De últimísima. Con Serrano se acabó el jamón. Siempre nos quedarán las tajaditas de coco, que están muy ricas. Y bien fresquitas gracias a esos chorritos de agua que recuerdan al microclima del Laredo. ¿El Laredo? Ojú.

Hacienda huele a pueblo

Carlos Navarro Antolín | 11 de abril de 2012 a las 5:00

Hace bien la delegada de Hacienda, Asunción Fley, en entenderse con la Diputación Provincial para ejecutar los embargos de cuentas y bienes de los morosos del Ayuntamiento sevillano que tienen el domicilio fiscal en alguno de los pueblos de la provincia. A Monteseirín le costó un lío gordo que se publicara en 2003 que la entonces denominada Agencia Municipal de Recaudación estuviera dictando embargos de forma masiva fuera de Sevilla, una práctica castigada en el Código Penal y por la que la concejal de Hacienda, Evangelina Naranjo, que acaba de llegar al cargo, tuvo que pedir disculpas, anunciar una investigación y reprobar semejantes prácticas. Un solo papel de embargo extraterritorial practicado sin la bendición de la administración competente (Diputación, Junta o Estado) le costaría un disgusto al gobierno de Zoido en tiempos de penuria donde el personal salta a la mínima y resulta evidente la voracidad recaudatoria de todas las entidades locales. Convendremos en que el presidente de la Diputación, el socialista Fernando Rodríguez Villalobos, no facilitará la labor recaudatoria a Doña Tijeras sin nada a cambio. Cabe pensar entonces que los morosos de los pueblos con domicilio fiscal en la capital también verán asomar la guadaña de los servicios de recaudación de la Diputación, un departamento que se escribe Opaef y se pronuncia Opaé. Esta concejal sí que han entendido a la perfección que hay que hacer la ruta de los pueblos, el gran flanco del PP andaluz. Doña Tijeras se nos va al acoso y derribo de los morosos en sierras y llanuras, en aldeas y pedanías. Ahora entendemos que Arenas se hubiera fijado en ella. Hacienda huele a pueblo, como la España de Manolo Escobar en letra de Benito Moreno.

Ni el PP ni el PSOE aciertan con Juan José Cortés

Carlos Navarro Antolín | 22 de marzo de 2012 a las 13:14

El anuncio de fichaje de Juan José Cortés como asesor en el grupo popular en el Ayuntamiento ha generado una suerte de reacciones que no pueden ser calificadas más que de despropósitos. En el PSOE dicen que se han quedado “estupefactos” porque el alcalde está colocando a sus “afines” en el Ayuntamiento. Ay, qué risa, María Luisa… A ver, a ver. Que levante la mano el partido que no contrata como asesores a sus militantes, afines o simpatizantes. Venga, esas manos para arriba. A ver si va a resultar que los partidos, todos ellos sin distinción, contratan al personal eventual exclusivamente por sus méritos y cualificaciones técnicas. Y que esa crítica venga formulada en una nota oficial con la marca de puño y la rosa provoca, cuando menos, cuarto y mitad de hilaridad. Pero es que la reacción del PP no ha sido menos desafortunada. Podían haberse limitado a resaltar la virtudes del señor Cortés para el oficio que se supone le será encomendado: el trabajo en los barrios más desfavorecidos. Pero no, alguien creyó sacar un conejo de la chistera al comparar el fichaje del muy respetable señor Cortés con la asignación de la ex concejal socialista Rosamar Prieto-Castro en el grupo municipal del PSOE. En el PP deben ignorar que la señora Prieto-Castro es funcionaria del Ayuntamiento por oposición desde 1984. Un buen día decidió meterse en política y, con el paso de los años y hartita de aguantar un PSOE que no lo conoce ni la madre que la parió, se volvió a su puesto de trabajo, que para eso Pepote Rodríguez de la Borbolla dice que en política hay que tener camino de vuelta. Y Rosamar lo tenía y lo tiene. Por acuerdo firmado por el jefe de servicio de Recursos Humanos fue asignada el 22 de septiembre de 2011 al grupo municipal socialista “en funciones propias de su categoría”. Es decir, Rosamar ni es una contratada, ni una colocada. El PP debió buscar otro ejemplo más afortunado. Las vísperas electorales los confunden, como la noche a Dinio.

