Archivos para el tag ‘Cristóbal Montoro’

Zoido busca más sueldos para los concejales del PP

Carlos Navarro Antolín | 18 de julio de 2015 a las 5:00

Foto Sin título-1
La oposición es dura. Quema. Pero sin encima es en condiciones adversas generadas por tu propio partido político (¡Al suelo, que vienen los nuestros!), la cuesta arriba se pronuncia tanto que conduce a un palomar donde hay que rezar para que funcione el aire acondicionado y hacer oposiciones para conseguir un despacho individual. La Ley Montoro –el tiro en el pie que se ha pegado el PP– restringe el número de sueldos en los ayuntamientos con el objetivo de racionalizar el gasto de las entidades locales, que se emborracharon de ingresos en los años de boom inmobiliario dejando en jaque las arcas del Estado. Se trata de una norma que en el caso de Sevilla solo concede salarios íntegros a 22 de los 31 concejales. Permite también trabajar fuera de la Plaza Nueva y seguir siendo concejal, incluso recibiendo un sueldo reducido del Ayuntamiento. He aquí la clave, para algunos. Yhe aquí el chollo, para otros. Esta opción se convierte en algunos casos en toda una oportunidad para cobrar en el trabajo de toda la vida y, al mismo tiempo, tener un sobresueldo público. Es lo que técnicamente se llama la dedicación parcial, que puede ser declarada en diferentes porcentajes: 25%, 50% o 75%. Hay que justificarla, pero para eso está la ingeniería política de colocar a los concejales aspirantes a sobresueldo en consejos de administración, patronatos, fundaciones, comisiones y otras sesudas instancias que generen esa sensación de frenética actividad que se haga merecedora de una retribución mensual.

El Grupo Popular tiene 12 concejales tras el batacazo sufrido en las últimas elecciones. La organización del nuevo Ayuntamiento, aprobada en el Pleno correspondiente, sólo permite que cinco de ellos cobren un sueldo íntegro (el 100%de lo estipulado), que son Juan Ignacio Zoido, Alberto Díaz, Gregorio Serrano, Beltrán Pérez e Ignacio Flores. Ahora mismo hay siete sin ningún ingreso municipal.

Zoido ha dirigido una carta al alcalde, el socialista Juan Espadas, en la que pide un sueldo en modalidad reducida para seis de esos siete concejales, por lo que solicita la dedicación parcial en diferentes porcentajes. El único concejal del PP para el que se no ha hecho ninguna gestión al respecto es Javier Landa, catedrático de Universidad, que parece que se conforma con su retribución como docente.

El objetivo está claro. El PP busca el ardid de las declaraciones parciales para asegurar un salario municipal para casi todos sus ediles. Varios de ellos tienen puestos de trabajo garantizados, por lo que los ingresos municipales se convertirán, en la práctica, en sobresueldos.

El salario de un concejal de la oposición en el Ayuntamiento es de 1.850 euros. Zoido pide a Espadas la mitad de ese salario (925 euros) para María del Mar Sánchez Estrella, documentalista en canal Sur; José Luis Vargas, director del estudio de Arquitectura Orfila 11;María Dolores de Pablo-Blanco, que antes de ser concejal procedía de la Empresa Pública del Suelo de Andalucía; Francisco Pérez, profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Pablo de Olavide, y Pía Halcón, licenciada en Bellas Artes y restauradora de profesión. Hay un sexto concejal, José Luis García, ex presidente de Nuevas Generaciones de Sevilla, para el que se pide un 75% del sueldo, unos 1.390 euros mensuales.

La última palabra la tendrá el alcalde, Juan Espadas. El PP hizo una ley en pleno poderío electoral que convirtió la política municipal en una actividad mileurista. Ironía del destino, esa ley la firmó el número uno por la lista electoral de Sevilla: Cristóbal Montoro.

Arenas, la desconfianza del lince

Carlos Navarro Antolín | 21 de noviembre de 2011 a las 1:37

El lince Arenas desconfía. Sonríe porque la liturgia así lo establece. Y los políticos son muy respetuosos con la liturgia. Hay que reirse cuando toca y poner cara de serios cuando toca. El guión no se altera. Nunca. La mayoría absoluta en Sevilla en las municipales era la primera llave del cambio en Andalucía. El PP la consiguió en mayo con una barrida histórica en la capital. Superar los diez puntos respecto al PSOE en las generales se presentaba como la segunda gran clave. Y ahí al PP parece que se le ha calado el coche cuando oteaba la meta. El rostro de Arenas anoche no era de fiesta completa. Hubo serpentinas, pero no se tiraron los cohetes. Le queda una tarea por delante nada fácil. Más complicada si cabe de lo que esperaba, porque la victoria andaluza en las generales no es tan holgada como deseaba. Ha fallado Sevilla, distinta y distante como el verso final machadiano. La capital de Andalucía ha dejado a Arenas con la cara mitad de fiesta, mitad de pufo. Quizás por eso Zoido tuvo que asumir todo el protagonismo en un balcón donde no se botó pese a las peticiones de la militancia. Ni el comedido presidente provincial (José Luis Sanz), ni el tecnócrata número uno por Sevilla (Cristóbal Montoro) asumieron un papel ni principal, ni destacado, ni especialmente jaranero como podía esperarse de la primera victoria oficial de los populares en unas generales en Andalucía. Arenas cerró el balcón de las celebraciones y se encontró con que en el salón de la casa aguardaba la visita de la cúpula del empresariado andaluz: la CEA. Tal vez no tenía ganas de repartir los canapés de La Raza (que le gana terreno a Robles como proveedor oficial). El lince desconfía. Las tijeras de Rajoy no se lo pondrán nada fácil. La liturgia, por si acaso, recomienda prudencia. Y cuarto y mitad de eso que rima con la ciencia.

