Archivos para el tag ‘Curso de Temas Sevillanos’

Una desautorización de consumo interno

Carlos Navarro Antolín | 9 de octubre de 2014 a las 5:00

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, Juan Ignacio Zoido inaugura el curso "Temas Sevillanos"
A los muy veteranos alumnos del Curso de Temas Sevillanos que dirige Antonio Bustos los dejaron sin el Alcázar para su reunión mensual. Llevaban veinte años teniendo una sesión al mes en tan privilegiada sede gracias al permiso de gobiernos de distintas ideologías. La labor de divulgación cultural que realiza el Curso de Temas Sevillanos es digna de reconocimiento y cuenta con el apoyo desinteresado y reiterado de innumerables expertos que acuden a esta tribuna para ilustrar a los alumnos en las materias de su especialidad. Hasta en agosto continúan las sesiones en la sede de verano, Chipiona. En el Curso de Temas Sevillanos concurren valores cada vez más difíciles de apreciar en la sociedad de hoy: la inquietud por el saber, la atención a las personas mayores, el bajo coste de la iniciativa, la perseverancia demostrada a lo largo de más de dos décadas y una iniciativa particular que fomenta la transmisión de conocimientos a decenas de personas que prefieren ilustrarse sobre su ciudad antes que pasar las horas ante el televisor.
El concejal del Alcázar, Javier Landa, negó al Curso de Temas Sevillanos la cesión mensual de los salones. Lo que no hicieron ni anteriores delegados del PP ni del PSOE. Una ‘landada’ en toda regla a los que nos tiene acostumbrados el catedrático que Arenas le impuso a Zoido como número dos en la lista electoral de 2011. Una decisión gratuita que ofendió de tal forma a Antonio Bustos y sus alumnos que decidieron declarar a Javier Landa persona non grata para el Curso de Temas Sevillanos, que ya hay que ser torpe para recibir semejante distinción de una de las entidades de la ciudad que encajarían perfectamente en eso que hoy se llaman marcas blancas, por las que se pirran los políticos. Landa cree que el Alcázar está para otras cosas o, como mínimo, para no ser usado con tanta frecuencia por una entidad que sólo ha merecido cierto desdén por su parte.
Conocedor de la metedura de pata de su concejal con un colectivo amable y sin aristas, el alcalde no ha tardado en poner el parche. Si Landa negó el Alcázar, don Zoido ha acogido a los veteranos alumnos nada menos que en la dependencia más noble del Ayuntamiento: el Salón Colón. Y el propio alcalde ha inaugurado el curso y aplaudido la labor de Antonio Bustos. La fotografía no deja lugar a dudas. El alcalde ha dejado fuera de juego a su número dos. Podría decirse que estamos ante una desautorización de consumo interno, sólo apreciable por quienes están en el agujero de la tormenta cotidiana municipal. Landa, como casi siempre, ha creado un problema donde no lo había. Y eso pone de los nervios al alcalde que organiza galas para los que cumplen 65 años y mima a la Tercera Edad. Y que se sepa, los alumnos del Curso de Temas Sevillanos guardaron un comportamiento sin mácula en el Salón Colón. Ni agujerearon los asientos, ni rasgaron las cortinas, ni se llevaron los cuadros, ni pintaron en las paredes.
El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, Juan Ignacio Zoido inaugura el curso "Temas Sevillanos"

El silencio elocuente del concejal

Carlos Navarro Antolín | 7 de octubre de 2014 a las 5:00

Funeral del abogado Luis Olivencia, hijo del D. Manuel Olivencia
TIENE el tacto de no decirlo en público, pero se toma la arriesgada licencia de hacerlo en privado. Al concejal delegado del Real Alcázar no le gusta el rodaje de Juego de Tronos en las dependencias del principal monumento civil de la ciudad, como tampoco le han hecho gracia las cifras oficiales que se han difundido sobre el supuesto gran impacto económico en la ciudad. El catedrático, decano que fue de la Facultad de Económicas, pone muy en duda los números. Que no le haga chiste el cierre parcial del Alcázar en una semana clave para el turismo de octubre guarda armonía con las dificultades que ha puesto a varias entidades para la cesión de uso de los antiguos palacios. De hecho es persona non grata del Curso de Temas Sevillanos, al que negó el permiso para celebrar un acto al mes en sus salones, cuando llevaban casi veinticinco años teniendo esta costumbre. Hasta que llegó el comandante Landa y mandó callar. Pero esta vez es él quien guarda silencio. Cualquiera amagaba con quitarle al alcalde su principal piruleta en el tramo final de un mandato de balance intangible, donde sólo hay destellos de brillo en elsaneamiento de las cuentas y en la ausencia de grandes escándalos.
Landa se hizo fuerte ante ante los débiles, comoel entrañable alumnado de los Cursos de Temas Sevillanos, oante el Defensor de la Ciudadanía, un señor que cobra una dieta de 221 euros al mes, al censurarle parte de la última memoria anual. Pero aún no ha dicho alto y claro lo que piensa del cierre parcial del Alcázar y del tinglado con el que el alcalde está henchido de orgullo. Landa se ha tragado el sapo. La política consiste en eso más veces de las deseadas. Ocurre que el silencio no suele llevar aparejado ningún premio, se da por hecho por la pleitesía debida al jefe. Pero cortarle el turno de palabra al alcalde en el último Pleno y avalar con toda legitimidad los criterios del PSOE son de las que no se olvidan. Yel Alcázar tiene muchos pretendientes. Ypretendientas.