Archivos para el tag ‘catedrático’

Perdemos gorriones

Carlos Navarro Antolín | 20 de junio de 2018 a las 17:58

Reportaje de Gorriones

Nos faltan pájaros. Quién nos lo iba decir. Han revisado los árboles y las fachadas de la ciudad y se notan menos aves. Muchos gorriones se han ido. Y los que se quedan están ansiosos, se meten hasta en el interior de los bares a luchar por una miga. Nuestros gorriones tienen hambre, están revueltos, crispados, sufren desasosiego cual militantes del PP. El telediario informa de la caída de la natalidad y del descenso de las aves urbanas. Y Sevilla es citada como una de las ciudades que pierden pájaros. Ahí duele. Nosotros, que siempre hemos presumido de tener una riquísima avifauna… Los expertos elucubran sobre la causa. ¿Por qué perdemos gorriones? La polución, la desruralización del casco urbano, la excesiva poda de los árboles. No confundan nunca al gorrión, pájaro habitual del casco urbano, con el vencejo. Los vencejos siguen con nosotros. Nos guardan fidelidad. Pero los gorriones están en extinción, como las golondrinas, que ya sólo habitan en los versos. Que Sevilla pierda pájaros es como si un día el telediario informa de la bajada del número de bares. Aquí hay –o había– más pájaros que veladores. Lo curioso es que perdamos gorriones, el ave común, el pájaro de referencia en las conversaciones cuando hay que culpar al de siempre, esa máxima de que todos los pájaros comen trigo y siempre la culpa es del gorrión.

Faltan gorriones como faltan fontaneros. Faltan aves comunes como falta tropa para cargos intermedios. Nada es por casualidad y todos los hechos están relacionados. Qué difícil es ser pájaro común en un partido político, en una hermandad o en cualquier colectivo. Hoy nadie quiere ser gorrión, por eso –ay casualidad– falta marinería en cualquier barco porque a todos los soldados les han dicho en su casa cuantísimo valen. Y traen la lección bien aprendida, el coaching bien digerido. Porque yo lo valgo, oiga, me niego a ser un simple gorrión. Aquí cualquier pájaro ha hecho un máster, cualquier pájaro luce tiros largos con medallas y cualquier pájaro te pone una moción de censura que te manda para ese sitio tan divertido como el Registro de la Propiedad.

Los gorriones se nos van, que lo dice el telediario y el profesor Enrique Figueroa, el catedrático que lleva años pidiendo un manual para el cuidado de las aves urbanas, un protocolo para impedir que se marchen, que dejen huérfanos nuestros cielos por contaminación, por falta de árboles o por carencia de alimentos. Pero a Figueroa no le escuchan los concejales cuando canta las verdades del barquero. Claro, nadie se cree la cantinela de que Sevilla pierde pájaros, sobre todo por la de ejemplares que se ven a todas horas por las calles.

Nos sobran palomas, terribles palomas para la conservación de los monumentos, y nos faltan gorriones de nervio alegre. Primero se fueron las golondrinas, ahora se están marchando los gorriones y después, quién sabe, serán los vencejos. Los vencejos cada día lo tienen más difícil con tanta nueva arquitectura de fachadas sin huecos. Los arquitectos no piensan en los vencejos, qué desconsiderados. Venga a poner placas de hierro chorreado y ni un orificio para nidos. Está claro que ser pájaro en Sevilla es cada día más difícil. Es morir lentamente en cada esquina, buscar cada mañana el trigo imposible, piar en el desierto.

Una sociedad sin maestros

Carlos Navarro Antolín | 21 de mayo de 2017 a las 5:00

Personaje

EN esta sociedad no hay ya maestros, ni modelos de conducta, ni creadores de escuela. Así lo lamentó el letrado Jesús Bores en el homenaje póstumo al catedrático Alfonso de Cossío celebrado en el Colegio de Abogados, uno de esos actos que combinan las anécdotas con el análisis minucioso de la dilatada trayectoria de un personaje y en los que, por lo tanto, nadie se remueve en la butaca a los cinco minutos como suele ocurrir en los pregones, ceremonias de ingreso en las academias, meditaciones de luz baja y otras disertaciones muy apropiadas para terapias de una clínica del sueño o para tutoriales sobre cómo elaborar pestiños. Para que haya maestros tiene que haber un reconocimiento previo de autoridad. No es que la sociedad no admire ya a nadie, don Jesús, es que la autoridad en todas sus acepciones está en crisis. A nadie se le concede autoridad como no se ceden los asientos a las personas mayores en un el tranvía, próxima parada Archivo (sin Indias). La falta de autoridad y la degradación de la convivencia urbana, causas verdaderas de episodios como los de la Madrugada, se aprecian en la vida cotidiana cualquier día del año. No hay que esperar la llegada de las fiestas mayores para reconocer nuestras miserias. Hay ejemplos menores como los hay de peso.