Huérfanos del debate más esperado

Carlos Navarro Antolín | 7 de noviembre de 2011 a las 21:12

Nadie ha podido impedirlo. Nadie ha tenido la altura de miras necesaria para ofrecernos un producto sin igual en la historia de la televisión. No habrá muchas ocasiones para lograr tamaña conjunción planetaria. No veremos el cara a cara entre Guerra y Montoro, Montoro y Guerra. Pero no porque falle el repetidor de Guadalcanal, que ya ni repite ni está en Guadalcanal. No, no por eso. Y extraña que nadie haya metido en la parrilla el debate, porque la calle lo pide. A gritos lo están pidiendo desde Pino Montano a la Puerta Jerez, desde la Cartuja a Bellavista. ¿No lo oye usted en el tranvía entre tañido y tañido mientras el convoy sortea a los descontrolados ciclistas? ¿No se le ha quejado nadie en un autobús de esos en los que Zoido se monta con los fotógrafos para ir a la UPO? ¿No le ha asaltado ningún vecino con la matraca? 

-Hay que ver que no veremos a Guerra debatiendo con el señor ese del PP que habla la mar de bien de economía con esas gafas de monturas modernísimas al estilo de Duran i Lleida. Con lo productivo que sería para terminar de decidir el voto de los indecisos como yo… 

Y en Ochoa. Y en Barquillos Loly de Triana. Y en los Angelitos del Arenal. Y en el bar del Hospital Virgen del Rocío donde se pide en ticket previo. Y en Los Balcones del Cerro del Águila. Y en el sanedrín de Casa Vizcaíno de la Plaza de los Carros. Y el kiosko de la Melva de Manuel Siurot. Y en Raimundo, donde ya sabe usted que es lo que tiran mejor en el mundo, adonde aquel hombre tan serio y con cara de 11-M del PP, Ángel Acebes, le gustaba tomar la cerveza en sus visitas a Sevilla. Y en la cola para pedir entradas para la final de la Davis, quién da la vez. Y por supuesto en la fiesta del otro día del Halloween. Todo el mundo clama por el debate entre Guerra y Montoro. La de valerianas que están vendiendo las farmacias para que podamos conciliar el sueño. Esto es un no vivir. Vamos, que debería decir algo en el Consejo Audiovisual de Andalucía, organismo que precisamente está en boca de todos los sevillanos estos días. La gente habla ya del Consejo sin más a cuenta de este atropello a los espectadores. Antes decía usted el Consejo sin apellidos y ya se sabía al Consejo que nos referíamos: al que canjea votos para pregonero de Semana Santa por jamones. Ahora dice usted el Consejo así por las buenas y ya sabe todo el mundo que se trata del Consejo Audiovisual de Andalucía, donde no han dicho esta boca es mía para ofrecernos ese duelo de titanes de la política en un momento en que la política marca tanto la vida cotidiana de la urbe.

Cómo estará de confiado el PP y qué no temerá el PSOE que en ambas aceras ha imperado eso tan sevillanísimo de que no se mueva un varal. ¡Quieto todo el mundo! No vaya a ser que se nos vea.

Golpes de maza

Carlos Navarro Antolín | 20 de octubre de 2011 a las 11:19

* A no pocos extrañó que nadie del PP asistiera al pleno del Consejo Económico y Social celebrado en la sede de la patronal sevillana para votar el dictamen sobre las ordenanzas fiscales. Es cierto que la delegada de Hacienda compareció días antes en la comisión de este organismo, pero en el pleno no estuvo ni ella ni ningún representante del gobierno local.

* No pierdan de vista la emergente plataforma (¿La llamamos así?) de televisión autonómica que hace ya la competencia a Canal Sur. Con plató desde Cádiz. Y ya se sabe que de Cádiz al fin del mundo sin necesidad de peaje…

* Arenas se ha fijado en ella. Le gusta la dama de hierro del gobierno de Zoido. Parecería pronto para sacarla del ámbito municipal cuando no lleva en el ruedo ni cuatro meses. Pero todo puede ocurrir en primavera. Siempre se ha dicho que un buen consejero, delegado o ministro de Hacienda es clave en cualquier gobierno.

* A alguno lo que le gustaría es que Arenas se fijara en Javier Landa para integrar la lista autonómica del PP. Pero nos tememos que la cosa no cuajará. ¿Recuerdan aquella plataforma de independientes por el cambio que se inventó el líder andaluz del PP en los años en que las encuestas no daban un duro por su futuro? Landa quedóse entonces fuera del puesto principal en favor de Isidoro Beneroso, quien por cierto dicen que anda ya a la baja en la cotización del campeón.

* Resultó la mar de curioso ver cómo aplaudían a Zoido y a Montoro en Antares hasta quienes tienen pleitos con las empresas municipales por sus despidos sin indemnización.

* A los músicos les costará un poco de trabajo la mudanza a las antiguas caracolas de Derecho. Rehabilitar aquello cuesta un dineral. Y lo de las tamborrás a la hora en que haya representaciones teatrales en el Lope de Vega no casa muy bien. Por cierto, la idea de llevar las bandas a estas caracolas, ¿no la propuso ya Monteseirín? Esto se merece un huuuuuuum…

* Esta noche hay dos citas fuertes en la ciudad, ambas vinculadas de una u otra manera a Cajasol y con presencia del ubicuo alcalde. A las 20 horas, exposición de más de cuarenta cuadros de Ricardo Suárez en la Sala Villasís. Y a las 21 horas, presentación del libro de Pepe Mel en Chicarreros. Si a usted no le han invitado a ninguna de ellas, tenga claro que se le apaga el daikin.