¿Y quién repele a los pájaros del Ayuntamiento?

Carlos Navarro Antolín | 13 de marzo de 2012 a las 5:00

Una grúa de enormes dimensiones sorprendió ayer a los viandantes de la Avenida de la Constitución en una ciudad novelera por excelencia que rápidamente forma el tramo de los mirones con permiso de los señoresde las bicicletas, nuestros amos y señores de la vía pública a lo Mañara. El tío subido en el canasto de la grúa se dedicaba con la paciencia de un chino elogiado por el mandamás de Mercadona a cubrir las imágenes de piedra de Lorenzo de Mercadante con hilos de acero que emiten una descarga eléctrica leve en cuanto una paloma se acerca. El objetivo: ahuyentar a las aves y evitar el efecto corrosivo que la caca de estos animalitos tiene en la piedra del monumento.

El sistema habría que aplicarlo en la política, más que nada para ahuyentar a ciertos pájaros y pajarillos de plumaje variado y evitar el efecto corrosivo de la abstención y el alejamiento del votante de las urnas cuando la cosa huele mal, nunca mejor dicho si el objetivo es impedir las consecuencias de las deyecciones. Dicen los técnicos en la materia que cuando la paloma recibe la descarga, no vuelve más “hasta que se le olvida del efecto”.

Vista la poca vergüenza y el desahogo con el que reaccionan algunos pajarillos cuando no llevan ni media hora de vuelo tras dejar el nido del partido, a lo mejor no basta con proteger el Ayuntamiento con este sistema electrostático, sino que hay que volver a aquella solución que plantearon catedráticos de la Universidad en la década de los ochenta de la pasada centuria en el caso de la Catedral: la presencia de halcones en cautividad entre los pináculos. En Estados Unidos, se distingue entre halcones y palomas en asuntos de política exterior. En Sevilla tenemos ejemplos variados de halcones, como en Hacienda, donde Doña Tijeras restringe el gasto en teléfonos móviles, y de palomas, donde en Fiestas Mayores anda bregando Superserrano, que aguanta con disciplina monacal los mil y un actos cofradieros que le tocan en suerte para contentar al cofraderío. Y aportamos el concepto de palomar como lugar en altura con ojos de buey en el que habita la oposición, donde el pájaro rey emigra a Madrid dos días a la semana y el resto de la camada se alimenta de cafés en General Polavieja.

Pero nuestra avifauna es aún más rica que la americana, muchísimos más, donde va usted a parar, porque Sevilla aporta a la wikipedia de las aves no sólo los cotizados estorninos de la Plaza de Cuba, sino el pájaro de los distritos, importante ejemplar que se cría en libertad y con desahogo por la zona Sur y que tiene un piquito de ruiseñor que no lo calla una descarga por mucho que cubran el Ayuntamiento con hilos de acero. Como el acero de dura sí que tiene una parte del cuerpo. Tanto que el alcalde que tanto visita Los Pajaritos va a tener que anudar halcones en la azotea. Y más que política de barrios, tendrá que hacer un cursillo acelerado de política de cetrería.

El ‘caimán’ Torrijos

Carlos Navarro Antolín | 1 de marzo de 2012 a las 12:42

Torrijos se ha presentado en la sede del Distrito Sur para hacer leña del árbol caído del joven José Luis García, el concejal del PP de 220 voltios que ha concentrado todas las críticas por los casos de enchufes de familiares y allegados en los distritos. Torrijos quiere pasarle aviesamente la mano por el lomo al perro flaco de esta polémica con la excusa de exigir explicaciones en pro de una mayor transparencia en el gobierno de la ciudad. Como no tiene bastante con las perifrásis que suelta en los Plenos del Salón Colón, donde también le toca los costados al nunca bien ponderado Javier Landa, este Torrijos se reviste ahora de caimán de la política y se presenta en el graderío de sol de la política municipal, en los distritos; en la zona cero de los enchufes liando el número de la cabra porque le hicieron pasar por el control de acceso, petición de DNI incluida. No sabe usted con quién está hablando. El sur es mío. Y tanto que lo sabían, anda que no. El portavoz de IU tiró del catálogo de herramientas y calificó al concejal Pepelu de “martillo de herejes”. Qué cosas. ¿Quién sería entonces la hoz de cabeza de langostinos? A este Torrijos habría que recordarle esa sentencia del juzgado de lo social que declaró nulos siete despidos en la extinta zona norte de los talleres pre-laborales de la sociedad Sevilla Global. El magistrado no apreció en ningún momento “causas objetivas” en la resolución de los contratos y atisbó una “vulneración de derechos fundamentales por motivos ideológicos”. Huy, ¡penalti en el área chica del moobing! Si el PP tiene su flanco en el sur, Torrijos lo tiene en el norte (perdido). Pero en su caso no ha pedido aún disculpas. Ni por ética, ni por estética. Se va el caimán, se va el caimán… buscando el sur sin proteger el norte.

