Archivos para el tag ‘Belmonte’

Operación Manijero

Carlos Navarro Antolín | 21 de abril de 2016 a las 5:00

la foto1
la foto2
EL evangelio apócrifo de la derecha andaluza dice que donde se reúnan dos o más arenistas, allí estará Arenas entre ellos. Ocurrió el Miércoles de Feria en la caseta El Manijero, en una de las escasas calles del real que gozan de la sombra de los plataneros. En un partido donde no se mueve una brisa de rebeldía, donde el motor del tiovivo de los caballitos siempre lo maneja el mismo, donde nunca hay cambio de baraja sino meros cambios de estampas y donde cambian los collares sin que haya ladridos, resultó llamativo que un grupo de conocidos militantes de la formación se reunieran en ambiente festivo lanzando proclamas sobre el futuro, la únión y la ilusión a través de las vuvuzelas de las redes sociales.

Algo se mueve en el PP de Sevilla, pensamos algunos. Pero la fotografía es escrupulosamente fiel a la cita del evangelio apócrifo , que como tal no es de San Mateo, ni mucho menos de Mateo (Risqué), el jefe de prensa de Arenas. La fotografía está tomada en la caseta de Jaime Raynaud, un veterano del PP que hizo de anfitrión, que asumió las funciones del icono de prestigio y, nunca se olvide, que es un clásico del arenismo sevillano por mucho que Javié no haya estado alguna vez a la altura de su fidelidad.

Sigamos con la foto en la que no está Arenas en cuerpo, pero sí en alma. Está Felisa Panadero, subdelegada del Gobierno, íntima amiga de la hermana de Arenas. Están Patricia del Pozo y Macarena O´Neill, santas justas y rufina del arenismo. Del Pozo acompañó a Arenas a declarar ante el juez Ruz en la Audiencia Nacional a cuenta de la supuesta financiación irregular del PP. Raynaud, O´Neill, Del Pozo y Rafa Salas (que no está en la foto y que hoy ocupa sitio en la Cámara de Cuentas) son el cuarteto más fiel de Arenas de los últimos años en Sevilla. Del Ayuntamiento aparecen los ediles Evelia Rincón, embajadora de Arenas en el palomar, y Beltrán Pérez, único de los actuales concejales que puede aspirar a la portavocía del grupo político en condiciones normales, tan leal a Arenas como José Luis Martínez, alias Pepelu, al que Javié impuso en puesto de salida en la lista triunfante de 2011, y Rafael Belmonte, enlace de Virginia y Beltrán Pérez con diversos estamentos de la sociedad civil. Si Raynaud prestigia la foto, la camarlenga Virginia Pérez, coordinadora del PP de Sevilla, concede de facto la bendición del aparato, y el alcalde de Carmona, Julián Ávila, otorga el barniz de poder de la provincia. Horas después de la fotografía,el mismísimo delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, acudió a compartir la fiesta, como se aprecia en la segunda ilustración del miércoles.

La foto del jueves a mediodía fue una réplica de los que se quedaron fuera: el propio Zoido, el presidente provincial Juan Bueno, José Luis Sanz y Ricardo Tarno. Aunque la noche de ese jueves, Sanz y Beltrán Pérez –ya con menos público– compartieron velada junto al concejal Alberto Díaz… Juego de tronos, juego de casetas. Si alguien externo al actual grupo municipal tiene opciones de probar bocado fuerte en la capital por trayectoria, tradición orgánica y poder territorial (Tomares) es el senador Sanz, al que la Alcaldía de su municipio se le queda pequeña. La caballería tomareña relincha en el Aljarafe a la espera de bajar algún día (al trote, sin teleférico) hasta la capital cuando el zoidismo quede sellado.

Arenas no estaba pero se reunieron en su nombre. Arenas es el manijero. Como la caseta. Siempre a la sombra… del platanero.
la foto

