Archivos para el tag ‘despedidas’

Atocha, el observatorio de las despedidas de soltero que vienen a Sevilla

Carlos Navarro Antolín | 17 de junio de 2018 a las 5:00

despedidas2

PASEAR por el centro los fines de semana es un verdadero ejercicio de convivencia. La ciudad está tomada por quienes en muchos casos no la tienen como suya. Algo que no se siente como propio no se puede querer. Como algo que no se conoce bien no se puede apreciar a fondo. Se llama turistización al fenómeno de la llegada masiva de visitantes de bajo coste que generan serios problemas a los vecinos de una ciudad. Somos una Venecia sin canales, pero con mucho aspirante a gondolero. Mejor que aludir al bajo coste cabría destacar que se trata más bien de visitantes de escasa formación, de muy poca inquietud y de un nivel cultural cortito (con sifón). Turistas de escaso nivel adquisitivo ha habido siempre y nunca se emplearon términos peyorativos. Todo lo más se aludía a los mochileros que aguardaban colas interminables en el entorno de los monumentos.

En los años noventa arreció el problema de la movida nocturna en el barrio de San Lorenzo. La preciosa plaza era tomada por jóvenes en aquellos primeros tiempos de la botellona y al cobijo de algunos bares efímeros. Hay quienes no olvidan la imagen de los orines entrando en la basílica del Gran Poder. Sí, aquellos jóvenes ebrios se comportaban como hoolingans y hacían sus necesidades en la puerta del templo. La Policía Local intervino un fin de semana con especial celo. Identificó a decenas de los meones. Se supo con precisión quiénes usaban la puerta de la iglesia como urinario. Cuando el informe llegó a la primera autoridad municipal, se convino que era mejor no dar muchas pistas. No se trataba de gamberros del extrarradio, ni de jóvenes desarraigados, ni de canis, ateos beligerantes o miembros de bandas extremistas. Eran niños de familias bien, de esas que son “de toda la vida” de Sevilla, criados en ambientes “de orden”, con unos apellidos tan largos que llamaban la atención en el listado.

El pasado fin de semana, en la planta alta de la estación de Atocha se podía ver una suerte de embarque del ganado que levantaba su particular polvareda de mal gusto. Las hordas de las despedidas de soltero con dirección a Sevilla habían comenzado la fiesta en el punto de origen. Y tenían acceso a la sala Club porque viajaban en Preferente. No eran una ni dos despedidas. Formaban un ejército de horteras bebiendo latas de cerveza caliente empapada con dulces. Eran jóvenes de Madrid, con un notable poder adquisitivo según la información que obligaban a oír a los sufridos testigos de la escena. Estaban dispuestos a vivir unas horas “en el Sur” haciendo el indio, comportándose como gansos. “Esto es lo que va para Sevilla cada viernes. No se sorprenda”, sentenció un fino observador, absorto al ver cómo la turba mezclaba el fermentado con los cortadillos de cidra. La planta alta de la estación de Atocha es cada viernes una suerte de dehesa donde pastan los gamberros, un Observatorio de las Despedidas de Soltero donde un buen veedor ya intuye cuáles son los ejemplares que darán mejor juego en las plazas sevillanas. De la sala Club del AVE a la Plaza del Salvador y después a vivaquear de bar en bar hasta acabar derrotados en un velador, atendidos por un camarero todavía más derrotado que ellos. Hartos unos, harto el otro, penosa estampa que se repite todos los fines de semana. Salen del chiquero del AVE los viernes con todas las energías hasta acabar tirados el domingo por la mañana por Mateos Gago, la Plaza de la Pescadería o cualquier cafetería franquiciada, apenados quizás por el cansancio y por esa sensación del que sabe que, en el fondo, ha hecho el carajote. No se trata de forofos cerveceros ni de gente sin oportunidad de recibir una formación. Se trata de niñatos con acceso a la sala VIP que con su comportamiento de cafres acabaron por echar a viajeros respetuosos que disfrutaban de un café, recargaban el teléfono móvil o tomaban agua mientras leían un periódico. Los mismos cafres que ya acceden a los hoteles de cinco estrellas.

Con el turismo ocurre como con la educación. No porque las partidas presupuestarias sean más altas se garantizan mejores resultados académicos. No por abrir más hoteles de cinco estrellas se asegura una ciudad un turismo de alto nivel cultural que, por ejemplo, valore los negocios con sello local y el conocimiento de la cultura e historia de un sitio. La degradación de la convivencia urbana se aprecia en las bodas, en las playas, en los viajes, en las fiestas… Tenemos probablemente los turistas que nos merecemos. Mejor exhibir las postales, mejor no enseñar la lista de quienes se orinaban en las puertas del templo. Pensemos eso: que son desgraciados pendientes de ser romanizados, pese a que hablaban a voces sobre el nuevo restaurante del barrio de Salamanca. En ocasiones veo despedidas de soltero que viajan en alta velocidad con derecho a merienda servida por azafata. Pronuncian una eses perfectas, sus voces tronantes los delatan. El mal gusto los iguala a todos.