Calambrazos en la Plaza Nueva

Carlos Navarro Antolín | 24 de febrero de 2012 a las 5:00

Lección primera para entender el lío de los enchufes en los distritos: todos los partidos políticos son maquinarias concebidas para alcanzar el poder y, una vez conseguido, toda tarea se encamina a convertir en perpetua una posición de suyo cuatrienal. Lección segunda: todos los partidos tratan de mudar sus estructuras propias (los aparatos y sus satélites) a las instituciones, por lo que en el caso de los ayuntamientos , todos los partidos pueblan con militantes de su confianza los tentáculos de la administración municipal que son los distritos. Lección cuarta: todos los políticos tienes familiares y en España hay más de 5 millones de parados. Y lección cuarta: si va de montería, guárdese bien las espaldas, cuídese de los tiros en el pie y ojo con que no aparezca un venado o cochino entre jarales altos y encinas en actitud desafiante. Mete usted todo en una coctelera y le resulta un brebaje entre amargo y ácido que no lo arregla una pastilla de almax. Las diferencias entre los enchufes del PP y los practicados por otras formaciones políticas (en este Ayuntamiento hay actualmente trabajadores de distritos que militan en el PSOE y en IU) es que el gobierno ha cedido en esta ocasión a las denuncias y ha mandado a la parentela y otros adeptos al frío de la calle y sin mantas. No ha aplicado el sostenerla y no enmendarla. Tampoco le quedaba otro remedio al alcalde si quiere ser consecuente con su discurso. Y, oh casualidad, ayer nos merendamos con que el cazador de los enchufes, el concejal socialista Antonio Muñoz –que es el edil que se ha mostrado más sólido de su grupo político– resulta afectado por un calambrazo al trascender que él mismo, siendo consejero-delegado de Sevilla Global, contrató a su pareja, hoy en excedencia para ejercer como asesor en la Consejería de Justicia. El afilador ha llegado con los cuchillos a la Plaza Nueva y nadie puede asegurar que retornen pronto al cajón, sobre todo porque hoy hay pleno. El gobierno ha pedido perdón por los cinco parientes enchufados, que para eso es cuaresma, tiempo de reflexión, ayuno y penitencia. Zoido anunció en la oposición que sería un alcalde que no tendría reparos en pedir disculpas. Y su gobierno ya lo ha hecho en varias ocasiones. Dicen que ha esperado cuatro días para deshacerse de los familiares porque necesitaba tiempo para tener en su mesa la información al detalle de unas contrataciones carentes de estética (y ética). Con las disculpas formuladas por el gobierno y el cable pelado que serpentea a chispazos en el palomar de la oposición, se abre la veda entre el PP y el PSOE en la Plaza Nueva, una situación que poco tiene que ver con la altura de miras mostrada por los tres grupos políticos en aquel Pacto por Sevilla que perfumó el arranque de mandato. La cosa tiene ya el tufo inconfundible de las alcantarillas, donde nunca sale el sol y siempre anidan las ratas. A un mes de las autonómicas, los fontaneros del partido se van. Y los electricistas han llegado. Como el tapicero a su ciudad, señora.

