Archivos para el tag ‘Córdoba’

El eje pendiente

Carlos Navarro Antolín | 11 de septiembre de 2016 a las 5:00

Málaga 07 Septiembre 2016 Los alcaldes de Málaga
JUAN Espadas ha cogido la matraca del eje andaluz como Zoido se abonó a la zona franca o a contarle al primero que quisiera oírle (que antes eran muchos) la cantidad de hamburguesas que se despachan a diario en el Macdonalds de la supuesta Ciudad de la Imagen, aquel terreno del Higuerón Sur que se bautizó así por la cantidad de empresas audiovisuales que se iban a instalar en sus solares, pero imagen, lo que se dice imagen, lo que seguimos teniendo es la calle. Aceptamos hamburguesería como apuesta audiovisual con doble de queso. Espadas no suelta el eje, qué afición le ha cogido a fotografiarse con los alcaldes de Málaga, Córdoba y Granada. Vertebrando Andalucía, sí señor. Andaluces, levantaos… del velador. Los cuatro alcaldes presentaron esta semana una marca de promoción conjunta de sus urbes para captar esos turistas que son nuestros amos y señores. Aquí las fuerzas vivas ya no son las cofradías, por fortuna (ni ducados), sino los turistas de pelambreras al aire en la sacristía mayor de la Catedral y de sangría bajo los aspersores de cualquier terraza sudorosa.

Esta política blandita, de márquetin buenista, de declaraciones de pescado en blanco con la guarnición de las patatas hervidas del todos y todas, tiene mucho más en cuenta la cifra de negocio que los criterios que hacen que Sevilla siga siendo de verdad un atractivo turístico auténtico, basado en monumentos bien conservados, una traza urbana respetada, un comercio asolerado y, por supuesto, un ambiente callejero limpio y ordenado. Estos políticos se preocupan más por el rótulo del comercio que por contratar a un buen profesional detrás del mostrador que sea el valor añadido que hace rentable la inversión. Se esfuerzan más por los vídeos promocionales, por el minuto en las redes sociales, los retuits y tatararretuits que por que Sevilla tenga un casco histórico libre de obstáculos, aseado, sin olor a fritanga mezclada con el aroma de las heces de caballo. Porque hace tiempo que muchas calles de Sevilla huelen mal y tienen un color chillón que echa para atrás, mientras la comisión de patrimonio sestea espantando las moscas de cuatro proyectos a los que pone dos reparos menores para justificar su propia existencia. Aquí se trata de dejar hacer, que consiste fundamentalmente en no hacer nada, y acaso hablar a media voz.

La medida exacta de las actuales autoridades municipales la ofreció esta semana el impagable edil Joaquín Castillo, delegado de Hacienda y del distrito Sur, cuando preguntado por las quejas más que razonables de los vecinos del Plantinar por los ruidos y la suciedad que generan las fiestas de los estudiantes de los pisos alquilados, no se le ocurrió otra cosa al baranda que aumentar el lapidario bobo. Don Castillo se puso equidistante y presto a defender a los residentes frente a los alborotadores. Dijo que todos tienen que “coexistir” (ojo al verbo empleado, que es literal), que hay que hablar con todas las partes para que “entren en razón”. Resulta conmovedor cómo el obligado a ejercer la autoridad se pliega, melífluo, ante el colectivo que considera más fuerte y desprecia al tradicionalmente quejica. El vecino, que se ponga tapones para dormir, ¿verdad usted?. Cuando Castillo quiera cobrar el IBI atrasado de los señores del Plantinar, que se ponga a la misma altura de los morosos y que ambas partes “entren en razón” y no se active el procedimiento de cobro por la vía ejecutiva. ¿O no?. A “coexistir”, que es lo de que se trata, según Castillo.
El verdadero eje pendiente sería el de trabajar más por la ciudad y menos por las marcas, más por la realidad a pie de calle y menos por el humo publicitario. Tendrían que sentarse los alcaldes de Sevilla, Córdoba, Málaga y Granada muchas veces más, claro que sí. Por el turismo, sí, pero también para compartir criterios en asuntos de vida cotidiana como la movida, la recaudación de impuestos, el uso y abuso de la vía pública, la normativa para ciclistas, la recogida de excrementos caninos, los procesos de tramitación de todo tipo de licencias, la organización de la seguridad de las mil y una procesiones, la conservación del entorno de los monumentos, la estética de los cascos históricos, la uniformidad del mobiliario urbano, las reformas que necesita el sector del taxi, el diseño con sombra de los grandes espacios públicos, etcétera. Aquí los ejes son sólo para explotar aquello que peor cuidamos: un centro histórico prostituido donde para cruzar por ciertas calles hay que pedir la vez, donde un día taponan un edificio de Aníbal González con cuatro toldos que dan una sombra escuálida y otro ventean un catálogo para ofrecer edificios y entornos monumentales para cuchipandas de postín, donde en pocos meses cierran establecimientos centenarios sin que nadie demande al alcalde aquella promesa de crear una catalogación que proteja esos negocios que son parte de la sangre del ser vivo que es toda ciudad, donde perdimos la suntuosidad de un hotel de cinco estrellas en pleno centro a cambio de una decoración de apartamento abaratado de Rota.