La cuenta oficial del Arzobispado en las redes sociales informa, por ejemplo, del fallecimiento de un “compañero sacerdote” en lugar de un “hermano sacerdote”. El otro día se asombró gratamente un conocido personaje sevillano cuando un viandante lo paró por la calle, le felicitó por su labor y se despidió con un “que Dios te bendiga”. Las referencias celestiales en las despedidas en sus distintas modalidades (“Quede usted con Dios”, “Vaya usted con Dios” o simplemente un “con Dios”) actúan como un lubricante en las relaciones sociales con independencia del credo, pero han sido sustituidas la mayoría de las veces por un terrible y desahogado “venga” cuando no por un vacuo “nos vemos”. El “venga” impera incluso por encima de correctísimas modalidades laicas para decir adiós. La gente va a un funeral o a un responso en mangas de camisa o en bermudas. El calor todo lo justifica. El calor es la gran coartada para la relajación de ciertas formas mínimas.

La autoridad la han perdido también, por supuesto, muchos agentes de la ídem. Hay policías que tutean a los ciudadanos, se dirigen a ellos con las gafas alzadas sobre la frente, mascando chicle, con barba descuidada de tres días o, aún peor, se refieren a la gente que quiere cruzar la carrera oficial de Semana Santa con escaso cuidado del lenguaje: “Hay tres mil tíos esperando para pasar”.

Hoy no hay maestros porque la autoridad está en crisis, don Jesús. La docencia está degradada, como denunció el catedrático León-Castro en su discurso en el acto de homenaje a su maestro Cossío. A qué pocos hombres de raza se les oye hablar de su maestro con el cariño, respeto y admiración que lo hace León-Castro de Cossío, con quien además le unió una amistad moldeada con la cautelas y directrices marcadas por Cicerón: “La confidencia corrompe la amistad; el mucho contacto la consume; el respeto la conserva”.

La Administración ha degradado a los profesores, los ha igualado con los alumnos, los ha sometido de hecho a la evaluación periódica de sus púpilos situándolos temeriamente en el mismo plano, una suerte de populismo sordo que ha terminado por reducir la docencia a una prestación de servicios en el que los usuarios (estudiantes) califican a los proveedores de conocimientos (profesores). De los médicos se puede afirmar casi lo mismo. Vergonzosos para una población son los carteles que se difunden por los centros de salud estos días para clamar respeto para los galenos en una especie de campaña Por favor, no agreda a su médico. Si a la sociedad del momento se le conoce por sus prohibiciones, hemos pasado del “prohibido escupir” o “prohibido el cante”, al “prohibido pegarle al médico”, un retrato perfecto de la degradación de los valores denunciada por dos profesionales (Bores y León-Castro) que no son precisamente representantes de la Sevilla cavernaria, sino testigos directos y activos de la Transición en las filas y bajo el magisterio de quienes luchaban por abrir el camino a la democracia.

El hijo de don Alfonso de Cossío, por cierto, rogó que en la convocatoria impresa del acto no se tratara de don a su difunto padre. Simplemente pidió que se pusieran el nombre y su apellido. A los maestros de cualquier disciplina basta llamarlos por el apellido. No hacen falta más florituras. Sobre todo en una ciudad como Sevilla, en la que tan alegremente se otorgan los dones, como denunció León-Castro en su discurso. Y todo el mundo tutea a todo el mundo en la cotidiana estampida de mal gusto que nos tiene permanentemente cogidos por el badajo de la campana de San Cristóbal de la Giralda.