Indulgencia y penitencia

Carlos Navarro Antolín | 29 de abril de 2013 a las 11:14

Alguna lápida debería premiar con indulgencias totales o parciales la asistencia a los plenos del Ayuntamiento, soporíferas exhibiciones de política low cost donde se golpea la lengua española, se subliman los planteamientos ridículos, se abusa del y tú más y se manosean con una facilidad pueril los asuntos de la política nacional para tratar de sacar rédito (risas en off) en el ámbito local.
Una concejal veterana ya como Josefa Medrano (IU) perdió varios minutos en exigir una corrección tan fundamental en la gestión de la ciudad como que el distrito Bellavista-La Palmera sea así denominado y no como el distrito La Palmera-Bellavista. Es lo mismo, pero no es lo mismo, como dijo aquél. Medrano aludió poco menos que a los años de lucha vecinal para conseguir tan preciado trofeo de la justicia social. Los fachas de La Palmera que vayan citados por detrás, ¡hombre ya! El socialista Juan Manuel Flores, líder de la oposición interna al líder de la oposición (han leído bien), refirió a la Cospedal y a los nazis en su intervención en la moción de reprobación a la consejera Cortés, la que se despachó en su primera audiencia con notarios y registradores dejando claro su ateísmo en materia de propiedad privada.
Por fin oímos al concejal Rafael Belmonte, destinado por Zoido al inclemente frente de Bellavista. Yseguimos esperando la oportunidad de conocer el timbre de voz de algunos miembros del gobierno. El alcalde hizo la estatua. No habló en todo el Pleno. Por eso Torrijos le llamó en varios ocasiones “el alcalde mudito”, que suena a título de novela. Y Espadas se abonó a la gracieta de Torrijos. No fue la única vez que le siguió la rueda. Torrijos también puso al alcalde de perfecto delegado de Fiestas Mayores: “No se pierde un sarao. Pero gobernar, no gobierna”.
Juan Bueno denunció los 47.000 desahucios siendo Juan Espadas el consejero de Vivienda de la Junta. Mirando al galeno Flores le indicó que el responsable de aquello estaba “abajo a la izquierda”, en alusión al lugar en la bancada del portavoz socialista. Espadas se envolvió en una halo de misterio antes de anunciar la extracción de un conejo de la chistera: una fotografía de Zoido jugando al tenis en los preparativos de la pasada final de la Davis. Dijo que Zoido aparecía dando un revés. Error. Era un drive. Que esto sí que no es lo mismo, no como lo de la Medrano con la Palmera y Bellavista.
Un grupo de taxistas increparon al sheriff Cabello, delegado de Seguridad y Movilidad. Fueron desalojados de forma pacífica. Trabajadores de Mercasevilla protestaron en la Plaza Nueva. Yel Defensor del Ciudadano, José Barranca, se tragó otro Pleno. Recibió más elogios a su informe de gestión, máxime tras la foto de los dos policías locales jactándose del fajo de actas de la grúa, lo que confirma las desaplicaciones en el cuerpo.
La oposición arremetió con habilidad contra el gobierno en materia de vivienda usando los últimos datos del informe de la Defensora del Pueblo Español, Soledad Becerril. Si el PSOE e IU se tomaran la molestia de leer el informe de Barranca, podrían apretar aún más la puya no usando ya a una figura de prestigio como la de la ex alcaldesa, sino al propio Defensor designado por Zoido. Pero eso sería altura de miras. Al final hay que agradecer que no se televisen los plenos. Mejor que en la emisora local sigan reponiendo la cinta de la Semana Santa de 2010. Penitencia para ganar indulgencias.

El cartel taurino es un plagio

Carlos Navarro Antolín | 20 de enero de 2013 a las 12:26



Saben los taurinos que el pase robado lo pega el torero que aprovecha la querencia del burel para colocar la franela con ventaja y parecer que manda sobre la res, cuando la res simplemente es que iba por allí. Ese toreo no es que sea de mentira, es que simplemente no es toreo. Ocurre que a veces la perspectiva hace que el tendido par crea que el pase es de verdad, mientras que el impar se percata y protesta el oportunismo del matador. El pase robado se castiga como al pescador que recoge el anzuelo y se lleva un pez por delante por pura casualidad. Al toro hay que ahormarle la embestida y someterlo. Y al pez se le pesca por la boca. Lo demás son trucos. Cuando se encarga un cartel se busca la originalidad, el compromiso y una obra acorde con el estilo propio. Si se repite justo lo que ya hicieron otros sólo hay dos explicaciones para el entuerto: o se ignoraba la temática ya realizada, por lo que cabría invocar la pura casualidad, o se ha apostado por una faena de aliño porque el encargo no merecería mayor empeño.
Hernán Cortés, glosado como el pintor del poder por sus muchos retratos de importantes dirigentes políticos de distintas ideologías, nos ha metido un pase robado en los lienzos con el cartel oficial de la temporada taurina de 2013. Intencionado o no, doctores tienen las Artes y la Tauromaquia, pero pase robado en tanto que no es original. Se trata de una idea ya ejecutada en 1934 con ocasión del cartel anunciador de la inauguración de la madrileña plaza de toros de Las Ventas. Como aquí no damos pases robados, hay que decir alto y claro que Gloria Sánchez lo ha revelado en su blog tras hallar en un cortijo un ejemplar del cartel de hace casi 80 años. En plena República ya hubo quien uso el rostro de Belmonte en primerísimo plano para anunciar nada menos que el festejo inaugural del coso venteño.
Quién sabe si la honda crisis económica agota las ideas de los artistas, un gremio que en otras coyunturas históricas de fuertes depresiones ha apostado por el escapismo y la denuncia, tratando de subir el ánimo de los corazones o de reivindicar justicia. Esta crisis parece traer consigo el ERE de las musas. Hace unos días se presentó el cartel de las Fiestas de Primavera de 2013, de Chema Rodríguez, presidido por una bella dama de rostro melancólico y ataviada con un mantón, el mismo motivo que ya empleó Félix de Cárdenas en 1999. Y otro ejemplo: el cartel de la Semana Santa de 2005, de Francisco Cárceles, repetía el primer plano de la cabeza de la Buena Muerte dentro de una composición rectangular que ya usó una década antes Ricardo Suárez para el pregón universitario.
El mundo es de los que tienen ideas. Quien pintó a Felipe González en actitud desenfadada en la Moncloa, sacándolo de la habitual querencia del poder hacia la ortodoxia y la estética plana, ha usado ahora el calco para salir de un compromiso que merecía asumir más riesgo y un estudio previo más pausado y riguroso, como hicieron Francesco Clemente, Botero o Pérez Villalta cuando recibieron el mismo en cargo de la Real Maestranza. El tendido par elogió un “cartelazo”. El impar se ha dado cuenta del fiasco. Pañuelo verde.