Pepelu, ‘coloqueitor’

Carlos Navarro Antolín | 22 de febrero de 2012 a las 19:48

Llegó, vio y contrató a la novia. Qué tío más extraordinario este Pepelu que dicen que preside las nuevas generaciones. Si éstas son las nuevas… ojú. Si este Pepelu es la flor y nata, el investido, el referente y la apuesta del partido por la cantera….Ojú cómo será lo que hay en La Masía del PP. Cada vez está más claro que este PP se va a perpetuar en el poder, porque algunos de sus nuevos cachorros han mamado de los pechos de las peores prácticas del PSOE del rodillo. Mismos perros, distintos carné. Guau, guau. En Pepelu tiene el PP a todo un ‘coloqueitor’. O alguien ataja pronto las prácticas éticamente reprobables de este novel de la política que cruza la doble línea y ni siquiera se molesta en poner el intermitente o colocando, colocando, este Pepelu se va a conventir en los pies de barro del gobierno de los 20 concejales. Habría que preguntarle al concejal Pepelu en qué academia de política se aprende eso de no tener acabada la carrera, salir elegido concejal y tener el libro de familia como manual de colocación. El PP presentó a esta joven promesa de la política en el puesto número 16 de las municipales por aquello de las cuotas, en su caso la cuota de ser joven (y sobrado, no sobradamente preparado). En su curriculum se decía que era “diplomado en relaciones laborales y estudiante de ciencias políticas”. No lleva ni ocho meses mal contados en el gobierno y ya se habla de varios de sus familiares con contratos de 220 voltios. Como el anuncio de Terry: “Usted sí que sabe, Pepelu”. Que no se diga, que el distrito Sur por fin es nuestro y ya es hora de que nos lo llevemos nosotros, que luego dicen que la derecha está acomplejada. Coloqueitor, la nueva generación.

Las prisas de Espadas

Carlos Navarro Antolín | 10 de febrero de 2012 a las 6:00

Cultivar el género epistolar es un hábito saludable. Escribiendo hay hasta quienes dan salida a los gatos que llevan en la barriga. Miau. El que escribe espera ser leído. Y la lectura es un ejercicio que desarrolla el intelecto. Mucho más enriquecedor que ver la televisión, que tan sólo requiere de seres pasivos. Hay que agradecer que nuestros políticos escriban, sobre todo porque con tanta agresión al lenguaje en los sms de pago y en los WhatsApp de pescuezo quedan muy pocos que se animen a juntar las letras y salpicarlas con cuarto y mitad de comas y puntos. Espadas le ha escrito a Zoido para que medie ante Rajoy por los grandes proyectos de Sevilla. Qué curioso. Zoido le escribió a Zapatero en septiembre de 2006 con la misma finalidad. Y lo mismo hizo con el presidente Griñán en septiembre de 2011. ZP llevaba dos años largos en la Moncloa cuando recibió la carta del líder de la oposición municipal en Sevilla. Y Griñán hacía ya dos años y siete meses que presidía el ejecutivo andaluz cuando le llegó la misiva del por aquellos meses animoso candidato del PP a la Alcaldía. Espadas pide ya cuentas a Rajoy cuando el señor de la barba y el puro sólo lleva siete semanas habitando en la Moncloa. Siete semanas y media… Espadas tiene prisas. Prisas por apretar en clave interna, en el seno de un partido fracturado y doliente aún de un congreso federal, pues se juega su futuro como senador autonómico tras las elecciones del 25-M. Prisas por pasar página a la dimisión de Suárez Palomares, que el grupo socialista podría haber organizado de acuerdo con una liturgia menos agresiva para sus intereses. Y prisas por obtener titulares de prensa, aunque sea copiando la estrategia practicada anteriormente y hasta en dos ocasiones distintas por quien barrió a todos sus rivales en las urnas. Aunque en su caso, Espadas no le ha dado a Rajoy ni los dos años que Zoido le dio a Zapatero ni los dos años y siete meses que le dio a Griñán y ni siquiera los cien días de gracia. Espadas criticó en su día con dureza la misiva de Zoido a Griñán: “La carta me suena a campaña electoral, a conflicto, a pedir cuentas a otra administración cuando tiene que haber una lealtad y un trabajo. El alcalde tiene que ser reivindicativo, pero también justo, porque los ciudadanos tienen que conocer que la Junta invierte y cumple con Sevilla”. ¿A qué suena la carta de Espadas? A prisas. Espadas mete bulla, porque la bulla le viene bien para tapar su delicada posición en el partido y la falta de cohesión de su grupo en el Ayuntamiento. Las prisas son una pulga más en el perro flaco de este PSOE municipal. Escribiendo se liberan los gatos. Y leyendo se conoce a la gente.