Archivos para el tag ‘Bazar Victoria’

Pulido, salvemos el bazar Victoria

Carlos Navarro Antolín | 18 de septiembre de 2014 a las 5:00

BAZAR VICTORIA

DICEN que hay riesgo de cierre por el vencimiento del alquiler y que hay que salvarlo. No podemos perder el comercio que mejor aúna la estética con la funcionalidad. Tiene la primera posición en la guía apócrifa de los establecimientos útiles de Sevilla, no los de tanta pantomima de decoraciones para el hogar (diga menaje y quedará chachi) con chirimbolos que no sirven absolutamente para nada. Que tire la primera piedra (o tale el primer árbol) el que haya comprado una televisión para la pared y se haya quedado sin colocarla por no encontrar la alcayata adecuada y, al final, haya resuelto el problema con una visita al bazar Victoria de la calle Entrecárceles. Allí estaba esa alcayata, y no otra, que usted necesitaba el sábado por la noche para estrenar su televisión digital sin esperar al lunes. ¿Y cuántas veces se hartó de llorar cortando cebolla en la cocina de su casa y maldijo el día en que no aceptó la oferta para comprar unas gafas especiales para no llorar mientras se corta cebolla? Desconfiado, que pensaba usted que aquel amable dependiente sólo quería endilgárselas porque sí.
¿Ratones en su casa? En el bazar Victoria tiene usted las trampas de madera, las que no fallan, donde coloca su mendrugo de payoyo y caen a pares, por sus dos agujeritos, dos. ¡Zas, dos ratones menos en la ciudad de las ratas! Trampas para ratones de eficacia probada, trampas baratísimas, utilísimas, sin necesidad de productos químicos, trampas para ratones nada menos que a cincuenta metros del Ayuntamiento. Qué cosas, qué proximidades.
¿Su cuñado achicharró la rejilla de la barbacoa? De todos los tamaños las tiene usted en el bazar Victoria, donde se fijaron los tíos pelmazos de la televisión en los años noventa para inventar aquella insufrible teletienda de vendedores con estética de Artur Mas colocando aspiradoras que se movían solas, como serpientes cobras para penetrar a fondo en estanterías y debajo del sofá. Qué miedo, quítame esa bicha.
Dicen que el contrato de arrendamiento del bazar Victoria se acaba en unos meses. ¿Y quién es el casero? Tachán, tachán. Don Antonio Pulido, ese hombre, el que da de comer en su casa a los obispos, obra de misericordia. El mismísimo presidente de la Fundación Cajasol, al que ahora le han endilgado el muerto de buscar arrendatarios para la Torre Pelli en la ciudad de los miles de locales vacíos. Ante semejante encomienda sólo cabe hacer como el lobo: “¡Auuuuuuuuuuu!”. A Pulido le han encajado el marrón de darle vida a la Torre Pelli, que eso sí que es un chisme inútil y no las gafas de cortar cebollas sin llorar. Pulido tiene ante sí la oportunidad, o tempora, o mores, de devolverle a Sevilla lo mucho que Sevilla le ha dado a él. Porque Sevilla le ha dado a Pulido, ¿verdad? Exhortamos a Pulido a que renueve ese contrato de arrendamiento para que el bazar Victoria siga haciéndole la vida más fácil a tantísimos sevillanos, con esa eficacia y amabilidad de sus dependientes que ya quisiéramos en los establecimientos de cadenas nórdicas donde se hartan de vender velas inútiles para el cuarto de baño o farolitos para mesitas de restaurante sin manteles, trapos de cocina y cojines, muchos cojines de colores tristes como para un NH diseñado por Vázquez Consuegra. Hay dos establecimientos en Sevilla donde uno aún no ha puesto un pie en el sitio y ya le están atendiendo: El Tremendo y el bazar Victoria.
Rogamos a Pulido que permita que el bazar Victoria siga proveyendo a los sevillanos de peroles, perchas que no necesitan taladros, picadoras, tostadoras, espumaderas, tendederos, tablas de planchar, mil tipos de tornillos, alcayatas y espiches, utensilios para la repostería, los bares y los amantes del vino; paelleras, morteros, pinzas para quitar las espinas del pescado, moldes para empanadillas… Que no arrample con este establecimiento para ampliar la ya de por sí suntuosa y suficientemente espléndida sede de la fundación para ese museo valiosísimo que se proyecta pero que después sólo visitan los turistas y cuatro sevillanos de guardia.
Muy cerquita ya perdimos el Laredo de la forma más dolorosa, convertido en el recibidor de la finca Ambiciones, que el sufrido busto de Cervantes aguanta que le pinten los ojos, que le apaguen las colillas en la gola y que le pongan el botellín vacío de Cruzcampo junto a la boca, pero aún recuerda Don Miguel que no sabía dónde mirar el día que subieron al Laredo de pastiche aquella lámpara de chalé de constructor antes de la crisis. El bronce del Príncipe de las Letras era una psicofonía doliéndose como cierta alcaldesa: “Qué horror, qué horror”.
Más de cien años de historia contemplan el bazar Victoria. La Fundación Cajasol no se puede permitir ser su verdugo, no debe consentir que en un radio de cincuenta metros se produzca un segundo atentado. Pulido tiene ante sí la oportunidad de poner en práctica la cacareada responsabilidad social corporativa. Y sin salir de casa, sin molestar al chófer y sin gastar teléfono. Si los sevillanos nos quedamos sin comprar trampas para los ratones en el bazar Victoria, la culpa será de Pulido. Menuda rémora.
BAZAR VICTORIA