El eje turístico es una apuesta por la pasta rápida que emana de ese turismo elevado a la condición de Saturno que devora los centros históricos, adulterados, maltratados y malolientes. Somos la familia tiesa (como el marido de Susana) que busca cada día colocar a la hija ofreciendo la falsa dote de una historia y una grandeza que acaso ya está sólo en los libros. Pero como se lee poco, tenemos la suerte de que muchos pican. Y se nos pone una sonrisa de pícaros triunfantes con la estadística mensual de los turistas. El Ayuntamiento con el turista es como aquel desvergonzado padre de familia: “La de gente a la que tengo que engañar cada día para llevar el sueldo a casa”. El eje, idiota, es el eje. Todo por el eje. Al turista, todo. Al sevillano pesimista, nada. Y al sevillano indiferente, la legislación vigente.

Catedrales con interés

Carlos Navarro Antolín | 31 de enero de 2016 a las 5:00

Imagen IMG_6194b
AHORA se entiende el reciente interés del Ayuntamiento sevillano, siendo alcalde Juan Ignacio Zoido aunque en muchos momentos no lo pareciera, por apropiarse del salmorejo cordobés, al que incluyeron en los catálogos oficiales atrapaturistas como plato típico hispalense. El salmorejo era el sonajero, la primera nave de la armada sevillana por hacerse con el patrimonio cordobés. Anda que no. El objetivo en realidad era la mezquita, con la que están obsesionadas las plataformas laicistas que tienen tanto tiempo libre que lo pierden en las colas del Registro de la Propiedad haciendo balance de todas las propiedades inmatriculadas por la Iglesia, esa vieja enemiga. La derecha sevillana no quería el salmorejo, que es de digestión pesada y pide almax como los palios cuando se mecen pidiendo Campanilleros. La derecha quería la mezquita, la misma que controla el Cabildo Catedral más rico de España. ¿Pero cuántos saben el dinero que maneja la deseada, que no la isla que avistó Colón en su segundo viaje, sino la pedazo de Catedral cordobesa visitada por ilustres personalidades mundiales? La mezquita, a efectos de generar y facilitar información, no supera los test de transparencia a los que se someten las administraciones para luego presumir de resultados o esconderlos como pelusas debajo del aparador. Ocurre como con Abengoa, otro ejemplo de opacidad en los días que vivimos apasionadamente. Los cabildos catedrales de España, que tienen su personalidad jurídica propia, su NIF y todos sus avíos, no están obligados a entregar sus cuentas a nadie. Hasta hay casos de obispos que reciben un simple resumen, pero sin entrar en muchos detalles, sin incluir los números reales de ingresos y gastos. El Cabildo de Sevilla ha sido pionero en presentar sus cuentas.

La Catedral hispalense mueve en torno a los nueve millones de euros al año. La de Córdoba supera de largo los diez. ¿Y los intereses financieros? Aquí arrasa el Cabildo de Córdoba porque probablemente sea la entidad eclesiásticas más potente de toda España. El Cabildo cordobés puede obtener intereses financieros por encima del millón de euros en varios ejercicios, mientras que otras entidades análogas, como el Cabildo Catedral sevillano, se quedan aproximadamente en 25.000; la propia diócesis de Córdoba en unos 300.000; y la Conferencia Episcopal entre 35.000 y 85.000 euros.

Se entiende que Sevilla quisiera penetrar en Córdoba más allá de la lanzadera, ¿verdad?. En Córdoba está la pasta. Los laicistas ven más allá de la arquería bicolor, muchos más.Se pirran por la caja registradora. Quien obtiene más de un millón de euros en intereses en solo un año es que tiene, por lo menos, para comprar unas cuantas toneladas de salmorejo. Por eso proponen una gestión compartida. ¡Yo la vi primero, yo la vi primero!

En Sevilla no hay problema, vivimos al día. La Diócesis está saneada gracias a la Catedral. Los números cuadran y no hay deudas. La Iglesia hace una ingente labor de caridad (del Baratillo) y, al menos, no se depende de los bancos. Trabajo ha costado. En los últimos 25 años ha entrado dinero con las enajenaciones de patrimonio: San Telmo y la antigua Escuela Francesa. En el actual equipo hay un ejecutivo diocesano que hace las funciones de ecónomo. En 2016 se aplica la segunda subida de sueldo a los sacerdotes, que aún así, seguirán recibiendo apenas 700 euros mensuales. Si se trata de transparencia, conviene subrayar que los curas de Sevilla siguen viendo el mileurismo en nómina como un metafísico imposible.