El defensor no acepta mordazas

Carlos Navarro Antolín | 3 de abril de 2014 a las 5:00

JOSE BARRANCA

EL alcalde está sufriendo en sus carnes las consecuencias de meter en política a quienes no terminan de desligarse de sus profesiones anteriores. La verdad es que al revés también ocurre. A manojos hay quienes en sus puestos de trabajo hacen de políticos todo el día. Si Zoido tenía alguna duda de la idonenidad de desprenderse del catedrático Javier Landa en la próxima lista electoral (¿Lista electoral? ¡Mira los puñales, míralos cómo van y vienen!), está a punto de estallarle una polémica que le va dejar el horizonte más que despejado. Landa, número dos de la candidatura de 2011, se ha ido disipando como una botella de casera en la playa, dejando un regusto amargo que Zoido cada día lleva peor. Las polémicas internas casan muy mal con un Zoido que se pirra por el tono plano, que le encanta eso de que no se mueva un varal ni se filtre nada de la junta de gobierno o de la ejecutiva del partido. En el gobierno de Zoido se premia a quien no genera problemas y es capaz de desviar los golpes antes de que lleguen a la Alcaldía. Y de Landa está ya hasta la mismísima… chistera.
El primer teniente de alcalde retiene en su cajón desde hace ya un mes la memoria del Defensor del Ciudadano, el incombustible José Barranca. Se trata de una compilación de folios en las que este militar de profesión no sólo se limita a registrar todas y cada una de las quejas que le remiten los ciudadanos sobre ruidos, bares sin licencia, problemas de tráfico, abusos de la Hacienda local o monumentos en mal estado de conservación, sino que incluye una treintena de páginas con sus apreciaciones, análisis y opiniones en función del contacto directo que Barranca mantiene con los ciudadanos y también de su experiencia in situ, pues Barranca tiene dos poderosas armas, una bicicleta y una cámara de fotos con las que este militar de caballería retrata las pintadas de las zonas abandonadas de la Cartuja, los juguetes rotos de los parques, los jaramagos que nacen entre los adoquines o los más de 90 baches de la calle Cuna.
A Landa no le gusta que Barranca opine en la memoria oficial. Y por su cuenta(pensémoslo así) le ha sacado el pañuelo verde a un trabajo que refleja toda la actividad de la oficina del defensor a lo largo de 2013. Landa ha cometido la torpeza de devolverle a Barranca la memoria con tachaduras e indicaciones. Y de mandarle después una carta diciendo que elabore otra. Una misiva que dicen que Barranca ha roto ante varios testigos como Fraga hizo añicos aquella carta. Ni tutelas ni tutías. El Defensor no acepta mordazas.
Dicen que a Landa no le ha gustado que Barranca exprese con rotundidad que los intereses de Sevilla deben estar por encima de todos y de todo, en referencia a que la ciudad ha de estar colocada a esa altura a la que no llega la baja mira de los políticos. E incluso ha empleado el latín para expresar tan gratificante proclama. Landa ha hecho como los funcionarios palaciegos hicieron con el cofraderío suavón de esta ciudad, al que devolvieron el borrador de los estatutos plagado de indicaciones en rotulador rojo. A la autoridad eclesiástica se le vio entonces su anhelo intervencionista, como se le está viendo ahora a Landa. Toda una torpeza, toda una muestra de habilidad propia del espía portugués del chiste, toda una evidencia de que Landa no sólo censura opiniones libres, compartibles o no, sino que ignora que navega en unas aguas municipales cuya ictiofauna es rica en extraños bichos que tienen muy clara la ley de la supervivencia:pez comido, pez que no te come. El catedrático no se entera desde el minuto uno. Ya le ocurrió cuando recién fichado en 2011 un joven asesor le habló de tú al recibirlo en un despacho, una licencia que Landa le afeó de inmediato, a lo que el interlocutor le replicó extrañado: “¿Pero no eres ya de los nuestros, joé?”
Esa memoria con las correcciones de Landa es una bomba que hace tic-tac en el despacho del propio alcalde, harto de que el número dos no pare de generarle problemas, uno más precisamente cuando acaba de lograr un mensaje positivo de la Junta de Andalucía al proyecto de Altadis, un gesto de Susana Díaz que ha dejado a Juan Espadas, portavoz municipal del PSOE, con la brocha en la mano y sin escalera.

Entrevita al número 2 de la candidatura de Zoido
Landa no ha aprendido que la política tiene muy poco que ver con la Universidad. Y eso que la Universidad de ahora está tan decadente como la vida pública, por lo que su adaptación al hábitat político debiera haber sido más fácil. Pero no. Se ha metido en camisas de once varas para justificar por escrito la razón por la que no se izaba la bandera gay en el mástil del Ayuntamiento, se ha enfrentado al principal asesor de la Zona Franca (Rafael Salgueiro), una de las iniciativas que más ha cuidado el alcalde; expulsó a un fotógrafo del Salón Colón, enrabietó a los alumnos del Curso de Temas Sevillanos (personas de edad que cultivan el saber sobre su ciudad y que no son precisamente agentes de la izquierda radical) y ahora se enfrenta al Defensor del Ciudadano, un cargo que cobra 221,50 euros al mes. La otra torpeza del catedrático está en enfrentarse a un militar de caballería, que lleva a a gala el código ético en valores de tal forma que ha sacudido al gobierno del PP en innumerables ocasiones, ha aguantado que los concejales del PSOE e IU le hagan el vacío cada vez que interviene ante el Pleno y ha soportado el ninguneo de los suyos que no le invitan a los actos institucionales.
A Barranca se le podrá criticar por sus opiniones, pero no por ser servil a quienes le han nombrado. “Mi independencia me pasará factura”, dijo hace un año a este periódico. O la memoria de 2013 se publica por la imprenta municipal tal cual la ha redactado Barranca, o alguien tiene mucho interés en que el Defensor, efectivamente, pida la cuenta y añada esa coletilla tan sevillana del ya estoy yo en mi casa. Parece que al final ni Barranca ni Landa eran de los nuestros, joé.