Despedidas1

Turismo cutre: el precio de la socialización

Carlos Navarro Antolín | 6 de mayo de 2018 a las 5:00

2018-04-28-PHOTO-00006162.jpg

No por alinear más delanteros se meten más goles, ni por abrir más hoteles de cinco estrellas se capta necesariamente un turismo de mayor calidad. El turismo es un fenómeno de masas, como lo son hace tiempo las bodas, las primeras comuniones, las franquicias, la propia Universidad, el postre de tarta de zanahoria, los veladores y tantas otras entidades, acontecimientos y viandas. Hay tantos ejemplos tan distintos como capas de toros de Prieto de la Cal. La cultura de masas lo marca todo en unos tiempos malos, malísimos, para las minorías. Nuestro alcalde, Juan Espadas, prefiere decir que el turismo se ha “socializado” antes que admitir directamente que se ha masificado. Dice que se ha socializado la Feria como dice que se ha socializado la Madrugada. Todo tiende a socializarse, tiene razón nuestro alcalde, ¡faltaría más!, pero eso no quiere decir que nos traguemos los efectos de esa masificación que el alcalde ha rebautizado para pegarle un regate a la realidad con la finta del lenguaje políticamente correcto.

Las colas para entrar en el Real Alcázar alcanzaron esta semana la Plaza de la Alianza, como las de la Casa de Pilatos llegaron hasta casi el final de Caballerizas, con los turistas pegados a la pared (“los blancos muros rozando”) cada vez que un coche pasaba por la estrechez del viario. Esto se nos está yendo de las manos, o se nos está socializando, o como quieran llamarlo. Por supuesto que hay un turismo cutre al alza, alentado por la superación de la crisis y que ancla sus bases en la concepción de un centro histórico diseñado por Monteseirín (1999-2011) para comodidad de los turistas e incomodidad de los sevillanos, y que posteriormente Zoido (2011-2015) pobló de veladores cual Carlos III con las nuevas poblaciones de Sierra Morena.

Vivir hoy en el centro es una aventura. Sevilla se parece a Venecia sin góndolas. Pasear por el centro a determinados horas es un suplicio. Entre la nefasta planificación político-urbanística y la entrega simbólica de las llaves de la ciudad a las cadenas hoteleras, hemos terminado por generar un hábitat (va por usted, Antonio Muñoz) donde sólo sobreviven los que mejor se adaptan a la ausencia de sombra, las aceras convertidas en carriles bici, terrazas de veladores o superficies para manteros. El centro es una gran franquicia que se presenta a los turistas con pretensiones de autenticidad. Como los turistas son cada vez menos exigentes, tragan con lo que se les eche. Uno de los efectos de cualquier proceso de masificación es la pérdida del criterio. No se viaja, se consumen viajes. No se viven las cosas, se tienen experiencias.

El nivel en general ha pegado tal bajonazo que al perro flaco de la ciudad todo son pulgas de despedidas de solteros y huéspedes de educación ‘low cost’ en apartamentos convertidos en zahúrdas. La culpa, ay alcalde, no es del todo suya, claro que no. La realidad de hoy responde a decisiones tomadas muchos años atrás. La propia Soledad Becerril, siendo alcaldesa, advirtió de la gran cantidad de bares que concentraba la Sevilla posterior a la Exposición Universal. La cultura de masas ha acabado afectando a la hostelería como lo ha hecho con las promociones urbanísticas, la Universidad o la propia Semana Santa. Cuando entra la masa conviene santiguarse. Tenemos los problemas de Madrid y Barcelona, pero sin red de Metro, sin un anillo ferroviario de cercanías rentable, sin un tren entre el aeropuerto y la estación de San Justa… Como los conductores malos, hemos hecho nuestros los vicios rápidamente, pero ninguna de las virtudes. Nos parecemos tanto a la capital en lo malo que en Sevilla vamos a acabar teniendo hasta un PP a la madrileña. Con todos sus callos. Tenemos los turistas de pantalón corto por legiones, las franquicias del café con los guiris con los pies por alto, los taxistas de la parada del aeropuerto con el parche de piratas y sólo nos queda que pillen a alguien del PP hurtando dos porciones de… tarta de zanahoria. Todo cutre como el turismo, todo cutre como el tiempo de masas que nos ha tocado vivir.