La Catedral de Sevilla es un modelo de autofinanciación gracias al turismo. Se lleva la fama y los premios internacionales. Publica sus cuentas y explica en qué invierte cada euro que recibe de los visitantes de pantalón corto, botellita de agua y camiseta. La Catedral de Sevilla ha convencido porque publica gran parte de sus cuentas y habitualmente difunde las obras de mantenimiento. Por eso las plataformas laicistas la desprecian, hacen la vista gorda, porque saben que la cera que arde da para pocos juegos de artificio. Tan sólo se fijaron en la Giralda por lo simbólico, para ganar algún titular llamativo, cuando el alminar forma parte de la Catedral conjunta e inseparablemente, como los antiguos dominicales de prensa. No hay grandes reservas puestas a rentar, no hay salmorejo. Los grandes dineros de la Iglesia no ya andaluza, sino española, están en Córdoba. Su destino: obras sociales. No hay duda. Pero como en Abengoa: llevan años sin decir nada, sin explicar los criterios de disposición de los fondos, sin someterse a test de transparencia.

Cuando se publicó que los mil millones de pesetas que el Arzobispado recibió de la Junta de Andalucía por el palacio de San Telmo fueron destinados a un fondo de alta volatilidad (Open Found, del BBVA Privanza), se disparó el morbo por preguntarle sobre la cuestión al entonces arzobispo Amigo. Monseñor zanjó la polémica a alegar la parábola de los talentos. Fin de la cita, que decía uno que anda estos días yendo a todos los platós de televisión a los que debió acudir hace cuatro años.

No salir nunca en una foto genera desconfianza. No explicar cuánto dinero se recauda ni a qué se destina, genera deseos de fiscalidad. El día que pedimos perdón por apropiarnos del salmorejo, perdimos metas mayores. La clave estaba en la Catedral, una Catedral con mucho interés. Ni la montaña hueca sevillana, ni los obispados andaluces, ni la Conferencia Episcopal que sale en los telediarios, ni las hermandades sevillanas de relumbrón… La clave está en el salmorejo, que algunos se lo quieren jamar sin haber siquiera ayudado a majar el pan y el ajo. Si por algo le decían el tesorero de Dios a don Miguel Castillejo, aquel presidente de CajaSur que colocó a media Córdoba. Ymientras aquí, pleiteando por tener siempre un cardenal. Vanidad hispalense. La gran Catedral está a golpe de lanzadera.
plantillanueva2013

Ni Giralda, ni Mezquita: la clave es la pasta

Carlos Navarro Antolín | 16 de marzo de 2015 a las 5:00

PODEMOS49.jpg
La candidata de Podemos, Teresa Rodríguez, ha exigido a la Iglesia Católica transparencia en las inmatriculaciones de bienes. Teresa Rodríguez quiere información sobre los inmuebles que la autoridad eclesiástica ha inscrito por primera vez en el Registro de la Propiedad, que en eso consiste la inmatriculación, gracias al procedimiento exprés arbitrado por Aznar, que concedió facultades de fedatarios a los secretarios generales de las diócesis. La misma señora se descuelga pidiendo que la Giralda, además de la Mezquita de Córdoba, pase a ser de titularidad pública. La candidata ignora (¿de verdad lo ignora?)que todas las inmatriculaciones efectuadas por la Iglesia Católica u otras entidades, instituciones y particulares están en el Registro de la Propiedad. No hay más misterio. Precisamente es el objetivo del acto de inmatriculación:conseguir las garantías a que da derecho la publicidad registral. La Giralda, junto con toda la Catedral y la anexa Parroquia del Sagrario, quedaron inmatriculadas gracias a una certificación expedida por el Arzobispado el 1 de febrero de 2010. Lleva cinco años blindada en el Registro, como puede comprobar cualquier hijo de vecino que acuda al mostrador, demuestre un interés legítimo y pidauna nota simple de la sevillana Plaza Virgen de los Reyes, número 6. No hay más morbo.

Con la Mezquita de Córdoba y las reivindicaciones de IU, Podemos y ciertas plataformas laicistas, hay un fondo mayor, al margen de arañar titulares fáciles en plena campaña. La gran clave no es otra que la habitual:el dinero. Donde hay dinero (y mucho)hay poder. Yel frente laicista ha olido bien la presa. El Cabildo Catedral de Córdoba es de los más ricos de España. La Mezquita es una auténtica gallina de los huevos de oro, muy por encima de otras catedrales de España. No han trascendido sus cuentas, al menos no con el detalle con que suelen dar a conocer en el caso de la Catedral de Sevilla. La Mezquita también está blindada en el Registro de la Propiedad, no hay ninguna falta de transparencia en esta inmatriculación. La Iglesia Católica –es cierto– tiene un frente abierto en Córdoba. Si el Cabildo publica las cuentas, ganará en transparencia. Pero hay cifras que pueden provocar escándalo. Y lo saben.